ENTÉRESE DESDE SU MOVIL,
CONECTESE A INTERNET Y SOLO ESCRIBA:
http://eljejen.com

fapermex_small.jpg (1518 bytes)  band_mx.gif (16678 bytes)
 
   

INICIO          CULTURA          ENTRETENIMIENTO          OPINIÓN          VIDEOS

 

RECOMIENDE ESTE CONTENIDO 

ESTADO DEL TIEMPO

TV INTERNET

 

 

 

UNA COLORADA (vale más que cien descoloridas)

Lilia Cisneros Luján

EL RECHAZO Y LA GENTE ENFERMA

17 de julio 2017

Es fundamental para cualquier analista del entorno sociocultural comprender -aunque sea someramente- los trastornos de la conducta, pues las reacciones individuales y en los casos más extremos las colectivas tienen cierta correlación con los estímulos que a lo largo de su desarrollo ha tenido una persona. El individuo que desde su mas temprana edad se percibió rechazado –la madre no lo amamantó, las nanas de la guardería o la casa rica lo ignoraron, el padre lo abandonó, los compañeros de clase, hermanos y de una segunda relación parental, lo criticaron- sin tener en su entorno elementos para sanar esa percepción de minusvalía, empezará a tener conductas inadecuadas desde el aislamiento total, pasando por el desinterés de todo y llegando incluso a diversos grados de agresión contra todo aquel que en el subconsciente identifiquen con quien lo rechazó. ¿Se ha visto regañado por un amigo al que siempre ha intentado apoyar, solo por no haber cumplido una única vez sus expectativas de control? ¿Le ha descalificado sin límites racionales un furibundo tránsfuga político, coartando así su libertad de asociación y expresión?.

Si intentamos encontrar un común denominador en políticos que saliendo del PRI, se fueron primero al PRD o el PAN y ahora están en MORENA o se auto nombran “independientes” lo que hallaremos es un sustrato de enojo al sentirse tratado injustamente por no haber sido ungidos como candidatos a lo que anhelaban[1] ¿Qué deberían hacer personas irritadas por el rechazado para corregir sus reacciones patológicas cada vez que una invisible campanilla les remueve la sensación de rechazo? ¿Bastará con vociferar y atacar a quien asumen como su peor enemigo?.

Afortunadamente para la raza humana cada persona reacciona de manera diversa a los estímulos y aun si estos fueron dañinos, hay quien tiene la capacidad de curar la herida aprendiendo que hay mas de una forma de responder a estos cuando son reales, identificando cada uno sin meterlo en el costal del imaginario que convierte en maligno a todo aquel que expresó o hace algo que no esperábamos. ¿Se habrán universalizado estas patologías que empujan a individuos baldados y masas informes a desear la muerte o la cárcel para quienes les gobernaron, en vez de haber actuado oportunamente y con la ley en la mano para impedir corruptelas? Por supuesto que hay personajes impresentables que fueron electos democráticamente pero cuando llega el tiempo de cambiarlos ¿se justifica asesinarlos bestialmente como lo hicieron con quien dirigía Libia o denostarlos como se está haciendo moda, tal cual ocurre en países de oriente y latinoamericanos como Argentina, Brasil o Venezuela? ¿Cuánto hay de conciencia en los irritados jueces populares para reconocer que parte de la culpa les pertenece por haber votado por dicho funcionario o legislador?.

Es curioso como los señalamientos por defraudación o mala ejecución de proyectos se dirige solo contra el sector público, cuya asociación con la autoridad parental es mas obvia que la que implican empresas como Odebrecht y similares[2], ¿será porque además de la sensación de haber sido excluido de la posibilidad de participar de la bonanzas por ser parte del gobierno se anhela la posibilidad de ser “adoptado” por la empresa? ¿Cuál de los dos sectores cargará con mayor culpa? ¿Será que el privado en realidad tiene mayor poder y por eso no se le coloca en la fila de los "fusilables"?.

 Lo innegable es que como lo sabían hasta los grupos más primitivos “a río revuelto ganancia de pescadores”; hoy por hoy han proliferado líderes “espirituales” que en vez de proveer  salidas maduras para las personas tristes y marginadas, se dedican a asustar con la amenaza del fin del mundo, como si el sumirse en un temor apocalíptico fuera suficiente para dejar de aceptar que para cada uno el mundo se termina con la muerte[3]. Difundir los lamentables socavones que ha habido en otras latitudes, no le resta importancia a lo ocurrido en Morelos ni todo lo que con habilidad ha logrado meter en la caja del olvido el hoy número uno de la CONAGO. Pasar la vida persiguiendo opciones de poder y tocando de puerta en puerta para ser aceptados, no solo produce aumento de divorcios, la inadaptabilidad de hijos de familias disfuncionales, el desprecio por los abuelos o la explosión inaudita de la delincuencia; sino una actividad política degradada por haber caído en manos de tránsfugas que en la mayoría de los casos agrega a su ineptitud problemas graves de conducta donde el común denominador es la imposibilidad de distinguir entre lo onírico y la realidad.

Los “ninis y los aborrecentes” deben ser los artífices de la salvación de un planeta que muere por la asesina conducta humana, siempre y cuando sean capaces de contar con un proyecto de vida viable, el cual no se logra si las madres los enseñan a robar en los supermercados, las tiendas de conveniencia, los templos o los hospitales ¿Qué castigo merecen los guardias de seguridad que dejan pasar a bandas de mujeres que roban en estos espacios? ¿Bastará con hacer otros cambios legislativos para detener esta modalidad del delito? ¿De que sirve haber tipificado el daño en propiedad ajena si jóvenes vándalos –identificados por cierto- siguen grafiteando propiedades de instituciones que buscan ayudar al prójimo? El desorden mental, psicosocial, conductual no es solo de los perpetradores, sino de quienes se convierten en cómplices por su conductas pasivas.


[1] Monreal, Núñez, López, Yunes entre muchos otros, salieron luego de no haber obtenido en su partido de origen la candidatura a una gubernatura, que luego obtuvieron y no desempeñaron por cierto con mucho éxito.
[2] Fundación Akhmad Kadyrov, Petrobrass,  China Communications Construction Company, unas de las pocas mencionadas por la prensa que menciona los análisis, aunque casi nunca los señala por su razón social.
[3] Frase dicha por una niña de 9 años en 2012, cuando su hermano indagaba la realidad o no de las interpretaciones mayas acerca del fin del mundo “Hay N, el mundo se acaba cuando uno se muere”


UNA COLORADA (vale más que cien descoloridas)

Lilia Cisneros Luján

HARTAZGO

10 de julio 2017

No es nuevo, el cine de los 70 y los 80 produjeron varias cintas donde lo más impresionante eran los enfrentamientos entre pueblos y fuerzas policíacas. Saqueos, violencia de ambas partes, acusaciones justificadas según la postura de cada cual, víctimas contabilizadas como daños colaterales, gobiernos  electos pero al final del día satanizados ¿Será ahora si el fin de mundo?.

En el frenesí de los súper aspirantes por la continuidad del poder, se oculta el porque de reacciones extremistas en los pueblos que a fin de cuentas se convierten en electores. ¿Estará consciente el hoy numero uno en la CONAGO, en que los problemas de inundaciones son mucho más complicados que contar con diez mil millones de emergencia para realizar adecuaciones en el drenaje superficial? A dos meses de que debería retirarse del poder ¿Quién se haría cargo de la honesta y eficiente aplicación de tal recurso que exigen del gobierno federal?[1].

En el ámbito de la capital mexicana hay cientos de motivos para la irritación ciudadana, ejemplos: además del afán de recaudar no se entiende porque la tarjeta de circulación de un auto debe tener un  límite de vigencia de tres años. Si el dueño es el mismo durante una década, ¿que justifica que cada tres años reponga dicho documento? Pero el tema se complica más si por motivo de robo, cambio de propietario, pérdida etc. Usted además de pagar casi mil pesos, no puede hacer su reposición debido a que en las oficinas de marras ¡No hay micas! Pero la cuestión es peor, en lo que toca a licencia de conducir. Aun cuando haya tenido alguna vez su vigencia permanente sin darse cuenta alguna vez le cambiaron dicha vigencia a tres años. Una persona que fue robada, sin que policía o personal alguno la defendiera, va a reponer su documento válido hasta diciembre de este año. ¿Puedo sacar una nueva? Preguntó;  le dijeron "NO es reposición" y se la daremos pero solo con la vigencia del anterior –lo cual por cierto está determinado en su base de datos- sin que ello implique un menor costo a la licencia nueva.  O sea Usted que fue robado, debe pagar por seis mees una licencia que se verá vencida a fin de año y después repetir el gasto. ¿Es otra modalidad de ladrón que roba a ladrón?.

El ciudadano es una persona consciente que ahorra agua aun cuando tenga una casa grande,  por lo cual sus consumos son mínimos; los de de sistema nunca asumirán que es un buen ciudadano y por el contrario lo atosigan diciéndole que debe acudir a las oficina a solicitar cambio de su medidor pues seguro está dañado, y ¡claro le informan del costo del nuevo aparato!.

Pero el SAT –entiéndase hacienda que tiene al frente a otro suspirante- tampoco toca mal las rancheras. Con eso de las denuncias de los medios acerca de empresas fantasmas que han hecho negocios con algunos funcionarios del ámbito federal, se han dado a la tarea de perseguir empresas y esto suena como oro molido para los inspectores, aunque al final en el trabajo estadístico se revele que tales acciones generan ¡miles de millones de pérdidas! De los trabajos cancelados mejor ni hablamos ¿Cómo opera? fácil, se han dividido por regiones los domicilios fiscales a donde procuran llegar, en tiempo de comida, después de las seis de la tarde o evitando identificarse en edificios que por seguridad, no dejan pasar a cualquiera.  Una vez hecho su numerito, piden “mochada” para no pasar el reporte soslayando que no es lo mismo un domicilio operativo que el fiscal y sin asumir que la propia dependencia ha avalado el método de oficinas virtuales y rentadas por tiempo para juntas, recibo de notificación –fiscales y de otra índole- como algo tan legal como la que tiene una empresa mediana, con más de 30 años de operación, pagando impuestos, conservando empleos y que apenas a finales del 2013, recibió a otros inspectores que determinaron su licitud.

¿Cual es la amenaza, en el dictamen que se emite, sin haber entendido audiencia con representante alguno? determinar que se cancela la firma digital con lo cual se deja al dicho empresario que no es de los que salen en la lista de Forbes, sin posibilidad de cobrar, facturar y por ende pagar a proveedores y empleados. Usted puede ir a la pestaña correspondiente a quejarse o solicitar una visita más ordenada,  iniciar un amparo, denunciar la violación a sus derechos humanos…. ¡Uf! nada de lo cual se resolverá en menos de seis meses con lo cual definitivamente sobreviene la quiebra. ¿Usted votaría por alguien que solapa tales despropósitos?.

Y no hablemos del ámbito de seguridad, donde legisladores que cobran y mucho por hacer leyes han dado a luz sistemas judiciales inoperantes respeto de los cuales las propias autoridades –sobre todo los que se consideran finalistas en la carrera por la presidencia- se quejan de que no se dan abasto porque los criminales se dan vueltas muertos de al risa por la puerta giratoria de la impunidad, provocando corrupción sin límites según nos lo acaba de informar el INEGI[2].

No vaya Usted a concluir que esto solo pasa en México, las manifestaciones multitudinarias y violentas de Hamburgo o algunas ciudades de América Latina, son solo un alarido para decir ¡ya basta! Anhelamos vivir en paz, ser tratados con equidad, considerando que somos ciudadanos con derechos humanos de diversa índole y no siervos ni esclavos. Deseamos poder salir de nuestras viviendas, sin tener que esconder en el zapato, el brassier, o algún otro lugar íntimo documentos de identificación, tarjetas o efectivo. Queremos que la armonía y la justicia sea real y no mera retórica publicitaria, por el incumplimiento de tal aspiración es que el hartazgo llega a la reacción violenta, pues ya no se busca a quien me la hizo sino quien me la paga.


[1] Los estudios de factibilidad de agua o drenaje, andan por el 7% de tasa de corrupción y ¿Cuánto gana el ejecutor y cuanto más la autoridad que autoriza el contrato?
[2] Estos son los son trámites que más provocan actos de corrupción entre los empresarios en México, según la encuesta sobre Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en Empresas son: Contacto con policías e iniciar investigación; Abrir una carpeta de investigación -o sea denunciar algo que le hicieron los malos-; Procesos judiciales laborales o mercantiles; Licencias o permisos para giros especiales. Juicios laborales o mercantiles; Permisos para importaciones y exportaciones; Licencia o permiso de uso de suelo;  Permiso para construcción Inscripción en proceso de licitación. El promedio de gasto ilícito anda por arriba del 10%.


UNA COLORADA (vale más que cien descoloridas)

Lilia Cisneros Luján

VIVIDORES

03 e julio 2017

Al hablar de vividores, generalmente pensamos en hombres, capaces de utilizar el encanto, la manipulación y la facilidad para la estafa, haciendo víctimas a mujeres –a veces adineradas- con debilidad emocional aun cuando su inteligencia sea preclara. Estos estafadores del amor dejan en sus perjudicados, daños emocionales muy altos y en ocasiones, sobre todo cuando el vividor es además obsesivo y controlador, ponen en riego la salud y la vida de estos.

Pero no todos –incluidas también en esta descripción a mujeres vividoras- los aprovechados usan sus características con fines solo sexuales, de control vivencial o como una salida a sus frustraciones. Hay sablistas de las finanzas y parásitos en la política que como resultado de la descomposición del tejido social parecen multiplicarse a una velocidad inaudita. Del vividor en general se dice que:  ofrecen el oro y el moro –generalmente el cumplimento de la oferta es magro- a cambio de la provisión de algo para ellos muy valioso –sexo, votos, dinero, contratos, silencio respecto a negocios sucios etc.- que una vez logrado da lugar al desinterés por la persona manipulada.

El vividor aborda a su presa en momentos de debilidad –recién viuda, divorciada, en bancarrota, sin esperanza social- la observa, encuentra que es lo que le complace, empieza ofreciéndole la solución a todo lo que le aqueja, aunque termine dándole solo cosas insignificantes al receptor, pero muy importantes para sí mismo[1]. La fidelidad del vividor para con sus crédulos, nunca tiene costo para el perpetrador pero si para quien le sigue creyendo[2].

Los terapeutas y expertos en la conducta humana, se dividen entre quienes opinan que este tipo de personas con tendencias psicópatas, incapaces de tener empatía, son fatalmente así por consecuencia de herencia genética o experiencias traumáticas previas y otra corriente que apela a la posibilidad de cambiar en base a la capacidad de decidir si ponen o no en práctica tales “tentaciones” aunque casi todos asumen que el destino final de un vividor es la soledad y el rechazo, empezando por aquellos a quienes les ha solicitado préstamos, cuando menos un par de veces  –de dinero o de bienes que usa sin agradecer nunca y hablando mal del quien le benefició cuando se le pide la devolución del departamento el despacho o el coche- sin evidencia de que alguna vez haya pagado a no ser que la amenaza sea mayor al costo de no hacerlo.

Seductores de buena presencia, detallistas que te hablan bonito y hasta parecen solidarizarte contigo y tu problema –un cobro de luz, agua o predial- a luces injustificado, que aun dándote la razón te generan culpa -por no haber llegado antes, no cuidar tu cartera, no poner alarmas en tu casa, no aceptar el cambio de medidor, etc. – abundan en la burocracia de todos los sistemas políticos y con mayor intensidad aquellos cuyos protagonistas han transitado desde el PRI o el PAN, para el PRD, luego al PT y hoy en MORENA, a donde siguen quejándose de no tener dinero, aun cuando su conducta siga siendo de holgazanería e irresponsabilidad. Estos tránsfugas de la política son muy parecidos al amante incapaz de reconocer que vive de ti o contigo, solo porque se va temprano –luego de dormir en tu casa- y es incapaz de sacar la definición de su trabajo del ámbito del misterio. ¿Porque los caradura que se sirven de la política y no actúan para la política, siempre niegan que tienen recursos? La respuesta es simple ellos nunca han destinado una mínima porción de lo que perciben para sus gobernados, los miran como simples generadores de las ventajas de las cuales disfrutan. Para ellos los malos resultados son responsabilidad de otros: los adversarios, los ciudadanos que tiran basura, los descuidados que no ponen chapas grandes, o que salen de noche, los vecinos que no denuncian al nuevo inquilino, los empresarios que no están esperando al notificador tramposo y hasta el niño pasivo asustado por el maltrato de sus compañeros de clase.

La extrema simpatía del vividor siempre es para “otro”, sobre todo si este está en la posibilidad de descalificarlo: la suegra, la cuñada, el país vecino, el grupo de empresarios, el sindicato; aunque dichas simpatías no se conviertan en nada más que el contubernio momentáneo, si acaso el otro no tiene la madurez y la dignidad suficiente para decir NO. Como buenos vividores, los burócratas nunca pagan más allá de lo básico ¿Se ha encontrado con personajes veloces para ir al baño a la hora de la cuenta del restaurante? ¿Se puede resolver esto con simples chismorreos de café o mediáticos? ¿Qué pasaría si en la “alta política” se  aplicara el sistema simple del tequio? ¿Por qué no aprovechar esa posibilidad de las llamadas telefónicas gratuitas a cualquier parte del mundo, para organizar videoconferencias, que en una mañana resuelvan los asuntos más urgentes desde diversas latitudes para ahorrar en viáticos y otros gastos superfluos? ¿Cuánto se ahorraría, al quitar oficinas suntuosas, usar el sentido común en vez de la mercadotecnia y dar resultados en vez de hacer campañas de publicidad?.

Todos, no solo los vividores, sino los que cómodamente nos hemos dejado convertir en víctimas, debemos salir de nuestra zona de confort y hacer algo más productivo que insultar, chismorrear, encuestar, especular y vivir fuera de la realidad. Así, sin necesidad de gastar miles de millones podríamos ser parte de la política de México, siendo políticos sin sueldo, dedicados la mayor parte de nuestro tiempo a ejercer la profesión que hemos elegido, sin tintes de megalomanía, con auténtica misión de servicio. Los que no estén en esa posibilidad se autoexcluirán y tendremos una nueva era.


[1] Ofrezco cien cosas en mi campaña y reporto que ya hasta superé el compromiso; pero si escarbas la mayor parte de lo reportado no es eficiente, esta sin terminar o es un fiasco.
[2]Un magnífico ejemplo son las instituciones bancarias: cambian los términos contractuales de manera tramposa nulificando así ofertas hechas originalmente y el cliente sigue con ellos; por ejemplo le ofrecen una cuenta sin comisiones, pero si quiere que le garanticen la no aplicación de costas por uso fraudulento de su plástico, debe “comprar un seguro” y al final Usted termina aceptando ser “robado legítimamente” por su banco a cambio de que le devuelvan lo sustraído por un ratero no bancario.

 

ANTERIORES

 

 


INICIO          CULTURA          ENTRETENIMIENTO          OPINIÓN          VIDEOS

 
Páginas consultadas: contador de visitas
SERVICIOS QUE OFRECEMOS.
PROMOCIÓN DE IMAGEN
PUBLICACIÓN DE EVENTOS
IMAGEN DE GRAN DESPLIEGUE
BANNER
VIDEO
LINKS
AUDIO

¡ANÚNCIESE AQUÍ! ¡ESCRÍBANOS!

SERVICIOS QUE OFRECEMOS.
PROMOCIÓN DE IMAGEN
PUBLICACIÓN DE EVENTOS
IMAGEN DE GRAN DESPLIEGUE
BANNER
VIDEO
LINKS
AUDIO

EL JEJÉN. Nota que hincha. ¿Quiénes somos? | Contacto | Publicidad | Aviso Legal EL JEJÉN. Nota que hincha.
Copyright© 2009 a favor de El JEJÉN Microempresa, en trámite.
Todos los derechos reservados
Derechos de Autor en trámite.
Desarrollado por Zenón Ramírez García
Papantla, Veracruz, México