ENTÉRESE DESDE SU MOVIL,
CONECTESE A INTERNET Y SOLO ESCRIBA:
http://eljejen.com

fapermex_small.jpg (1518 bytes)  band_mx.gif (16678 bytes)
 
   

INICIO          CULTURA          ENTRETENIMIENTO          OPINIÓN          VIDEOS

 

RECOMIENDE ESTE CONTENIDO 

ESTADO DEL TIEMPO

TV INTERNET

 

 

 

INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

JAVIER DUARTE: LA PGR LO QUIERE VER LIBRE

* No cuadran las cifras del peculado * Acusadores se hicieron bolas * El ex gobernador no ríe, goza * Costo judicial será costo electoral * ¿Quién paga a los defensores de Duarte? * Del Toro, entre los más cotizados * Nemi: más rayitas al molcajete * Abdías Salomé, ejecutado * El narcomensaje se cumplió.

19 de julio de 2017

A su lado, Javier Duarte tiene un aliado sin par, que lo acusa a ciegas, sin cuadrar las cifras del desfalco y el peculado, sólo rasgos de una asociación delictuosa que se cae a pedazos, desmoronando el caso más sonado de corrupción en Veracruz. Su aliada es la PGR, es priista y lo quiere en libertad.

Huyó seis meses, pasando de una casa de seguridad a otra, pasaporte en mano —pasaporte falso por supuesto—, con dinero fresco y líquido, efectivo que le permitía transitar sin riesgo, evadiendo la orden de aprehensión. Si hubiera sabido que la PGR trabajaba para verlo libre, no se habría movido.

Huía el ex gobernador de Veracruz desde aquel 14 de octubre, en 2016, sabiendo que la ley lo cercaba, acusado de ocho delitos nada más, uno grave, siete para andar en libertad, ajustado al nuevo sistema de justicia penal desastroso, que favorece al criminal y deja en la indefensión a las víctimas.

A salto de mata, como los bandoleros, Javier Duarte llegó a Guatemala, tras volar del Agrocentro de Emiliano Zapata a Coatzacoalcos, a Chiapas, por los caminos que lo llevaron a la nación vecina hasta ser ubicado en el hotel La Riviera de Amatitlán, en el departamento de Sololá. Karime Macías Tubilla, su esposa, fue el señuelo para dar con él. O consumó la traición.

Su primera audiencia, una vez concluido el juicio de extradición que lo trajo de Guatemala a México, vislumbra un escenario de impunidad, indemne a la justicia, derrumbando los cargos que le imputan la PGR y la Fiscalía de Veracruz, no por argumentar mejor sino por la falta de sustento de quienes representan a la instancia judicial. Si Javier Duarte aceptó su traslado fue porque tenía todo para burlar la ley.

Hechos bolas, los abogados acusadores muestran que la Procuraduría General de la República es un fiasco.

Tienen al ex gobernador a unos metros. Le imputan lavado de dinero por más de 438 millones de pesos pero en documentos, en recibos, sin elementos de prueba, sólo pudieron acreditar 38.5 millones.

Es la audiencia inicial y resulta un desastre. Atestado de prensa, este lunes 17, el Reclusorio Norte de la Ciudad de México muestra que el priismo se habla con el priismo, el peñanietismo es cómplice del duartismo, se coluden y se encubren.

Refieren las crónicas que aquello fue una debacle, anunciada en espacios de prensa cuando Javier Duarte aún permanecía en la prisión Matamoros de Guatemala, resaltando la fragilidad de los expedientes, la inconsistencia de las pruebas, los delitos que sin explicación ni razón fueron dejados fuera de la acusación.

“Los números no cuadran, eso está claro”, llegó a decir el mismo juez de control, adscrito al Palacio de Justicia Federal en el Reclusorio Norte, Gerardo Moreno García.

Y si no cuadran, de qué se le va a acusar a Javier Duarte.

Premeditado o no, ese episodio evidencia complicidad o indolencia, o los dos, los arreglos del priismo con Javier Duarte, el mecenas de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto que con dinero de las arcas públicas compra impunidad, o la imperdonable impreparación de los tres abogados que representaron a la PGR en la audiencia inicial.

“Está claro que el caso se está desmoronando en estos momentos”, diría socarronamente el abogado del ex gobernador, Marco Antonio del Toro, de la firma Del Toro Carazo, al ver el desastroso papel de los abogados de la PGR.

Javier Duarte y sus abogados formularon 20 preguntas. Los abogados de la PGR terminaron siendo cuestionados, exhibidos, ridiculizados. Uno de los cuestionamientos los obligó a invertir una hora para responder. Y lo hicieron mal.

A detalle, el reportero Arturo Ángel, del portal informativo Animal Político, quien acreditó la existencia de empresas fantasma en las que Duarte y su pandilla desviaron miles de millones de pesos, describió el caso, lo que PGR tiene en documentos, el contenido de las denuncias y el papelazo que interpretó en la audiencia inicial.

“El origen del caso —señala Arturo Ángel— fue una denuncia de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, que registró movimientos de recursos sin justificación real.

“La trama, según la imputación de la PGR, involucra a las empresas Consorcio Brades e Inmobiliaria Terra, que simularon la compra con sobreprecio de más de 20 terrenos ejidales en Campeche. En realidad tanto las empresas como los terrenos ejidales (adquiridos con irregularidades) pertenecían a dos colaboradores de Duarte en el lavado: el empresario Moisés Mansur y el abogado Alfonso Ortega.

“Según la acusación de la PGR, a través de Consorcio Brades se habrían movilizado 223 millones 896 mil pesos, mientras que por Terra Inmobiliaria fueron 215 millones 861 mil pesos, “todo por instrucciones de Duarte”, según la Procuraduría.

“Ambas empresas fachada habrían sido fondeadas con un cúmulo de más de 15 compañías fantasma, entre ellas Diseños Tevet SA de CV y Trajan Construcciones SA de CV (que forman parte de una red de empresas que solo existen en el papel como ha publicado Animal Político), y que habrían recibido recursos públicos de la administración.

“Luego de escuchar la imputación, Javier Duarte, con el apoyo de sus abogados, solicitó más de 20 aclaraciones sobre la acusación de la PGR, que terminaron convirtiéndose prácticamente en un interrogatorio para los fiscales, propiciado en parte por los mismos funcionarios, que no respondían con precisión.

“Por ejemplo, Duarte pidió que se le explicaran a detalle las fechas de compra de 20 parcelas ejidales, así como quiénes eran los dueños originales. Pero los fiscales de la Procuraduría tardaron más de una hora en encontrar y proporcionar los datos. Peor aún, cayeron en contradicciones.

“ ‘Cuando libré la orden de aprehensión (octubre de 2016), los fiscales que vinieron a exponer aquí el caso me proporcionaron datos de tres parcelas ejidales que ahora no corresponden con lo aquí planteado. No puedo fingir que no conozco ese dato. Los señalamientos de la PGR exhiben incongruencia’, dijo el juez.

“Luego, la defensa insistió en que la Procuraduría detallara de qué cuentas habían salido los 438 millones presuntamente desviados por Duarte, y tras varias intervenciones los fiscales solo pudieron evidenciar el retiro de 38.5 millones de pesos de la Secretaría de Educación de Veracruz.

“ ‘¿Eso es todo?’, cuestionó el juez. Los abogados de Duarte continuaron insistiendo en que se aclarara si la acusación entonces no era por 438 millones, sino por 38.5 millones. El juez Moreno señaló que era claro que ‘los números no cuadraban’, pero que esto se vería a fondo en la audiencia de vinculación.

“Las fallas siguieron. La defensa solicitó que se aclarara cómo se habían comprado cuatro departamentos en el complejo Finestre de Ixtapa, cada uno valuado en promedio en 1.5 millones de dólares, y que presuntamente se adquirieron por órdenes de Duarte, pero los fiscales reconocieron que no tenían los recibos de pago. La misma situación se registró con joyas de las que la PGR reconoció que no tenía más que la declaración del abogado Ortega.

“La Procuraduría tampoco pudo responder si Hacienda había hecho procedimientos de verificación antes de formular su denuncia.

“ ‘Estamos en el punto en que ya no entendemos realmente ni de cuánto ni en qué se sostiene la imputación. Es un caso que se está desmoronando’, dijo el abogado Marco Antonio del Toro”.

A velocidad de ráfaga, Javier Duarte se encamina a ser hombre libre. La PGR lo salva, imputándole delitos que puede llevar en libertad, a excepción del de delincuencia organizada, exhibiendo fragilidad en la prueba.

No se podía esperar menos. Entre priistas, hay colusión. Javier Duarte fue impulsor del proyecto Peña Nieto, financiando parte de la campaña presidencial, con las maletas que contenían recursos en efectivo, mil millones, por lo menos, enviados en cajas de huevos, como se le escucha decir al entonces tesorero del gobierno duartista, Antonio Tarek Abdalá Saad, en un audio de escándalo.

A Javier Duarte no se le juzga por el desvío de recursos federales a Veracruz. La Auditoría Superior de la Federación (ASF) estableció irregularidades por 30 mil millones de pesos, dinero no aplicado en los rubros etiquetados por el Congreso federal, simulación de devolución de partidas millonarias, abriendo cuentas para su depósito de las que volvía a ser tomado el recurso.

Arely Gómez, entonces procuradora general, desestimó el caso y lo remitió a la Fiscalía de Veracruz. O sea, a los acólitos de Javier Duarte. Ahí el fiscal Luis Ángel Bravo Contreras determinó que no había delito alguno. El priismo operando la burla a la ley.

El costo, sin embargo, es monumental. De ser liberado Javier Duarte, detonará el repudio social, la repulsa al sistema penal y la condena al arreglo entre priistas.

En 2018, cuando se dispute la presidencia de México, el costo judicial se traducirá en costo electoral. Y el PRI volverá a ser echado de Los Pinos.

Javier Duarte no ríe. Pero por dentro goza.

Archivo muerto

Del Toro Carazo no defiende a cualquiera. Hoy es Javier Duarte. Hoy es Elba Esther Gordillo, la ex lideresa del magisterio, rehén de Enrique Peña Nieto, por pleito de mafias en la cúspide del poder. Ayer fueron Vicente Fox, el líder minero Napoleón Gómez Urrutia, que nunca ha dado golpe en minera alguna; Grupo Carso de Carlos Slim; Pemexgate (desvío de recursos de Pemex para la campaña del PRI en 2000); el ex banquero Carlos Cabal Peniche, y el caso Toallagate en que la ex vicepresidenta de México, Martha Sahagún de Fox, se vio implicada por las cifras infladas en los gastos personales de la pareja presidencial. Marco Antonio del Toro Carazo cobra una millonada por defender a sus clientes, gane o no los pleitos, evite o no que quienes cubren sus honorarios terminen en prisión. A Javier Duarte, imputado de desvío de recursos, lavado de dinero, delincuencia organizada y cinco delitos más, le cuesta uno y la mitad del otro que la firma de Manuel del Toro le lleve su caso. Del Toro se mueve en el nivel de Antonio Lozano Gracia y Diego Fernández de Cevallos, de Juan Collado, de Juan Velázquez, de los Olea. Del Toro lleva, por ejemplo la defensa de Elba Esther Gordillo por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada; son los mismos que se le imputan al ex gobernador de Veracruz. Alguien, pues, debe cubrir sus millonarios honorarios. O, como se ve, los sufraga el ladrón con lo que le robó a Veracruz… Si a Juan Antonio Nemi Dib le buscan, le encuentran. Sábese que en sus días al frente del DIF estatal, entregó el área de informática a una empresa particular, concesionaria favorecida para llevar las cuentas o las dobles cuentas de Karime Macías, aún esposa de Javier Duarte. Terciaba entonces Nemi Dib con Antonio Tarek Abdalá Saad, el jugador de basquetbol por el que tanta admiración y cariño sentía Rosa Borunda, esposa del ex gobernador Fidel Herrera Beltrán, entonces convertido en secretario de Administración del DIF, y de ahí, proyectado por Karime y por el mismo Duarte, a la tesorería de la Secretaría de Finanzas y Planeación para terminar enfrentando denuncias por 23 mil millones de pesos desviados. Si le hurgan algo más al caso Nemi, hallarán nombres y razones que expliquen por qué concesionó el área de informática, a qué empresa y quién lo sugirió… Fue una ráfaga, y otra, una veintena de balas cortándole la vida a los dos. Él, Abdías Salomé Salomé; ella, presuntamente su sobrina, quien iba al volante de la camioneta doble cabina, blanca, sobre la calle Correos del Barrio Cuatro, cerca del DIF de Cosoleacaque. Un vehículo compacto los alcanzó y de él partieron los disparos que dieron en parabrisas y medallón, en la estructura del automóvil y la humanidad de los dos. Abdías Salomé había sido activista social, crítico del sistema, denunciando el turismo electoral, votantes traídos de Tabasco, inscritos en los padrones electorales del sur de Veracruz, en los días en que Gladys Merlín Castro reinaba en Cosoleacaque. Luego se le implicó en el secuestro y muerte de una doctora en Minatitlán, la ginecóloga Aurelia Solís Juárez, en agosto de 2011. Remitido al penal Duport-Ostión, sujeto a juicio, acusó que se incriminó a causa de las torturas que le infligieron agentes ministeriales. Finalmente fue liberado. En 2016, un hermano suyo, Aarón Salomé, fue ejecutado en la vía pública. Hace apenas unos días, un taxista de Jáltipan fue ultimado, destazado y dejado en un automóvil Jetta. Junto al cadáver hallaron un narcomensaje: "Raza ya estamos presentes esto les va a pasar a todos los que apoyen o anden con los mugrosos del puto de abdias salomé, concha, el panucho vas a mamar; junto con el gil, michelin, richi, curso, el perry, olmeca, bimbo, lic y el vic pinches traidores ya verán putos chapilines la limpieza apenas comienza CJNG”. Este martes 18 se cumplió la amenaza…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

JAVIER DUARTE: EL CÓMPLICE QUE LO PUEDE HUNDIR

* Perdió la sonrisa al llegar a México * Quiere enfrentar a Alfonso Ortega * El contador del gang creó las empresas de papel * E implicó a Karime * La fiscal de hierro, a prueba * Subalternos en caso de robo de menor * Descuartizado en Coatza * El H y los Chagra: hacia la extinción de dominio.

18 de julio de 2017

De todos sus cómplices, al que más teme Javier Duarte es Alfonso Ortega, testaferro que abría y cerraba cuentas, creaba empresas de papel, invertía en bienes y propiedades —hasta en el yate Aquariva Súper— y que implicó a Karime Macías en el saqueo a Veracruz.

Alfonso Ortega, sabe Javier Duarte, es la clave del caso, la llave que abre la reja o que lo refunde en prisión hasta que su vejez lo alcance.

Alfonso Ortega, pide el ex gobernador de Veracruz, debe comparecer en la audiencia del sábado 22, en un último esfuerzo para evitar que se le vincule a prisión. Sabe que si derrumba la imputación, quedará en libertad.

Concluido el trámite de extradición, fue remitido por el gobierno de Guatemala este lunes 17. Llegó horas después a la Ciudad de México, trasladado al Reclusorio Norte y enfrentado a su primera audiencia ante el juez, que al final le decretó prisión preventiva de dos años.

Adusto el gesto, con seriedad de funeral, Javier Duarte ya no muestra la sonrisa y la burla en los labios. No saluda a los medios ni departe con los periodistas. Dejó el show atrás, el tono soberbio al hablar.

No teme a Moisés Mansur, ni a José Juan Janeiro, ni a José Bandín, ni a Tarek Abdalá, ni a sus secretarios de Finanzas y Planeación. Le teme a Ortega por lo que ya habló ante la Procuraduría General de la República y lo que pudiera terminar de cantar.

Ortega, ante la PGR, fue letal. Ahí reveló la “extracción” de dinero público. Ahí, la creación de empresas de papel. Ahí, la saturación de dinero en efectivo hasta que las tuberías financieras terminaron por reventar. Ahí, la mano siniestra de Karime Macías Tubilla, decidiendo qué empresas fortalecer, qué acciones pasar a su nombre, qué inversiones aumentar, qué negocios esfumar.

Lo que diga Alfonso Ortega de Karime Macías —sabe Javier Duarte—, es la muerte.

De todos los testigos en contra, al que Javier Duarte quiere frente a él es a Alfonso Ortega, implicado en compra de terrenos ejidales en Campeche, en firmas que adquirían bienes, entre ellos el yate Aquariva Super, a la “altura de su investidura”, pregonaba el locuaz ex gobernador, en el que surcó las aguas del Papaloapan; los fraccionamientos inmobiliarios en Miami, Florida, Estados Unidos, comprando a precio de remate casas y condominios.

Sus palabras ante la PGR, sabe Javier Duarte, son ácido en el juicio que lo mantiene en prisión, usando una red de prestanombres que incluye familiares, amigos, subalternos y hasta personas que ignoraban que su identidad fue robada para consumar el atraco a Veracruz.

Entre las 19 pruebas usadas por la PGR para lograr la extradición a México y someterlo a juicio, reveladas el 4 de julio, sustentadas en testimonios de allegados a Javier Duarte, destacan las de Janeiro, Mansur, el ex secretario de Seguridad Pública, el falso general Arturo Bermúdez Zurita, y Alfonso Ortega.

En las pruebas 5 y 6 se establece lo siguiente:

“Prueba 5: Entrevista escrita y en audio con Alfonso Ortega López, ex colaborador de Duarte. Según el fiscal, esta conversación fue el 12 de octubre de 2016 y en ella Ortega habló del uso de recursos públicos con fines privados, así como de su desvío y ocultamiento.

“Prueba 6: Entrevista ministerial con Ortega, el 12 de diciembre de 2016, en la que refirió la constitución de empresas fachada para las operaciones ilícitas".

En las pruebas de la 11 a la 18 se vuelve a sustentar el rol que jugó Ortega para saquear y blanquear los dineros robados a Veracruz:

“Prueba 11: Escritura pública de la compraventa realizada entre Ortega y la empresa Terra Urbanizaciones y Desarrollos Inmobiliarios. En esa operación —en la que Ortega fungió como vendedor—, estuvieron involucradas cuatro parcelas del ejido Lerma, en Campeche.

“Según la fiscalía guatemalteca, con este documento se acredita que Duarte encabezó una red para apropiarse de bienes de manera ilegal. Al respecto, él aseguró este martes que eso es falso y que no es ni ha sido ejidatario.

“Prueba 12: Documentación sobre la venta de un yate, de la empresa Ferretti a la empresa Alpargata, cuyo propietario es Ortega.

“Prueba 13: Escritura pública de la constitución de la empresa Roor, cuyos únicos socios son Ortega y Mario Rosales Mora.

“Prueba 14: Escritura pública de la operación de compraventa a través de la cual Roor compró una propiedad en la calle de Sierra Fría, en Lomas de Chapultepec. Según el fiscal, este documento respalda lo dicho por Ortega en entrevistas con autoridades.

“Prueba 15: Contratos de compraventa de cuatro departamentos en la zona turística de Ixtapa Zihuatanejo, en Guerrero, adquiridos entre 2010 y 2012 y cuyos dueños son Mansur, Ortega y Janeiro.

"Se acredita la compra de estos inmuebles por instrucción del señor Javier Duarte y las negociaciones realizadas por Moisés Mansur.

“Prueba 16: Documentación relacionada con la adquisición de las 21 parcelas del ejido Lerma: cuatro por Ortega, tres por Janeiro, nueve por Mansur y cinco por Rafael Gerardo Rosas.

"(Con esto) se acredita un complejo cúmulo de estrategias operativas que permitió a las personas involucradas por órdenes de Javier Duarte la consecución de su objetivo, que fue la introducción de dinero a instrumentos financieros, aparentando que eran producto de una actividad comercial lícita", dijo el fiscal Galdámez.

“Prueba 17: Estados de cuenta de pagos con motivo de la compraventa de las 21 parcelas, que respaldan la transferencia de dinero y que fueron analizados por peritos contables de la PGR.

“Prueba 18: Dictamen de contabilidad emitido por los peritos de la PGR Jorge Moreno y Gonzalo Pedraza, quienes dieron cuenta de los flujos de dinero por la compraventa de las parcelas, a través de operaciones bancarias realizadas por Consorcio Brades a favor de Mansur, así como de operaciones bancarias de Terra a favor de Ortega”.

Otras referencias, extraídas de su declaración a la PGR las hizo públicas el diario Reforma en 2016:

“Como parte del blanqueo de 253 millones de pesos, realizado por el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, también adquirió tiempos compartidos en el Hotel St. Regis, en Nueva York, con un costo de más de millón y medio de dólares, declaró su prestanombres y abogado fiscal, Alfonso Ortega.

“El periódico Reforma publicó que en su declaración el abogado fiscal llevó a cabo la adquisición de los tiempos compartidos e hizo el pago al hotel, a través de una serie de operaciones realizadas desde el año 2011. Esta figura de ‘tiempos compartidos’ permite al propietario pasar 28 noches al año en el Hotel ST. Regis.

“Javier Duarte ordenó a Alfonso Ortega constituir la sociedad incorporada Siamese Twins Inc. en Estados Unidos para adquirir unidades en propiedad fraccional del exclusivo hotel neoyorkino.

“El periódico Reforma refiere que a través de Siamese Twins Inc., y de sus testaferros, Javier Duarte compró las unidades de tiempos compartidos 1135-34 y 1135-31, en 410 mil dólares cada una, además de la unidad 935-24, en 400 mil dólares.

“En su declaración ante la PGR, Alfonso Ortega menciona que están involucrados los abogados Nader Ahari y José Juan Janeiro, éste último es señalado por las autoridades como operador financiero de Javier Duarte y fue quien hizo el depósito en dólares al hotel.

“La PGR en su investigación refiere que los datos aportados por Alfonso Ortega coinciden con una adquisición que aparece en la página electrónica de la Oficina del Registro Público del Departamento de Finanzas de Nueva York.

Le siguió el diario La Jornada. En ella Ortega implica a Karime Macías:

“Alfonso Ortega declaró que en diciembre del año 2012 la esposa del ex gobernador, Karime Macías Tubilla, le ordenó endosar en blanco las acciones de todas las empresas que abrió en Estados Unidos para adquirir inmuebles, tiempos compartidos y todo tipo de bienes, incluidas las de la compañía con que compró la lancha Aquariva Super de 790 mil dólares (casi 10 millones de pesos).

“Ante la PGR, el prestanombres dijo que esta instrucción se la dio Karime Macías cuando acudieron a un viaje de vacaciones a Aspen, Colorado, donde acompañó a la familia y se hospedaron en el St. Regis Aspen Resort. Ahí Karime Macías le dijo a Alfonso Ortega que ellos ‘querían resguardar sus inversiones y mantenerlas a salvo, señala el diario Reforma.

“El abogado fiscal del gobernador, señaló en su declaración ante la PGR que en el año 2008 Javier Duarte ocupó la crisis inmobiliaria de Estados Unidos para comprar remates de bienes valuados con un costo de entre 80 y 120 mil dólares, localizados en Miami, Florida.

“Esto ocurrió porque en Estados Unidos se originó una crisis y el sector inmobiliario puso ofertas de bienes y las Cortes subastaban casas para recuperar préstamos y créditos hipotecarios, por lo que las adquirieron para después ponerlas a la renta”.

Sabe Javier Duarte que Alfonso Ortega es la clave del caso. Si en la audiencia del sábado 22 no diluye la acusación, estará perdido.

Por las manos de Alfonso Ortega pasaron miles de millones, lo robado a las arcas públicas, y de ahí al blanqueo, atestando las tuberías financieras, comprando bienes, vendiéndolos, volviendo a comprar, las veces que fuera para camuflar su origen ilegal.

Ni Mansur, ni Janeiro, ni Bandín, ni Rosas Bocardo, el de los terrenos de Campeche, ni doña Cecilia de Ochoa, madre del ex gobernador, ni sus hermanos, ni los Macías, los Tubilla, nadie operó tan a fondo en la red de corrupción de Javier Duarte como Alfonso Ortega, el abogado fiscalista que un día, sin más, sintió la amenaza por pretender abrirse.

Su silencio es oro. Su vida —o su muerte—, una solución drástica.

Ortega es el cómplice que lo puede hundir.

Archivo muerto

Fiscal de hierro, le llaman, y tiene al enemigo en casa. Carmen Vives Noceda, nueva fiscal regional, relevo del cuate de los zetas, Ricardo Morales Carrasco, hoy investigado por dispensar la autopsia del “Berna”, lugarteniente del H, alias Hernán Martínez Zavaleta, cuenta con fiscales que retienen un menor de edad, se los arrebata a su padre y con maniobras, usando las instalaciones de la Fiscalía Regional en Coatzacoalcos, consuman su fechoría. Los acusa Mahiro Martínez de la Cruz, quien revela que su esposa Roberta Vázquez lo dejó por un amorío con un empleado de la Fiscalía, de nombre Martín Hernández. Acusa a la fiscal para delitos contra la violencia familiar, María Elena Callejas Alarcón, de prestarse al juego. Semana a otra fiscal, Emilia Hernández, de intimidación y amenazas. Mahiro Martínez de la Cruz asegura tener la custodia del menor, otorgada por un juez. Vaya recibimiento para la fiscal de hierro, Carmen Vives, que tendrá que demostrar que el hecho existe y que el tráfico de influencias se paga con cárcel… Una masa humana —el torso acá, las piernas allá, los brazos, más allá— detonan el horror. Son pedazos, son fragmentos, los despojos de alguien que terminó su vida mal. A eso de las 4 de la mañana, este lunes 17, se realiza el hallazgo. Minutos antes, casi a las puertas del mercado Plaza del Sol, nadie imagina lo que habría de ocurrir. Yacen sobre la banqueta, a pie de calle, superando cualquier otro escándalo advertido hasta hoy, sólo igual al de la mujer encontrada en la avenida General Anaya hace ya muchos ayeres, obra del Chanquilón y La Manola, a quienes los asesinos les encargaron destazar el cuerpo. Algo tiene esa calle, la Constitución. En ella fue ejecutado el abogado Rodolfo Zapata Carrillo, crítico del caos duartista en materia de seguridad, ultimado hace casi dos años un par de cuadras abajo. Y por algo será, pues el Mando Único Policial se encuentra otras dos calles después. Hoy, el horror vuelve, implícito el mensaje, horas después que el gobernador Miguel Ángel Yunes encabezara la reunión semanal del Grupo de Coordinación Veracruz, revelando avances y retrocesos ante el fenómeno de violencia, inseguridad extrema, sacudimientos del crimen organizado que lleva dos líderes menos, El Quino, un auténtico carnicero con obsesión por mutilar cuerpos, y el H, que con frialdad siniestra ordena el crimen de cuatro menor de edad… En breve, más del caso H y los hermanos Chagra, el proceso legal para evitar que a los bienes de los políticos fidelistas le apliquen la Ley de Extinción de Dominio; la ausencia por conveniencia con algo de presencia en Juriquilla, Querétaro, el Puebla y en la Ciudad de México; la riqueza de Hernán Martínez Zavaleta, zeta mayor en el sur de Veracruz y Tabasco, y las inversiones recientes del H y los Chagra, contrastando con sus ingresos comprobables, y ya no uno sino varios notarios que dieron fe de supuestas operaciones de compra-venta, algunos bienes arrebatados a sus legítimos dueños. Y ese marcadísimo interés del regidor José Antonio Chagra Nacif ante el cabildo de Coatzacoalcos por regularizar lo que queda de las áreas verdes de la colonia Petrolera, sobre el canal colindante con la colonia Puerto México. Uno de los predios, cercado, el mayor en extensión, aún muestra un letrero que indica que es área verde municipal. ¿Quién le echó el ojo al terreno?…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

COMANDANTE H: EL EX FISCAL NO FUE AMENAZADO

ementerio Colinas de la Paz. Ahí, El H. Y ahí el jet-set, políticos y empresarios, aquellos que habían escuchado las arengas del zeta, expresando que aquel que se considerara su amigo estaría en el sepelio de su amigo. “Y el que no se presente, es mi enemigo”.

Apenas se supo en la Fiscalía General y en el gobierno yunista que la autopsia había sido dispensada, llegó la contraorden: “Realicen la autopsia o van a tener que exhumar el cadáver después”.

Y al sepelio se presentó el Semefo, apoyado por elementos de la Marina que escoltaron el cuerpo hasta la morgue donde se cumplió con la necropsia de ley. Luego les fueron entregado los restos a sus familiares.

Simultáneamente, en la colonia Nueva Calzadas, una masacre escandalizaba a Veracruz, ordenada por el Comandante H, vengando la muerte, según él, de su amigo El Berna.

Seis personas —cuatro niños, su madre y su padre— fueron ultimados con saña, por la mano de Alaín López Sánchez, “La Liebre”, el sicario más sanguinario del H.

Ahí detonó el escándalo y la caída del H.

Cinco días después, en un hotel de Cárdenas, Tabasco, fue detenido Hernán Martínez junto con dos sicarios y operadores, remitidos a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, en la ciudad de México.

Y cuatro días más tarde, cayó el ex fiscal Ricardo Morales.

Del ex fiscal regional habla el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, en Coatzacoalcos, el domingo 16:

“Fue removido y se le investiga. Hay un carpeta de investigación por haber mentido en torno a la necropsia que se le debió haber practicado a un sicario que formaba parte de la banda del H”.

Yunes no cita al Berna por su nombre. Luego apunta:

“No resistió la presión, la amenaza y permitió que el cuerpo fuera llevado al cementerio. Antes de llegar al cementerio fue interceptado y se hizo la necropsia como la ley lo señala y fue removido el fiscal por no haber cumplido con la ley”, detalló.

No tiene toda la historia Yunes azul. Ricardo Morales intimaba con el contador del H y recibía atenciones y favor, un lugar donde vivir, alimentos para él y su esposa.

Camarada de los esbirros del jefe zeta, fue pródigo en su generosidad, dispensando una autopsia al sicario mayor, el “Berna”.

Todo una contradicción, Ricardo Morales debía procurar justicia y evadía la ley. En sus cuatro meses en la Fiscalía, no resolvió crímenes, ni profundizó en el hallazgo de una fosa clandestina en Minatitlán.

Ofrecía que “las oficinas de la Fiscalía están para el servicio de los ciudadanos, las puertas de nuestras oficinas están abiertas para atender y escuchar a los ciudadanos que requieran de nuestra atención”, pero sólo era show.

Una frase célebre, el 9 de febrero, mientras dictaba una conferencia magistral:

“No tengo miedo a equivocarme, mientras viva tengo el derecho de corregirlo”.

Ahí mismo pronunció otra:

“Le agradezco a mis críticos implacables, a los que no me conceden ningún margen de error, a mis conocidos, amigos, y familiares, a la Federación de licenciados en derecho, al sindicato democrático, y a todos los que les interesan estos temas del Derecho, sus comentarios. Soy, como siempre lo he dicho, un abogado más, lleno de defectos, común y corriente, que solo intenta que nuestra sociedad sea más justa”.

Desde el lado oscuro, tiraba rollo el fiscal del yunismo, pillado en su doblez con el H, que lo mismo elevaba la voz en la Suprema Corte de Justicia de la Nación impidiendo la basificación mañosa de burócratas con que Javier Duarte pretendió sembrar de incondicionales el gobierno de Veracruz, que le sirve al líder zeta.

El periodista Luis Ramírez Baqueiro, en su columna Astrolabio Político, expresó, el 14 de mayo:

“Se le ponen dé a peso las cosas al fiscal Regional de Coatzacoalcos, Ricardo Morales Carrasco, cuando un alto funcionario de la Fiscalía, le llamó para darle tremenda regañiza porque corren las versiones de que ‘aco$a’ a un candidato del sur de Veracruz.

“El señor fiscal Morales Carrasco mandó pedir 70 mil pesos para hacerse guaje con un asunto en donde se involucra al candidato, quien habría aportado el recurso, pero lejos de resolverse, el señor fiscal mandó pedir más, y fue cuando el aspirante le llamó a un miembro de la familia que gobierna Veracruz, y éste a su vez se quejó con los mandos en la fiscalía. Para rematar, la gente en Coatzacoalcos ya no sabe qué hacer con la esposa del fiscal Morales Carrasco, quien se la pasa metida en su oficina, checando quién entra y quién sale, celándolo constantemente. Dicen que lo primero que hizo, fue correr a las secretarias ‘de buen ver’ que estaban ahí en el piso de su esposo, y nadie pasa antes con él si no se entera antes ella”.

O sea que al fiscal lo fiscalizaba su mujer.

Aprehendido Hernán Martínez, el 29 de junio, el fiscal rehuía confirmar el golpe. Tendría que aguardar a que se pronunciara la vocería del fiscal general, Jorge Winckler.

“Ésas son las instrucciones que marca la norma, por boletín oficial, sino con mucho gusto. En este caso no puedo decir ninguna información por el momento, nos dicen así que esta conducta en cuanto a asuntos importantes hasta que llegue información con mucho gusto. Lo están publicado en Twitter y Facebook”.

Y evadió el tema. Luego lo pillarían en la dispensa de la autopsia al Berna.

Así fue su paso por la Fiscalía Regional. No cedió al narco por amenazas o por intimidación. Fue dócil. Mantenía cercanía con el contador del Comandante H, el de las ligas con el consorcio hotelero, acatando y torciendo la ley.

Se comportó con el H como si el H fuera su patrón.

Archivo muerto

Aquella estampa, esposado, tirado en la batea de una patrulla policíaca, sintetiza la degradación de Javier Duarte. Y la imagen del loco que delira, los ojos saltones, la risa impostada, actuando fiel al guión. Y el saludo a los fiscales, al juez, a la prensa que lo asedia en los tribunales de Guatemala. Y la ironía que suena a soberbia, acusado de absurdos, según él; de dineros que si alguien los tomó fueron los secretarios de su gabinete, no él; del uso de un helicóptero ya no siendo gobernador, citando que el hoy alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, lo hizo igual, así haya sido por un atentado. Sin gloria, vuelve el ladrón. Aclamado por su prensa y su fanaticada política que quisieran verlo revelar cuánto desvió de las arcas públicas de Veracruz a la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, como si eso fuera a atenuar su delito, usando esa información para evadir la cárcel y burlarse de los veracruzanos, chantajeando al huésped de Los Pinos. Vuelve para concretar el pedido de extradición, allanándose y aceptando su traslado y concluir la ausencia por conveniencia, sin prudencia y mucha urgencia, menos conciencia, chutándose la jurisprudencia, creyendo que puede joder a todos en la sentencia. En horas, Javier Duarte tocará suelo mexicano, terminará su reclusión en Guatemala, donde fue aprehendido el 15 de abril, y esta vez sí hará frente a las imputaciones de haber desviado recursos públicos hacia empresas fantasma, lavar dinero, evadir al fisco, incurrir en asociación delictuosa, algo así como 40 mil millones de pesos que sus cómplices ya admitieron ante la Procuraduría General de la República haber robado. Otros lo harán tratando de atenuar las sentencias que pueden enfrentar. Vuelve Javier Duarte, el ex gobernador, sin olvidar que entre los indiciados de sus transas está el entorno familiar, doña María Cecilia de Ochoa Guasti, sus hermanos, su esposa Karime Macías y los Tubilla que se treparon con él a saquear, la cuñada, el concuño, las primas, los tíos, el cuasi ex suegro, Jesús Antonio Macías Yazegey, cada uno con su historia, cada uno con su familia, cada uno con su delito. Pero dice Javier Duarte que va a cantar… Se llama “prueba ilícita” y eso la exoneró. Desechó el Instituto Nacional Electoral (INE) la queja contra Eva Cadena Sandoval, protagonista de tres videos, los que difundiera el periódico El Universal, en que recibe fajos de dinero, unos 500 mil pesos que “empresarios” de Coatzacoalcos le pidieron trasladar al dueño de Morena, Andrés Manuel López Obrador, y que la diputada, hoy sin fuesro, sostiene que devolvió. Por ser una prueba obtenida de manera subrepticia, grabada sin saberlo, la evidencia no pasó el filtro del INE. Lo desechó —viernes 14— en el pleno del órgano electoral. Grave predicamento para el Congreso de Veracruz, donde se le sometió a juicio de procedencia, desechando el alegato de Eva, lo de los videos editados y mutilados, distorsionada la voz de la mujer que le allega el dinero por el que luego se le tildó de “recaudadora” de Andrés Manuel López Obrador, el dueño de Morena. Desoída, primero Morena la denunció. Luego la diputada Rocío Nahle García, coordinadora de Morena en la Cámara de Diputados, le diría hasta de qué iba a morir, aseverando sin pruebas, que si fue Erick Lagos, el fidelista, el que le sembró los dineros, que si fue Ana María Winckler, hermana del fiscal de Veracruz, Jorge Winckler Ortiz, lo que llevará a Rocío Nahle a un juicio de desafuero por la denuncia por daño moral. 41 diputados de Veracruz echaron a Eva Cadena del Congreso. Ya sin fuero, siguió el tema legal. Y en el INE revirtió el caso. Como aquí se apuntó desde el inicio del escándalo, acusar con una “prueba ilícita”, fue el error de sus enemigos. Y la resolución del INE lo confirmó. Y si no procedía el desafuero, Eva Cadena volverá al Congreso de Veracruz… De pachanga en pachanga, la APEC perdió hasta el historial. Su tiempo lo destina al festejo de la Libertad de Expresión, al Día de las Madres y así hasta hartar a los personajes públicos, sean del partido político que sean, contribuyendo a la causa, sufragando los derroches de la Asociación de Periodistas de Coatzacoalcos. Mientras, en el Registro Público de la Propiedad se confirma que la APEC transita en la ilegalidad. Salvo la directiva fundadora encabezada por Roberto Pérez López, el biógrafo de Morena y de su diosa, Rocío Nahle, ninguna directiva figura en los documentos inscritos en el RPP. Nunca hubo modificación a los estatutos, o cuando menos no los acreditó e inscribió ningún notario público. Nunca se modificó el sistema de elección —las planillas no son mecanismo para postular a sus directivos—. Nunca tuvieron personalidad jurídica quienes suscribieron convenios y operaciones con el sector público, incluidos los terrenos que el gobierno de Veracruz en tiempos de Fidel Herrera, y el segundo ayuntamiento de Marcelo Montiel, les donaron. O sea, la APEC no es dueña de nada porque sus directivas, salvo la de Roberto Pérez López, no han sido ilegales. Hay más…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

CISNE SILVA: CUANDO PEDÍA HUELLAS DE SANGRE

* Represor de periodistas * Manrique, De la O, Carlos Jesús, Maryjose: cárcel y golpiza * Acusado de desviar 4 mil millones * Fiscalía solicita desafuero * Siete de los 18 crímenes en Coatza, ligados al H * Se dispara la violencia en el sur * Los Azuela ya no se sienten zetas * Leo Lozada a Comercio * Murió Héctor Lechuga * Cotorreando la Noticia, su mayor éxito.

14 de julio de 2017

“Túndele, chíngalo. Túndelo y quiero la huella de sangre”. Y tundían los esbirros a Alejandro de la O, acatando al Cisne Alberto Silva, el hombre que en el duartismo fue más que un vicegobernador.

Recibió pela y tunda el conductor de Avan Radio, blanco de las iras del entonces alcalde de Tuxpan, llevado a Pacho Viejo con un montaje, una treta fraguada en aquel puerto para configurar un intento de extorsión, que implicó al periodista Jorge Manrique, feroz crítico de Silva, y a un empresario de la construcción.

“Túndelo, chíngalo”, resonaba la consigna y los matarifes, dementes como el que disparaba la orden, el sadismo corriendo por sus venas, liberaban el instinto mortal.

Sobre Alejandro de la O vació sus odios Alberto Silva Ramos, alfil desde entonces de Javier Duarte, hincándole el diente a las arcas de Tuxpan —todavía tiene ahí a un tesorero afín—, saltando luego al gobierno de Veracruz, trepado en la Secretaría de Desarrollo Social, convertido en vocero emergente dos veces, incrustado en la dirigencia estatal del tricolor y encajado en una sucesión que no sería para él hasta que los dueños del PRI nacional lo mandaron a volar.

¿Por qué la instrucción de golpear a Alejandro de la O? Acaso porque ese día su caso, el de la aprehensión y la celada, llegó a TV Azteca, donde su hermano Francisco grababa telenovelas y participaba en programas de variedad.

Sólo por eso.

“Y quiero la huella de sangre”, expresó el infeliz.

Altivo y prepotente, sentía el Cisne que el gobernador era él. Y asediaba a sus críticos. Y montaba escenarios policíacos. Y usaba la procuración de justicia para procurarse venganza. Y ordenaba golpizas que incluyeran “huella de sangre”.

Corrió en esas horas otra sangre. Postrado en una cama de hospital yacía Carlos Jesús Rodríguez, casi muerto. Activada una orden de aprehensión, Javier Duarte y sus perros se fueron su presa. Ya en Pacho Viejo, el penal cercano a Xalapa donde hoy habita la pandilla del ex gobernador, la felpa fue criminal.

Existen los milagros. Carlos Jesús, dueño del portal gobernantes.com, sobrevivió a la madriza. Sobrevivió cuando todos en el gremio se veían de negro, en duelo, en un funeral, molidos sus riñones, tableado, vejado, humillado, mientras el par de poca-madre imaginaban que el mensaje violento, mensaje a sus críticos, los haría temblar.

Manrique, el autor de Del Otro Lado del Cristal, en la cárcel. De la O en la cárcel. Carlos Jesús entre la vida y la muerte. Iniciaba la escalada violenta, la peor escalada violenta contra la prensa en Veracruz, no por acto espontáneo, no por azares de la vida sino por la demencia de Javier Duarte y el perverso Cisne. Iniciaba una escalada siniestra que culminó con 19 periodistas asesinados.

Más sangre y más humillación. Fue la de Maryjose Gamboa, que una noche fue alcanzada por el infortunio, la inquina, la revancha, el poder desmedido de Javier Duarte. Un peatón, Jose N, cruzó intempestivamente el bulevar Miguel Alemán, en Veracruz. La periodista lo arrolló y murió.

Imprudencial su muerte, la autora de Al Aire, columna que publica Notiver, pasó ocho meses en prisión, negado su derecho a fianza, acribillada por la prensa duartista, los sicarios de a tanto la línea, los parias de la información.

Su sangre dejó huella en Tuxpan. Trasladada hacia el puerto, todo el tiempo hincada, recibía de dos policías con alma negra toques eléctricos en el abdomen. Y una vez en el penal del Cisne, sufrió el infierno de los que cobran por pegar.

Sobrevivió también. Sobrevivió Maryjose para exigir cuentas al ex fiscal que se ensañó con ella, Luis Ángel Bravo Contreras, alias “Culín”, paseante frecuente en las plazas de Boca del Río, jodidamente impune, que destroza las leyes, que vulnera los derechos de las víctimas, que engaña a los colectivos que demandan saber en qué fosa yacen los restos de sus familiares, que hizo trastupije y medio con las pruebas de ADN, y que se ríe —sí, se ríe— del fiscal Winckler y del gobernador Miguel Ángel Yunes.

Al Pato de Tuxpan no lo aprietan, sin embargo, por esa conducta maliciosa y de tendencias criminales. Lo acorrala Yunes con un caso de corrupción, los 4 mil millones que habría desviado a su paso por la Coordinación de Comunicación Social, usando empresas fantasma que traía desde la Sedesol estatal.

No habría robado solo. Lo liga la Fiscalía General del Estado con María Gina Domínguez Colío, su antecesora en la vocería duartista, y con el ex tesorero y actual diputado federal, Antonio Tarek Abdalá Saad, implicado en una denuncia por 23 mil millones, denunciado ya pero encubierto por la bancada priista en San Lázaro que impidió el desafuero para ser llevado ante la justicia.

Gina está en prisión y a Tarek no lo tocan. Ha de ser por los mil millones que entregó en cajas de huevo al PRI nacional, cuando Enrique Peña Nieto era candidato presidencial, según audio que registra el diálogo con Javier Duarte, apremiando ex gobernador la entrega del moche.

Su acusador, el fiscal Jorge Winckler, sostiene que la Coordinación de Comunicación social fue usada primero por Gina Domínguez y luego por Alberto Silva, para desviar los 4 mil millones de pesos, implicando a por lo menos 12 dependencias del gobierno de Veracruz.

Operaba Comunicación Social como vértice del saqueo. Gina dice que no manejó dinero. Silva cuenta que no manejó un centavo. Ni falta que hacía. Finanzas pagaba pero a requerimiento de los titulares de Comunicación Social. Y ahí está el delito.

Servía Comunicación Social para concentrar recursos de varias dependencias para el pago de supuestas campañas a medios de comunicación, refiere el portal Animal Político. “Esto sin que hubiera ningún tipo de dictamen que acreditara que había el presupuesto suficiente”.

Gina y Silva escogían a qué compañías irían los recursos, “sin ningún tipo de proceso de adquisición transparente, y sin rendir cuentas ni al órgano de Fiscalización del Estado, ni a la Contraloría, el Congreso o el Instituto Veracruzano de Acceso a la Información, lo que violaba múltiples disposiciones legales”.

Hay facturas. Hay rastros que llegan hasta las secretarías de Seguridad Pública, Turismo, Desarrollo Social, Desarrollo Económico y Portuario, Educación, Salud, Protección Civil, Gobierno, Medio Ambiente, Desarrollo Agropecuario, Comunicaciones y la ex Procuraduría de Justicia del Estado, hoy Fiscalía General.

Gina y Silva son como los discos rayados. Una y otra vez repiten lo mismo, y una y otra vez terminan por aburrir. De tanto hacerlo nadie les cree. De tanto decir que no manejaban recursos —pero sí aprobaban su pago en la Sefiplan— generan la sospecha de su culpabilidad.

Del gran peculado de Javier Duarte, sólo entre Gina y Silva están implicados en un desvío de 4 mil millones de pesos, canalizados hacia medios reales y empresas fantasma, medios suyos, medios que administraron o administran, medios afines, cuyos dueños cobraron con una fortuna el aplauso y la lisonja a la pandilla que llevó a la quiebra a Veracruz.

Sólo en 2014, Alberto Silva, vía 18 empresas fantasma, le provocó un daño por 506 millones de pesos a la Coordinación de Comunicación Social. Pagó 348 facturas a empresas que carecían de contrato con el gobierno de Veracruz, sin registro como proveedor, sin comprobar los supuestos servicios prestados. Lo acreditó el Servicio de Administración Tributaria.

Eran empresas fachada. Cobraban bajo conceptos de promoción y publicidad. Cuando dejó la vocería para ir a la dirigencia estatal del PRI, quedó pendiente de pago 75 millones de pesos. Los quiso pagar cuando regresó al cargo pero ya tenía encima al SAT.

Una de las empresas fachada, Anzara, le “vendía” material de construcción a la Secretaría de Desarrollo Social, siendo el Cisne su titular, y luego vendía servicios de difusión a la Coordinación de Comunicación Social, según refiere el portal Eje Central.

Hoy son 4 mil millones. Y en ellos están las manos de Gina Domínguez y Alberto Silva y la operación de Tarek Abdalá.

Hoy es carne de cañón judicial. Hay denuncia. Hay solicitud de desafuero en el Congreso de la Unión, en la Cámara de Diputados que es la que tiene facultad para retirarle la inmunidad, donde se protege al priismo, donde la escoria del PRI se habla con la escoria del PRI.

Nada sin embargo, tan descarnado como sus odios y rencores, la inquina de este despojo humano al que apodan Cisne y tiene entrañas de buitre, enconado contra sus críticos, usando el poder para montar escenarios judiciales, el puño para reprimir.

Podrida su alma, mostró cuán miserable es. Golpeó y sembró dolor, exilió periodistas, doblegó al que no lo supo enfrentar, o al que se dejó comprar.

Sus iras son su esencia, el agravio su placer. Alejandro de la O sintió el puño, Carlos Jesús la saña, Manrique la amenaza, Maryjose las descargas eléctricas en el cuerpo.

“Túndelo y quiero la huella de sangre”, decía. Y así fue.

Archivo muerto

Siete de los 18 homicidios cometidos en junio, tocan al H. Uno, el de Bernardo Cruz Mota, su lugarteniente, el 29 de junio, detonó lo demás. Al día siguiente, Hernán Martínez Zavaleta ordenó la masacre de la Nueva Calzadas: cuatro niños, ejecutados con tiro de gracia, su madre llamada Martidiana, su padre, el taxista de nombre Clemente, que porque él ultimó al Berna. Ahí se dispara el registro del Observatorio Ciudadano de Coatzacoalcos, que sitúa a junio como el mes más violento de los últimos años. Un disparo de 350 por ciento, pues en mayo “sólo” ocurrieron cuatro asesinatos y tres secuestros. Una vendetta y la violencia se fue a las nubes, peor aún que en 2016 cuando Julio Rodríguez, El Caballero, rival del H, ordenó levantones y secuestros, crímenes y amenazas que sacudieron al jet-set de Coatzacoalcos, advirtiendo que los próximos serían el jefe zeta tan apreciado en sociedad y la familia Chagra. Otros números del Observatorio Ciudadano: cuatro personas desaparecidas, 20 robos a casas habitación y seis a comercios, y 12 automóviles robados, duplicando la cifra del mes anterior. Grave la inseguridad y peor si por la mano del H, el líder zeta, pasan el del Berna y la masacre de la Nueva Calzadas… Bandera blanca entre los Azuela —Leonel, Andrés y Carmen— por el sainete con la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento de Coatzacoalcos. Pagarán su respectiva multa y el costo del agua al precio que establece la tarifa oficial, no los 400 pesos mensuales por el consumo del hotel Terraza del Sol, y la hija incómoda del clan, la que mienta madres a la cuadrilla de CAEV, Carmen Azuela, tendrá que realizará la reconexión de su línea de drenaje sin afectar a sus vecinos. De no cumplir, y de no dejar sus alardes de diva, no le será retirado el tapón de concreto colocado por el personal de la dependencia de gobierno, lo que saturará su drenaje sanitario con sus consecuentes y fétidos olores en casa. Alardeaban Andrés y Carmen Azuela que “no saben con quien se están metiendo”, más o menos como si fueran el dúo zeta de Coatzacoalcos, y a la hora de demostrarlo mejor le bajaron de volumen… KVAR es otra compañía a la que Joaquín Caballero se niega a pagar. Le debe 2 millones 96 mil pesos, más el 5 por ciento por daños y perjuicios, por remanentes de seis obras ejecutadas y terminadas y no hay voluntad para cerrar los expedientes. Ni el área jurídica ni la sindica Alejandra Theurel Cotero dan respuesta a los emplazamientos extrajudiciales y el caso ya se ventila en la Sala Regional del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, que será sustituido por el Tribunal de Justicia Administrativa. KVAR logró acreditar que aún contando con recursos para liquidar el adeudo, con partida presupuestal y dinero líquido, hubo negligencia del ayuntamiento de Coatzacoalcos. Si con el caso Pluviales habrá acción legal aún después que concluya la gestión del cabildo actual, y hasta cárcel para los ediles por desacato a una autoridad federal, el caso KVAR es otra piedra en el sinuoso camino del alcalde Joaquín Caballero Rosiñol… Una vez más Leonardo Lozada Parra está en la función pública. Llega a cubrir el espacio dejado por Fernando Segovia en la Dirección de Comercio municipal, cesado por el incidente con un niño vendedor ambulante, viralizado el alegato, el jaloneo del funcionario al menor en un video que provocó su abrupta salida del ayuntamiento de Coatzacoalcos. Lozada Parra, cercano al alcalde Joaquín Caballero Rosiñol, será director de comercio por lo que resta del cuatrienio, poco menos de seis meses. Su anterior cargo, titular del Registro Civil, también fue efímero. Sin embargo, podría ser el único funcionario de esta administración que permanezca en el cargo cuando asuma funciones Morena, el pejepartido que en Coatzacoalcos se nutre y es manejado por el Clan de la Succión, los Robles y los Hillman, el Grupo Integra, con los que Leonardo Lozada no anda mal… “Chúpale pichón”, fue un sello verbal, remate a sus ingeniosas bromas, a veces pasadas de tono, hirientes, punzantes, donde sentido sin matiz, que hicieron de Héctor Lechuga un comediante único, insustituible en la TV con su “Ensalada de Locos” o en “Cotorreando la Noticia”, destrozando a la clase política, exhibiendo incongruencias, corruptelas, atropellos a la sociedad. Murió este jueves 13, cuando contaba ya 88 años de edad. Originario de Orizaba, Veracruz, conquistó el mundo artístico, en el cine, en la televisión. Un tiempo terció con Chucho Salinas, el serio del sketch, el que leía la noticia e intentaba darle credibilidad a los políticos mientras Lechuga se pitorreaba hasta de Chucho Salinas. Con Alejandro Suárez y Manuel “El Loco” Valdés conformó el trío explosivo de “Ensalada de Locos”, que alcanzó un rating impresionante en Televisa. Maritza y Andrea, personajes de Valdés y Lechuga, fueron las Hermanitas Mibanco, parodia de las célebres Señoritas Vivanco. Sus últimos años realizó trabajos para RTV, cotorreando las noticias de la clase política veracruzana. Un maestrazo al que se le va extrañar…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

LOS YUNES EN LA GUARIDA DEL H Y EL CACIQUE

* La comida en Cosolea, entre armas * Erasmo, tras los pasos de Cirilo * Los candidatos que Miyuli bloqueó * Hasta el alfil de Morena * Chagra en Juriquilla * Que no se entere la PGR * Carmen Azuela también amenaza * Pleito por los drenajes * Soltó la lengua Tania Carola * Ganan diputados 240 mil.

13 de julio de 2017

Unos 20 matones ahí, no están por error. Armados con todo, con ojos de lince y gesto severo, los fierros que se dejan ver, aturden al senador, complacen al cacique, inquietan a los que acudieron y ya no saben dónde ir. Son 20 matones y su misión es resguardar al siniestro Comandante H.

Aquel 13 de agosto, en 2016, suponía el yunismo que iba a un encuentro con la militancia, comida de acercamiento, certamen de loas y sonrisas, complacidos con los votos aportados para el triunfo del candidato del PAN-PRD al gobierno de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares.

Se veía entre aplausos y entre amigos, el panismo y el perredismo que operó en el distrito de Cosoleacaque, donde fragmentaron a Morena, donde contuvieron al PRI, anulando al pejepartido en los municipios de la sierra de Soteapan.

Se notaban aún más dos figuras de temer. Uno, Erasmo Vázquez González, de la estirpe del cirilismo que en los 80’s asoló la región hasta que Fernando Gutiérrez Barrios, el gober de la mano de acero y los secretos del sistema, llevó a Cirilo Vázquez Lagunes a prisión y luego lo hizo correr; otro, Hernán Martínez Zavaleta, alias El H, jefe zeta, hoy en prisión por la masacre de cuatro niños en revancha por la ejecución de su lugarteniente, Bernardo Cruz Mota.

Sonó la alerta en el celular de Fernando Yunes Márquez, el senador con licencia, cuando se hallaba a una hora de la la cabaña-salón de eventos de la Quinta Cañaveral, a un costado de la quinta La Verónica, en el municipio de Cosoleacaque. Un timbrazo y póngase a pensar. Escuchaba una voz que advertía que aquello no era evento de panistas sino celada de Erasmo, usando al panismo como carnada.

Pudo parar pero siguió. Habrá pensado en el panismo. Habrá calibrado lo que un desaire político cuesta. Y fue. Y se entrampó.

Llegó el senador representando a su padre, el hoy gobernador, para quien se organizó el agasajo que terminó en trampa. Cumplió las formas. Y cuando tomó la palabra, habló y bromeó, viendo a la distancia el impresionante séquito de guardaespaldas de Erasmo Vázquez y a los matones de quien luego, tras la masacre de los niños, se le identificaría como El H.

Le detona el escándalo por la filtración de las fotografías, Fernando Yunes en tres de ellas, a unos metros serio en unas, sonriente en otras el Comandante H, en la mesa de honor.

¿Quién puso al senador a tiro de Hernán?

Sábese ya quiénes convocaron al entonces gobernador electo de Veracruz y al no poder asistir, designó al senador Fernando Yunes en su representación.

Van sus nombres:

Erasmo Vázquez González, el “rey del limón y de otros cítricos”, alias “El Chivo”, en cuyos embarques va de todo.

Félix López Mora, priista, diputado local en 2012, fallido aspirante a la alcaldía de Cosoleacaque por el PAN, hoy delegado de Tránsito del gobierno yunista, pese a haber operado en la campaña del priista Cirilo Vázquez Parissi, otro hijo de Cirilo Vázquez Lagunes.

Mauro Martínez Rodríguez, regidor por el PAN en Cosoleacaque, entregado a Morena por los oficios de su padrino, el ex diputado local y ex secretario general PAN estatal, Domingo Bahena Corbalá, el que una semana antes de la elección renunció a su militancia y despotricó contra Yunes Linares.

Víctor García, alias Mister Rodeo, perredista, hoy Presidente de las Juntas de Mejoras del gobierno estatal, del clan del dueño del PRD en Veracruz, hoy secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán.

Y en la penumbra, El H.

Habló Fernando Yunes y con la misma se fugó. Iban con él el secretario general del PAN en Veracruz, Carlos Valenzuela, y la diputada local, hoy secretaria ejecutiva del Consejo Estatal de Seguridad Pública, Ana María Ledesma; panistas de Cosoleacaque y de la región.

Cuenta una fuente del yunismo el episodio:

“Fernando no tenía la película de quien era Erasmo realmente. Cerca de Cosoleacaque fue informado. Recuerdo claramente que el ambiente cuando llegamos se sentía muy, muy pesado. Fácil había como 20 guardaespaldas. Pensábamos que eran de Erasmo. Ahora nos damos cuenta que eran del H o de los dos”.

Luego refiere:

“El escolta de Fernando se percató de la gente rara y todos estábamos en alerta. Por eso salimos rápido y en caravana”.

Apunta:

“No sabíamos que el H iba a ir. Sólo le informamos a Fernando que iba a estar Erasmo y quién era. Fernando dijo que no lo dejáramos solo ni nos despegáramos. Nosotros no estábamos invitados y terminando el evento (eran como 500 personas) salimos rápido con el pretexto que se nos hacía tarde para ir a inaugurar el nuevo Comité municipal del PAN en Chinameca. Luego Fernando se fue al DF en el ultimo vuelo, desde el aeropuerto de Canticas, en Minatitlán”.

Fue una demostración de poder, juntos Erasmo Vázquez y El H. Y de ahí pasaron a la exigencia de candidaturas para todas las alcaldías de la región, los distritos Acayucan y Cosoleacaque en su poder.

Dos periodistas de Coatzacoalcos —una dama y un rufián— operaban en los medios la imagen de Félix López Mora, en sus notas y comentarios, untando la mano de colegas y directivos para llevar a uno de los acólitos del H a la alcaldía.

Días antes, en medios de prensa se festinaba el respaldo de Fernando Yunes a López Mora. Y a la distancia, las fotografías, Félix codo con codo con el H.

Aquella comida, aquella celada, lo anuló.

De las candidaturas exigidas, Yunes azul no les dio ni un gramo. Los bateó. Sabiendo quién es Erasmo Vázquez, antecedentes y andanzas, una persecución en Villahermosa, Tabasco, que terminó cuando prácticamente se metió con todo y auto a la zona militar, le negó todo.

Heredero, según él, del testamento político de su hermano Cirilo Vázquez Lagunes, al que un día de noviembre de 2006 llegó el narco, lo emboscó y le arrancó la vida con ráfagas de metralleta, siente que no hay otro pueda llenar sus botas.

Cosoleacaque y la sierra de Soteapan son un filón para el crimen organizado. Un ex alcalde, Martín Padua, del PAN, de Chinameca, paró en prisión. Decíase que era por vínculos con zetas. Y luego salió.

En la ficha del H, elaborada por la Secretaría de Seguridad Pública de Tabasco figura el hecho y lo ligan con el hermano del Comandante H, Juan Teófilo Martínez Zavaleta.

“Estuvo vinculado a Martín Padua Zúñiga, con quien operaba una toma clandestina de hidrocarburos en la localidad de Agua Fría, municipio de Chinameca. Además, estaba involucrado en secuestros, presuntamente en complicidad con el policía 3o. Héctor Pitalúa González, comandante de grupo móvil en la Delegación XVII de la S.S.P (sic)”.

Son los Vázquez una estirpe de sangre. A hierro matan y a hierro mueren. Se matan hasta en el seno familiar.

Miguel Vázquez Bonilla, un chivo descarriado, hijo de Erasmo vivió en Argentina desde el frustrado atentado contra su padre. En 2013 regresó. Se unió a la campaña de su hermano, Juan Carlos Vázquez Bonilla, por la alcaldía de San Juan Evangelista por el partido Alianza Veracruzana. Su contrincante era su tío Abel, postulado por el PRI-Verde.

Enfrentados tíos y sobrinos, el 15 de septiembre pasaron a las armas. Miguel Vázquez le dejó ir a su tío Héctor Vázquez Joachín cinco disparos y le cortó la vida.

Huyó a Argentina. Detenido en una redada por droga en el lujoso barrio en que vivía, fue extraditado a México. Finalmente, la justicia lo dejó en libertad.

Erasmo, su padre, fue el verdadero anfitrión de Fernando Yunes en la Quinta Cañaveral, con los 20 matones del H a su lado, con el H en la mesa de honor, con Félix López Mora, Mauro Martínez, Mister Rodeo imaginando el arsenal de candidaturas a alcaldes que Yunes Linares les debía entregar.

Nada les dio Yunes azul y El H está en prisión.

Nada les dio y Erasmo Vázquez, el que quiere calzar las botas de Cirilo y ser el nuevo cacique del sur, está en la mira del gobernador.

Unos 20 matones ahí, no están por error.

Archivo muerto

Un Chagra, empresario milloneta, que no concilia el sueño desde hace dos semanas, recorre los fraccionamientos mas selectos de Juriquilla, Querétaro, queriendo avecindarse donde no lo alcance la mano de la PGR. Ya no siente la brisa del mar. Ya no sabe del son jarocho. Ya no contempla la zona industrial. Ese Chagra, acaudalado aún, sabe que un traspié, un error legal, y no habrá fortuna para evadir la prisión o el arraigo que se ve venir. Un Chagra que ya se ve en los campos de golf, en la plaza de toros, entre lo más granado de la sociedad, si es que antes la PGR no lo lleva a prisión… Carmen es igual o peor que Andrés. Carmen Azuela Berchelmann grita y vocifera, amenaza y amedrenta, mienta madres con la finura que sólo ella puede mostrar. Denunciada por un vecino por provocarle daños y molestias con su drenaje sanitario, desoyó la señora los tres llamados de la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento o CAEV Coatzacoalcos para regularizar su situación. “No saben con quien se meten”, le gritó a la cuadrilla de alcantarillado de CAEV, más o menos como lo hiciera su hermano Andrés cuando le cayeron robando agua para su hotel Terraza del Sol, sin medidor y con una línea clandestina, y en condición irregular en el Valgrande. Exhortos, quejas, reportes, fotografías y videos acreditan que hermana del líder de los hoteleros de Coatzacoalcos está conectada de manera irregular a la red de drenaje general. Otra que grita como si un espíritu zetita la hubiera poseído, quesque porque Roberto Chagra en sus días al frente de CMAS le aconsejó que se conectara al drenaje sanitario del vecino. A Beto Chagra, como al perro más flaco, le caen todas las pulgas… Tania Carola habló de más. Queriendo transparencia, la diputada de Morena reveló que en ese mundo de la desigualdad, donde los ricos son unos cuantos y los pobres una mayoría —gobierno rico y pueblo pobre, diría su Dios Peje—, los legisladores veracruzanos perciben ingresos de lujo. Mensualmente reciben 240 mil pesos, 58 mil por concepto de dieta, 40 mil de bono por gestión y 45 mil por “subsidio por la actividad que realizan”. Acorralada por los medios de comunicación, atizada por el diferendo con el diputado panista Bingen Rementería, que la conminó a donar 100 mil pesos de salario a causas sociales, Tania Carola Viveros Cházaro soltó otra frase para los bronces y para ser inscrita en los muros del Congreso: "Ahí está en la página de transparencia y aparecen tres rubros, está la dieta una parte por gestión y otra parte por comisiones (...) y es sabido qué hay dinero que manejan las fracciones a discreción”. O sea que Eva Cadena, la vituperada diputada ex de Morena, tenía razón. Eva Cadena, ante el escándalo de los videos en que recibe aportaciones de “empresarios” para que los hiciera llegar a Andrés Manuel López Obrador y que dice devolvió a esos mecenas enviados a reventarla, señaló que Morena le mentía a la militancia, que la aportación al proyecto educativo de AMLO era de 13 mil pesos por legislador pese a tener ingresos de más de 200 mil pesos al mes. Sostiene Tania Carola que les está prohibido donar más del 50 por ciento del salario. Refuta Eva: “El artículo 69 de los estatutos obliga a aportar el 50 por ciento de los ingresos totales del servidor público de Morena, llámense salario, aguinaldo, bonos. Eso es lo que nos dicen. Y eso es lo que no hacen. Es mentir”…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

EL H Y LOS YUNES AZULES EN UN CLICK

* Priistas, panistas, verdes con el narco * La foto que quema * El H y Fernando Yunes en evento del PAN * “Fui invitado, no convoqué”, responde * Otros yunistas en sus festejos * “No saben con quién se meten” * La amenaza de Andrés Azuela * Desecha INE caso Eva Cadena * “La prueba es ilícita” * Villa Flores, destino de los carros robados.

12 de julio de 2017

Sin el traca-traca de las balas, del dolor y la muerte, Veracruz no sería real. Y sin el traca-traca de los medios y las redes, El H metido en las sábanas del jet-set, en los negocios de los hombres del poder, en fotos de priistas, panistas, verdes y de los Yunes azules, el escándalo no será igual.

Suena la metralla a diario, pero nada como las escaramuzas de los políticos por estar o no estar con el narco que departe y hace vida social, por estar o no estar en el círculo de sus afectos, los del célebre y siniestro Hernán Martínez Zavaleta, o lo más lejos de él.

Son los Chagra, empresarios y políticos de Coatzacoalcos —Roberto, líder del Partido Verde en Coatzacoalcos; José Antonio, regidor municipal del PRI—, los que acuerpan en sus negocios al Comandante H, rentándole el inmueble donde instaló su gimnasio Golden Bull y acogiéndolo en el lujoso restaurant Port House, donde hablaban y bromeaban por horas, con ellos la prima Beba y el socio Matthiano, fumando los que fuman, bebiendo los que beben, haciendo otras cosas los demás, según reporte policíaco que cita un video in live.

Son los priistas y panistas que no tienen reparo en posar la foto con el H, mostrando el puño para la lente, lo mismo el ex candidato marcelista a la diputación local, Víctor Rodríguez Gallegos, que el dirigente transportista, cetemista, perredista y panista, rival de Carlos Vasconcelos Guevara en la CTM hasta echarlo, según él, Ramón Ortiz Cisneros, o el restaurantero, también del PRI, David Arreola Sam, dueño del costosísimo Piquitos.

O es el ex candidato del PAN a la alcaldía de Coatzacoalcos, Jesús Moreno Delgado, de sonrisa mayúscula en la foto donde posa en segunda fila, detrás del H y Roberto Chagra, en partido de los Delfines, en la liga de futbol.

Tres, cuatro, cinco, diez fotos del H con el jet-set y los políticos, son nada. Hay más. Una del empresario que forjó su fortuna en licitaciones tramposas. Una del que trae y lleva artistas. Una del prelado católico que bendice antros de perdición. Una del evangélico que solo pide el diezmo para alumbrar el camino al cielo. Una del educador que ve en el H a un benefactor.

Todos son H. Todos son poderosos. Todos son padrinos o protegidos del padrino. Todos sienten que esos pistoleros con cara de Satanás que cuidan al H y barren y destazan al que violenta al patrón, son suyos también. Por eso no hay que temer.

Hasta ahí lo que hay en gráficas. Hay más en el expediente que confeccionan la Procuraduría General de la República y la Fiscalía de Veracruz, inmovilizando el Golden Bull y el Port House y otros establecimientos más, en notarías, entre documentos que evidencien cómo operaba la red del Comandante H, sus prestanombres, sus operadores financieros, sus vínculos con el jet-set y el poder.

Hoy son los Yunes azules los del quemón, Fernando, el ex senador, el virtual alcalde de Veracruz, en evento en Cosoleacaque, el 13 de agosto de 2016, hablando al panismo ahí reunido mientras en la mesa más cercana lo veía con sonrisa franca, a todo lo que da, Hernán Martínez Zavaleta, el H.

Difunde las fotografías el portal Versiones y acota que ahí debió estar Miguel Ángel Yunes Linares, hoy gobernador. Su hijo, Fernando Yunes Márquez, acudió en su representación.

Orquestó la celada Félix López Mora, priista, diputado local suplente que asumiera el cargo ante la licencia de Isela González Domínguez, en abril de 2012, más tarde aspirando a la candidatura panista a alcalde de Cosoleacaque, presumiendo de la bendición de los Yunes azules, que finalmente no se le dio.

Algo se traen los yunes azules con Félix López Mora que le dieron la delegación de Tránsito, sirviendo el susodicho al gobernador y al futuro alcalde, Cirilo Vázquez, y obvio al H.

Apunta Versiones:

“En 2016, durante la campaña a gobernador, ‘El H’, como también lo llaman, habría organizado una comida en honor al candidato por la alianza PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares; no obstante, no pudo asistir. En su lugar, fue el senador Fernando Yunes, hoy alcalde electo por Veracruz, para presidir la reunión, ya que era uno de los operadores políticos del PAN en varios municipios del sur veracruzano.

“La comida se habría dado poco antes de la elección, y se realizó en la cabaña-salón de eventos de la Quinta Cañaveral, que se encuentra a un lado de la quinta La Verónica, en el municipio de Cosoleacaque”.

Luego agrega:

“Cabe recordar que Yunes Linares declaró hace semanas que el Comandante H operó de manera impune durante 11 años en la ciudad de Coatzacoalcos y ya hay por lo menos dos investigaciones en curso contra empresarios a quienes se les vincula con los negocios que ocupaba el líder criminal para lavar dinero.

“En rueda de prensa, Yunes Linares dijo que fueron clausurados dos gimnasios y dos bares de Coatzacoalcos que estaban operando como fachadas para lavar recursos para el Comandante H y su organización delincuencial.

“Yunes Linares indicó que su gobierno investiga “a profundidad” a las personas que hicieron el papel de lavar recursos de procedencia ilícita para que se montaran negocios que funcionaran para lavar los recursos de la delincuencia”.

Refiere el papel de los Chagra y su vínculo con el H, la clausura del Golden Bull y Port House, las amenazas tanto al narco como a los líderes del chagrismo, el crimen de los niños en la colonia Nueva Calzadas en revancha por el asesinato de su lugarteniente, Bernardo Cruz Mota, y la protección que le dieran los ex gobernadores Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte.

Horas después respondió Fernando Yunes:

“El sábado 13 de agosto del 2016 fui invitado a una comida en la ciudad de Cosoleacaque; en la misma me invitaron a hacer uso de la palabra. Yo no convoque a la comida ni a ninguno de los asistentes, a la mayoría de ellos no los conocía.

“Celebro que el Gobierno del Estado y el Gobierno de la República hayan actuado en contra de Hernán Martínez Zavala con firmeza y determinación, persona que operaba desde el año 2006 en la zona con la complicidad de los gobiernos de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa”.

Otros que no hablan son Fidel Herrera y Javier Duarte. Uno guarda silencio y no llega a Veracruz; el otro permanece aún en Guatemala, encarcelado por el saqueo a Veracruz, esperando el trámite de extradición.

Otros más no asoman la cabeza. Son los priistas y panistas, por lo menos tres yunistas azules que solían coincidir en los antros donde el H era el rey. Y se ponían hasta atrás.

Al Once Once, antro que duró abierto apenas dos meses, acudió en su inauguración Hernán Martínez Zavaleta. Y el alcalde Joaquín Caballero, y ediles y funcionarios, y empresarios y miembros del jet-set, unos saliendo despavoridos, otros sintiendo que el manto protector del narco los cubría bien.

Narco y poder son uno cuando sus protagonistas miran al mismo punto. Dícese que Fidel pactó. Dícese que Javier pactó. Dícese que Yunes no quiere pactar. De ahí el baño de sangre, las plazas al garete, los territorios peleados con plomo y sangre.

Gustan los narcos mayores y los jefes de plaza que el poder los arrope y si se puede, hacer vida social, trepar en aviones, beber en el antro, snifear a la vista de todos, saberse impunes y sin miedo a nada. Y los gobernantes en esa dinámica: riendo, bebiendo, fumando, snifeando lo que les convida el patrón.

Javier Duarte, por ejemplo, tuvo un gesto insólito en Coatzacoalcos, una vez que puso la primera piedra del Hospital de Especialidades, frente a Plaza Sendero, el 29 de abril de 2016, y se disponía a abandonar el lugar.

Vio a un individuo de aspecto sencillo, recargado en un automóvil, junto a él dos tipos más. Con un ademán, lo saludó a distancia. Caminó hasta encontrarlo. Algo hablaron en corto y se despidieron con una sonrisa, con tres palabras, con un apretón de manos.

Era Julio Rodríguez, El Caballero, rival del H, autor de secuestros y extorsiones, de crímenes y bajezas, la mayor el levantón a Luis Lazcano Meza, El Gallito, cuyo cadáver apareciera con un mensaje clavado en el cuerpo, amenaza al Comandante H, a los empresarios que están con él, a los Chagra que se pelaron por miedo a morir.

Sonrisa y apretón de manos al rival del H. Y luego la vendetta que mandó al otro mundo al Caballero. Qué güevos los de Javier.

Se funden los narcos y los políticos en esa fórmula que muchos callan y otros citan sin rubor: la narcopolítica que rompe el orden constitucional, y que sume en el miedo al pueblo, y que no deja conciliar el sueño.

Sin el traca-traca de las balas, la metralleta que siega vidas, el traca-traca de los medios y las redes, donde el escándalo se va a las nubes, Veracruz no sería real.

Hoy es el H y son los Yunes azules en un click.

Archivo muerto

“No saben con quién se meten”. Y, la verdad, no. Ellos, el personal de CMAS, no saben que Andrés Azuela Berchelmann es hombre de temer, de amenazas que se cumplen, de aspavientos tipo zeta. “No saben con quién se meten”, profiere Andrés, encendido como un diablo porque, tenga o no pedigrí, que lo cachen retirando un medidor de consumo de agua y conectándose directamente, amerita mínimo la multa que no quiere pagar. Azuela, como otros de su gremio, los hoteleros de Coatzacoalcos, se ponían con sus 400 pesos al mes, tengan negocios de tres, cuatro o cinco estrellas, porque así se los permitió el clan Tony Macías-Marcelo Montiel en la anterior administración, la que heredó unos 150 millones de pesos de pasivo financiero y mil vicios más. Amenaza Azuela como si fuera zeta o cuate del H, o como si tuviera un pariente que habla a nombre de Hernán Martínez Zavaleta, o como si en el hotel Brisa, su hotel, hospedara aún y por tiempo indefinido al ex fiscal regional —habitación y alimentos con cargo a los Azuela— para tener la ley a su disposición, o como si ese pariente se hubiera cobrado el favor, obligando al fiscal —el defenestrado Ricardo Morales Carrasco— a dispensar una autopsia al Berna, enfureciendo al gobernador Yunes, provocando la embestida que hizo correr al H para luego terminar en prisión, acusado de la masacre de los niños en la Nueva Calzadas. “No saben con quién se meten”, ruge Andrés Azuela y eso va para el director de CAEV o CMAS Coatza, Rafael Abreu. ¿O va para el gobernador Miguel Ángel Yunes? Andrés dirá… Ya se ve que lo de Eva Cadena empezó mal y terminará peor. Su caso no pasó en el Instituto Nacional Electoral, desechado por no constituir delito electoral. Dice el INE que la queja contra la diputada ex de Morena por el distrito Coatzacoalcos Rural, hoy desaforada (los videos difundidos por el periódico El Universal), fue considerada improcedente al determinar que “las pruebas en su contra fueron adquiridas de forma ilícita”, según despacho del portal JoséCárdenas.com. Su expediente fue uno de los 25 que alcanzaron rango de infundados en un total de 74 que analizó la Comisión de Fiscalización del INE y que serán votados en el pleno del instituto el próximo viernes 14. De origen, la evidencia es ilícita, tomada de tres videos mutilados, editados, con voces distorsionadas, que sirvieron más para frenar el avance de Morena en Veracruz, y de paso frustrar el triunfo de Delfina Gómez, la candidata de Andrés Manuel López Obrador, en el Estado de México, que para sancionar el financiamiento ilegal en los procesos electorales. Se embarcaron los diputados locales de Veracruz, salvo nueve de ellos, Regina Vázquez que votó en contra, otros en abstención y otros más porque brillaron por su ausencia. Se embarcó el fiscal Jorge Winckler, imputando delitos por consigna, desoyendo las voces que advertían que una prueba ilícita —los videos subrepticios— carecen de validez legal. Bajo el criterio jurídico adoptado por el INE, no hay caso contra Eva Cadena. Así la consigne la Fiscalía de Veracruz, cualquier juez federal le otorgará amparo. Lo que sí habrá será la identidad de los “empresarios” que le acercó el coordinador de Morena en el Congreso de Veracruz, Amado Cruz Malpica; las giras del Dios Peje, pagadas con bonos de Morena; denuncias contra Rocío Nahle por daño moral y difamación, y el regreso de Eva Cadena al Congreso estatal por no proceder el desafuero. Lo que hace una prueba ilícita. Y lo que hace la necedad… Tierra del bien y el mal, Villa Flores, Chiapas, ve nacer hombres que hacen germinar la tierra y matones que evaden la ley, al que invierte creando empleo y al que engaña y defrauda porque así es su ADN. Hacia allá, a Villa Flores, se dirigía la banda con su carros chocolate, irregulares, tan lujosos como robados, que intervino la Policía Federal en Las Choapas, en el kilómetro 45 de la supercarretera Las Choapas-Raudales-Ocozocoautla, el viernes 7. Cinco autos, de 40 unidades robadas en una bodega de Guadalajara, fueron aseguradas. Y con ellos los conductores: Leonardo Francisco “N”, Héctor “N”. Carlos “N”, Juan Daniel “N”, Víctor Hugo “N”, así, solo con iniciales, respetando el principio de inocencia aunque los hayan pillado con el cuerpo del delito literalmente en sus manos. A Villa Flores iban los autos, a la tierra de Tony Macías, pronto el ex suegro incómodo del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

KARIME MACÍAS: CUANDO ROBAR ES PLACER

* Decidía qué empresas de papel crear * Mansur, Ortega, Janeyro, bajo su control * Habla Duarte y aprieta el sistema * Karime, en la mira * Lino Korrodi ya no es demonio * Lo exorcizó el Dios Peje * Yunes: el sur está perdido * Sus operadores van por la tercera derrota * El marido de la futura síndica * El nepotismo que Morena tanto se criticó.

11 de julio de 2017

Muy engreída, Karime Macías exaltaba sin recato la riqueza que deja el poder, la red de rufianes que bajo su control saqueaba Veracruz, los alcances de la impunidad. Hoy, de nuevo, está en la mira.

Fue el señuelo para dar con Javier Duarte, su esposo, el hampón que robó las arcas y entregó parte del botín al PRI, imaginando que así lograba evadir la ley.

Seguida por agentes y policías, por la Interpol, condujo a la captura de su esposo en Guatemala, en el departamento de Sololá, en medio de un festejo íntimo, la familia cercana, los hijos, la suegra, en el hotel La Riviera de Amatitlán.

Aquella noche del sábado 15 de abril acompañó al ex gobernador a su encierro. Y de ahí voló a Colombia y luego a Londres relajada y feliz. Se fugaba Karime Macías y se fugaba el resto del clan. Todos, menos Duarte, para él las rejas, convertido en reo y orate, confinado al silencio y al olvido… hasta que decidió hablar.

Allanado a la extradición, Javier Duarte desenvaina la espada y se lanza a matar, increpando a los secretarios de gabinete, la pandilla que robó con él; a los amigos que lo condenaron al abandono; a los cómplices que cantaron y obtuvieron el perdón yunista, el arreglo en las sombras, la impunidad judicial.

Encara a todos con frases sutiles, alusiones y mensajes cifrados —ausencia por conveniencia—, avizorando que si cae el ex gobernador, caerán todos. Habrá culpas compartidas, dineros robados por igual.

Toca el Caso Javier Duarte al PRI y a los hombres del poder, deslizándose las entregas de miles de millones a la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, el financiamiento al proyecto fallido de Héctor Yunes en Veracruz, los pactos y los acuerdos con los barones de la droga, las células del robo de combustible, los amos del secuestro y la extorsión, el crimen organizado en su máxima expresión.

Embarrados todos, lo que cante Javier Duarte sí que habrá de cimbrar a México.

Sin orden de aprehensión, Karime Macías vive por ahora la vida en libertad, despilfarrando lo que le arrancó a Veracruz, radicando en Londres o en París, sabiéndose impune pues entregar al esposo rufián no fue un acto de caridad.

Libre, suponíase ser inmune a la justicia. Y así disfrutaba su vida de oropel.

Así hasta que Javier Duarte se volvió a encuerdar.

Habla el ex gobernador y replica que los secretarios, cuyo nombre finge no recordar, fueron los que disponían de los dineros de Veracruz, ellos facultados por ley, no él, el gobernador.

Cuenta el gordobés que no hubo “extracción” —o robo a las arcas— y que si hubiera delito —saqueo o “extracción”—, que hablen los integrantes del gabinete. O sea, los Tomás Ruiz, los Bermúdez, los Erick Lagos, los Spinozo, los Deantes, los Tarek, los Carvallo, los Valencia, los Audirac, los Pelegrín.

Habla Duarte y alerta a Los Pinos, sacudidos en el staff presidencial por los dineros que una vez robados de las arcas del gobierno de Veracruz, los trasladó a la campaña de Peña Nieto, a los círculos de poder.

Y ahí se reactiva la pesquisa sobre Karime Macías.

Adicta al lujo, al dispendio, a la cultura y al placer, fue Karime pieza clave en la red gangsteril que saqueó Veracruz.

Su perfil se conforma de las revelaciones de los cómplices, la de Moisés Mansur, la de Alfonso Ortega, la de José Juan Janeyro, que hablando en corto y ante la PGR, detallando casos y cosas, momentos y millones, dieron cuenta del rol de Karime en la red de corrupción. Así que limpia no está.

No podrá haber firmado documento que la incrimine. No podrá hallarse dato que la ligue en lo formal. Es, sin embargo, la artífice del saqueo, implicada en la operación de lavado, la voz que destinaba donde canalizar lo robado a Veracruz y traducirlo en inversiones y propiedades en México y en el extranjero.

De Karime Macías habló ante la Procuraduría General de la República uno de sus cómplices, Alfonso Ortega López, contador y encargado de canalizar los millones robados.

Ortega toca en por lo menos dos ocasiones el nombre de Karime Macías Tubilla, esposa de Javier Duarte, y dimensiona el poder que tenía dentro de la organización, categorizada por la PGR como una “estructura criminal”.

Su revelación, grabada en un video por la PGR, es reseñada en el diario Reforma. Ahí señala cómo Karime Macías le ordenó trasladarle todas las acciones de las empresas en que figuraba, las empresas de papel.

“Ante la PGR, el prestanombres dijo que esta instrucción se la dio Karime Macías cuando acudieron a un viaje de vacaciones a Aspen, Colorado, donde acompañó a la familia y se hospedaron en el St. Regis Aspen Resort. Ahí Karime Macías le dijo a Alfonso Ortega que ellos ‘querían resguardar sus inversiones y mantenerlas a salvo’, refiere el rotativo.

Ortega no es un sapo, un delator. Pero si cae él, arrastrará a Javier Duarte, a Karime Macías, a Mansur, Janeyro y decenas de prestanombres más.

Un día le expresó a Javier Duarte que se retiraría del gang con el que saqueaban Veracruz. Duarte reaccionó airado, amenazante, advirtiendo que caería con él.

Letal, su testimonio ante la PGR aporta cifras, hechos, destinos, montos de lo que el clan Duarte-Macías invirtió en Estados Unidos, México y España.

A partir de lo publicado en Reforma, La Jornada Veracruz reseñó:

“Como parte del blanqueo de 253 millones de pesos, realizado por el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, también adquirió tiempos compartidos en el Hotel St. Regis, en Nueva York, con un costo de más de millón y medio de dólares, declaró su prestanombres y abogado fiscal, Alfonso Ortega.

“El periódico Reforma publicó que en su declaración el abogado fiscal llevó a cabo la adquisición de los tiempos compartidos e hizo el pago al hotel, a través de una serie de operaciones realizadas desde el año 2011. Esta figura de ‘tiempos compartidos’ permite al propietario pasar 28 noches al año en el Hotel ST. Regis.

“Javier Duarte ordenó a Alfonso Ortega constituir la sociedad incorporada Siamese Twins Inc. en Estados Unidos para adquirir unidades en propiedad fraccional del exclusivo hotel neoyorkino.

“El periódico Reforma refiere que a través de Siamese Twins Inc., y de sus testaferros, Javier Duarte compró las unidades de tiempos compartidos 1135-34 y 1135-31, en 410 mil dólares cada una, además de la unidad 935-24, en 400 mil dólares.

“En su declaración ante la PGR, Alfonso Ortega menciona que están involucrados los abogados Nader Ahari y José Juan Janeiro, éste último es señalado por las autoridades como operador financiero de Javier Duarte y fue quien hizo el depósito en dólares al hotel.

“La PGR en su investigación refiere que los datos aportados por Alfonso Ortega coinciden con una adquisición que aparece en la página electrónica de la Oficina del Registro Público del Departamento de Finanzas de Nueva York.

“ ‘El 25 de febrero de 2011, mediante el apoderado Ahari, se hizo un pago de 410 mil dólares de Siamese Twins Inc.’, especifica el periódico Reforma.

“Además, Alfonso Ortega declaró que Javier Duarte también hizo adquisiciones en la empresa inglesa Linkman UK, que al parecer costaron entre 200 y 410 mil dólares y se hizo a través de una sociedad llamada C&E Spring Inc.

“El abogado fiscal de Javier Duarte, menciona que el ex gobernador le instruyó para que constituyera una nueva sociedad llamada Helecho Inc., a fin de traspasarle las propiedades previamente adquiridas.

“ ‘Ortega revela que por órdenes de Duarte estableció una nueva empresa para adquirir otro tiempo compartido en el mismo hotel. El abogado dio de alta a Escenario Inc. y en junio de 2012 finiquitó la operación en 237 mil dólares, la más barata de todas’, refiere Reforma”.

Y ojo:

“Alfonso Ortega declaró que en diciembre del año 2012 la esposa del ex gobernador, Karime Macías Tubilla, le ordenó endosar en blanco las acciones de todas las empresas que abrió en Estados Unidos para adquirir inmuebles, tiempos compartidos y todo tipo de bienes, incluidas las de la compañía con que compró la lancha Aquariva Super de 790 mil dólares (casi 10 millones de pesos).

“Ante la PGR, el prestanombres dijo que esta instrucción se la dio Karime Macías cuando acudieron a un viaje de vacaciones a Aspen, Colorado, donde acompañó a la familia y se hospedaron en el St. Regis Aspen Resort. Ahí Karime Macías le dijo a Alfonso Ortega que ellos ‘querían resguardar sus inversiones y mantenerlas a salvo, señala el diario Reforma.

“El abogado fiscal del gobernador, señaló en su declaración ante la PGR que en el año 2008 Javier Duarte ocupó la crisis inmobiliaria de Estados Unidos para comprar remates de bienes valuados con un costo de entre 80 y 120 mil dólares, localizados en Miami, Florida.

“Esto ocurrió porque en Estados Unidos se originó una crisis y el sector inmobiliario puso ofertas de bienes y las Cortes subastaban casas para recuperar préstamos y créditos hipotecarios, por lo que las adquirieron para después ponerlas a la renta”.

Fue Ortega quien reveló que llegó a tal cantidad de dinero en efectivo que ingresaba a los canales del sistema financiero, que fue imposible inyectarle más.

Era dinero de los veracruzanos, el que le sirve a Karime Macías para vivir en la opulencia, en el derroche.

Así hasta que habló, deslizando que el desvío de recursos tuvo un destino: la campaña presidencial del PRI, seguido del audio que implica a Peña Nieto.

Por algo Karime está en la mira de la PGR.

Archivo muerto

Sacrosanto su perdón, dice el Dios Peje que de los arrepentidos es Morena. Y acoge entre otros demonios a los Korrodi, los Ebrard, los Romo, los Mijangos, los Bahena, los Robles, los Hillman. Lino Korrodi, cerebro de los Amigos de Fox, tenía el estigma de haber financiado al PAN en 2006 y robarle la Presidencia de México a Andrés López Obrador. Que usó fondos ilegales, que procedían del extranjero, que la prestanombres era Carlota Robinson, que Fox y Korrodi, con el Yunke y la mafia en el poder, apuñalaron la democracia y condenaron a los mexicanos a la pobreza, a la desigualdad, a la injusticia, a la corrupción. Eso y más decía AMLO antes y después que en aquel acto demencial se impusiera la banda presidencial —seguro que la compró en Tepito— y se proclamó “presidente legítimo”. Korrodi era un miserable junto con Fox y con ellos la mafia en el poder que llevó al guanajuatense al poder. Korrodi fue por años un ave del mal. Así hasta que el Dios Peje lo ungió. Exorcizados sus demonio, tiene nueva casa política: Morena. Tiene nuevo proyecto: Andrés Manuel. Tiene nueva misión: financiar, seguro que hasta con fondos ilegales, como lo hizo con Fox, la campaña del Dios Peje. Crece la militancia en Morena; se nutre con la mafia en el poder… Que el sur sea para Morena y de perdida, el PRI. Salvo la sierra de Soteapan, Nanchital donde Rocío Nahle es una nulidad y Acayucan donde las hijas de Cirilo refrendarán su respaldo al PAN-PRD, el sur de Veracruz será para el pejepartido en la multi elección de 2018. Se refrendará el bastión de la izquierda, el que hoy se identifica con Andrés Manuel López Obrador, como ocurre en cada elección presidencial desde 1988, primero como PRD, hoy como el Movimiento de Regeneración Nacional. De ahí que Yunes azul, el gobernador, no le meta más a lo que de antemano está perdido. Para perder, qué mejor que los Rendón, los Esparza, los León y sus ad láteres, que en las últimas dos situaron al PAN en la tercera posición política. Y en un descuido, en la de 2018 lo mandan al cuarto sitio… Se llama Roubier Rodríguez Ramírez y su esposa es Yazmín, futura síndico municipal. De su mano será funcionario en el ayuntamiento de Coatzacoalcos, algo así como el ícono del nepotismo de Morena en su arribo al poder. Un comunicado de manejo en internet, retrata a Yazmín Martínez Irigoyen y a su cónyuge, sus límites, sus ambiciones, los contrasentidos con el partido del Peje López Obrador. Postula Morena que no es lo que mismo que el PRIANPRD pero repite sus prácticas. De Roubier Rodríguez señala que “sin tener un perfil académico adecuado a las exigencias actuales de la administración publica, y sin poseer mérito académico mas haya que el de ser un profesor de ‘kinder’ sin cédula profesional, al igual que su actual esposa, según consta en la pagina de registros de cédulas profesionales de la SEP, y teniendo demandas legales en su contra como vierte la pagina de Búho Legal, se ve beneficiado directamente solo por ser el cónyuge actual número 4 de la actual cínica (sic) municipal Yazmín Martínez Irigoyen”. Le cita otro episodio, siendo coordinadora de una licenciatura en la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV) en Coatzacoalcos, “donde coloco como maestros al hermano y prima de su ex esposo Armando López”. Y así la felpa, con epítetos impublicables, el uso del charrismo sindical al estilo PRI, hoy en Morena, el nepotismo, el tráfico de influencias. Se titula el texto: “¿Síndica o cínica municipal?”…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

JAVIER DUARTE: LOS MOCHES PARA EL PRI

* Audio con Tarek * Mil millones en caja de huevo * Antes, los mil 300 millones para Héctor Yunes * Robo en efectivo * Apesta el Tribunal de lo Contencioso * Una cuenta bancaria para sobornos * Erick y Regina * Operando para el yunismo azul * Se esperan más renuncias en Morena.

10 de julio de 2017

Sin glamur, Javier Duarte robó en efectivo y corrompió como el peor, unos mil 300 millones para el fallido proyecto de Héctor Yunes, otros mil millones —y quizá más— para el PRI nacional, para Peña Nieto, la mafia en el poder.

Usó canales financieros y naves oficiales —avionetas y helicópteros— que volaban con destino específico, un edificio de la zona conurbada de la Ciudad de México donde se empacaba el dinero a presión y de ahí al sur, a un despacho para lavar el dinero.

O más burdo, rústico, en cajas de huevo para no despertar sospechas y remitirlo a la sede priista.

Un audio, subido a redes sociales, detonado en medios de comunicación, exhibe al Javier Duarte real, el que no surca el rostro con sonrisa de orate, ni se muestra desaliñado y con barba de ermitaño, ni profiere incoherencias con mensaje subliminal —“ausencia a conveniencia”, le diría a Karime Macías, su esposa, recordando la traición—, el de la naturaleza corruptora y la irrefrenable intención de embarrar.

Se revela en el audio un diálogo entre dos personajes, uno cuya voz se identifica como el ex gobernador de Veracruz, hoy en prisión, en Guatemala luego de andar a salto de mata, a horas de su extradición, y la otra sería la de Antonio Tarek Abdalá Saad, su tesorero, el de los desvíos, mínimo de 23 mil millones de pesos, hoy diputado federal con denuncias en su haber, con un juicio de desafuero que desechó el PRI, pues a los suyos, y si es un recaudador de plata malhabida, hay que encubrirlo.

Refiere el audio que, vía Tarek Abdalá, Javier Duarte haría llegar mil millones al PRI, que “no es cualquier chingadera”, entregados en cajas de huevo para camuflar el hurto.

Dice el audio, textual:

—Dígame mi Gober —preguntó Tarek.

—Oye Tarek, ¿qué pasó?

—¿Con qué?

—¿Cómo que con qué? Me están hablando del PRI nacional porque quedé de hacerles llegar los recursos, desde hace dos días y no les ha llegado nada.

—Si vi los mensajes en la mañana, pero la verdad no entendí.

—Estaba esperando a verte en la comida a Iván (López el excontrarlor) se le dio ese tema.

—A ver háblale a Iván, ¿Dónde está el recurso? Los mil, no es cualquier chingadera, ¡hombre!, puedo entender que se tarde, pero no que me digan que no llegó. Que sí salieron de aquí las cajas de huevo, porque si no me van a querer hacer de chivo los tamales…

—No, no, no, no, mi Gober, para nada, pues es que sí los entregamos, pues tú me dijiste que lo coordinara con Iván. Entonces yo lo vi, nos reportamos con él. De hecho hace dos días junto con las cajas.

—Por eso entonces qué pasa…

—No sé, habría que checar

—Habla con el… ¡pues no estoy pintado chingao! Ahora resulta que voy a tener que buscarlo yo. Habla con él. Ya le estamos echando la mano con las bodegas que estamos rentándole en el PRI.

—Sí, yo todo eso se lo digo, pero ahorita que indicación o con quien…

—Sí pero ahorita va entrar Ricardo (García Guzmán, contralor del duartismo), y él no tiene porqué saber nada de este tema, a él déjenlo trabajar. Te encargo Tarek, que tengo la gente del nacional preguntándome qué pasó con el tema, pues. ¿Dónde están los mil?, cuando los resuelvas mándame a Iván por favor.

—Cuando hable con él me encargo que lleguen los mil íntegros, ni un peso menos.

Tarek Abdalá no es cualquier peón. No se sabe quién lo quiso más, si Karime Macías, la esposa del ex gobernador, su jefa en el DIF, o Javier Duarte, pero lo cierto es que en el círculo más cercano al ex gobernador fue un todopoderoso al que sólo uno, el falso general Arturo Bermúdez, se atrevió a desafiar.

Fue un alfil en el tema financiero, el de la licuadora en la Secretaría de Finanzas y Planeación, concentrando recursos federales, aún los etiquetados, para evitar su identificación y seguimiento. Y de ahí a sus cuentas, a sus inversiones, a las tuberías de la corrupción.

Por las manos de Tarek Abdalá pasaron los millones que Javier Duarte aplicó a su modo. Y por la mente de Tarek Abdalá corrió el engaño a la Auditoría Superior de la Federación, depositando el dinero que le era requerido al gobierno de Veracruz por aplicar mal los recursos, retirándolos de inmediato, cuando aún la ASF no los había tomado.

De su faceta de engañador, Tarek Abdalá pasa a la de recaudador tricolor. Con Javier Duarte protagoniza el desvío de mil millones de pesos al PRI. Y quizá fue más.

De escándalo, pues, el audio está ubicado en 2012 cuando el líder nacional del PRI era César Camacho Quiroz y el candidato presidencial, Enrique Peña Nieto.

Coincide el diálogo con tiempos y fechas del saqueo, con aquel episodio en que fue detectada una avioneta del gobierno de Veracruz, cuyos tripulantes portaban una maleta con 25 millones de pesos en efectivo.

El 25 de enero de 2012, la avioneta matrícula XC-CTL aterrizó en el aeropuerto de Toluca. Al realizarse la revisión de rigor, fue detectada la maleta. De inmediato se procedió a confiscar el dinero y a proceder legalmente contra los tripulantes.

Provocó la caída del tesorero, Vicente Benítez, hoy diputado local, y la designación de Tarek Abdalá en su relevo, el 7 de febrero.

Asumió Tarek Abdalá esa función, relevando a Benítez, la de prodigar recursos para el PRI nacional, impulsando a Enrique Peña a la Presidencia de México, suponiendo Javier Duarte que así habría adquirido patente de impunidad.

Desde entonces fue un factor de peso en el duartismo.

Ambos —Javier Duarte y Tarek Abdalá— recorrían el río Papaloapan en su yate de lujo, un Aquariva Súper de 790 mil dólares —casi 10 millones de pesos— mientras saqueaban la finanzas de Veracruz.

Ambos —Karime Macías y Tarek Abdalá— controlaban al DIF, los negocios, la proveeduría de bienes y servicios, un año juntos cuando aún no asomaban los síntomas del fraude, ni los 41 millones de pesos observados por su desaseo.

Para uno y para la otra, para Duarte y para Karime, era la mano que estaba dispuesto a todo.

Otro episodio similar —los dineros malhabidos usados con fines políticos— fue la revelación del ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez, quien en un audio reconoce que a la campaña de Héctor Yunes Landa, Javier Duarte le suministró mil 300 millones de pesos, 600 de lo cuales serían destinados al entonces líder nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones.

A la sombra, en el penal de Pacho Viejo, acusado de trafico de influencias, abuso de autoridad y enriquecimiento ilícito, Bermúdez reveló en el curso de un interrogatorio con la PGR que en 2014 Javier Duarte instruyó a Tarek Abdalá a recolectar todo el dinero federal, incluido el del área de seguridad, y que lo concentrara en Finanzas. Bermúdez lo ignoró.

Ha de imaginar Javier Duarte que su poder corruptor, la entrega de miles de millones, tomados de las arcas del gobierno de Veracruz, al PRI y a los priistas, lo libraría de parar en la cárcel, evitar la extradición y enfrentar a la justicia.

Eso creyó.

Así exprime el PRI a sus peones, sustentando su poder el robo de los erarios, en la “extracción” de las arcas públicas, financiando campañas para sus hijos, con reglas que obedecen a pactos fuera de la ley.

La libra Tarek Abdalá, el mensajero, encubierto por el priismo Congreso federal para no perder el fuero. La sufre Javier Duarte, el que enviara los mil millones de pesos, “que no es cualquier chingadera”, soñando que así tenía en su cloaca a los dueños del poder.

Era sueño y despertó.

Sin glamur, terminó entregando los millones en caja de huevo.

Archivo muerto

Con una carga de lodo se va Leonardo Cruz Casas. Y con otra peor Rafael Cadenas Mascorro. Uno y otro, presidente y secretario de la Sala Superior del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, tienen manchas y pecados indelebles, triquiñuelas y desfases con la ley, y el rechazo del titular del Poder Judicial en Veracruz, Edel Álvarez Peña. Corroído por la corrupción, ese tribunal destila pus y algo más, investigados Cruz y Mascorro por transgresiones a la ley, excediendo sus funciones, invocando atribuciones que no les confiere la norma, dilatando la impartición de justicia. Se extingue el Tribunal de lo Contencioso Administrativo y ni cómo hallarles acomodo en otras salas, quizá convertirlos en visitadores del Poder Judicial. Gravísimo lo que ahí ocurría, que hasta hay un caso en que se pactó un contrato laboral por un año a una abogada que resultó embarazada por un jurista de alto nivel, nada más para que no hiciera ruido, y el hallazgo de una cuenta bancaria donde se realizaban los depósitos de los demandantes o demandados que acordaban sentencias a su favor. Para un best-seller… Por sí sola, Regina no operaría para Yunes azul. De la mano de Erick Lagos, sí. Veleta, pues, la hija de Cirilo Vázquez Lagunes, el extinto cacique de Acayucan, ya dio signos de que juega siempre con el score o mejor no juega. Y que si hay que defender la parcela, los dineros, el poder, el color no importa. Así pues, la diputada local priista —aún priista— operó para el PAN-PRD el 4 de junio, en un acuerdo que le permite mantenerse en la línea flotación política y meter mano, vía el perredista Cuitláhuac Condado Escamilla, en la alcaldía de Acayucan, el feudo al que gobernó —mal gobernó— en los días en que Fidel Herrera era su mentor. Siendo panista, golpeó al PRI; siendo priista, golpeó al PAN, hoy, siendo yunista azul, aún estando en el PRI, le muerde la mano a la fidelidad y al duartismo que le dieron poder y solaparon sus violaciones a la ley. Sábese protegida por el dúctil Erick Lagos, diputado federal, hijo político de Fidel, operador en Acayucan y otros feudos, del secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán. Sólo de la mano de Erick Lagos, Regina Vázquez podría golpear al grupo que la protegió… Nuevas renuncias, en breve, en Morena. A la de los maestros catedráticos de la Universidad Veracruzana, Claudia González Pardo y Leonel Alejandro Ordaz Hernández, se sumarán las de otros militantes del pejepartido que emigran decepcionados por la imposición de candidatos, el cinismo y la simulación. Así llegará Morena al final de 2017, a cuestas el Caso Eva Cadena en el que los dineros provienen de “empresarios” morenistas, y las fracturas internas por la extinción de comités municipales, imponiendo delegados sin sustento en los estatutos del pejepartido. En 2018, donde Morena ganó alcaldías, bastarán tres meses para medir de qué están hechos sus presidentes municipales, si la protesta que atizará la oposición, el PRIANPRD, con marchas a diario, con reclamos por la falta de servicios que datan de administraciones priistas, son resueltos o no. Será su período de ajuste, el catalizador para ver de qué está hecho Morena el partido del Dios Peje. Mientras, la renuncias de morenistas lo van a diezmar…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

EL H: SAMYRA, LA FISCAL QUE TAMPOCO ACTUÓ

* Dos años solapando criminales * Narcomensajes contra sus ministeriales * Amiga de la socia de Chagra * Cuando la violencia la alcanzó * Versión: que cayó “La Liebre” * Autor de la masacre de los niños * Confirma fiscal su renuncia * Que Yunes le aplique la ley * No que no, Nemi * Se ampara el ex secretario de Salud * El túnel, tres días sin luz.

6 de julio de 2017

Por un acuerdo extralegal llegó Samyra Khouri Colorado a la Subprocuraduría en el sur de Veracruz. Y en dos años, ajena y omisa, no vio al Comandante H, no lo asedió, no enfrentó la violencia del líder zeta, no frenó la estela de violencia y muerte, no le aplicó la ley.

Lo dejó ser y lo dejó actuar, in crescendo el secuestro y la extorsión, diezmando la fortuna de los adinerados, los que pudieron salvar a los suyos por un rescate, y viendo el dolor de los que deben terminar por recoger a sus muertos.

Sus dos años —primero subprocuradora y luego fiscal regional— fueron tiempo de impunidad, la de los que violan la ley a diario, los Zetas y otras bandas, para devenir en un conflicto que potenció la violencia hasta perderse el control.

Sus días de fiscal se ligan con el crecimiento del H —Hernán Martínez Zavaleta— y el agravio social a los veracruzanos del sur, sometiendo a todos al imperio del crimen, cobrando cuota, reventando negocios, levantando por igual a los de conducta intachable y a los que militan en el bajo mundo.

Su tiempo en la Fiscalía fue tiempo de mantas y mensajes que implicaban a su policía ministerial en la protección a zetas, a secuestradores, a huachicoleros, sus agentes en l lado oscuro cuando debían hacer cumplir la ley.

Sin Samyra Khouri en la Fiscalía Regional el H no habría logrado lo que llegó a ser.

Su arribo a la Fiscalía —entonces Subprocuraduría— no atiende a méritos ni capacidades, a logros ni formación. Pasó de ser burócrata y empleada de segundo nivel al área de investigación criminal.

Obedeció a una negociación entre Luis Ángel Bravo Contreras, alias “Culín”, el procurador estrella del duartismo y el poderoso magistrado Vicente Mariche de la Garza, padrino y protector, amigo sin par de Samyra Khouri. A cambio de su nombramiento, el Poder Judicial Federal sería menos tajante en los amparos que solía conceder a los inculpados de algún delito.

Eran las pifias de los agentes del MP, los responsables de imputar delitos, que terminaban por consignar expedientes mal integrados. Y una vez en el tribunal, con un juicio de amparo, el tribunal los debía excarcelar.

A eso llegó Samyra. El Poder Judicial Federal en la órbita de Fisculín a cambio de que Samyra, la de Mariche, fuera subprocuradora en el sur de Veracruz.

Su nombramiento ocurrió el 14 de noviembre de 2014, cuando el caso Goyo Jiménez, el periodista de Notisur y Liberal del Sur levantado y asesinado meses atrás, estaba por caer.

Vía un amparo, los inculpados —una mujer y cuatro varones— se hallaban a las puertas de la libertad. Se les concedió un amparo liso y llano que fue combatido con un recurso de revisión, al final negado gracias al cabildeo en el área federal, lo que motivó que aún permanezcan tras las rejas.

Pero una vez que Samyra se asentó, la Fiscalía Regional fue un caos, delegando mando a un grupo de incondicionales, operando en unidades fiscales sin atribuciones que les pudiera conceder la ley.

A la par, la violencia iba en aumento. Proliferaba el secuestro pese a tener una Unidad Antisecuestro, con sede en Coatzacoalcos, la extorsión, el crimen, el robo. Y sus autores impunes.

Un día de febrero, en 2015, fueron halladas fosas clandestinas en Coatzacoalcos, entre las colonias Lomas de Barrillas y Veracruz. Tendió un cerco policial férreo, inexpugnable, y del acceso a la prensa, ni hablar, derivando en un conato de violencia con los reporteros que cubrían la información.

De los 30 cuerpos que trascendió habían en su interior, sólo admitió seis. Ocultando evidencia como intentó hacerlo Bravo Contreras en Tres Valles.

Samyra Khouri dejó la Fiscalía Regional el 8 de agosto de 2016, cuestionada y repudiada, mal vista entre su personal que le sufrió hasta la intromisión en su vida personal.

Su despedida fue de antología. Un narcomensaje hallado en un individuo ejecutado en Coatzacoalcos, advertía que había limpia entre cárteles y la evidencia de que agentes de la Fiscalía son el soporte de la delincuencia:

“Empieza la limpia de secuestradores, ratas y guachicoleros. A todos los de AVI ke los apoyan principalmente tú TC. Atentamente Los Mismos”.

¿Quién controlaba el bajo mundo, el secuestro, la extorsión, el tráfico de droga, el robo de combustible en el sur de Veracruz, Tabasco y Campeche, según ficha técnica de la Secretaría de Seguridad Pública tabasqueña? El H.

Pasó Samyra a la Subprocuraduría en Veracruz, aún ligada a Fisculín, cuando la violencia asediaba al puerto y las fosas clandestinas sacudían a la sociedad.

Ahí fue tácitamente un adorno, encargada de abatir el rezago de expedientes a los que no se les daba curso y designada para el acompañamiento a los integrantes del colectivo Solecito de Veracruz cuando iniciaba la búsqueda de cuerpos en las fosas clandestinas de Colinas de Santa Fe, la mayor fosa del país, con más de 250 cráneos y 13 mil restos óseos.

Ya en el yunismo, recibió un premio de consolación: fiscal coordinadora Especializada en Investigación de Delitos de Violencia contra la Familia, Mujeres, Niñas y Niños de Trata de Personas. Se le desligó del área de investigación criminal.

Así pasó a ser pieza del fiscal Jorge Winckler Ortiz. Orgullosamente duartista, el yunismo la solapa.

Su herencia en Coatzacoalcos se remite al apogeo del H y sus zetas, cuando Hernán Martínez abandona el penal El Rincón, en Nayarit, delatando a otros mandos en la organización y provoca su aprehensión. Se pierde un tiempo y vuelve al sur.

Recompuesto, entre 2014 y 2016, El H construye su imperio de violencia y muerte, llevando a Coatzacoalcos a cifras de miedo en el top del secuestro, el homicidio.

Sólo hasta agosto de 2016, se habían cometido 48 homicidios, 61 secuestros, 32 desaparecidos, 73 robos a casa habitación, 70 a negocios y 77 vehículos robados.

Un años antes, el 3 de noviembre de 2015, el abogado Rodolfo Zapata Carrillo, quien organizaba a la sociedad y exigía seguridad, al que le robaron en dos ocasiones en su restaurant, fue acribillado a unos metros de la sede del Mando Único Policial.

Dos sujetos se acercaron cuando Rodolfo Zapata llegaba a un taller mecánico. Con una ametralladora AK-47, la cuerno de chivo, le cortaron la vida. ¿Le hizo justicia la fiscal? Ni remotamente.

Proliferaba la violencia de la mano del H y en esas Samyra Khouri se fue.

Desatado el escándalo por la aprehensión de Hernán Martínez Zavaleta, el 29 de junio, el nombre de una de las amigas cercanas a la ex fiscal regional, Lucy Ruiz Novelo, comienza a relucir. Se le cita en el esquema de empresarios a los que el gobernador Yunes se refirió como prestanombres del líder zeta.

Lucy Ruiz, vía su esposo Alberto Rodríguez, fue socia de Roberto Chagra en el antro Once Once, cerrado en septiembre de 2016 cuando la ola de violencia evidenció una ruptura en la estructura criminal. Julio Rodríguez Briones, El Caballero, se emancipó, increpó al H, secuestró empresarios y miembros del jet-set, matando y desafiando a la ley.

Una de sus víctimas, Luis Lazcano Meza, fue levantado. Apareció días después sin vida y sobre su cuerpo, el narcomensaje:

“Esto es un principio de lo que empieza . A todo aquel que esté con los zetas se lo va a llevar la chingada, y vamos por el H y su contador, y por sus peones y también los Chagra que están en sociedad con el H. Agárrense, apenas empieza esto. Les vamos a dar donde más les duele. Ok. Así como ustedes también se pasan de v… con las familias también nosotros. Empresario vinculado con los zetas. Atentamente: CJNG”.

Detenido el Comandante H, la Procuraduría General de la República clausuró propiedades del H, o los lugares que arrienda, o los negocios de sus amigos, catalogados como presuntos prestanombres por el gobernador Yunes, los Chagra entre ellos.

Hasta el 29 de junio el H fue impune. Ya no.

Dos años, los de la fiscal, en los que el Comandante H gozó de impunidad, la justicia ciega, sorda, muda; los agentes ministeriales acusados de proteger “secuestradores, ratas y guachicoleros”. Sus “AVI ke los apoyan”.

Samyra Khouri nunca actuó.

Archivo muerto

Día de rumor: que si ya cayó “La Liebre”, el matón del H, el que ultimó a los cuatro niños en la colonia Nueva Calzadas, el que vengó la muerte del Berna; La “Liebre”, el que le habría dado fondo al Caballero, Julio Rodríguez Briones, cuando se sublevó, secuestró por su cuenta, mató por su cuenta. Versión que circula, este miércoles 5, pero que al caer la noche nadie confirma. Alaín López Sánchez está imputado de ser el autor material de la masacre, perpetrada a sangre fría, la tarde del sábado 24 de junio, ultimando al taxista Clemente Martínez, a su esposa Martidiana N y a sus cuatro hijos, en venganza por la ejecución de Bernardo Cruz Mota, El Berna, lugarteniente de Hernán Martínez Zavaleta, el Comandante H. Vivo, Alaín López, “La Liebre”, es letal para el líder zeta. Lo que diga terminará implicando al H. Por eso lo quieren muerto… ¿Adónde va el (ex) fiscal? ¿A su casa, al despacho, a la cárcel? Oficializa Ricardo Morales Carrasco su renuncia a la Fiscalía Regional en el sur de Veracruz y, mínimo, debiera enfrentar a la justicia. Dispensó la autopsia al cuerpo de Bernardo Cruz Mota, lugarteniente del Comandante H, el jefe zeta que con la violencia y el secuestro, la extorsión, el cobro de piso, el crimen, sembró miedo para cosechar poder. Fuera de la ley, Ricardo Morales atendió la exigencia del enviado del H, el que amedrentó al médico legista y concedió la entrega del cuerpo sin un sólo corte en la piel, sin remover las balas, sin establecer las causas reales del deceso. Cuando le requirieron el dictamen de la autopsia, el fiscal se tragó la lengua. Y tuvo que ir por el cuerpo, so pena de promover luego la exhumación del cadáver. Súbitamente cesado, Ricardo Morales salió por la puerta de atrás, con una renuncia simulada, echado por favorecer al líder zeta. En Facebook, oficializa el cese: “He decidido presentar mi renuncia al cargo de fiscal regional de la zona sur de Coatzacoalcos. Le agradezco mucho la oportunidad que tuve de participar en la Fiscalía al fiscal general, Jorge Winckler y de más personas que me brindaron la confianza en este encargo. Quedo a sus órdenes para cualquier consulta sobre mi labor en este cargo”. Ha de tener con qué explicar la dispensa de una autopsia al matón del H y las horas que se llevó el cuerpo para cumplir las de la ley. Si Yunes, el gobernador respeta la ley, que se la aplique al fiscal aliado del líder zeta… Displicente y soberbio, se irritaba Juan Antonio Nemi ante la insinuación de que Miguel Ángel Yunes Linares lo tenía en la mira. “¿A mí por qué?”, se preguntaba el ex secretario de Salud del duartismo. Y respingaba en tono soez, aludiendo a sus manos limpias y su conciencia tranquila. Hoy es otro. Por la Torre Pediátrica de Veracruz, sus vicios de construcción, un fraude que ya se ventila en los tribunales, van cayendo sus protagonistas, Morando Turrent, Isaías Antonio Salas y hay una orden de aprehensión solicitada por la Fiscalía General del Estado al juzgado en cuestión contra Nemi Dib. Le imputan abuso de autoridad e incumplimiento de un deber legal, y contra ello se ampara. Goza ya de una suspensión provisional en el juicio de amparo 785/2017. Pero se engallaba Nemi cuando leía que Yunes iba por él… De 10, el túnel sumergido. Suman ya tres días sin luz, alumbrado con los fanales de los autos, a merced de la pericia de los cafres, sin sistema de ventilación ni bombeo de agua. De 10 la obra cumbre del marcelismo, de la fidelidad, del duartismo y ahora del yunismo azul, entregada finalmente a FCC, la constructora española donde manda y remanda el empresario Carlos Slim, concesionario del túnel sumergido que une a Coatzacoalcos con Villa Allende, su principal congregación. Tres días sin energía eléctrica, circulando los autos a oscuras, sólo con las luces de su unidad. Chido para los fanáticos de la adrenalina…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

EL H: FISCAL YUNISTA OBEDECÍA AL NARCO

* Se negaba a practicar la necropsia al Berna * La amenaza pudo más * Ricardo Morales, cesado * El enviado de Hernán * Duarte admite ser extraditado * La paciencia y otras yerbas * Narcoperiodistas se denuncian * Agueda Salgado ya es diputada * Sustituye a Eva Cadena * El túnel, a oscuras.

5 de julio de 2017

Dos metales servían al H para controlar la justicia: la plata y el plomo, el soborno o la muerte, sometiendo a jueces proclives a la riqueza y a fiscales a modo, a mandos con poder y a tropa policíaca, a quien lo osara enfrentar. Con todos sabía jugar.

Hoy es carne de presidio. Hernán Martínez Zavaleta, alias Comandante H, o El H, o Jorge Martínez, canta bajo resguardo de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), detenido en un hotel de Cárdenas, Tabasco, el 29 de junio, por la Policía Federal, acusado de la autoría intelectual de la masacre de cuatro niños y sus padres en Coatzacoalcos.

Cae, pues, El H y arrastra al jet-set que lo acogió como suyo, que brindó y comió en su mesa, que alternó en antros y cantinas, que celebró su impulso al deporte en su gimnasio Golden Bull y que lanzó porras y coreó goles en los partidos de los Delfines con su amigo Roberto Chagra Nacif, con la Beba Chagra, “La Muñeca”, con Jesús Moreno, con Federico Lagunes, alias “Pulgoso”.

Cae el Comandante H y se lleva con él a una clase política afín, los Víctor Rodríguez, los Ramón Ortiz, los David Sam, los del PRI, los del PAN, los del Verde, que lo buscan y se refugian en su regazo, ciertos de que quien milita en los afectos del narco goza en automático de protección.

Era plata o era plomo.

Cae el H y revienta mandos policíacos y ejecutivos en el aparato judicial, jueces y secretarios, que por ambición o temor evitan inquietar al hombre que en once años construyó un imperio violento y sumió a la sociedad en el terror.

Uno de ellos, Ricardo Morales Carrasco, fiscal regional en el sur de Veracruz, entró en esa dinámica, faltando al yunismo azul que proclamaba desde sus días de campaña electoral que desterraría la violencia y enfrentaría a los capos que la engendran.

Por cuatro meses, el fiscal fue omiso con el H, obviando al final un hecho que provocó su salida de la Fiscalía Regional.

Asesinado Bernardo Cruz Mota, lugarteniente del Comandante H, el viernes 23 de junio, en colonia Benito Juárez, el fiscal regional concedió la dispensa de la autopsia a contrapelo del gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares.

Una orden, una voz de mando, lo torció.

Sabíase que Ricardo Morales gozaba de beneficios emanados de los operadores del H: hospedaje y comida en un hotel de primer nivel, y atenciones a granel.

La tarde del sábado 24, cuando se disponían a darle sepultura al Berna, elementos de la Fiscalía, acompañados de personal de la Marina-Armada de México, reclamaron el cuerpo. Entre un operativo peliculesco, custodiados por patrullas de la Naval, el cadáver fue conducido a las instalaciones del Servicio Médico Forense para cumplir con la autopsia de ley.

Y ahí se gestó la renuncia del fiscal Ricardo Morales.

Dos periodistas, Laura Rojas, en Blog Expediente, y Juan Antonio Valencia, lo describen y coinciden en que la docilidad de Ricardo Morales al H provocó su cese.

Primero el H, luego el H y al final Yunes.

Dice Laura Rojas:

“ ‘No toquen el cuerpo, es del segundo al mando de la organización de Hernán Martínez Zavaleta, El H, y si lo tocan, habrá consecuencias’, palabras más, palabras menos, dijo el enviado ante peritos que preparaban la neurocirugía a quien en vida se llamó Bernardo Cruz Mota, El Berna”.

Más adelante apunta:

“El mismo día, al dictaminarse la muerte en el hospital regional de Coatzacoalcos, personal de periciales se presentó a iniciar el trámite para trasladar el cadáver a la plancha forense. Una fuente allegada al caso, bajo anonimato, dijo que al lugar llegó una persona, enviada por el Fiscal Regional, Ricardo Morales Carrasco, para agilizar los trámites de la necro, supuestamente de lado de los deudos”.

De pronto el cambio de actitud:

“Nada amable, prepotente, el enviado se plantó ante los peritos y el personal médico: ‘Si al cuerpo le hacen la necrocirugía o si se toca, mi jefe y la gente se irá contra ustedes’.

“Atemorizados, llenos de horror, dan parte al Fiscal Regional de los dichos de la persona que él había mandado y éste autoriza soltar el cadáver sin la necro”.

Reflexiona:

“Hubiera sido un muerto más en el violento Coatzacoalcos, pero pasadas las 24 horas recibieron el reporte de otro incidente de sangre.

“Eran seis finados en total. Cuatro niños y sus dos padres. Ni uno mayor de 10 años, estimaron al ver el reguero de cuerpecitos al interior de la casa en la popular colonia Nueva Calzadas de Coatzacoalcos.

“Y el asunto se puso más candente luego de que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares condenaba los hechos en medio del dolor por la muerte casi a la misma hora de su amigo, el jefe de la policía federal en Veracruz Juan Camilo Castagné, ultimado a 340 kilómetros de la colonia Nueva Calzadas, en Cardel.

“Comenzaron las investigaciones para dar con los responsables de los dos crímenes. Y para el 24 de junio pasado en Xalapa ya estaban enterados de la omisión tolerada por el fiscal Regional. La orden fue fulminante: el cadáver debía ser recuperado ipso facto. Habría apoyo de la Secretaría de Marina Armada de México para traerlo de nuevo y culminar el trámite.

“A unos metros del camposanto Colinas de la Paz, la familia no puso peros, entendieron la situación. El jaloneo se dio con allegados al finado, quienes no aceptaban que los hicieran esperar más, en medio de las lágrimas de los deudos, y de ahí surgió la versión de que había sido la Marina la autora de la sustracción del cadáver, cuando en realidad había sido personal de Fiscalía.

“La neurocirugía se realizó rápidamente, contó la fuente, y el cadáver se devolvió inmediatamente para seguir el entierro, con mariachis, cervezas y un ambiente de fraternidad en torno a quien despedían.

“Pero el haber cubierto el trámite no resultó suficiente para salvar el pellejo a los funcionarios. La salida de Morales Carrasco es un hecho y, y se presume, también serán despedidos otros mandos, entre ellos el delegado de Periciales, José Ángel Vázquez Méndez”. Sería relevado por José Alfredo Gómez Reyes, actual fiscal regional en Xalapa.

Domingo 2. Al concluir la reunión del Grupo de Coordinación Veracruz, Yunes azul revela quién ejecutó a los cuatro niños: Alain López Sánchez, alias “La liebre”. Y ofrece un millón de pesos por datos que conduzcan a su captura.

Clemente Martínez, el padre de familia, el taxista, habría estado implicado en el crimen del Berna. Sin embargo, una versión sostiene que nada tuvo que ver. El H se habría equivocado.

En el relato del periodista Juan Antonio Valencia hay un señalamiento directo: el fiscal regional Ricardo Morales dispensó la autopsia y Yunes lo reventó.

Refiere Valencia:

“Lo que era un secreto a voces, pasó de lo privado a lo público. El fiscal regional Ricardo Morales Carrasco cedió a petición de sus allegados dentro del crimen organizado y ordenó dispensar la autopsia al cadáver de Bernardo Cruz Mota.

“Describen que una llamada al teléfono privado de Morales Carrasco resolvió la entrega del cadáver y se procedió a la inhumación, sin haber cumplido con el protocolo de ley”.

Luego apunta:

“Ahora el involucramiento de la Fiscalía de Veracruz, por medio del enlace, Ricardo Morales Carrasco, quien desde su llegada, hace cuatro meses, no funcionó y se le sostuvo.

“Ahora falta saber de qué está hecha la Fiscalía General, si va a proceder contra el ahora ex funcionario, o lo va a proteger por el delito cometido contra de la administración de justicia”.

Ricardo Morales se va. Deja la Fiscalía Regional bajo sospecha, implicado en la dispensa de la autopsia al lugarteniente del H, a espaldas del gobierno de Veracruz, burlando a Winckler, burlando a Yunes.

Lo venció el miedo. O recordó que era plata o era plomo.

Y que El H, aún capturado, manda.

Archivo muerto

Sigue teatral Javier Duarte. Se allana a la extradición y remata el show con una declaración esotérica. “Paciencia, prudencia, verbal contingencia, dominio de ciencia, presencia o ausencia, según conveniencia”. Y hace reír a la prensa que lo asedia al final de la audiencia en el Tribunal de Guatemala y otro tanto a los mexicanos que lo ven delirar. Lo espera un juicio por delitos graves y de 20 a 40 años de prisión, y sólo tiene algo que comentar: la paciencia y otras yerbas. Es esa su frase, la que se vincula con el diario de Karime Macías, su esposa, la que provoca a todos con su “Merezco abundancia”, usando Javier Duarte los términos de ella, los que se muestran en los textos de la ex presidenta del DIF. Viene pronto a México el ex gobernador de Veracruz. Enfrentará cargos federales y del fuero común, delitos como delincuencia organizada y evasión fiscal, los miles de millones de origen federal desviados y que fueron motivo de denuncias por parte de la Auditoría Superior de la Federación, que la PGR trasladó a la Fiscalía de Veracruz y ahí el ex titular, Luis Ángel Bravo Contreras, las congeló. Algo así como obstrucción de la justicia. O la imputación por las empresas fantasma, o las empresas de papel. Admite Javier Duarte ser extraditado para enfrentar un juicio histórico, so riesgo de pasar mínimo 20 años en prisión. Ahí sabrá cómo aplicar la “paciencia, prudencia, verbal contingencia, dominio de ciencia, presencia o ausencia, según conveniencia”. La pura teatralidad… Dice Yunes que son tres, que no son periodistas pero que fingen serlo, y que sirven de informantes al crimen organizado. Y así es. Sábese que de paramédicos y voluntarios pasaron a ser “periodistas”, sin estudios ni formación, y luego los cachó, o se dejaron cachar, por los malosos. Sábese igual, que entre los tres y otro reportero hay rivalidad por ser el enlace con los medios, con la tropa de prensa, por el manejo de recursos, la línea entre lo que se debe o no publicar. Sábese que de la rivalidad pasaron a la denuncia y que ahí el que los cachó fue el aparato judicial yunista. De ahí que Miguel Ángel Yunes Linares haya soltado que habrá acción legal contra los narcoperiodistas en cuestión. Y que afirme su fiscal Jorge Winckler Ortiz que la PGR ya integró las carpetas de investigación. Si hay denuncia entre esos “periodistas”, imputándose que unos y otros son operadores del crimen organizado, ¿dónde está la criminalización?… Águeda ya es diputada, y va por Morena. Releva Águeda Salgado a Eva Cadena en el Congreso de Veracruz, defenestrada por un desafuero con tufo a justicia y venganza por igual, la que se aplica a quien toma dinero ilegal con fines electorales y la inquina de Morena que usa a Eva para deslindar al Peje López Obrador de los millones ofrecidos por “empresarios” morenistas y luego la destroza. Hay en el fondo una revancha, la que nació por la negativa de la diputada por el distrito Coatzacoalcos Rural a que con bonos de Morena en el Congreso estatal se financiaran las giras del Dios Peje a Veracruz. Sin fuero, a merced de la justicia, Eva Cadena dejó de ser diputada. Este martes 4 rindió protesta Águeda Salgado, su suplente, y se integró a la bancada de Morena… Tácitamente hay luz al final del túnel. Sí, porque en su interior no. A oscuras se transita en el túnel sumergido Coatzacoalcos-Villa Allende, derivado de una falla en el suministro eléctrico, por los altibajos de corriente y apagones. Sea como sea, el túnel es un fiasco. Si no se le filtra el agua del río Coatzacoalcos, se queda sin luz. Hay ahí 5 mil millones de pesos invertidos, menos lo que devoró la corrupción; lo que se llevó el gobierno de Fidel Herrera, sus constructores, y lo que le arrebató Javier Duarte, el ex gobernador de Veracruz, sin justificar ante la Auditoría Superior de la Federación cientos de millones de pesos hurtados. A oscuras da servicio el túnel sumergido bajo el río Coatzacoalcos. Mal augurio…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

EL H: DE LOS CHAGRA AL GENERAL BERMÚDEZ

* Su vínculo con el jet-set * El encubrimiento del duartismo * Áreas verdes para el H * La policía lo cuidaba * Pepe Chagra amaga a Sayda Chiñas * La amenaza * Periodistas son informantes del crimen organizado: Yunes * Claudia González renuncia a Morena * Describe la violación a estatutos * Secuestran a nieto de Wade.

4 de julio de 2017

Temido y poderoso, Hernán Martínez Zavaleta, alias El H, usó a los Chagra para ingresar al jet-set, y al falso general Arturo Bermúdez Zurita, el capo del Cártel de Duarte, para operar sin reserva, traficando o secuestrando, con el aparato de seguridad bajo su control.

“Cómo negarse a que sea tu inquilino”, se excusaban los Chagra —Roberto y José Antonio— al saberse que en el edificio de Lázaro Cárdenas, cerca del malecón de Coatzacoalcos, ya ocupaba el H dos pisos en que instaló su gimnasio VIP, Golden Bull.

“Cómo decirle no”, acusaban para justificar su docilidad al jefe regional de Los Zetas en el sur de Veracruz y más allá.

Y tampoco le replicaron cuando la convivencia se volvió fraternidad, lo mismo en el Once Once, el antro que sólo duró dos meses pues otro miembro de Los Zetas, Julio César Rodríguez Briones, alias El Caballero o El Moto, se emancipó, desató una oleada de secuestros, asesinó, dejando en el cuerpo de una de sus víctimas, Luis Lazcano, un mensaje, sentenciando a muerte al Comandante H y a sus amigos los Chagra.

Corrieron todos. Unos Chagra volaron a la Ciudad de México, otros a Puebla, mientras el poderoso Hernán Martínez se perdía en la penumbra de la ley.

Volvieron una vez que El Caballero fue ejecutado, reiniciando los Chagra su romance con el narco más solapado del duartismo y del gobierno federal.

Visible el nexo, las fotografías en que El H y Roberto Chagra muestran el puño, la gráfica en que arranca Golden Bull; la estampa que engloba a Mariana “La Barbie” Juárez, campeona mundial de boxeo y sex simbol; con el marcelista Víctor Rodríguez a su lado; con el transportista PAN-PRD, Ramón Ortiz Cisneros; con la empresaria Lucy Ruiz Novelo; con el empresario restaurantero David Arreola Sam, que en plena crisis económica levanta el nuevo edificio de cuatro plantas, a todo lujo.

Días después, el recato se volvió impudicia. A los Chagra se les veía a sus anchas en la órbita del Comandante H, en partidos de futbol de los Delfines, filial de los Tiburones Rojos que preside Roberto Chagra Nacif. Y con ellos el candidato del PAN-PRD a la alcaldía de Coatzacoalcos.

Sabríase entonces que la mancuerna Chagra-El H marchaba en dos sentidos: el narco conquistando al jet-set y a quienes no lo son pero les sobra el dinero, los viejos y los nuevos ricos, los que en sus charlas remataban con el rasposo “arre” y adoptaban acento norteño, y se pavoneaban proclamando que había click con el matón, y los Chagra imaginando que con el delincuente a su lado sería menos difícil asaltar el poder.

Inexplorada, hay otra vertiente que marca la relación Chagra-H. No es la de los antros y los gimnasios, la comida y la bebida, el primo y la prima.

Hay un punto clave: los terrenos municipales, áreas verdes que el regidor José Antonio Chagra Nacif —Tony Chana— debía preservar. Su comisión es la tenencia de la tierra y su obligación es mantenerlas intocables o recuperarlas.

Pero no lo supo hacer.

En los límites de las colonias Petrolera y Puerto México, una fracción del área verde es ya propiedad del H y su familia, sin que el ayuntamiento de Coatzacoalcos hiciera el intento por reclamarla o revertirla. ¿Qué ediles favorecieron al narco? Y si no hay acuerdo de cabildo, ¿quién violó la ley por omisión al no reclamar los predios a favor del municipio?

Data del trienio de Iván Hillman Chapoy la extinción de áreas verdes, vendidas al mejor postor, con acuerdos de cabildo amañados, sin que hubiera justificación.

En trienio theurelista fue igual. Ahí el ejecutor fue Federico Lagunes Peña, que arrancara su gestión proclamando la recuperación de las áreas verdes y callando una vez que le fue recordado que su antiguo patrón, Iván Hillman, fue el iniciador del despojo.

Hoy Federico Lagunes Peña, alias Pulgoso, es consejero y asesor de Roberto y José Antonio Chagra Nacif, de Beba Chagra, la prima a quien el H tiene en el mejor ánimo.

Frente al domicilio de Delia Martínez Zavaleta, hermana del H, y su esposo Osiris, se construyó una cafetería, un local comercial y hay obra en curso. Y es área verde.

Otros datos de la ficha técnica emitida por la Secretaría de Seguridad Pública de Tabasco, revelan que El Comandante H gozaba de redes de complicidad y de información entre las estructuras policíacas, incluso federales.

Refiere un hecho ocurrido cuando Los Zetas eran aún el brazo armado del Cártel del Golfo, bajo la directriz de Osiel Cárdenas Guillén.

“El 11 de agosto de 2006, un juez federal decretó una sentencia de más de 28 años de prisión contra el ex agente de la Policía Federal preventiva (PFP), José Ángel Torres Uscanga, quien fue detenido en diciembre de 2001, en Coatzacoalcos, Veracruz, también fue acusado de pertenecer a una red de servidores públicos que operaba para el narcotraficante Osiel Cárdenas Guillén, ya que entregaba al cartel información sobre los operativos que alistaba la PFP contra el grupo delictivo, para evitar la detención de sus integrantes.

“De acuerdo con la PGR, el ex Policía Federal pertenecía a una célula de narcotráfico que operaba en Veracruz, liderada por Andrés Alberto Rangel Sánchez, alias ‘El Chilango’, quien se dedicaba al tráfico de cocaína para el Cártel del Golfo; también se le imputa el haber fungido incluso como secretario particular del también narcotraficante Hernán Martínez Zavaleta”.

Sin elementos policíacos a su lado, un capo no es efectivo. De ahí que Hernán Martínez reclutara a Juan Adiel “N”, ex comandante ministerial que realizara funciones para el gobierno duartista en la región de San Andrés Tuxtla.

Tercero en la cadena de mando, Juan Adiel “N” fue aprehendido junto con el Comandante H, el 29 de junio, en Tabasco, a manos de agentes de la Policía Federal.

Juan Adiel es la conexión entre el Comandante H y los mandos policíacos, en primer lugar el ex secretario de Seguridad Pública del Veracruz, Arturo Bermúdez Zurita. Y ahí la impunidad en que se movía el jefe regional de Los Zetas.

Su nombre es Juan Adiel García Lezama y le apodan “El Primo” o “El Brother” y es el hilo conductor hacia el aparato judicial duartista, implicado en crímenes y levantones, según versiones que circulan en fiscalías y tribunales.

De Adiel y El H, dice un texto que circula en redes sociales, dirigido al gobernador Miguel Ángel Yunes:

“Aquí están los causantes de toda la violencia que se ha desatado en Coatzacoalcos. Este par son el cerebro que manda a sus pendejos a realizar secuestros, levantones, extorsiones y toda la violencia vivida día a día.

“Se codean con políticos, empresarios, reporteros y hasta Seguridad Pública les brinda seguridad privada a ellos. Si no cree en esto, puede revisar las cámaras de C4 o las cámaras de seguridad de sus casas para que vea cómo se pasea la policía cuidándolos. ellos son los que dieron la orden de la ejecución de la familia, así como muchos otros inocentes”.

Temido, poderoso, intocable, El H fue dueño del sur, un socialité que se paseaba por la ciudad, que acudía a antros y restaurantes, que viajaba en avión comercial, delinquiendo y violando la ley sin miedo a ser llevado ante la justicia.

Su aventura fue única y para los bronces. Tuvo aliados en la sociedad y en las esferas de poder.

Los Chagra lo vincularon al jet-set.

Bermúdez le dio impunidad.

Archivo muerto

Sayda Chiñas no imputa culpas; las describe. Cita a Yunes, que punza y provoca, que sostiene que con el líder zeta, Hernán Martínez Zavaleta, El H, se coludieron empresarios de Coatzacoalcos, sus prestanombres. Así lo plantea el gobernador. Y reseña la periodista que a la familia Chagra le clausuran el edificio donde El H instaló su gimnasio VIP, el Golden Bull, y un restaurant, el Port House, propiedad de Roberto Chagra Nacif. De la aprehensión del H y las acciones del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares contra bienes de presuntos prestanombres, Sayda Chiñas simplemente escribió para La Jornada Veracruz y Por Esto, de los que es corresponsal en Coatzacoalcos. Es su oficio y lo hace magistral. Luego formuló comentarios en un grupo de WhatsApp de una estación radiofónica, y minutos después recibió la amenaza del regidor José Antonio Chagra Nacif de emplazarla judicialmente por difundir una “calumnia”. Desfasada, la reacción del edil empeora su situación. Si a alguien debiera reclamarle Tony Chana es a Yunes azul. Él va por los prestanombres del H, y así lo adelantó. Mientras, Sayda Chiñas, quien es integrante de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas, ya alertó a la CEAPP y al gremio del que ha sido baluarte en la defensa de la libertad de expresión y defensora de toda forma de intimidación por la vía judicial. Sayda no está sola… Agita el avispero Miguel Ángel Yunes Linares. Al estilo Duarte, acusa que hay periodistas o quienes se llaman periodistas que sirven al crimen organizado y que habrá acción judicial. Son, pues, los narcoperiodistas de los que cada gobernador habla sin tapujo y nadie llega al fondo. “No vamos a permitir de ninguna forma —señala Yunes— que, escudándose en la calidad de periodistas, sigan colaborando algunos individuos con la delincuencia organizada”. Agita el avispero Yunes azul y horas después su fiscal, Jorge Winckler Ortiz, revela que hay carpetas de investigación abiertas en la Procuraduría General de la República contra quienes se ostentan como comunicadores y que sirven a la delincuencia organizada. Le responde un sector del gremio de prensa, acusando que eso es criminalizar periodistas. Le dice el director de Política Pública de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Ricardo Sepúlveda Íguiniz, que Yunes está enviando un mensaje de criminalización al gremio periodístico. Pero reitera que en cualquier caso de periodistas que sirvan de informantes al crimen organizado, se debe proceder a investigar ministerialmente. De nuevo, primero el escándalo y luego la investigación… Habla con filo Claudia González Pardo y se va. Demoledora, su renuncia a Morena es una disección del pejepartido: sus yerros y trompicones, la permanente violación a los estatutos, la imposición de candidatos, la traición a los principios que enarbola el Movimiento de Regeneración Nacional. Con fecha 1 de julio, la maestra universitaria deja Morena, destazando la tesis lopezobradorista de la pureza y la salvación, el proyecto de nación que acabará con la desigualdad, que desterrará la corrupción, que refundará a México como si en Andrés Manuel López Obrador hubiera reencarnado Benito Juárez. Recrimina Claudia González el reclutamiento de priistas, panistas, perredistas, petistas que son el cáncer político de la nación; la desaparición de los comités municipales de Morena; la creación de instancias de dirección al margen del estatuto; el errático manejo del líder estatal, Manuel Huerta Ladrón de Guevara; la necedad de la diputada federal, Rocío Nahle García; la incongruencia al pregonar la defensa de Pemex y designar un candidato, Víctor Carranza, con litigios por actos de corrupción en la paraestatal. Remata Claudia González Pardo con una embestida brutal: “Me alejo de los malos actos y de la cercanía de gente con fallas morales que me desprestigian; y esto en el partido Morena de quien pensaba yo que era la esperanza de México, que era diferente de los demás y que buscaba el cambio verdadero, por resultar una mentira”. Detalló: “El 20 de noviembre de 2015 en asamblea nacional, yo voté por Andrés Manuel López Obrador para presidente nacional de Morena, creyendo en el como un futuro presidente de México, y por quien desde 2006 estuve votando; de manera personal, le dije que si quería ganar la presidencia de México en 2018, debía colocar en las 3 dimensiones de gobierno: federal, estatal y municipal, a gente preparada y honesta, que como mexicanos ya estábamos hartos de la corrupción en México”. Y reflexiona: “Por lo que veo quiere perder las próximas elecciones de México, porque ha permitido el ascenso en cargos de elección popular y en la cúpula de las dirigencias nacionales y estatales, a pura gente con desprestigio, antecedentes de corrupción y expriistas sobre todo, tachando de infiltrado militante que defiende sus derechos, cuestiona y no le parecen estas imposiciones y teniendo al sistema PRIAN dentro de sus filas descaradamente”. Por último, Claudia González Pardo sentencia: “No oír la verdad por causa de la soberbia e ignorancia, traerá sus frutos”… De Jorge Hiram Wade Zúñiga nada se sabe. Fue a un antro, el sábado 1, y no volvió. Horas después, el domingo 2, un sujeto llamó a su hogar. Habló de Jorge Hiram. Dijo tenerlo en su poder. Exigió un millón de dólares. Y colgó. Trascendió su secuestro y sacudió a Minatitlán. Sábese que el plagiado es nieto del líder y mandamás de la Sección 10 del sindicato petrolero, Jorge Wade González. Polémico, Jorge Wade vive su dolor y su angustia , quizá sin saber lo que en las redes sociales corre, el escarnio de los “amigos” y de los tuiteros, los que hasta en la tragedia no dejan de destilar insania y perversión. Quiera que Jorge Hiram regrese con bien…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

EL H: ONCE AÑOS DE NARCOIMPUNIDAD

* Comenzó con Fidel y siguió con Duarte * Desde 2012 tenían su ubicación * Y lo dejaron actuar * Políticos y empresarios, su séquito * Chagra, Víctor Rodríguez, Jesús Moreno, Ramón Ortiz, Piquitos, López Mora * ¿Vive aún el autor de la masacre de los niños? * Cayó Stalin * Patalea Héctor * Brenda y los préstamos * Nanchital: riesgo de parálisis.

3 de julio de 2017

Entre viandas y trago, la clase política y jet-set a sus pies, Hernán Martínez Zavaleta, alias El H, construyó un mundo violento —secuestro, droga, combustible robado, extorsión— gozando por once años de impunidad. Y sabiendo dónde ubicarlo, los del poder y los que no, lo dejaron actuar.

Zeta mayor en la región, acusado de una masacre, la de los cuatro niños y sus padres en la colonia Nueva Calzadas, en la zona pobre de Coatzacoalcos, el 24 de junio, Hernán N, como lo categoriza el gobierno, o Comandante H, o El H, o bien Jorge Martínez López, su otro alias, hoy está en prisión, bajo resguardo de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de la Delincuencia Organizada.

Lo detuvo la Procuraduría General de la República, el jueves 29 de junio, en Tabasco, cerca de los límites con Veracruz, junto con dos cómplices, Víctor Manuel “N” y Juan Adiel “N”, a quienes se les decomisaron un “arma de fuego corta, dos granadas, un kilogramo aproximadamente de una sustancia con las características propias del cristal y un vehículo”, según comunicado de la PGR.

Le imputan la masacre de los niños. Habría sido una revancha por el asesinato de su lugarteniente, Bernardo Cruz Mota, el viernes 23, en la colonia Benito Juárez Norte de Coatzacoalcos. Un día después, ultimaron a los menores, a su padre, el taxista Clemente Martínez, y a su madre, Martidiana N.

Hay un audio —refiere una versión de manejo restringido—. Se escucha la voz del Comandante H. En él se pudo corroborar que El H ordenó la ejecución a sus sicarios, detallando cómo les quitarían la vida a los menores.

Otros viven un infierno distinto. Son los que a lo largo de once años fueron cómplices silenciosos: políticos y hombres de poder, empresarios y dirigentes sindicales, autoridades municipales y jefes policíacos, periodistas y deportistas, la runfla que sabiendo del impacto violento de sus acciones, lo dejaron hacer, le permitieron actuar, decidieron callar.

Sin Fidel Herrera Beltrán, de 2006 a 2010, el Comandante H no habría iniciado su ascenso en el mundo del hampa. Sin Javier Duarte, de 2010 a 2016, no se habría consolidado como el jefe regional de Los Zetas.

Decidía el cobro de piso, la extorsión a empresas y comercios, a antros y restaurantes en la zona del malecón, a profesionistas y gente de trabajo, a empleados. Decidía el tráfico de droga. Decidía el secuestro. Decidía el robo de combustible.

Once años, desde 2006, fue impune.

Una ficha sobre vida delictiva revela que el gobierno siempre supo dónde ubicar al Comandante H. Y no lo tocó. El documento lleva el logo del gobierno de Tabasco y de su Secretaría de Seguridad Pública.

Cita la ficha tres domicilios: Pino Suárez 1305, Emiliano Zapata 1315 y Agustín Lara 611, Colonia Benito Juárez Norte, y detalla datos generales del H, los de su esposa, hijos, padres y hermanos, una de ellas con título de doctora.

Refiere el documento que el 7 de marzo de 2012 se le detuvo. Elementos del Ejército lo intervinieron. Le acompañaba Bernardo Cruz Mota y escoltas. Viajaban en dos camionetas, una Honda Pilot 2001, y una Toyota Highlander 2011. Les fue asegurada una pistola Pietro Beretta calibre 9 milímetros. El H exhibió una credencial apócrifa con su rostro y el nombre de Jorge Martínez López.

Remitido a Nayarit y recluido en el penal El Rincón, enfrentó un juicio corto. Luego abandonó la cárcel y se alejó brevemente de su actividad delictiva. Habría de regresar con mayor brío e impunidad.

Hay errores en la ficha técnica del Comandante H. Lo mismo le imputan ser jefe zeta que integrante del Cártel de Sinaloa o del Cártel del Golfo, bandas antagónicas.

Hay dos datos relevantes: su función en la organización y una posible traición al cártel.

“Según información extraoficial —dice la ficha técnica— operaba las redes de información para el grupo delictivo de los zetas y coordinaba operaciones financieras y el cobro de extorsiones.

“Posteriormente fue enviado al Penal de Nayarit, donde estuvo recluido un año. Se especula que su liberación fue producto de una negociación a cambio de datos que llevaran a otras capturas”.

En otro parte de la ficha técnica, se explica: “no es molestado porque tiene la protección de autoridades federal, estatal y municipal”.

De esa complicidad habló el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares:

“En el caso concreto de Coatzacoalcos, se está estudiando la posibilidad —la posibilidad, reitero— de que algún mando o algunas personas al servicio de la seguridad o de la procuración de justicia de la Fiscalía General del Estado pudieran tener algún vínculo con esta organización. Hasta el día de hoy no está acreditado. Lo que sí está acreditado es que El H operaba en Coatzacoalcos desde 2006 con absoluta libertad.

“Se vinculó con personas dedicadas a actividades empresariales en Coatzacoalcos que sabían perfectamente bien la actividad que desarrollaba y que no solamente no la denunciaron, sino que se prestaron a aparecer como propietarios de bienes que realmente eran propiedad de este delincuente”.

Más adelante Yunes azul agregó:

“Estamos investigando a profundidad su vinculación con diversas personas, personas que prestaban su nombre para que negocios obtenidos a partir de actividades ilícitas pudieran operar como negocios lícitos en Coatzacoalcos”.

Aludía a un gimnasio y un restaurant. El sábado 1, Golden Bull y Port House, ligados al Comandante H fueron clausurados por la Procuraduría General de la República, removiendo los recuerdos que la sociedad que convivió con él y lo encumbró desearía borrar.

Del gimnasio Golden Bull, inaugurado hace un año, decían las reseñas del evento:

“Golden Bull es un gimnasio equipado con lo más moderno en aparatos y programas para acondicionamiento muscular y mejoramiento de la salud”. Su propietaria es la familia Martínez Mayo.

A su inauguración, el 11 de marzo de 2016, acudieron los boxeadores profesionales, Mariana “La Barbie” Juárez, campeona mundial y sex simbol en revistas para caballeros, y Marco Antonio “Quetzalcóatl” Peribán, así como el fisicoculturista profesional Federico Boysselle.

Se ubica en un edificio propiedad del dirigente político y empresario, Roberto Chagra Nacif, un inmueble atractivo de cuatro plantas, ubicado sobre la avenida Lázaro Cárdenas casi esquina Allende, en el centro de Coatzacoalcos. Antes, durante el gobierno de Fidel Herrera Beltrán, fue la Oficina de Hacienda del Estado.

La familia Martínez Mayo, vía terceros, arrienda dos pisos del edificio.

Port House es un restaurant propiedad de Roberto Chagra, asociado con los empresarios Alejandro Matiano Molinar y Pepe España Quintero, inaugurado el 9 de septiembre de 2015.

Su padrino fue el ex candidato priista al gobierno de Veracruz, Héctor Yunes Landa, vinculado por igual a Fidel Herrera que a Javier Duarte, “mi jefe político”.

A todo lujo —y precios por las nubes—, Port House ofrecía “cortes Prime y Premium, cocina internacional, cava selecta, lights show, mixología, DJ Oldies y muchas sorpresas más”, según la reseña de la inauguración.

No se advierte, hasta ahora, cuál sería la participación del Comandante H en el restaurant de Roberto Chagra. Una fuente ligada a la investigación señala que habrían indicios de blanqueo de capitales.

Circundaban al H, políticos y adinerados, empresarios y restauranteros, lo más granado de la sociedad.

Uno de ellos, Roberto Chagra Nacif, sobre el que pesa la mayor liga, es presidente del Partido Verde Ecologista de México en Coatzacoalcos, ex candidato suplente a diputado federal, ex sindico municipal, ex director de Carreteras Estatales en el gobierno fidelista, director de la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento y dueño de la filial del equipo de futbol Tiburones Rojos de Veracruz.

Y es su arrendador.

Propietario del edificio que dio cabida al Golden Bull, Chagra es aludido por Yunes como prestanombres y socio de Hernán Martínez Zavaleta, encubridor de sus negocios con presunto lavado de dinero.

Otro negocio de Chagra, el Once Once, era frecuentemente visitado por El Comandante H, incluso el día de su inauguración, el 16 de junio de 2016, estuvo presente. Hubo invitados de lujo, el alcalde Joaquín Caballero y varios regidores municipales, así como empresarios y lo más granado del jet-set.

Sus socios eran Alberto Rodríguez y su esposa Lucy Ruiz. Su administración estuvo a cargo de Beba Chagra, prima del ex funcionario fidelista.

Cerró dos meses después, el 18 de septiembre, poco después que otro jefe zeta, apodado El Caballero, rival del H, iniciara una serie de secuestros y levantones, el asesinato de Luis Lazcano Meza, cuyo cadáver apareció con un mensaje contra los hermanos Roberto y José Antonio Chagra y el mismo Hernán Martínez Zavaleta.

“Les vamos a dar donde más les duele”, decía el texto. “Así como ustedes también se pasan de #$%%# con las familias, también nosotros. Empresarios vinculado con los Zetas”.

Huyeron los Chagra y muchos otros del jet-set. Y cuando El Caballero fue ejecutado, todo parecía volver a la normalidad. Parecía…

Aquella inauguración del Golden Bull fue memorable. El H era un dios, un dios que protege a sus hijos.

Entre los políticos que gozaron posando la fotografía con el H, se hallaban Víctor Rodríguez Gallegos, brazo derecho y operador del ex alcalde Marcelo Montiel Montiel, del que fue Secretario de Gobierno y más tarde encargado de la administración y finanzas en la Secretaría de Desarrollo Social estatal y en la delegación de la Sedesol federal en Veracruz. Contendió para diputado local por el PRI, en 2016, y perdió ante Morena.

Otro, Ramón Ortiz Cisneros, empresario del transporte, cetemista, rival de Carlos Vasconcelos Guevara, desligado del PRI, incrustado en la campaña del PAN-PRD a la alcaldía de Coatzacoalcos, con resultados desastrosos.

Pretendió que su esposa Claudia Karina Bonilla fuera síndica desplazando a la panista Maritza Ambrosio, sin lograrlo. Su hermana Mariela fue candidata a regidora por el PRD, quedando fuera de toda posibilidad. El gobierno yunista le concedió la delegación de Patrimonio del Estado, en sur de Veracruz.

Jesús Moreno Delgado, ex candidato a presidente municipal por el PAN-PRD en Coatzacoalcos, marcelista, ex director del DIF en el ayuntamiento de Joaquín Caballero y antes secretario de gobierno con Marcos Theurel Cotero, aparece posando la fotografía con el H en un partido de futbol.

Otro, Félix López Mora, delegado de Tránsito en Cosoleacaque, también posa la fotografía. Priista, fue diputado local suplente en 2012. Quiso ser candidato de la alianza PAN-PRD en 2017 pero fracasó. Lo acogió el futuro alcalde, Cirilo Vázquez Parissi.

Uno más, David Arreola Sam, dueño del restaurant Piquitos, uno de los más selectos en comida de la costa y de altísimo precio. Su sonrisa junto al H lo dice todo.

Y así el historial del H, de la mano del jet-set y el círculo político, construyendo un mundo violento y ligado a sus empresas.

Fueron once años de impunidad.

Archivo muerto

¿Vive o no Alaín López Sánchez, alías “La Liebre”, presunto autor material del crimen de los cuatro niños en la colonia Nueva Calzadas? Por el sicario ofreció el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, un millón de pesos. Habría sido el encargado de ejecutar al taxista Clemente Martínez, a su esposa y cuatro hijos, por órdenes de Hernán Martínez Zavaleta, el Comandante H, en venganza por el crimen de su lugarteniente, Bernardo Cruz Mota. “La Liebre” o “El Orejón”, según datos circulan en redes sociales, era matón del Berna. Cuentan los que saben que ya no habita el mundo de los violentos, ni de los que hablan, ni de los que respiran… Insostenible, Stalin Sánchez Macías cae y arrastra a Héctor Yunes. Duró apenas cuatro días como coordinador de asesores de la Fiscalía Anticorrupción, vilipendiado por su pasado duartista, por el saqueo a Veracruz, los millones pagados al consorcio periodístico de los Heraldos por aplaudir y callar, por las prebendas y dádivas, un terreno vía una treta legaloide con el que Javier Duarte favoreció al primo de su esposa Karime. Y luego a la Fiscalía Anticorrupción. ¿Para blindar a quién? Trascendió su renuncia este domingo 2, aunque se hizo efectiva con fecha el 27 de junio. Se fue entre fuego verbal, rechifla y denuesto, los improperios que suscitó su aberrante designación. Héctor Yunes Landa, el senador que lo impulsa, admite la derrota y patalea, encara a la presidenta del Congreso de Veracruz, Mariely Manterola Sáenz, imputándole nexos con el duartismo y exige la renuncia de un asesor de la diputada, igualmente marcado por el gobierno de Javier Duarte. Qué show el del fallido candidato priista al gobierno de Veracruz, aquel que se inmortalizara con su frase icónica: “Javier Duarte es mi jefe político”. Y que el duartismo se infiltre en las instituciones… De salida, Brenda Manzanilla sólo espera que los créditos fluyan, previo aval del Congreso de Veracruz, que le alleguen recursos para realizar obra, vialidades que demanda la población de Nanchital. De entrada, Zoila Balderas Guzmán, alcaldesa electa por el PAN-PRD, sabe que sólo con financiamiento bancario podrá realizar un digno papel. Se sabe que va por 50 millones de pesos. Su escollo está en el cabildo municipal, donde sólo tiene el voto del síndico Mincho Ávalos y tendrá que convencer a Morena y al PRI, quizá a Movimiento Ciudadano, una vez que el Órgano Público Local Electoral determine a qué partido se le asigna la tercera regiduría. Si el PAN logra tener mayoría en el cabildo —tres de cinco votos—, caminará en las nubes; si no, habrá que ver la capacidad de la futura alcaldesa, hija del extinto líder petrolero, Francisco Javier “Chico” Balderas Gutiérrez, para negociar. Una tercera vía es jalar al regidor priista, Francisco Balderas Pérez, su primo, para sacar proyectos y evitar que el ayuntamiento entre en una profunda parálisis…

 

ANTERIORES

 

 


INICIO          CULTURA          ENTRETENIMIENTO          OPINIÓN          VIDEOS

 
Páginas consultadas: contador de visitas
SERVICIOS QUE OFRECEMOS.
PROMOCIÓN DE IMAGEN
PUBLICACIÓN DE EVENTOS
IMAGEN DE GRAN DESPLIEGUE
BANNER
VIDEO
LINKS
AUDIO

¡ANÚNCIESE AQUÍ! ¡ESCRÍBANOS!

SERVICIOS QUE OFRECEMOS.
PROMOCIÓN DE IMAGEN
PUBLICACIÓN DE EVENTOS
IMAGEN DE GRAN DESPLIEGUE
BANNER
VIDEO
LINKS
AUDIO

EL JEJÉN. Nota que hincha. ¿Quiénes somos? | Contacto | Publicidad | Aviso Legal EL JEJÉN. Nota que hincha.
Copyright© 2009 a favor de El JEJÉN Microempresa, en trámite.
Todos los derechos reservados
Derechos de Autor en trámite.
Desarrollado por Zenón Ramírez García
Papantla, Veracruz, México