ENTÉRESE DESDE SU MOVIL,
CONECTESE A INTERNET Y SOLO ESCRIBA:
http://eljejen.com

fapermex_small.jpg (1518 bytes)  band_mx.gif (16678 bytes)
 
   

INICIO          CULTURA          ENTRETENIMIENTO          OPINIÓN          VIDEOS

 

RECOMIENDE ESTE CONTENIDO 

ESTADO DEL TIEMPO

TV INTERNET

 

 

 

UNA COLORADA (vale más que cien descoloridas)

Lilia Cisneros Luján

RESCATEMOS NUESTRO ORGULLO

21 de agosto 2017

A diez días de la euforia priísta por su asamblea y luego de una semana de pasarela mediática de precandidatos, sobre todo los suspirantes a la “gubernatura” de la ciudad de México, apenas el acto de violencia en Cataluña y la poco afortunada huelga de hambre del ex gobernador de Veracruz, nos distrajeron acerca del fin de las vacaciones de verano con las dificultades de movilidad, alta contaminación ambiental y el obligado aumento del stress de todos quienes vivimos en las grandes urbes.

Los realmente interesados en el costo de la corrupción, podrán conocer los motivos por los que esta le cuesta a México el 10% del PIB[1] y los simples buscadores de quien la paga aun cuando no se tenga claridad en quien la debe, ocuparán sus esfuerzos en vociferar contra los candidatos y partidos que no son de su preferencia. “Cartuchos y usurpadores quemados del PRI, se han sumando al proyecto monrealista” “El PRI y el PAN ya deberían de cerrar sus oficinas …. y crear museos de lo que fueron y del porqué cerraron sus organismos” “fuera tránsfugas lambiscones” “No les dieron nada allá porque no dan el ancho” “quieren a NNNN, por ser el mejor representante del cártel de la ciudad de México”.

Como las rachas de vientos huracanados, los paleros y resentidos –de todos los partidos pero en especial tránsfugas del PRI- declaran, corren rumores, se inventan cercanías inexistentes y presumen de liderazgos numéricos que venden a los que consideran posibles candidatos. ¿Cómo era el PRI de los 50 y los 60? Recuerdo nutridos grupos de jóvenes, dispuestos a trabajar por convicción en labores básicas de militancia: Promover el pensamiento revolucionario, repartir calcomanías, colgar estandartes, participar en concursos de oratoria, capacitarse y estar listos como voluntarios el día de la elección en los sitios de votación. ¿Alguno de quienes hoy frisamos la séptima década recuerda cuando personajes de prestigio en el quehacer político nos recibían y contestaban nuestras preguntas en las oficinas priístas? ¿Cuantos de esos señorones o esas mujeres prestigiosas concluyeron su existir en la modestia republicana? ¿Puede hacer una lista de 50 presidentes municipales o gobernadores, cuyo primer acto de gobierno fue electrificar la entidad donde nacieron?

¿Cómo es que pasamos de esta inercia de servicio, característica del desarrollo estabilizador -1952-1970- o milagro económico mexicano, a una crisis sin límites donde parece que todos sin excepción son contaminados por la corrupción? ¿De verdad se acabó la gente honesta en México o son excluidos por esa minoría que solo es movida por las ansias de poder y de dinero? Algunos de quienes responden a este perfil intrascendente, hoy ponen sus “organizaciones adherente al PRI” al servicio de ciertos candidatos de MORENA, algo que muchos aprendieron en la época en que el llamado “basureitor”[2] fue presidente en el DF de este partido. ¿Fueron personas con ese perfil las que lograron borrar de los estatutos la mínima característica de ser militante para merecer ser candidato? Si la identidad con cierto tipo de visión y misión ya no importa ¿Para que queremos partidos?

Llamó mi atención el discurso del presidente del Perú, que sin tantas comisiones y de manera muy sencilla logró que su legislativo aprobara una especie de decálogo anticorrupción, donde exige -y al parecer ya lo logró con la chismosa empresa brasileña- que los constructores hagan efectivas las garantías pactadas cuando incumplan; que a tales empresas mal hechas se les prohíba volver a contratar y que se quiten lo derechos políticos a quienes hayan permitido el actuar de esa iniciativa privada mediocre que siempre causa daños a la población.

La más elemental sabiduría popular, dice que no es posible chiflar y comer pinole, así debieran entenderlo las organizaciones adherentes que quieren seguir gozando de las simpatías priístas, pero también ver si su chicle pega con MORENA y esto se puede aplicar a pseudo perredistas o panistas, que quieran tener un pie de cada lado de la raya.

Lo que le hace falta a México es definición; o se es político para servir o de plano que asuman que son sinvergüenzas con todas las consecuencias que esto implica. Ya es tiempo que los dueños de los medios –sobre todo los electrónicos- reconozcan que en mucho el desencanto juvenil por la política deriva de su nota roja cotidiana y repetida machaconamente en cada noticiero o análisis de sus  peones. Los que ya peinamos respetables grises, debemos alzar la voz para ilustrar a las nuevas generaciones acerca de lo que logró ser México y no intimidarnos por los críticos oficiosos. Lo antiguo no es necesariamente maligno, muchas lecciones podemos sacar de los griegos, los diversos personajes de la ilustración y aun los que vivieron en le oscurantismo algo nos han dejado.

No esperemos a que vengan los antropólogos de la historia a rescatar de las ruinas lo que ha sido la dignidad de México. Todavía algo del cimiento de nuestro orgullo permanece en la Constitución de 1917, ser institucional es justamente lograr retomar lo ufano de ser mexicano por la aplicación de leyes idóneas a nuestra manera de ser.


[1] Tema a exponer en la semana nacional de auditoría gubernamental, con ponentes de la talla de: Arely Gómez, David Manuel Vega Vera, Jacqueline Pechard Mariscal y Emilio Alvarez Icaza entre otros.
[2] Uno de los apodos con los que llamaban a Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre –hijo de  Rafael Gutiérrez- también reconocido como el príncipe de la basura, quien logró sobre todo durante la jefatura de gobierno de Marcelo Ebrad, un control casi total de la ciudad, por medio del reparto prebendas, no solo a militantes priístas sino también a perredistas.


UNA COLORADA (vale más que cien descoloridas)

Lilia Cisneros Luján

72 AÑOS

14 de agosto 2017

“Pueden esperar una lluvia de destrucción desde el aire como la que nunca se ha visto en esta tierra” Pues no se trata de un Twitter de Donaldo Trump, es parte del discurso de Harry Truman[1] otro presidente belicista de los Estados Unidos de América, después de haber lanzado las bombas nucleares Little Boy y Fat Man, sobre Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945. ¿Cómo es posible justificar la muerte de ciento sesenta y seis mil personas  en la primera de estas ciudades, y ochenta mil más en la segunda? ¿Qué nos dice que “solo la mitad” haya fallecido el día del bombardeo? ¿Cómo fue la sobrevivencia de 20% de los afectados envenenados por la radiación?.

Desde febrero de ese mismo año, 67 ciudades japonesas habían sufrido intensos bombardeos –que no fueron atómicos- y hasta hoy es poco lo que la historia relata de estas agresiones bélicas; en Europa Hitler –no así el nazismo que aun hoy día subsiste agazapado sobre todo en ciudades norteamericanas y alemanas- había sido derrotado, la república francesa recibió a los aliados ese mismo año y su población testificó la suscripción de diversos acuerdos que finalizaban la segunda guerra mundial, pero no la del pacífico que se formaliza hasta septiembre de ese aciago 1945 con la capitulación del imperio nipón y la ocupación de fuerzas aliadas apoyadas por soldados de Australia, India británica, Reino Unido y nueva Zelandia. Por supuesto una de las condiciones para Japón fue prohibir la fabricación e introducción de armas nucleares.

De entonces a la fecha nueve países[2] cuentan con arsenales atómicos y aun más mortíferos que los usados hace 72 años por el ejército norteamericano además de los avalados por la OTAN, como es el caso de Bélgica, Alemania, Italia, Países Bajos, Turquía y el probable resguardo de armas que se supone han sido desechadas en Bielorusia, Kazajstán, Ucrania y Sudáfrica.

En los últimos meses los medios han dado cuenta de las consecuencias por explosión de talleres, comercios y casas que resguardan explosivos para pirotecnia. Imagine al planeta como un cuarto oscuro repleto de explosivos en varios de sus rincones y a los presidentes de Corea del Norte y de los Estados Unidos, entrando con un cerillo para ver a su oponente al cual suponen se puede amedrentar luego de vociferar diversas amenazas ¿Cuántos miles o millones serán considerados pérdidas colaterales si alguno de estos rijosos pasa de la retórica furiosa a apretar el botón nuclear?.

Las estadísticas “convenientes” nos dicen que hubo personas –se observaron solo 321 mil casos- fallecidas por leucemia y que con posterioridad 334 mil -la mayoría civiles- murieron por otros tipos de cáncer ¿cuantos de los que hoy mueren de cáncer han sido afectados por los remanentes de diversas bombas nucleares –bélicas o de prueba- usadas por los países que basan su supremacía por ser poseedores de tales armas?.

“Dios mío que hemos hecho”, fue la expresión del capitán Robert Lewis, copiloto de bombardero que lanzó una de las bombas; y los intentos de justificación han sido durante 72 años desde conferencias hasta organismos filantrópicos. Tres años después se formó la ABVC -Comisión de Víctimas de la Bomba Atómica- además de que la Academia Nacional de Ciencias y el consejo de Investigación Nacional se ocuparon, con mandato de Truman de supuestamente apoyar las víctimas, aunque en realidad eran selectivos, demostrándose con el tiempo que más que ayuda su interés era investigar los efectos posteriores a la radiación. Huelga decir que los menos favorecidos tanto por la ayuda filantrópica como por las instancias de arrepentimiento estatal, fueron estudiantes de Malasia becados, trabajadores chinos y coreanos y por supuesto prisioneros de guerra de diversas nacionalidades desde los pertenecientes al ejército aliado hasta coreanos que tenían calidad casi de esclavos[3].

Más de 10 bombas estaban programadas desde el 10 de agosto hasta septiembre; fue la diplomacia la que evitó que esto se convirtiera en un verdadero armagedón. Japón se rindió, el ejército aliado respetó la monarquía japonesa, Hiroito comprendió la tragedia y visualizo lo que pasaría si la opinión de sus responsables del ministerio de guerra no hacían lo propio. La unión soviética no tuvo oportunidad de hacer efectiva su declaración de guerra, y la población sobreviviente –incluso mujeres embrazadas- empezaron su lucha contra las diversas enfermedades asociadas a la radiación. ¿Será suficiente la memoria de estas barbaridades para evitar que se repitan? Analistas de seguridad en México como Alejandro Hope, señalan que como resultado de crímenes, en los últimos 12 años han muerto en México cerca de 300 mil personas, si a esto se suman los desaparecidos, los no considerados en las estadísticas –fallecidos o perdidos- casi nos equiparamos a las pérdidas humanas por una bomba atómica de hace 72 años. Imaginemos hasta donde llegaría la radiación si Corea del Norte la lanza hacia la isla de Guam –de donde salieron los bombarderos a Japón- o si esta toca nuestro continente; y peor aun ¿que pasaría con la humanidad si alguien le responde?.


[1] Los japoneses comenzaron la guerra desde el aire en Pearl Harbor. Ahora les hemos devuelto el golpe multiplicado. Con esta bomba hemos añadido un nuevo y revolucionario incremento en destrucción a fin de aumentar el creciente poder de nuestras fuerzas armadas. [...] Ahora estamos preparados para arrasar más rápida y completamente toda la fuerza productiva japonesa que se encuentre en cualquier ciudad. Vamos a destruir sus muelles, sus fábricas y sus comunicaciones. [...]Sus dirigentes rechazaron el ultimátum inmediatamente. Si no aceptan nuestras condiciones pueden esperar una lluvia de destrucción desde el aire como la que nunca se ha visto en esta tierra.
[2] Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unidos, India, Pakistán, Corea del Norte, e Israel.
[3] Los casos de mujeres esclavizadas para la prostitución han sido conocidos por el mundo y condenados por algunos pocos.


UNA COLORADA (vale más que cien descoloridas)

Lilia Cisneros Luján

¿SE ACERCA EL DÍA?

7 de agosto 2017

En los ciclos y contra-ciclos que la humanidad ha existido, siempre han estado presentes los miserables, los sirvientes y los esclavos en mayor proporción numérica que los cortesanos, nobles, burgueses, terratenientes o los super-millonarios. Una de las actividades que en tiempos muy antiguos permitió ser parte de estos grupos de privilegiados fue el libre comercio. Los comerciantes de alimentos en los Estados Unidos de América, empiezan a hacer su agosto cuando las fincas de pudientes se convierten en granjas y estas empiezan a mecanizarse. Puede ser que al principio las reglas del mercado fuesen las que marcaban precios, ciclos de compra y venta o redes de distribución; pero en la medida que muchos trabajadores fueron desplazados a las ciudades y la industria, las familias que quedaron en las zonas rurales se vieron sometidas a toda suerte de abusos por parte de los comerciantes y también los prestamistas.

Poner orden ha sido, es y seguirá siendo una responsabilidad del Estado básicamente con el fin de evitar los abusos ¿Qué parangón hay entre aquellas familias que a finales del siglo XIX y principios del XX perdieron sus tierras frente al banco y la crisis hipotecaria del 2008? Al igual que los banqueros judíos de Italia -Venecia y Florencia- estaban prestos a financiar al mercader necesitado de liquidez, el cual debía firmar una letra de cambio por los florines o ducados que recibía, los banqueros del siglo XXI, siguen expoliando ya no solo al mercader, sino a los usuarios de la banca. En los banqueros herederos de los Rothschild coexiste la actividad del prestamista y del comerciante[1], estos no solo prestan con intereses casi siempre de usura, sino que comercian el dinero pues únicamente han refinado lo diseñado por aquellos personajes del siglo XI indispensables en el comercio financiero hoy muchas veces con valores ficticios.

El grueso de la gente es lo que menos importa a los mercaderes del siglo XXI y sus banqueros. Cada promotor de cada banco anima a los ahorradores a invertir en su marca, los que te venden algo te ofrecen mejores condiciones si “domicilias” tus créditos en los bancos con los que ellos tienen negocios. Las comisiones que te cobran por guardar tu dinero son altas y cada día de dan menos garantías, por ejemplo si te roban el plástico, ellos no responden hasta en tanto hayas reportado, y aun así hoy se han inventado un seguro contra robo, una comisión extra por si quieres usar tu tarjeta fuera de la entidad donde vives y así mucho mas etcéteras.

Seguro mi respetado lector Usted tiene muchos ejemplos pero le doy algunos: Domicilias tu servicio de Internet[2] lo usas por años, sufres un asalto en el metro, das de baja tu tarjeta y el banco te da una nueva, y de pronto, en medio de todo lo que has padecido para cambiar documentos, recuperar saldo etc. amaneces sin ese servicio.

De primera instancia te parece normal pues no es la primera vez que te suspenden el servicio, de modo es que hablas y ¡sorpresa! hoy no se debe a que les falló la electricidad ni que se cayó el cable, es porque ¡no has pagado tu último mes! un día después de que no pudieron cobrarte te cortan el servicio. Ellos nunca te han hecho una reducción por los días que te han dejado incomunicado, si acaso una cantaleta de disculpa de los operadores telefónicos y la oferta de que en unas cuantas horas te lo restablecen, mucho menos te tienen en el récord de cliente cumplido, ni les interesa si eres de la tercera edad, discapacitado o dependiente de lo que les has pagado por años. ¿Qué pasa si eres un empresario que factura, compra y vende por Internet? ¿Qué si eres un periodista cuya salida a tiempo de tu medio depende de este proveedor inmisericorde? A ellos no les interesa el cliente,  si acaso éste decide cambiarse a Telmex, no les afecta en nada a fin de cuentas son socios en otros negocios[3]

Muy sonado fue el caso de un jubilado en Inglaterra, que por meses siguió recibiendo su cheque de pensión. En su cuenta bancaria estaban domiciliados, los impuestos, el seguro médico, la luz, el gas, el cable y otros servicios que siguieron cobrando. Al cabo de cierto tiempo, la chequera del sujeto se quedó sin saldo, todos los servicios se fueron cortando hasta que algún curioso quiso saber que pasaba y encontró un cuerpo cuasi momificado frente al televisor. La persona había muerto en soledad, pero los mercaderes asociados con los usureros, le siguieron cobrando.

Por supuesto que hay organismos o dependencias en cuyas funciones esté determinado sus facultades para poner cotos al abusivo y defender al ciudadano, hoy cliente de todo; pero ocurre que no se usan esas instancias o porque la burocracia los ha petrificado o porque carecen de dientes para sancionar a quien trata a la población peor que si fueran siervos o esclavos[4] ¿Estamos en la cúspide de un ciclo capitalista anti-revolucionario como algunos afirman? ¿Se acerca el día final de este ciclo? ¿Existe alguna ruta para revolucionar estas tendencias de explotación cíclica que solo los muy interesados en la historia conocen? ¿Podemos lograrlo con la dialéctica y  no la violencia?.


[1] Esta dinastía hoy en su séptima generación, lo mismo comercia bienes raíces, minería, petróleo y por supuesto dinero.
[2] Izzis, antes cable visión lo hace de manera inmisericorde, te sube la mensualidad sin decir agua va, te recorta el servicio etc.
[3] Izzis, es negocio de televisa, Los Slim son accionistas de esta empresa y dueño e Telmex.
[4] En algunas empresas rurales del norte ya se han reabierto las tiendas de raya y cuando el usuario de una tarjeta de crédito se percata de que es peor que una cadena de esclavo, mejor se suicida.

 

ANTERIORES

 

 


INICIO          CULTURA          ENTRETENIMIENTO          OPINIÓN          VIDEOS

 
Páginas consultadas: contador de visitas
SERVICIOS QUE OFRECEMOS.
PROMOCIÓN DE IMAGEN
PUBLICACIÓN DE EVENTOS
IMAGEN DE GRAN DESPLIEGUE
BANNER
VIDEO
LINKS
AUDIO

¡ANÚNCIESE AQUÍ! ¡ESCRÍBANOS!

SERVICIOS QUE OFRECEMOS.
PROMOCIÓN DE IMAGEN
PUBLICACIÓN DE EVENTOS
IMAGEN DE GRAN DESPLIEGUE
BANNER
VIDEO
LINKS
AUDIO

EL JEJÉN. Nota que hincha. ¿Quiénes somos? | Contacto | Publicidad | Aviso Legal EL JEJÉN. Nota que hincha.
Copyright© 2009 a favor de El JEJÉN Microempresa, en trámite.
Todos los derechos reservados
Derechos de Autor en trámite.
Desarrollado por Zenón Ramírez García
Papantla, Veracruz, México