ENTÉRESE DESDE SU MOVIL,
CONECTESE A INTERNET Y SOLO ESCRIBA:
http://eljejen.com

fapermex_small.jpg (1518 bytes)  band_mx.gif (16678 bytes)
 
   

INICIO          CULTURA          ENTRETENIMIENTO          OPINIÓN          VIDEOS

 

RECOMIENDE ESTE CONTENIDO 

ESTADO DEL TIEMPO

TV INTERNET

 

 

 

INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

YUNES: LA SANGRE DEL PRIMER PERIODISTA

* Ricardo Monlui, asesinado en Yanga * 20 comunicadores ultimados en seis años * Coatza: Morena 38%, PRI 23.4%, PAN-PRD 14.4% * Sigue la resistencia en el PAN * Los priistas traicionan * Nora Cortázar se entromete en Morena * Fernando Guízar por el PES * El político, las gasolineras y el lavado.

20 de marzo de 2017

Se tiñe de sangre el yunismo, el bienio del PAN en el poder, sacudido con el crimen de Ricardo Monlui Cabrera, el periodista al que la muerte lo asedió y cazó, le dio tiempo y lo supo esperar.

Crujen las estructuras políticas del panismo, del yunismo, del antipriismo, al saber que en el día 109 del reinado de Miguel Ángel Yunes Linares el estigma de su antecesor, Javier Duarte, el de la violencia contra periodistas, comienza a marcar su destino.

Salía Ricardo Monlui de una fonda, ubicada en la esquina de Avenida Dos y Calle Uno, en Yanga, en la zona serrana del occidente veracruzano, cuando el sicario que lo acechaba cumplió su misión.

Lo abatió de tres disparos, todos en la cabeza, dejando el veterano periodista su vida ahí, en shock su esposa, su hijo, testigos de la tragedia, impotentes ante la acción del que mata con frialdad brutal.

A eso de las 10 de la mañana, a las puertas de la fonda, el sujeto se le acercó. Lo había esperado casi junto al vehículo del comunicador. Al verlo se acercó, sacó el arma de entre sus ropas y vació su descarga. Ricardo Monlui cayó fulminado.

Huyó el sicario. Impactada su esposa, se desplomó. Sufría un shock demoledor. Moría el autor de la columna Crisol, el director del impreso El Político, amigo de líderes cañeros y campesinos, acreditado por sus exclusivas, por el dato inédito, por su facilidad para ser el depositario de la confianza de los hombres de poder.

Ricardo Monlui —57 años, una vida en el periodismo, 35 años en medios, reporteando y dirigiendo, enviando notas y opinando— pasó por el Mundo de Córdoba, se fue a Matehuala, San Luis Potosí, regresó al Sol del Centro, hoy Sol de Córdoba, fundó Momento y luego la revista Opinión, fue director de El Sol de la Cuenca, director de El Demócrata de Córdoba y corresponsal de Telever.

Fue corresponsal de Análisis Político y en 2014 fundó el impreso y el portal electrónico El Político, amén de difundir su columna Crisol en Diario de Xalapa y los periódicos miembros de la cadena Organización Editorial Mexicana.

Otra de sus facetas fueron las relaciones públicas. Fue jefe de prensa de la Unión Nacional de Productores de Caña, la Confederación Nacional de Productores Rurales y la CNC de Veracruz. En todas tenía compadres: Daniel Pérez Valdés, Ángel Gómez Tapia y Juan Carlos Molina Palacios.

Se movía entre los hombres de poder, en los que descansa la producción, en los que tienen su parcela en el PRI. Uno de ellos, Juan Carlos Molina, es compadre del senador y frustrado candidato al gobierno de Veracruz, el priista Héctor Yunes Landa.

Juan Carlos Molina aparece también en aquella transcripción de una llamada telefónica entre el narcoempresario Francisco “Pancho” Colorado Cessa, condenado a 20 años de prisión por lavar dinero de Los Zetas, vía compra de caballos. Su misión era operar “putazos” en medios para aflojar a quienes le complicaban la asignación de contratos en Pemex.

A Ricardo Monlui lo asediaba la muerte, lo seguía, lo aterraba. Le tocó en lo más sensible: su hijo. Y casi lo devastó.

Un día, una madrugada, la del 19 de diciembre de 2010, cuando Ricardo Cristian Monlui Ríos andaba con sus amigos en Orizaba, en un antro, llegó la noticia brutal: presuntos policías del gobierno de Veracruz lo levantaron, lo balearon en el rostro y lo arrojaron en un paraje de Ixtaczoquitlán, municipio conurbado.

Milagrosamente el hijo del periodista salvó la vida. Lo vio en la Cruz Roja aferrarse, luchar por sobrevivir.

Minutos después hablaban con Ricardo Monlui María Gina Domínguez Colío, la vocera del duartismo, y el subsecretario de Gobierno, Erick Lagos. Luego le llamaría Javier Duarte, consternado e indignado, y ofreció que su procurador, Reinaldo Escobar Pérez, se haría cargo de la situación.

Reynaldo Escobar llegó días después pero sólo para dejar que el tiempo. “Reynaldo Escobar vino a Córdoba, saludó a mi hijo, platico conmigo y con mi esposa, pero nunca hubo el compromiso de investigar a fondo los hechos”, escribió dos años después Ricardo Monlui Cabrera.

Nunca fueron hallados los responsables del atentado a su hijo Cristian. Nunca se le hizo justicia.

Muerto Ricardo Monlui Cabrera, violentamente asesinado, se convulsiona el yunismo. Lo que tanto disminuyó a Javier Duarte, es lo que conduce al gobierno de Miguel Ángel Yunes al fracaso.

Desatada la violencia, fallida la promesa de resolver el tema de seguridad en 60 días, como ofreció, el gobernador se precipita en un tobogán de credibilidad perdida.

Sábese que el duartismo opera la violencia, que el Cártel de Duarte está herido y se lanza a matar, que dos de sus piezas recluidas en prisión, el falso general Arturo Bermúdez Zurita y el ex gobernador interino, Flavino Ríos Alvarado, provocan reacciones airadas y violencia sin freno.

Sábese que la guerra entre cárteles se inscribe el Veracruz violento con que el antiguo régimen mancha al yunismo, lo destiñe y lo precipita al abismo. Y teniendo la lectura clara, el que presume de mover la inteligencia como sólo unos cuantos políticos en el país, ni siquiera insinúa que las ejecuciones forman parte de una estrategia para desplomar al PAN en el poder.

Es la sangre de Ricardo Monlui la primera de un periodista en el yunismo azul, la que marca y sella al gobierno que no termina de cuajar.

Es el crimen de Ricardo Monlui el número 20 en seis años, los 19 que se perpetraron en el sexenio de Javier Duarte y lo que va del de Miguel Ángel Yunes.

Antes fueron Noel López Olguín, de Noticias de Acayucan; Milo Vela —Miguel Ángel lópez Velasco—, Misael López Solana, Yolanda Ordaz y Gabriel Huge, de Notiver; Guillermo Luna Varela, de Veracruz News; Esteban Rodriguez, de AZ; Regina Martínez, de Proceso; Víctor Manuel Báez Chino, de Milenio y Reporteros Policíacos; Gregorio Jiménez de la Cruz, de Notisur y Liberal del Sur; Moisés Sánchez Cerezo, director de La Unión en Medellín; Juan Mendoza, de El Dictamen; Armando Saldaña, locutor de la Ke Buena, en Tierra Blanca; Octavio Rojas Hernández, El Buen Tono; Juan Santos Cabrera, quien fuera corresponsal de Televisa en Orizaba; Manuel Torres Hernández, de Noticias MT, de Poza Rica, Anabel Flores Salazar, quien colaboró en El Buen Tono y El Sol de Orizaba; Rubén Espinosa Becerril, colaborador de Proceso, Claroscuro y AVC, y Pedro Tamayo Rosas, reportero de Al Calor Político.

Este domingo 19, Ricardo Monlui Cabrera se convierte en el periodista número 20 en ser asesinado en los últimos seis años y el primero en el régimen yunista.

Dice el gobernador azul que se hará justicia. Cuenta que se seguirán todos los móviles, incluido su trabajo periodístico. Refiere que el crimen no quedará impune. Lo mismo solía decir Javier Duarte.

Sábese que tras el crimen de Ricardo Monlui habrá otro más, que la prensa es el punto sensible de Yunes, que sus enemigos sabrán donde golpear, que si no hay una acción mayor Veracruz se podría incendiar.

Pasará Yunes azul a la historia si el crimen de Ricardo Monlui se convierte en el inicio de una escalada de violencia contra el gremio periodístico, como algunas fuentes en Seguridad Pública estiman que habrá de ocurrir.

Hosco, agrio, Javier Duarte no ocultaba ni matizaba su repudio a la prensa. Les llamó "manzanas podridas", les dijo que se portaran bien o caerían. “Todos sabemos quiénes tienen vínculos y quiénes están metidos con el hampa”. ¿Todos?

Así atizaba el fuego el entonces gobernador, desdeñando a un gremio —los críticos porque los serviles nada tenían que temer—, generando el ambiente para que la violencia los devorara.

Hoy bufan los textoservidores, disfrutan el festín de sangre, alzando la voz por Ricardo Monlui como no lo hicieron por los 19 periodistas asesinados en el sexenio duartista. Reclaman justicia con la misma intensidad que antes los marcó su complicidad.

Yunes es hostil a su manera. A la prensa la vapulea en el flanco débil, en el dinero de los convenios de publicidad en el chayote. Que aplaudan pero no hay pago, les dice. Y los termina de irritar.

Yunes los confronta en ruedas de prensa. Evade temas. Encara y exhibe, cuestiona datos, niega cifras, informa a medias, a tercios o a cuatros de la verdad.

Enfrenta su gobierno el primer crimen contra periodistas. Javier Duarte no aplicaba la justicia, dejaba que la impunidad lo consumiera. A Yunes se le exige aplicar la ley, y hacerlo ya.

Mientras, hay sangre de periodista en el régimen yunista.

Archivo muerto

Sólo un milagro podría revertir la debacle del PAN-PRD y su seguro tercer lugar en la elección de Coatzacoalcos. Si hoy fueran los comicios, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) obtendría el 38 por ciento de la votación; PRI, 23.4; PAN-PRD, 14.4; otro tanto se distribuye entre los que lo harían por otra fuerza política, los que no votarían por ninguno y los que no saben. Morena, por sí solo, tiene más del 50 por ciento de la intención de voto, pero la escasa exposición mediática de su candidato, Víctor Manuel Carranza Rosaldo, le baja más de 12 puntos. Según la encuesta que circula en altos niveles del tricolor, el PRI tiene una mejor intención de voto que el panismo gracias a su ya inminente candidato, el líder cetemista Carlos Manuel Vasconcelos Guevara, por su penetración en estratos bajos, a quienes les otorga ayuda social y médica gratuita. El PAN-PRD se hunde aún si el candidato fuera Jesús Moreno Delgado, pero sería peor con algún otro de los aspirantes. A Jesús Moreno le iría mejor si abandona la aventura y suma lo que trae al proyecto Vasconcelos. Aún así, sus porcentajes no les dan para derrotar a Morena, el pejepartido. Eso es al día de hoy. Si ocurriera un descalabro en Morena, alguna historia de corrupción, algún escándalo subido de tono, es posible que caiga en la preferencia electoral. Y aún así, difícilmente perdería la elección a la alcaldía de Coatzacoalcos… Sigue la resistencia en el PAN. Se resisten los doctrinarios a que su candidato a la alcaldía de Coatzacoalcos sea de origen priista. Lo expone Miguel Ángel Brito Molina, ex presidente del comité municipal: “Las razones que me hacen apoyar como precandidato a un miembro de mi partido, PAN, son en base a la experiencia y la historia reciente. Mencionaré sólo unos casos como muestra: Renato Tronco ganó la presidencia de las Choapas impulsado por el PAN, y hoy cuéntenme que ha pasado con él. Cirilo Vázquez ganó la presidencia municipal de Cosoleacaque, hoy se declara del PRI. Rafael García Bringas ganó la diputación federal impulsado por el PAN, hoy se declara del PRI. Gonzalo Guízar Valladares, dos veces candidato impulsado por el PAN, hoy es presidente de PES (Partido Encuentro Social). Regina Vázquez ganó la presidencia municipal de Acayucan y se regresó al PRI. Todos ellos usaron las siglas del PAN para lograr sus fines personales. Todos venían del PRI y todos traicionaron al PAN y al pueblo. ¿Por qué pensar que los que hoy pretenden ser los candidatos, que todos vienen del PRI, no lo vuelvan a hacer? La historia no se equivoca. Digan por que debe ser candidato del PAN alguien venido del PRI? ¡Díganme por favor!”… De malagradecidos habla Nora Cortázar Luna. De malagradecido tilda la coordinadora de Movimiento Ciudadano a Freddy Ramos por haberse ido a Morena. Y lo grilla. Y lo lacera. Pillan a la regidora en un audio revelador que, mínimo, deja en claro que la dirigente del partido de Dante Delgado Rannauro se entromete en la vida del partido del Peje López Obrador. Identifican a su interlocutor: Rufino Soriano, alias “Pochutla”, quien obtuviera la mayor votación ente los varones que aspiran a ser candidatos a una regiduría en el próximo ayuntamiento de Coatzacoalcos. (Al Pochutla en breve le van a dar fondo en Morena por prestarse al complot de la dirigente de Movimiento Ciudadano contra un militante morenista). Instiga Nora Cortázar. Conmina a distribuir volantes contra el ex regidor Benito Soriano Aguilera. Qué memoria tan volátil la de Nora Cortázar. Ya olvidó que su alumno Benito Soriano fue quien la propuso para ser regidora en el ayuntamiento de Armando Rotter Maldonado, en 1997, cabildeando con Gloria Rasgado Corsi, designada por su perfil de maestra. Meses después, votaría Nora Cortázar para destituir a Gloria Rasgado de la Dirección del DIF municipal. Y ahora, grilla a quien le abrió las puertas de un ayuntamiento perredista al que nunca imaginó llegar. Hoy se entromete en la vida interna de Morena y eso es delito electoral… Sólo faltan detalles para formalizar la candidatura de Luis Fernando Guízar a la alcaldía de Coatzacoalcos por el Partido Encuentro Social. Se mete Luis Fernando con la estructura que siempre movió su hermano Gonzalo, hoy líder estatal del PES y diputado federal, antes legislador local y federal por el PRI, y que se prevé jalará votos que buena falta le harán a la alianza PAN-PRD y al mismo PRI. Luis Fernando Guízar fue secretario de Organización del comité municipal que encabezara Mario Ulises Pereyra Esquivel al inicio de los años 80, cuando iniciaba su carrera política. Otro de sus hermanos, Gilberto, es coordinador del PES en la sierra de Soteapan, donde se prevé postularán candidatos a por lo menos 11 alcaldías… ¿Quién es ese político, priista, ratita, que va por su enésima gasolinera allá por los rumbos del Centro de Convenciones de Coatzacoalcos, una verdadera lavandería de millones y millones que simplemente jamás podría justificar? Helo en éstas cuando se recuerda los tiempos en que vivía de sus rentas, sí, las que no pagaba…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

VERACRUZ: LAS FOSAS, LOS MUERTOS, LA COMPLICIDAD

* Se cumple predicción del padre Solalinde * Colectivos: dolor e indignación * Fisculín y Duarte: ocultar todo * Winckler, rebasado * “No me doblan”, decía Yunes, y se dobló * Morena no cede, los priistas sí * ¿Habrá reestructuración de deuda? * 23 autos robados en CMAS * Ola de violencia en el sur * Cierran puertas los Yunes a Lu-pilla de Theurel.

17 de marzo de 2017

Cuerpo sobre cuerpo, hacinados unos, dispersos otros, los restos hallados en Colinas de Santa Fe van cumpliendo ya la profecía del padre Solalinde: Veracruz es la mayor fosa clandestina del país.

Hay ahí, en ese predio cercano a la zona portuaria de Veracruz, 250 cráneos y unos 10 mil restos óseos.

Hay ahí 125 fosas en un espacio de 10 hectáreas, detectadas con un croquis y un aviso que llegó por mano anónima, entregada a los colectivos dedicados a la búsqueda de personas levantadas, desaparecidas, los que se fueron o los llevaron sin que se volviera a saber más.

Hay ahí dolor y angustia, ira e indignación del que busca sabiendo o sin saber qué ocurrió y por qué, por la ausencia forzada de un familiar, un día su vida. Buscan apoyados en los expertos o aprendiendo cómo tocar y sentir la tierra, con el sentimiento encontrado, deseando que los suyos no estén entre lo hallado, o admitiendo que lo mejor es terminar con la incertidumbre y darles el descanso eterno con dignidad.

Oficialmente, este jueves 16 se abrió Colinas de Santa Fe a los medios de comunicación —o mejor dicho la abrieron con presión, rompiendo el cerco, sin permitir que Televisa se llevara la exclusiva—; a esa prensa que por años ha dado voz a los colectivos, a los que el gobierno de Veracruz, en los días de Javier Duarte, en los tiempos del ex fiscal Luis Ángel Bravo Contreras, en el presente de Miguel Ángel Yunes y en la gestión de Jorge Winckler Ortiz, los han mantenido literalmente atrás de la raya.

Una fosa, entre las 125 detectadas, tiene las dimensiones de una alberca. Y así le llaman: la alberca. Los cuerpos se apilan, aparecen unos sobre otros, en un espectáculo funesto que agravia al que sufre la desaparición de un familiar, que conmueve a la sociedad, que indigna a todos de sólo saber que el hallazgo en Colinas de Santa Fe no se dio por una acción de la autoridad y que luego se le intentó minimizar.

Bravo Contreras, rebasado por el hallazgo, admitió el ingreso de los colectivos, su participación en la búsqueda de restos, y rechazó la presencia de la prensa. Restringió el uso de teléfonos celulares y todo aquello que pudiera evidenciar que Veracruz había alcanzado ya el estatus de la entidad con mayor número de fosas clandestinas.

Tendía el gobierno duartista un velo de complicidad, sabido el vínculo entre la policía de Veracruz y el crimen organizado, el binomio que desató la violencia, que provocó el baño de sangre, que hundió a la sociedad en la incertidumbre y arrancó sus miedos.

Hoy es Yunes el heredero del escándalo. Distante, se vincula a medias con los colectivos que buscan a sus familiares. Los escucha una vez y se aleja, generando el rechazo y la protesta, sobre el panista que gobierna Veracruz el índice inquisidor de los que le imputan que primero está la indolencia y luego su obligación legal.

Tensa el ambiente su fiscal a modo, nada autónomo Jorge Winckler Ortiz, pues su relación es de amistad y trabajo.

Irrita Winckler a los colectivos por su desatención, la falta de disposición, la respuesta en redes sociales, invariablemente jocoso, cuando lo mínimo que reclaman de un fiscal es saber escuchar y aportar resultados.

Tiene resultados Winckler pero no los sabe comunicar. Tiene cifras y récord pero los guarda. Y si no es la identificación por ADN pareciera que no tiene otra forma de saber cómo lograr el perfil del resto encontrado.

Dice:

“Todos los restos se van a identificar si hay todavía material genético, si ya no hay material genético es muy complicado”.

Agrega:

“Hay fosas que no se trabajan porque no tenemos donde trabajar los restos que se pudieran extraer. Tenemos convenio con la UV pero es insuficiente el Semefo de la UV, es insuficiente el de Fiscalía. Estamos trabajando para cuando haya recursos, poder tener un Semefo ministerial y panteón ministerial. Buscamos que esté en un área que por su clima y tierra, si alguien está desaparecido, puedan durar mucho más tiempo”.

Palabras más, palabras menos, pero a los 12 colectivos no les

A la vista de muchos, la inhumación clandestina se volvió práctica común en Veracruz, encubierta por el policía, el de a pie y el alto nivel, el elemento sin rango y hasta el falso general Bermúdez Zurita, hoy preso en el penal de Pacho Viejo, pero sin cargos aún por desaparición forzada.

Decía en 2011 el sacerdote Alejandro Solalinde, coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana en el Pacífico Sur del Episcopado Mexicano y director del albergue Hermanos del Camino:

“Tiene que abrirse el suelo veracruzano, porque yo creo ha de ser el hervidero de esqueletos por donde quiera”.

Agregaba:

“Lo que yo pregunto en este momento es qué autoridad va a atreverse a hacer investigaciones en Veracruz para que empiecen a buscar cuerpos humanos, osamentas ahí en Veracruz”.

Y expresó que existe una colusión entre criminales y policías para secuestrar y desaparecer migrantes en territorio veracruzano.

Seis años más tarde, Solalinde sigue teniendo razón. Veracruz es un cementerio descomunal, un “hervidero de esqueletos por donde quiera”. La seguridad está fracturada, los programas de gobierno son maquillaje y fachada, aniquilados por la impunidad con que se manejan los criminales.

Se hallan cuerpos y los ocultan. Restringen la información, cercan el área de búsqueda, lejos de las cámaras de fotógrafos y camarógrafos, a distancia de los reporteros. Y cuando requiere la prensa una explicación, encuentra la omisión.

Colinas de Santa Fe es la mayor fosa clandestina hallada pero hay más, en el norte y en el sur, en la Cuenca del Papaloapan, en Nopaltepec y Tres Valles, la tierra del gran sultán del Golfo, Fidel Herrera Beltrán.

Alvarado, cerca del puerto de Veracruz, es de nuevo punto de atención. Como en los días en que en un islote fue detectado un cementerio clandestino, ubicado, como en Colinas de Santa Fe, por un croquis enviado por un personaje anónimo.

Ocurre lo mismo en Sayula de Alemán y lo admite el fiscal Winckler mientras pisa tierra cercana a la alberca de Colinas de Santa Fe. “Se pidió autorización para hacer ahí una exhumación”, explica.

“Ahora con las reformas al Código Penal, no puede ordenar motu proprio que se hagan trabajos de inhumación y exhumación. Ya se pidió audiencia para que el juez control nos autorice para trabajar ahí”.

Son predios particulares, intocables hasta que exista orden judicial que permita la excavación. Son predios de menor tamaño que Colinas de Santa Fe. “Si hay uno o dos cuerpos se entiende que es una fosa clandestina”, agrega el fiscal.

Veracruz, decía Solalinde, hoy candidato al Premio Nobel de la Paz, se convertiría en el mayor cementerio clandestino. Y así fue.

Se llegó a ello por haber abierto las puertas de Veracruz al crimen organizado, a los pactos inconfesables, al cogobierno del PRI y los priistas, Fidel y Javier Duarte, con Zetas y Golfos, con el Cártel de Jalisco Nueva Generación, terminando por constituir el Cártel de Duarte.

Qué aberrante es que no sea el gobierno el que busque a los desaparecidos, que exhiba incapacidad, que sea indolente, que se mofe de la angustia y el dolor.

Que aberrante que sean los colectivos los que trabajen la tierra, escarben y hurguen, que los guíen los croquis anónimos, porque la autoridad ni puede ni quiere, ni tiene presupuesto ni mueve un dedo para aterrizar fondos para financiar la búsqueda y cumplir con deber moral.

Son las fosas, los muertos, la complicidad.

Archivo muerto

Decía el gobernador Miguel Ángel Yunes que no lo iban a doblar, y lo doblaron. Lo enfrentó medio Congreso de Veracruz, y hoy los priistas se comienzan a quebrar. Dan 25 diputados revés a la propuesta de reestructuración de la deuda pública y en un par de días las balandronadas yunistas, el amago de no pagarle salarios a los diputados que votaron en contra —priistas, morenistas y verdes— porque prefería Yunes azul pagar médicos y maestros, quedan en el olvido. Planteó el engendro PAN-PRD declarar una moratoria de pagos, que por consiguiente llevaría a que los bancos reclamen el total de los adeudos y que las instituciones de crédito le cierren las puertas al gobierno de Veracruz. A su vez apretaba el gobernador. Decía que por culpa de PRI y Morena en agosto serán absorbidas todas la participaciones federales. “No me van a doblar”, sentenciaba Yunes Linares. Apretaba también el PRI, reculando luego de haber aprobado con su firma un diputado priista el dictamen que daba aire a la reestructuración de la deuda. Insistían los diputados del pejepartido en que la propuesta de Yunes azul es opaca, nada transparente, provocando mayor endeudamiento, sin ajustar el gasto, desoyendo el plan de austeridad que Morena planteó desde el inicio del nuevo gobierno en Veracruz. Así de radicales estaban las partes, los yunistas y los antiyunistas. Hoy Yunes y los priistas reculan, Morena no. Este jueves 16 hubo una nueva propuesta con un artículo transitorio que obliga a mantener toda la información en un portal de transparencia. ¿Y en qué varía respecto a la propuesta de reestructuración que fue desechada? Hablan los alcaldes, Américo Zúñiga de Xalapa y Joaquín Caballero de Coatzacoalcos, urgiendo la reestructuración de la deuda. Habla el líder de la fracción priista en el Congreso, Juan Nicolás Callejas Roldán, y dice que está dispuesto a avanzar en la reestructuración. O sea, los intransigentes se alinean, lo mismo Yunes que los priistas. Presuntamente este viernes 17 habrá aprobación, aun cuando el reglamento interior del Congreso señala que la iniciativa debe circular al menos con 48 horas de anticipación. O sea, si es aprobada violando los tiempos que marca la ley, Morena la va a tumbar en los tribunales. Con 34 votos pasa… Nada más 23 autos de la CMAS Coatzacoalcos, no aparecen. En su huida, las huestes de Tony Macías, el suegro incómodo del ex gobernador Javier Duarte, arrasaron con todo, incluido el parque vehicular, los automóviles que servían para el personal ejecutivo y de operación, sedan y camionetas. Todo apunta al ex director jurídico, el más allegado a Tony Macías, Pedro Tiburcio Zaamario, según fuentes de la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento de Coatzacoalcos. 23 autos que no aparecen son 23 autos robados, pues se trata de bienes de la empresa que, mínimo, debieran derivado en una denuncia penal. Subsana el hecho Rafael Abreu, titular de la CMAS, con nuevo parque vehicular. ¿Comprado o rentado? se planteó ayer aquí. Fuentes de la empresa sostienen que es renta, que sólo un vehículo es nuevo, lo que les permite la Contraloría del gobierno de Veracruz. “No hay dinero para autos nuevos”, precisa. “La Amarok gris plata trae 85 mil kilómetros, la azul marina 67 mil, la roja 92 mil, el Jetta plata 41 mil”, agrega. Las únicas rentadas nuevas son una camioneta Ranger NP300 y una Chevrolet S10 Chasis. El resto —unidades de redilas de las cuadrillas de agua, alcantarillado, mantenimiento civil y electromecánico— se caen a pedazos, se descomponen a diario, se quedan tiradas. Pronto se rentará una flotilla de redilas para el trabajo de campo y en colonias. Un caos por el robo de 23 unidades en los tiempos en que la pandilla de Tony Macías controlaba la CMAS… Incontenible la violencia en el sur, in crescendo el crimen, el secuestro, el robo de vehículos, el robo a casa-habitación. De la estadística del Observatorio Ciudadano de Coatzacoalcos: nueve asesinatos en febrero, en este puerto; 13 a nivel regional, registrados en Minatitlán, Las Choapas, Cosoleacaque y Coatza, lo que duplica el registro; hubo tres secuestros en Coatzacoalcos, sumados a los siete del mes de enero; 12 desapariciones, cuatro en Coatza y ocho en el resto de la región; 12 vehículos robados; ocho robos a casa-habitación, y 22 comercios atracados. Igual o peor que en el duartismo. Pavorosa la estadística del yunismo que sufre la inercia del efecto Bermúdez, el contubernio de las policías con el crimen organizado, policía que ni el mismo Yunes Linares, salvo contados casos, ha podido desterrar… Nada para Lu-pilla Félix de Theurel en el PAN. Cero relación con el clan Yunes. Desdeñada ella y su marido Marcos Theurel por el senador con licencia, Fernando Yunes Márquez, por incontrolables, porque no acatan línea ni obedecen. Fue instruida la ex primera dama de Coatzacoalcos que se inscribiera para contender por la candidatura a alcaldesa y no lo hizo. Si así se conduce Lu-pilla ahora que no es nada, peor será si ganara la elección. Y los Yunes, con lo tajantes que son, ni el adiós le dieron…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

HÉCTOR YUNES: FALTARLE AL RESPETO A UN PADRE

* Lo disfraza de policía y lo hace “escolta” * Acusa a Miyuli de revivir el caso IPAX * Que Winckler es el brazo ejecutor * Yunes: incumplimiento del deber legal * Si hay caos financiero, culpa de PRI-Morena-Verde * Se calienta el PAN en Coatza * Morena: regidores con trampa * CMAS: carros para ejecutivos.

16 de marzo de 2017

Qué insensato es Héctor Yunes. A su padre lo vistió de policía, lo llevó a mentir, a inscribirse en las filas de la Policía Auxiliar, a engañar a la Secretaría de la Defensa Nacional y a con más de 80 años encima lo asignó como “escolta”.

Qué precisión, también. Inició este episodio de inmoralidad política hace justamente un año, el 14 de marzo de 2016, aquí, el INFORME ROJO, cuando se divulgó el Caso Poliyunes, su padre César Yunes Faisal, sus hermanos César y Rafael Yunes Landa, y su sobrino Jesús Yunes García, alias “Chuchín”, inscritos en la estructura del Instituto de la Policía Auxiliar y el Protección Patrimonial (IPAX), sin ser policías.

Hoy, se engalla el senador. Se trenza contra su primo Miguel Ángel Yunes Linares, imputándole intenciones de engendro, mala leche y vibra de lo peor, por reabrir un expediente, el de la falsedad de declaraciones a la autoridad y el uso de armas reglamentarias, que imaginaba ya era asunto planchado.

Con “ficciones legales”, cuenta Héctor Yunes, el gobernador persigue a sus opositores, y usa al fiscal nada autónomo de Veracruz, Jorge Winckler Ortiz, como brazo ejecutor para reactivar el proceso legal que implica a don César Yunes Faisal y sus hijos César y Rafael, y al mentado “Chuchín”. Refiere que el delito es “supuesta violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos”. Y no es supuesta, es real.

Tilda la embestida como un caso de “persecución política”. Y si le tiemblan las corvas por algo será. Basta ver que en Pacho Viejo, el penal cercano a Xalapa, hay nuevos inquilinos: Flavino Ríos Alvarado y Arturo Bermúdez Zurita, ex gobernador interino y ex secretario de Seguridad Pública, el operador político y el capo del duartismo.

Dice Héctor Yunes, el senador: “Miguel Ángel da una muestra más de su intolerancia a la crítica y pretende de nueva cuenta morder la mano generosa de mi padre, quien durante sus 87 años de vida ha gozado de una fama pública de hombre de bien, honesto, decente y extraordinariamente esforzado”.

Parte la supuesta venganza del gobernador, según Héctor Yunes, de la evaluación de sus primeros 100 días de gestión, destazado Miyuli con acusaciones de falta de resultados, de ofertas no cumplidas, de promesas que se llevó el viento.

Exhibido el abuso, documentos en mano, INFORME ROJO acreditó en marzo de 2016 que los Poliyunes le tomaron el pelo a la Sedena con la complicidad del comisionado del IPAX, Fernando González Ortiz, su círculo cercano, disfrazando a don César y a sus hijos de policías para cumplir el procedimiento, serle asignados cargos, y luego armas, quedando inscritos en la estructura, así ellos hayan dicho que nunca cobraron un centavo. “No somos aviadores”, decía una carta en que admitían que el hecho era real. “Somos empresarios”.

Dice Héctor Yunes, el priista, quien le disputó la gubernatura a su primo Miguel Ángel, que de la denuncia presentada por el líder de la fracción panista en el Congreso de Veracruz, Rosendo Guzmán Avilés, no hubo nada. “No procedió”.

Pero la reactiva el fiscal, según el senador:

“El fiscal Jorge Winckler, anteayer por la noche, festinó frente a un grupo de colaboradores indiscretos que acababa de recibir instrucciones del gobernador del Estado de reactivar la denuncia que, contra mi papá, mis dos hermanos y mi sobrino Jesús, mandó a presentar el propio gobernador a través de Joaquín Rosendo Guzmán el 14 de marzo del 2016, por la supuesta violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, al gestionar ante el IPAX permisos de portación de armas. Asunto que ha quedado jurídicamente aclarado”.

Llama a la aplicación de la justicia una “canallada”, porque después de haber vivido Miguel Ángel Yunes Linares “como un hijo más en casa de mis padres, y convivido con César, Rafael y conmigo mismo como un hermano más, Miguel Ángel vuelva a morder la mano generosa de mi padre”.

Y apunta:

“Mi padre le dio un hogar, y ahora Miguel vuelve a malcorresponder ordenando la reactivación de un asunto que está cerrado y que nunca procedió porque fue aclarado en su momento”. Héctor no quiere parientes, quiere cómplices.

¿Aclarado? ¿Aclarado que se disfrazaron de policías sin serlo, que mintieron a la autoridad, que dispusieron de armas oficiales, reglamentarias, asignados como “escoltas” del senador? Así que ahora el que viola la ley, aclara y se pitorrea de la autoridad.

Se victimiza Héctor Yunes. Acusa que ante la critica formulada a los 100 pésimos días del yunismo azul, la respuesta es la “impresionante intolerancia”.

Y concluye:

“Ni esto, ni la avalancha de agravios que por las redes sociales en mi contra difunde el grupo especial de cibernautas a sueldo con quienes opera el gobernador, podrán detenerme”.

De lo que no habla el senador es de sus culpas y de sus yerros. Ni de la perversa práctica de incrustarse en las estructuras del IPAX para obtener permisos para portar armas. ¿Hay fijación por las armas? ¿Hay fijación por la sangre?

Arrancó el Caso Poliyunes en este espacio, el 14 de marzo de 2016. Dos semanas antes INFORME ROJO recibió documentos de elementos del IPAX, con evidencia demoledora, las fotografías de los parientes del senador, vestidos con uniforme oficial, las fichas personales de control que evidencia que los parientes policías de Héctor Yunes sí fueron inscritos en la nómina del IPAX: la relación de beneficiarios de cada uno para efectos de derechos y reclamos laborales. (Ver: http://mussiocardenas.com/informe-rojo/112651/hector-yunes-los-parientes-policias-ipax-las-armas).

Al día siguiente de la primera entrega de la serie, se difundió la carta que envió César Yunes Landa, hermano del senador en la que niega que él y su familia cobren en el IPAX. “No somos aviadores. No lo hemos sido, no lo somos y no lo seremos nunca”, enfatizó. Son empresarios. Admitió que por exigencia del IPAX aparecen vestidos de policías en la fotografía de las fichas de control. Reconoce que desde hace 25 años “gozamos de los permisos de portación de armas” y que “solicitamos a la Institución (el IPAX) la renovación de los permisos, determinando sus autoridades el procedimiento que se siguió, incluyendo la toma de fotografías”. (Ver: http://mussiocardenas.com/informe-rojo/112664/javier-duarte-cadaver-frente-palacio).

Si no cobraban en el IPAX, ¿dónde quedó el recurso asignado, el que autoriza el Congreso de Veracruz, el que debió supervisar el Órgano de Fiscalización Superior? Otro elemento para reabrir el caso: desvío de recursos públicos.

25 años simulando que eran policías para poder detentar permisos de armas de fuego. Y admitiendo que esta farsa fue para renovar los que ya se les habían otorgado.

Pataleó Héctor Yunes. Increpó y usó al entonces presidente del PRI en Veracruz, Felipe Amadeo Flores Espinosa, a la senadora suplente Erika Ayala, y al diputado ex panista. José Ramón Gutiérrez de Velasco para desvirtuar la investigación periodística. No lo logró.

Evidenciado, exhibido, el Caso Poliyunes mostraba a un candidato al gobierno de Veracruz proclive a la corrupción, encubridor, tramposo y mañoso, perdiendo intención de voto, los puntos que lo alejarían del sueño de ser gobernador.

Acusó Héctor Yunes que era un acto de perversidad. Sí, la suya, su perversidad, usando a su padre de más de 80 para engañar a la Secretaría de la Defensa Nacional, que motivada por la publicación aplicó un operativo en Xalapa, el 17 de marzo de 2016, intervino las instalaciones del IPAX y se llevó la documentación.

‘No me han acusado de nada y se trata de un señalamiento perverso’, decía Héctor Yunes. “Sigo limpio”. No, seguía sucio y tema o reventó.

Un documento contundente aplacó a Héctor Yunes: la tarjeta fechada el 25 de marzo de 2015, con la que se asignaron armas y tipo de encargo a su padre y hermanos. La suscribe el capitán Roberto Rodríguez Vega, subgerente de Control de Armamento y Equipo del IPAX, dirigida al comisionado Fernando González Ortiz.

“Por este conducto y en cumplimiento a sus instrucciones, me permito hacer de su superior conocimiento que el día 20 de marzo del presente año, se proporcionaron a los CC. César Yunes Landa, Rafael Yunes Landa y César Yunes Faisal, quienes se desempeñaran como ‘escoltas’ del senador Héctor Yunes Landa”. Tres pistolas Pietro Beretta, matrículas, J95536Z, K03598Z y N22860Z, cada una con dos cargadores y 30 cartuchos.

Qué infamia la del senador. A sus más de 80 años, disfrazó a donde César Yunes Faisal y a sus hermanos César y Rafael —Chuchín no porque era vegetal administrativo— de policías. Y peor, al jefe del clan se le asignó el estatus, con la vida a cuestas, de “escolta del senador”.

Primer caso para el presidente de la Comisión Anticorrupción del Senado de la República. Enésimo caso para la PGR. Un caso espinoso para la Secretaría de la Defensa Nacional, burlada.

Si encubre un acto de corrupción en casa, combatir la corrupción en México es una farsa vil.

¿Cómo y por qué logró Héctor Yunes que el caso fuera cerrado? ¿Quién se embarró en la Sedena, en la PGR, ni se diga en la Fiscalía de Veracruz cuando el titular era “Culín”, alias Luis Ángel Bravo Contreras, tapadera de duartistas como el senador?

¿A qué funcionarios acudió, en qué nivel de poder —y de corrupción— halló el senador Héctor Yunes Landa mano cómplice para dar carpetazo al tema de los Poliyunes?

Se reabre el caso y que aflore lo inédito.

Y a llorar por su insensatez.

Archivo muerto

Desfasado, Miguel Ángel Yunes se vuela. Tácitamente derrotado, bailado por la alianza PRI-Morena-Verde, suelta con brío que prefiere pagar el salario de maestros y médicos que el de los diputados que al oponerse a la reestructuración de la deuda bancaria aceleran el proceso de bancarrota de Veracruz. Es un exabrupto y un sin sentido. Sabe Yunes azul que resistirse a pagar es delito —incumplimiento del deber legal— y una irresponsabilidad. Centra su discurso en las culpas de priistas, morenistas y verdes al rechazar la reestructuración de la deuda de hasta 46 mil millones de pesos y lo hace con filo, imputándole la carga a sus adversarios políticos. Otra versión apunta a que sabía el gobernador que esa propuesta no pasaría y sabe que no pasará. Y ahí está el lucro electoral. Si la crisis se agudiza, si se decreta la suspensión de pagos, si los bancos reclaman el pago absoluto de lo prestado, si las participaciones federales son retenidas en su totalidad, si comienza el despido de personal, el cierre de hospitales y escuelas, si la quiebra se convierte en caos, habrá culpables. Y según Yunes Linares pagarán la factura el PRI, Morena y el Partido Verde. Será suya la responsabilidad de la debacle, la falta de flexibilidad. Quizá la culpa sea de Yunes azul pero en el imaginario colectivo va quedando la idea de que la que le cerró la puerta a Veracruz fue la alianza de facto PRI-Morena-Verde. Y eso, el 4 de junio, podría modificar la intención de voto. Así se madura en el yunismo azul… Hechos un quecosaedro los panistas de Coatzacoalcos. Este jueves 16, por la noche, debe definirse su candidato o candidata a la alcaldía, y este jueves, a eso de las 11 de la mañana, el panismo doctrinario tendrá encuentro con la prensa, pintará su raya, repudiará la imposición de un externo. En la víspera, el ex secretario de Gobierno municipal y ex director el DIF, Jesús Moreno Delgado, advirtió que si no logra ser candidato del la alianza PAN-PRD, ahí tiene su estructura para sumarse y a ver cuántas regidurías le dan. ¿Y si no? Con él contienden Arbedina Teresa King Cancino, con el apoyo de los empresarios; el rector de la Universidad Istmoamericana, Juan Manuel Rodríguez Caamaño, escritor de tramas encendidas, amor y sexo desenfrenado, secuestro y suicidio; los panistas Alfredo Phinder Villalón, ex regidor municipal, y José Luis Sosa Franco, amigo de priistas y fan de Morena, a la que prodiga likes a granel. Se prevé un encontronazo entre los doctrinarios y los neopanistas, los que reclaman la candidatura para un militante y los que le apuestan al simpatizante externo. Todo un quecosaedro azul… Y ahora el cuento de la regidurías en Morena. Habrá tómbola, pero los espacios ya están definidos, obvio por “dedazo”. Lo difunde el portal Criterio Universal del periodista Natalio Bernal Amador, bajo la firma de Carlos Domínguez Alegría. “Los elegidos por (la diputada federal) Rocío Nahle, son Benito Soriano Aguilera, Eusebia Cortés Pérez, Francisco Zamudio Martínez y Fabiani Cueto Salinas, quienes fueron impuestos por la diputada federal para ocupar una Regiduría en la planilla para la Alcaldía”. Más adelante cita: “Esta imposición será legalizada el próximo jueves (16 de marzo) mediante un ‘sorteo’ en tómbola, farsa que se realizará para pretender engañar a los otros aspirantes y a los militantes, de que en Morena existe democracia en la elección de sus candidatos, aunque en el partido del Pejelagarto se hace todo lo contrario”. Los espacios para militantes serán así: 1,2,4,5,7,8,10,11 y 13. Para externos —no afiliados a Morena— serán las posiciones 3,6, 9 y 12. Algunas fuentes establecen que la propuesta de la ex diputada priista-verde, Mónica Robles de Hillman, para regidor tercero es el ex secretario general del PRI, Alberto Mijangos Martínez. La posición seis es para el restaurantero Andrés Azuela Berchelman. ¿Se parece en algo al PRI-AN? Sí… Le va bien a CMAS, sus finanzas como nunca, sin “aviadores” ni rémoras heredadas del duartismo. Tan le va bien a la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento, no CAEV Coatzacoalcos —su RFC sigue siendo CMA 920101 DH8,— que por todo el municipio se ve su parque vehicular nuevo o seminuevo, reluciente. Un reporte interno los enlista así: Jetta gris, placas YLA 6395; Jetta gris , placas STD 9857 de la ciudad de México; camioneta roja Amarok VW, placas A66 AKD del DF; Aveo Blanco, placas MSV 5752, de la ciudad de México; Aveo gris, placas MPV 1352, del DF; camioneta Amarok gris, placas MRP 8943, del DF; camioneta Amarok gris, placas MRT 6057, del DF. Ni en los días de la plenitud duartista, cuando Tony Macías, el “suegro incómodo” del ex gobernador Javier Duarte, detentaba todo el poder, se desplegó tanta bonanza para él y los suyos. No se ha establecido quién los vendió o quién los rentó, cuanto se pagó o se paga por los autos, si algún alma generosa los prestó, pues de alguna forma se deben transportar los ejecutivos de CMAS. En sus costados, los vehículos lucen el logo de CAEV, aunque en realidad sigue siendo CMAS. Como diría en célebre Chico-Ché, ¿quién pompó y a qué precio?…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

FLAVINO RÍOS: LOS DINEROS PERDIDOS

* Suman tres denuncias más * PGR va tras el ex gobernador * 250 millones en Segob * 2 mil millones en el IPE * Revés a Yunes en el Congreso * PRI-Morena-Verde rechazan la reestructuración de la deuda * “Cállate”, “provocador” * Otra vez, la intolerancia del Peje * Agresión a la periodista Violeta Santiago.

15 de marzo de 2017

Ni tan santo, Flavino Ríos suma denuncias a su desgracia: por desvío de recursos en la Secretaría de Gobierno, por el defalco a Pensiones del Estado y una más, de corte federal, por ensuciar las pesquisas para dar con los bienes de la familia real duartista.

Ni tan honorable como lo pinta el PRI, enfrenta el ex gobernador interino el asedio por la fuga de Javier Duarte, allegándole el helicóptero oficial en que abandonó Xalapa, se perdió en el misterio y no se volvió a saber.

Había que darle “trato de gobernador”, dijo Flavino Ríos Alvarado. Y lo dejó ir.

Confinado en una celda de Pacho Viejo, el célebre penal, decía el ex gobernador interino que lo suyo era asunto menor, fácil de enfrentar, y que en uno o dos días habría de recobrar su libertad.

Se irritó al saber que su suerte andaba mal. “A mí nunca me han acusado de pederasta”, soltó con veneno mortal, aludiendo a Miguel Ángel Yunes Linares, el gobernador de Veracruz al que le reviven el escándalo de Cancún, las imputaciones de menores abusadas en fiestones de empresarios y políticos bajo los auspicios de Jean Succar Kuri, alias Johnny, el libanés condenado a 112 años de prisión.

Qué buen dardo el del doctor Flavino Ríos. Y qué mal tino. No sólo removió las iras del gobernador de Veracruz sino que impactó en otro personaje de mayor nivel, Emilio Gamboa Patrón, senador, copropietario del PRI, a quien Lydia Cacho en su libro Los Demonios del Edén señala con vehemencia inusual en las fiestas carnales de Succar.

Fue lo último explosivo que se le escuchó decir al ex gobernador interino, hasta que la juez de control determinó un año de prisión preventiva —obviamente excesiva por no ser delito grave—, imputado en la causa relativa a la fuga de Javier Duarte, su antecesor, al que mareó y empinó, al que llevó al caos y luego lo movió a renunciar.

Golpe brutal para el linaje de Flavino Ríos, el del prestigio y el honor, según la pandilla del PRI, los infames que apuestan al olvido, los que nunca alertaron que Javier Duarte había perdido la razón, ni alzaron la voz para frenar la venganza, ni se indignaron con el saqueo, la corrupción, el atropello a la ley, el abuso de poder, la violencia consentida, el cogobierno con los cárteles y el surgimiento de otro poder, el Cártel de Duarte.

Ese PRI cómplice ve a Flavino pulcro y honesto. Y en prisión.

Suma a su desgracia política, a la imputación de facilitar la fuga de Javier Duarte, tres denuncias más: casi 250 millones de pesos malversados en la Secretaría de Gobierno, en sus días de titular; más de 2 mil millones desfalcados al Instituto de Pensiones del Estado, con su firma y su aval, y maniobrar para ocultar las propiedades del ex gobernador y su familia en el Registro Público de la Propiedad.

De la denuncia en Segob, detalla el comunicado del gobierno yunista:

“La Secretaría de Gobierno del Estado de Veracruz interpuso este lunes 13 de marzo denuncia penal contra el exgobernador interino, Flavino Ríos Alvarado, por su probable responsabilidad en la comisión del desvío de recursos públicos dentro de la dependencia, durante su estancia como titular.

“Ello deriva del proceso de entrega-recepción concluido en el mes de febrero del presente año y luego de encontrarse inconsistencias basadas en gastos de los cuales no se halló soporte documental para justificar la erogación de los recursos, cuyo monto asciende a un total de 247 millones 126 mil 087 pesos.

“Cabe destacar que el monto citado corresponde al periodo en el que el denunciado se desempeñó como Secretario de Gobierno del Estado de Veracruz, del 20 de julio de 2015 al 12 de octubre de 2016. Asimismo, el hallazgo es resultado del procedimiento establecido en los lineamientos que deben observar los servidores públicos al separarse de su cargo.

“Por lo anterior, se presentó la denuncia ante la Fiscalía Especializada en Delitos Relacionados con Hechos de Corrupción y Cometidos por Servidores Públicos, de la Fiscalía General del Estado de Veracruz, a cargo de Jorge Winckler Ortiz”.

Horas antes, el golpe yunista fue mediático. Y como siempre en los otrora feudos de Javier Duarte, en su prensa a modo, la que lo alabó hasta que el chayote escaseó. Dura el calor hasta que la llama se extingue.

No litiga en los medios Yunes azul —eso dice, ja— pero qué tal el ejercicio de la filtración. Y mejor si sus voceros huelen a duartismo.

Reseñaba Carlos Loret de Mola, este martes 14 en el noticiario Despierta, en Televisa, con Carlos Loret de Mola:

“Y luego, hay otra carpeta que significa más de 2 mil millones de pesos en la que está acusado junto con los demás integrantes de la junta directiva del Instituto de Pensiones (del Estado, IPE) por presuntamente saquear las reservas de este instituto”.

Su nombre aparece entre los integrantes del consejo directivo del IPE que suscribieron y avalaron préstamos al gobierno de Veracruz e incurrieron en administración fraudulenta provocando daño patrimonial. Una versión, la del Órgano de Fiscalización Superior, acredita que fueron 2 mil 993 millones de pesos; otra, la de la Coalición de Pensionistas Independientes del Estado de Veracruz (Copipev), dice que rebasa los 4 mil millones.

Flavino Ríos y el resto del consejo directivo del IPE fue denunciado el 21 de diciembre de 2016, como resultado de la revisión de la cuenta pública 2015. El “probable” daño patrimonial fue por 284 millones 870 mil pesos.

Hubo otra denuncia, en enero de 2017, por la transferencia de 2 mil 709 millones de pesos a la Reserva Técnica. Según la COPIPEV, Flavino Ríos fue cómplice del saqueo al IPE.

Y su denuncia no es coyuntural, ni al verlo refundido en Pacho Viejo. Data de enero de este año, dos meses atrás. Para la COPIPEV el daño real es mayor a los 4 mil millones de pesos.

Hay una tercera línea, la del ocultamiento de información a la PGR, urdida en los días en que Javier Duarte era gobernador, cuando se escudriñaba en los archivos del Registro Público de la Propiedad, hurgando para hallar los bienes de la familia real.

Instruyó el entonces secretario de Gobierno al titular de Notarías y Registro Público de la Propiedad, Domingo Yorio Saqui, a ensuciar la investigación, a ocultar datos.

Simultáneamente revelaba Flavino que las pesquisas de la Procuraduría General de la República estaban motivadas en una denuncia para detectar los bienes de Miguel Ángel Yunes Linares y sus familiares. Su afirmación provocó que la PGR le aclarara que la investigación tenía como destinatario a Javier Duarte.

Duerme Flavino Ríos en Pacho Viejo, acusado de facilitar la fuga de Javier Duarte, imputado por abuso de autoridad, encubrimiento por favorecimiento y tráfico de influencias, sujeto a prisión preventiva de un año, según determinó la juez de control, Alma Leida Sosa Jiménez.

De nada sirvió la embestida priista, los medios de comunicación agitando, los gritos y lamentos de la fidelidad y el duartismo, la tesis de la venganza yunista, el operativo para salvar el honor del ex gobernador interino de Veracruz.

Como en el caso Arturo Bermúdez, el ex secretario de Seguridad, también recluido en Pacho Viejo, la presión no sirvió. Se quedan a enfrentar la embestida judicial, la de Yunes azul y la del gobierno federal.

Limpio, lo que se dice limpio, no es. Hay huellas de corrupción en su notaría, en su paso por el gobierno alemanista, en el tráfico de poder, en el empoderamiento de sus ahijados.

Lo tilda el PRI de “abogado brillante, de reconocido prestigio y un extraordinario servidor público”. Ajá.

Hay evidencia en los registros de la propiedad de escrituras alteradas, su fe en operaciones de asignación de tierras al margen de la ley, que se caen en los juicios civiles, que entrañan despojo a los bienes municipales. Un caso, los predios que se hallan detrás del Centro de Convenciones de Coatzacoalcos, asignados al contratista Marco Antonio Juárez, ya fallecido, allegado al hoy presidente del Tribunal Superior de Justicia, Edel Álvarez Peña, a la compañía Jakarta, a la empresa La Feria.

Lo exaltan los infames del PRI:

“Militante priísta distinguido, producto de la meritocracia y la congruencia, que en todos los cargos que ha desempeñado se ha caracterizado por su disposición al diálogo, a la construcción de acuerdos y el respeto a la ley”. De la inspiración de Renato Alarcón, su líder en Veracruz.

En su notaría, la número 9 de Minatitlán, y en la Secretaría de Gobierno de Veracruz, se operó la sucesión duartista, los candidatos a modo en la oposición, las campañas de lodo, recursos millonarios para financiar candidatos que debían incrustarse en Morena. Un audio difundido en redes sociales, lo evidencia.

Fue en el alemanismo un rey sin corona. Manipulaba Flavino Ríos a Alejandro Montano, ex secretario de Seguridad Pública, el otro yo de Miguel Alemán Velasco, hasta llegar a ser secretario de Gobierno. Por coincidencia, sus amigos, los Edeles, vieron crecer su imperio de papel, Liberal del Sur, Novedades de Tabasco, Diario de Acayucan, Crónica de Xalapa, Diario de Minatitlán, y más de una decena de periódicos en Veracruz y Tabasco.

“Abogado brillante, de reconocido prestigio y un extraordinario servidor público”, dice el PRI. Y hoy está en prisión, sujeto a un juicio y los que vendrán.

Son cuatro denuncias, la de la fuga de Javier Duarte, la de los dineros de la Secretaría de Gobierno, la del IPE, la que se origina por ocultar los bienes de su antecesor.

Es el nuevo rehén de Yunes. Y de la PGR también.

Archivo muerto

Un revés más al yunismo en el poder, vencido de nuevo el gobernador azul por la mancuerna PRI-Morena y sus aliados del Partido Verde, que rechazaron la reestructuración de la deuda del gobierno de Veracruz. Habrá, pues, menos dinero y más crisis; persistirá el caos, miles de proveedores sin cobrar, las finanzas del gobierno estatal en ceros, los servicios públicos rumbo a la catástrofe, los salarios de la burocracia en riesgo de no cubrirse. Martes negro este 14, al imponerse el voto en contra de los priistas, morenistas y verdes. Golpearon a Miguel Ángel Yunes Linares en el tema toral: el saneamiento de las finanzas para poder trabajar, realizar obra pública y aterrizar mejores niveles de bienestar. No hubo acuerdo, votaron 25 diputados en el Congreso a favor cuando se requería alcanzar 34 votos. Les responde el gober azul que PRI, Morena y PVEM le han causado un grave daño a los veracruzanos. Fue un golpe político y con un abanico de golpes políticos les responderá… Otra vez la intolerancia. Y su protagonista, Andrés Manuel López Obrador. “Cállate”, le dice a Antonio Tizapa, padre de un normalista de Ayotzinapa y lo remata con un “provocador”. Pero Antonio Tizapa no lo es. Jornada para no olvidar, la de ese día en Nueva York, el lunes 13, reunido el líder de Morena con simpatizantes cuando de pronto se escuchan las voces que lo increpan y que alteran a sus seguidores. “Aquí hay libertad”, grita AMLO y deja pasar a sus detractores. Uno de ellos, Antonio Tizapa, llevaba una cartulina y en ella fotografías de López Obrador con el ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, acusado de ser su protector, u otra con el gobernador Ángel Aguirre Rivero, en cuyo sexenio se cometieron dos aún sin resolver. Habría de aclarar El Peje que ni hizo alcalde a Abarca ni tuvo mano en los asuntos de Guerrero. Ya en el auto, ocurrió lo peor. Manotea López Obrador frente a Antonio Tizapa, le llama “provocador”, refuta todo. Pero la estampa retrata la intolerancia del líder de Morena, que de 2006 a la fecha, sigue siendo igual. “Ya cállate chachalaca”, le lanzó a Vicente Fox y eso lo desplomó hasta perder la elección presidencial. Nueve años y no el Pejelagarto no aprende la lección… Indomable, Violeta Santiago no sabe de frenos ni barreras, de censura y represión cuando se trata de informar. Va por el dato, por la nota que abra los ojos de la sociedad. Y en esa búsqueda la golpea el poder, la confronta, le reclama que por su afán de comunicar siempre diga la verdad. Suele soportar desdén y bloqueo, pero la agresión física no. Violeta Santiago iba por información, el lunes 13, cuando el encargado de Obras Públicas del ayuntamiento de Agua Dulce, Leobardo Aguilar Ornelas, pasó de la indiferencia al trato soez. Preguntaba la joven reportera de Diario Presencia, editado en Las Choapas bajo la conducción de Roberto Morales Ayala, cuando supo que el poder ni ve ni escucha. Cuestionaba sobe los comités de obras, lo reportado como realizado, las obras a medias. Leobardo Aguilar refería que para hablar tendría que pedir permiso al alcalde, Daniel Martínez González. Violeta Santiago activó su teléfono celular y comenzó a grabar. El funcionario se dirigió hacia ella. Violeta lo esquivó y lo siguió. Da un portazo y la golpea en mano derecha provocando una lesión en la muñeca. No es la primera agresión que sufre la reportera. Soporta sarcasmo y burla en las conferencias de prensa, habladas de los funcionarios inútiles del alcalde, señalamientos de que con su crítica entorpece la marcha del ayuntamiento. Hoy no es así. Violeta Santiago denunció los hechos por la vía penal. No está sola. Como en otros casos, si tocan a Violeta Santiago, tocan al gremio de prensa…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

FLAVINO RÍOS Y EL PRI: CUANDO LOS INFAMES OLVIDAN

* Cómplices de Javier Duarte * Lo vieron robar y callaron * FRA: su mano sucia en el IPE y la represión a jubilados * Y ahora dicen que es venganza * Tony Macías y la amenaza a Rotter * La fiscal de Cosolea encubre a Quintanilla * Al garete, el Registro Civil * Etileno XXII, el escándalo que viene * El candidato que usa a Dios.

14 de marzo de 2017

Peor que cínico, ser cómplice. Y en el silencio de los priistas, su raza, Javier Duarte fincó su poder, corrompiendo a una casta sin vergüenza, ladrona, que ayudó a saquear Veracruz, propiciando la quiebra, la desigualdad y la violencia brutal.

Cínicos, los priistas vieron a Javier Duarte enloquecer, empalagado por las mieles del poder, hurtando y desgobernando, la muerte acechando en hospitales del estado por falta de medicamentos y equipo médico, mientras sus dineros tenían un destino cruel: negocios y casas de placer, hoteles y yates y el obsesivo gusto de Karime Macías Tubilla, su esposa, por gastar y por montar.

Al oído, cuando el ex gobernador se afianzaba en el poder y perdía la razón, le hablaba Flavino Ríos Alvarado, su consejero y guía, el que de la rivalidad pasó a ser su otro yo, su conciencia, conducido el gordobés hacia el desastre, al sueño de la impunidad.

Todo un Francis Underwood, Flavino Ríos tejió su propio ascenso y lo que soñó ser: gobernador interino, empinando a Javier Duarte, llevado de la mano al abismo, provocando su renuncia y tomando el control.

Escuchar a Flavino fue un suicidio. Y Javier Duarte, políticamente se suicidó.

Ya sin poder, el ex gobernador pedía un último favor: un helicóptero para emprender la huida. Y Flavino se lo concedió.

Hoy Flavino Ríos está en prisión, acusado de encubrir y ayudar a huir, de facilitar la fuga del ex gobernador de Veracruz, que primero negó, diciéndose ajeno al uso de la aeronave, el 14 de octubre de 2016, y un mes después, el 7 de noviembre, admitió, sin saber, dijo, si había orden de aprehensión.

Y sí lo sabía. Porque nadie, en ese nivel, el de gobernador y hombre de poder, es ajeno a los pasos de la PGR, a las decisiones del Poder Judicial Federal. Y menos si la acción legal implicaba a Javier Duarte y el impacto que habría de tener.

Por Flavino, el cómplice de la fuga, hablan hoy los priistas. Enfrentan al gobernador panista Miguel Ángel Yunes Linares. Lo increpan y confrontan. Le exigen que no se abuse del aparato judicial, que no se atropelle la ley.

Flavino Ríos, pregonan los priistas, una finura y todo honestidad. Ajá.

Nunca hicieron algo igual en los días en que Javier Duarte consumaba venganzas y vaciaba sus iras, llevando a prisión al periodista Jorge Manrique, a retener en una cárcel a Maryjose Gamboa, su gobierno criminalizando a inocentes y vinculándolos al crimen organizado, o violando el derecho de la sociedad a la paz, haciéndola presa de la violencia demencial.

No hubo PRI, ni sus bases ni sus líderes, que alertara sobre el narcogobierno en Veracruz, entregadas sus parcelas, el corredor que va del sur al norte, a las bandas de la droga, la extorsión, la cuota al empresario, el derecho de piso, el tráfico de migrantes, la trata de personas, el secuestro de niños, las fosas clandestinas.

No alzaron la voz los priistas ni con las infamias de Fidel Herrera ni con el desgobierno de Javier Duarte, aliados a los cárteles, dejándolos pasar, permitiéndoles operar, infectando a la sociedad.

Callaron los Héctor Yunes, los Pepe Yunes, los Flavino Ríos, los Brito, los Marcelo, los Américo, los Montano, los Erick, los Silva, los Carvallo, la casta que se corrompió con Fidel Herrera y se terminó de pudrir con Javier Duarte.

Fue el silencio cómplices en los días del poder demencial.

Y hoy alzan la voz los priistas. Demandan que sea la justicia la que deba prevalecer.

Hablan por Flavino Ríos, como antes no lo hicieron por la sociedad, reclamando que Yunes gobernador no abuse del poder, que su implicación en la fuga de Javier Duarte no sea motivo de venganza.

Fija su postura el PRI. Lo tilda de “abogado brillante, de reconocido prestigio y un extraordinario servidor público”. ¿Y las escrituras chuecas? ¿Y la paliza a los jubilados que reclamaban el pago de sus quincenas? ¿Y su mano en el desfalco del Instituto de Pensiones del Estado?

Arremete contra Yunes azul, que ofrece el paraíso y no saca del infierno a Veracruz.

Este lunes, de cara a todos, el nuevo líder del PRI, Renato Alarcón Guevara, lo fustiga: a Yunes Linares lo mueve la venganza, no la justicia. El encarcelamiento es un intento de amedrentar a la oposición.

Cita frases, describe su entorno adverso, un escenario de persecución política. Y Flavino Ríos, siniestro como es, resulta víctima.

Flavino, para el PRI, es un “militante priísta distinguido, producto de la meritocracia y la congruencia, que en todos los cargos que ha desempeñado se ha caracterizado por su disposición al diálogo, a la construcción de acuerdos y el respeto a la ley”.

Renato Alarcón pontifica: en manos de Yunes azul todos los que disienten viven en un estado de persecución, la Fiscalía convertida en herramienta de poder que transgrede la ley, que acomoda sus investigaciones al servicio de la política partidista.

“Ante el escenario de persecución política —dice el líder del PRI—, con una agenda electoral clara, esta dirigencia, un servidor como presidente del Comité Directivo Estatal, los sectores y organizaciones que forman parte de éste y diversos representantes populares veracruzanos de nuestro partido, asumimos una posición crítica y denunciamos la actuación de un Gobernador que utiliza la Fiscalía General del Estado, todo el aparato de seguridad y probablemente alguna parte del Poder Judicial, para sus objetivos insaciables de venganza y el intento desmedido de amedrentar a la oposición.

“Los priístas de Veracruz, en esta nueva etapa, hemos hecho un profundo acto de conciencia. No olvidamos los agravios del pasado. Reconocemos nuestros errores, pero nunca renunciaremos a defender las causas justas del pueblo de Veracruz, a sus ciudadanos y a sus instituciones”.

De la farsa habla el farsante. “No olvidamos los agravios del pasado”, dice Renato Alarcón. Tampoco su silencio. Tampoco la complicidad. Tampoco la colusión con el ladrón. Tampoco lo olvida la sociedad que sintió el agravio de la familia voraz, los Duarte y los Macías, el séquito que robó y dejó robar al ex gobernador.

No hay registro que el PRI haya increpado a Javier Duarte y haya alertado del atropello a la ley. Por acción y omisión, el PRI es corresponsable del caos que vive Veracruz

Nunca confrontó el PRI y los priistas a Duarte con la verdad, le reclamaron que se ciñera al estado de derecho o que respetara la ley.

Ni Flavino Ríos, ni los Yunes rojos, ni el Pato Silva, ni Gina Domínguez, ni la fidelidad ni el duartismo habló por Veracruz. Viendo el robo lo dejaron pasar. Viendo el atropello a la ley, las venganzas del imbécil que desgobernaba a Veracruz decidieron callar.

Vieron el saqueo a las arcas públicas, el robo de los dineros que podían salvar vidas o aliviar el dolor en hospitales y clínicas, los recursos hurtados a la educación, y lo suyo fue la complicidad.

Vio el PRI, los priistas, Flavino, Montano, Brito, Marcelo, Américo, el baño de sangre, el dominio de los cárteles, la conformación del Cártel de Duarte, la muerte por ejecución, los levantados y los desaparecidos, y nada hicieron para frenar a su gobernador.

Flavino Ríos no es víctima, es victimario. Operó la entronización de Javier Duarte cuando la demencia comenzaba a asomar. Armó estrategias políticas para mantener al PRI en el poder. Enfrentó la protesta y la reprimió. Apaleó jubilados que reclamaban un mísero salario, aguinaldo, prestaciones, irritados por haber recibido cheques sin fondo. A cambio, la policía los tundió.

Trato de “gobernador” dijo Flavino Ríos que debía tener Javier Duarte cuando la orden de aprehensión estaba en curso. Y en el helicóptero oficial huyó.

No hablan los priistas por el pueblo, pero sí por los que han saqueado a Veracruz. Y reclaman para el embaucador de Javier Duarte un final feliz.

Peor que ser cínico, ser cómplice.

Archivo muerto

Algo no le carbura a Tony Macías. Siente que el duartismo vive, que la tierra de otros es suya, que la de Armando Rotter también. Sus esbirros, pues, llegaron al predio propiedad del ex alcalde, al poniente de Coatzacoalcos, frente al Itesco, el miércoles 8, e increparon a tres empleados que colocaban una cerca. “Te vas o te voy a chingar”, les soltó uno de los matarifes tras escuchar que ahí el patrón es Rotter. Un día después, al repetirse la amenaza, llegó el ex alcalde, su vehículo bloqueó el paso a los guaruras de Tony Macías, los enfrentó y les exigió cesar las amenazas. Lo escuchaba desde el interior del auto Abenamar Cuevas, compadre y testaferro de Tony Macías, el suegro incómodo de Javier Duarte, el ex gobernador prófugo. “Voy a defender el predio con todo, con mi vida si es necesario porque me costó, porque es patrimonio de mis hijos”, les soltó Rotter. Y Abenamar sólo alcanzó a decir que si tiene documentos los exhiba. Esa tarde Rotter denunció a Abenamar, sus guaruras y Tony Macías ante la Fiscalía de Veracruz. Por ese predio, Tony Macías acusó a Rotter de despojo y logró que le giraran una orden de aprehensión. Rotter, amparado, lo venció en juicio. Ahora sigue la vía extrajudicial, la de la amenaza, la del acoso, la de la intimidación. Abenamar Cuevas, a través de sus hijos, “aviadores” en CMAS, es el de las cantinas y los antros, los Dos Leones y Puerto México. Otros tugurios son Blue Bobster, El Acuyo, Sal de Mar, Querida María. El puro lavadero… Una más de la fiscal Aurora Solano Arroyo, encargada de la procuración de justicia en Cosoleacaque y anexas, que pierde pruebas, niega diligencias, evade peritajes y agravia a las víctimas mientras favorece a sus verdugos. Un caso, el del Clan de los Quintanilla Hayek, Enrique y Jaime, cuya empresa Gravas del Sureste, S.A. de C.V. explota ilegalmente un banco de arena y grava en el predio rústico Chacalapa, en Chinameca, propiedad de Donaciano Baeza Gutiérrez. Meses van y meses vienen y la denuncia por el robo de los materiales de construcción y una agresión cuando un grupo de matarifes atacó al personal de Donaciano, machete en mano, no es consignada. Aurora Solano, encargada de la subunidad de la Fiscalía regional en Cosoleacaque, deja al margen de la investigación al célebre Jaime Quintanilla Hayek y a su abogado, Cosme Atonantzin René Cruz Cruz, los mismos que estuvieron implicados en la clonación de dos sentencias judicial con las que cobraron más de 4 millones de pesos, ilegalmente, a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes por la afectación de un predio que nunca acreditaron que fuera suyo, donde se construye el libramiento vial hacia la zona portuaria de Coatzacoalcos. Jaime Quintanilla nunca fue requerido por la fiscal Solano, incurriendo en “negligencia y parcialidad”, según queja elaborada por los denunciantes. En el curso de la investigación UIPJ/DXXI/SUBCOSOL/018/2017, Aurora Solano “extravió” documentos aportados por la parte afectada; impidió que se realizara un peritaje que habría de determinar que el banco que explotan los Quintanilla se encuentra dentro del predio Chacalapa, propiedad de Donaciano Baeza, y de un momento habrá de determinar y en un remoto caso, consignar. ¿Es esta la justicia por la que votaron los veracruzanos en 2016, cuando fue desterrado el duartismo? Aurora Solano es la misma fiscal señalada de facilitar que los estudiantes del Tecnológico de Minatitlán que provocaron el accidente en el que murieron un varón y una niña, en la carretera antigua a Minatitlán, se hayan ido burlándose de la justicia. Y eso que iban ebrios… Peor que nunca, el Registro Civil de Coatzacoalcos. A los eventos en que debe acudir su personal para otorgar servicio fuera de sus instalaciones, llegan tarde. Impera el desorden, la desorganización, sin conectarse los empleados con su titular, Nora Edith Torruco Vera. Y cómo no si en horas de trabajo, Nori Torruco anda en lides políticas, en eventos del Partido Acción Nacional, en Coatzacoalcos y Xalapa, junto a su esposo, el precandidato panista a la alcaldía, Juan Manuel Rodríguez Caamaño. Ella en la talacha política y el Registro Civil sin brújula. ¿Sabrá Nori Torruco que a eso se le denomina abandono de trabajo e incumplimiento de un deber legal, y que es motivo de destitución del cargo público? Si no lo sabe, que le pregunte a un pariente que seguro la va a orientar: el magistrado Edel Álvarez Peña, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Veracruz… ¿Cómo se llamará el próximo escándalo judicial en el sur de Veracruz? Etileno XXII. Y no tiene que ver con la industria, ni con Pemex, ni con la empresa brasileña del grupo Odebrecht… ¿Quién es ese político, precandidato, suspirante por una alcaldía, que usa la fe, la religión, la pobreza, la enfermedad y la falta de esperanza en los hombres y en las instituciones para cachar votos? En el nombre de Dios los convoca y en el nombre suyo los corrompe…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

FLAVINO RÍOS: LA FUGA DE DUARTE Y LOS ENREDOS DEL CÓMPLICE

* Facilitó el helicóptero en el que huyó * De la negación a la contradicción * Lluvia de tomate contra Manuel Huerta * AMLO viendo incendiarse a Morena * Parque Tecnológico: van sobre 21 personajes * Tony Macías: denuncia en curso * Pluviales: más trastupijes del magistrado *Rechazo al trueque que ofrece Caballero * Lezek Lira se acerca al PAN.

13 de marzo de 2017

Lleva dos ex gobernadores Yunes: a Dante Delgado lo refundió en la cárcel acusado de corrupción, y salió no por inocente sino por haber sido acusado a destiempo, y a Flavino Ríos lo recluye por encubrir y facilitar la fuga de Javier Duarte.

Aciago este domingo para Flavino Ríos Alvarado, que pasadas las 8 de la mañana siente la mano de la ley en su humanidad, detenido al salir de su hogar en Xalapa, acusado de ser el artífice de la huida de Javier Duarte, el 13 de octubre de 2016.

Corre la versión en tiempo real, como si a Reforma se lo hubiera filtrado Miguel Ángel Yunes Linares, el gober azul. O se lo filtró. Escueto, refiere el mensaje del diario en la red Twitter, que el ex gobernador interino había sido detenido bajo cargos de encubrimiento y facilitar la fuga del gordobés.

Un par de horas después, en entrevista con XEU, Ríos Alvarado confirma su detención y advierte que no tendría problema para probar su inocencia. Luego diría que a él no lo han denunciado por pederastia, aludiendo a Yunes Linares por el caso Cancún, el libro Los Demonios del Edén de Lydia Cacho.

Ese domingo 12 o este lunes 13, afirmaba quien en sus días de secretario de Gobierno del duartismo ordenó reprimir a pensionados que protestaban por falta de pago en sus quincenas, el 23 de diciembre de 2015, quedaría en libertad.

Erró. Por la tarde le fue determinada prisión preventiva de un año, y habrá audiencia para determinar su se le vincula a proceso por la huida de Javier Duarte.

Su historia se remonta al 13 de octubre de 2016, cuando Javier Duarte fue visto por última vez, usando un helicóptero del gobierno de Veracruz, facilitado por Flavino, aunque éste de inicio lo negó. Su historia actual se finca en una contradicción que lo hace reo de la justicia penal.

Cinco días después, el 18 de octubre, Flavino Ríos rechazaba el señalamiento, cualquier vínculo con la fuga de Javier Duarte. Tajante, le decía a la periodista Adela Micha, en Radio Fórmula que no había prestado aeronave alguna, que consultaran las bitácoras de cada unidad, que si hubiera alguna responsabilidad “que se me castigue”. Así, “que se me castigue”.

Eran sus palabras:

“Incluso —le dijo a Adela Micha— ayer que me enteré de la noticia di indicaciones a la Dirección de Transportes Aéreos, que depende de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas, para que pusiera a disposición de la autoridad competente, en caso de que sea necesario o que lo solicite, todas las bitácoras de todos los transportes aéreos con los que cuenta el gobierno de Veracruz y que si hay alguna irregularidad, responsabilidad o algún acto ilegal o indebido, pues que se me castigue”.

—¿Usted le prestó un helicóptero para salir del estado?

—Falso completamente.

—¿No usó (Duarte) ningún helicóptero propiedad del gobierno del estado?

—No sé, te soy sincero, no sé, lo cierto es que yo no presté ningún helicóptero, si hizo uso de algún transporte aéreo del gobierno del estado se está investigando.

Ofrecía poner a disposición de la autoridad las bitácoras de los vuelos del jueves, viernes, sábado, domingo; “todo lo que solicite”.

Refería el ex gobernador interino que desde su toma de protesta no había mantenido ninguna comunicación con Javier Duarte. Sin embargo, los hechos lo desmintieron. Él mismo se desmintió.

Al mes siguiente Flavino Ríos intentó matizar su error. Algo no cuajó en su maniobra. Las bitácoras de vuelo, las bitácoras originales, lo delataban.

Dijo el 7 de noviembre:

“Él (Javier Duarte) pidió un helicóptero que lo trasladó a Coatzacoalcos, lo pidió directamente al aeropuerto. Pedí a la gente del aeropuerto que le dieran las atenciones de un gobernador porque yo no sabía que existía una orden de aprehensión”.

¿Entonces? Primero dice: yo no presté ningún helicóptero. Luego admite: Pedí a la gente del aeropuerto que le dieran las atenciones de un gobernador. Pero Javier Duarte ya no era gobernador y Flavino Ríos incurrió en desvío de recursos (la aeronave es un bien público), amén del tráfico de influencias, abuso de autoridad y encubrimiento por favorecimiento.

En otra declaración, ese mimo día apuntó:

“Yo no sabía en ese momento que existía una orden de aprehensión, tampoco tenía por qué saberlo, no es algo que me informe la PGR. Él habló al aeropuerto, pidió un helicóptero, se lo proporcionaron, y se trasladó a Coatzacoalcos”.

Una versión difundida por el periódico Diario de Xalapa detalla ahora la forma en que presuntamente habría facilitado Flavino Ríos la fuga de Javier Duarte. Aquí el texto.

“De acuerdo a lo narrado, horas después de tomar el cargo como gobernador interino, el 13 de octubre de 2016, Flavino Ríos Alvarado se presentó en las instalaciones de la dirección de aeronáutica en el Aeropuerto de El Lencero entre las nueve y diez de la mañana para hablar con Ricardo Casanova Morales, analista de proyectos de aquel departamento.

“En la reunión, Flavino Ríos dio la orden a Casanova Morales de brindar todas las facilidades logísticas al exgobernador Javier Duarte de Ochoa debido a actividades propias de su cargo (¿cuál cargo si ya no era gobernador?).

“Al siguiente día —14 de octubre— a las 15 horas Ricardo Casanova recibió la llamada de un número desconocido al que le comunicaron a Duarte de Ochoa. El exmandatario preguntó en qué tiempo tendría listo un helicóptero, a lo que el encargado respondió entre 40 y 50 minutos.

“Fue cerca de las 16:30 horas cuando Casanova Morales recibió otra llamada de número desconocido —con lada de la Ciudad de México—, al otro lado de la línea Duarte de Ochoa le solicitaría que una aeronave fuera enviada al Agrocentro Siglo XXI, que se encuentra en la carretera Xalapa-Veracruz, en la localidad de Puente Nacional.

“Ricardo Casanova Morales se comunicó a la oficina de Miguel Pablo Portugal para que ordenar que recogieran a Javier Duarte en el lugar antes señalado; por lo que 20 minutos después despegó el helicóptero del aeropuerto El Lencero sin pasajeros, solamente con el piloto y el copiloto, Jesús Jaime Peregrina y Francisco Javier Herrera, respectivamente.

“La aeronave recogió al gobernador en el Agrocentro con una persona desconocida e informó que cambiarían de destino debido a que se trasladarían al centro de convenciones de Coatzacoalcos. Una vez que aterrizaron ambos pasajeros subieron a un vehículo con rumbo desconocido.

Desata su aprehensión una reacción airada del priismo de Veracruz, de sus pares, de Dante Delgado, dueño Movimiento Ciudadano, del séquito que en los tiempos de Javier Duarte se montaban en el saqueo, o callaban ante el atraco a las arcas.

Protesta el PRI veracruzano, sus aliados en la oposición y un sector de la prensa que lo ve como víctima del gobernador Yunes Linares, de su sed de venganza, de su fobia al duartismo y a Flavino Ríos por ser el que operó la fuga.

Del saqueo, del abuso de poder, del atropello a la ley no habló Pepe Yunes, el senador, en la mayor parte del sexenio duartista. Lo hizo al final, cuando sintió que se podría descarrilar en su aspiración a ser sucesor de Javier Duarte. Hoy sí. Increpa y cuestiona, vía Twitter:

“Como todos en Veracruz, demando combatir la impunidad y corrupción, pero sin sesgos ni conveniencias políticas ni como estrategia mediática”.

Un segundo mensaje dice:

“El proceso de Flavino Ríos se debe llevar conforme a derecho y respetando las garantías individuales”.

Grave el masoquismo de Pepe Yunes. Intercede por uno de los capos que le impidieron ser gobernador de Veracruz.

Héctor Yunes, el otro senador, fue el último en enterarse que a su compañero priista lo tenían en prisión. También acudió a Twitter:

“Por el bien de Veracruz, esperamos que la detención de Flavino no sea una acción injuriosa disfrazada de justicia”.

Injurioso fue disfrazar a su padre y hermanos de policías para lograr que el Instituto de la Policía Auxiliar (IPAX) les facilitara obtener permisos de portación de armas. Injurioso fue recibir las “hieleras” del narco empresario Francisco “Pancho” Colorado Cessa, estando ya en prisión en Estados Unidos, purgando una sentencia de 20 años por lavado de dinero del grupo delincuencial Los Zetas, como consta en la transcripción de las llamadas entre el reo y su hijo.

Hay otro que no es priista pero también increpa a Yunes Linares por la aprehensión de Flavino Ríos. Es Andrés Manuel López Obrador, líder de Morena.

“Es un acuerdo (…) es propaganda, nada más —dice el Dios Peje—. Tan es así que Yunes acaba de apoyar al que fue contralor de Duarte para que sea candidato a presidente municipal de Pánuco del PAN”.

No falla AMLO en lo del ex contralor “tapadera”, Ricardo García Guzmán, que de su condición de cómplice de Javier Duarte lo lleva Yunes azul a la candidatura del PAN a la alcaldía de Pánuco. O sea, los rufianes, si son cuates o son útiles, que sean impunes.

Mal día también para Andrés Manuel. Culmina su gira por Veracruz, este domingo 12, y le roba la de 8 columnas el caso Flavino Ríos. Empezó su periplo con lo de sus declaraciones fiscales, su no pago de impuestos a Hacienda, y concluye con un hecho que lo envió a segundo plano.

Otros priistas, los de la cúpula, desdeñan a Flavino Ríos. Refieren que debe ser investigado, procesado y si tiene responsabilidad, que pague. Lo dice el vicecoordinador de los diputados federales, Jorge Carlos Ramírez Marín.

Enfrenta Yunes Linares el escarnio. Le imputan que es show, caja china protagonizada por el chino, distractor ante la ola de violencia y muerte, los cárteles dirimiendo sus conflictos a punta de bala y sangre, el escándalo por la impunidad de los duartistas, acogidos en el PAN y en el gobierno yunista como héroes, olvidando que fueron cómplices en el saqueo a Veracruz.

Pocos, sin embargo, saben lo que entraña Flavino Ríos. Yunes azul sí. Conoce su operación política, su estructura de poder, sus filias y sus fobias, los amigos y rivales. Flavino en la frontera del bien y el mal.

Gobierna Flavino Ríos a Veracruz desde los días del alemanismo, tripulando a Alejandro Montano Guzmán, el guarura del ex gobernador Miguel Alemán, el ex secretario de Seguridad Pública que lo llevó a encabezar el Consejo Estatal de Seguridad Pública estatal y la Secretaría de Gobierno con todo lo que implica: el pulso de la violencia, la identidad de los capos, el negocio ilegal y sus ramificaciones, las complicidades, la capacidad de agresión de los grupos que conforman el crimen organizado.

Cae Flavino Ríos cuando se recrudece la violencia en Veracruz, los cárteles disputando el territorio, sembrando muerte, disparando los índices delictivos, irritando a la sociedad, motivando la embestida de los que avizoran que Yunes Linares ya fracasó.

Cae Flavino Ríos cuando la violencia se dispara. Así ocurrió con el falso general Arturo Bermúdez Zurita, ex secretario de Seguridad Pública, de imagen siniestra sobre quien pesa la acusación de operar con policías vinculados al crimen organizado, de lucrar con la muerte, el secuestro, el levantón, las fosas, la venta de protección. Arreció la violencia y terminó en el penal.

¿Qué entraña su aprehensión? ¿Sólo haber facilitado la huida de Javier Duarte o la ola de violencia que golpea a Veracruz, operada por el duartismo?

Hoy, por lo pronto, duerme en prisión.

Archivo muerto

Cuatro días en Veracruz y El Peje López Obrador ve arder a Morena. Le toca tomatiza en Coscomatepec, protestan en Cosautlán, acusan de gandalla al líder estatal, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, le cursan una carta en que un militante le expresa que hasta antes de la gira del Dios Peje, suponía que el negocio de las candidaturas a las alcaldías era tema de Huerta y los diputados Rocío Nahle García y Cuitláhuac García Jiménez, pero bastó ver la vehemencia de Andrés Manuel, su defensa de Huerta, Nahle y Cuitláhuac, los desaires a la militancia que denunciaba la burla, el tono cómplice del dueño de Morena, para saber que el autor intelectual del atropello al proceso de selección de candidatos era el propio Peje. Célebre la lluvia de tomate en Coscomatepec, el jueves 9, siendo blanco de la metralla roja Manuel Huerta —“El Tigre de Santa Julia”—, cabeceando los obuses Rocío Nahle y agazapado Cuitláhuac García. Obvio, Dios Peje le imputa el episodio de los tomates asesinos al gobernador de la monarquía de la moronga azul, Miguel Ángel Yunes Linares, y también las protestas en Xalapa, y la toma de la sede estatal, y las cartas de los militantes, y los reclamos en las redes sociales. Y quizá, en parte o en todo, tenga razón. La militancia ejerce su derecho a la protesta y Yunes azul opera y los sacude desde afuera de Morena y también por dentro. Y esto, si se analiza a fondo, es lo peor que podría ocurrirle al Dios Peje. Si Yunes agita a Morena y exhibe la violación de sus principios rectores —“no robar, no mentir, no traicionar al pueblo”— qué vulnerable es el partido de quien ya se siente presidente de México. ¿Dónde más han tomateado a López Obrador?… Dos semanas más, quizá tres, y serán sacudidas de nuevo las estructuras fidelistas y duartistas. Viene una denuncia penal que implica a los ex gobernadores Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa, a funcionarios de sus gobiernos, de Invivienda del duartismo y del mismo yunismo, secretarios de Desarrollo Social y Medio Ambiente, empresarios inmobiliarios, constructores, tres notarios públicos, titulares de fideicomisos, dos ex síndicos municipales y hasta el célebre narcoempresario Francisco “Pancho” Colorado Cessa, preso en Estados Unidos, condenado a 20 años de cárcel por lavar dinero para el grupo delincuencial Los Zetas. Eso sí, muy cuate de Fidel. Se trata del caso Tony Macías, operador de Fidel Herrera, detentador del Parque Tecnológico Puerto México. Les serán imputados mínimo 10 delitos… Marrullero, Leonardo Cruz Casas es de los magistrados que no imparten justicia; la tuercen; la rebuscan, y si pueden, la traicionan. Insoslayable ya la inhabilitación de regidores en el ayuntamiento de Coatzacoalcos, por desacato a la sentencia emitida por el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, su tribunal, a favor de la constructora Pluvial del Golfo —Pluviales—, el magistrado lanza un último salvavidas al alcalde Joaquín Caballero Rosiñol. Recibe la propuesta del cabildo porteño de entregar dos predios en Ciudad Olmeca para saldar el pago que reclama la compañía por la construcción del último tramo del malecón costero y los daños y perjuicios. El cabildo aprobó esa solución, el 3 de marzo, luego que INFORME ROJO hiciera público que los 13 regidores serían inhabilitados por desacato, al negarse a cumplir con la sentencia del tribunal. Hasta entonces, los ediles desconocían oficialmente la gravedad del caso. Ahora, sin que aún haya aprobado el Congreso de Veracruz la desincorporación de los bienes municipales, Leonardo Cruz Casas da vista a Pluviales y le otorga tres días para responder si acepta la oferta del cabildo de Coatzacoalcos, una auténtica sinvergüenzada. ¿Y el Congreso qué? ¿Está pintado, no existe, se le puede pisotear? Responde Pluviales con un no tajante. Le dice al magistrado trastupijes que no admite el trueque, que el contrato de obra establece pago en dinero, no con bienes municipales, y le reitera que no sólo son los 3 millones 265 mil pesos sino los daños ocasionados, incluidos impuestos pendientes al SAT y cuotas al IMSS, que no ha podido cubrir por insolvencia económica. Pluviales “se opone, a aceptar inmuebles o terrenos rústicos, que son propiedad del acerbo de los habitantes de Coatzacoalcos, y sobre todo la forma de trueque que pretende la parte demandada subsanar dicho deudo, a sabiendas, que es una sentencia líquida”. Desacató el cabildo de Coatzacoalcos la sentencia, erró en la forma de pago y tendrán que ser inhabilitados los 13 regidores. O lo hace el magistrado Leonardo Cruz Casas o lo hará un juez federal una vez que se dé trámite al juicio de amparo… Ya en abierto, Lezek Lira Cortés se viste de azul. Asiste el ex subdirector del DIF Coatzacoalcos, priista, a la conferencia de prensa en que los precandidatos del PAN, entre ellos su gurú, Jesús Moreno Delgado, ofrecieron trabajar a favor de quien sea elegido finalmente para contender a la alcaldía. Encabezó la reunión Saúl González Solís, presidente del comité municipal panista, y expresaron la exigencia de piso parejo, dejando claro que el panismo doctrinario estuvo de acuerdo en admitir aspirantes externos y que todos se sumarán a quien resulte elegido. Vaya conferencia de prensa, con más militantes y porra azul, equipos de trabajo, amigos y curiosos, que periodistas. Junto a Saúl González y Jesús Moreno, la precandidata Arbedina Teresa King Cancino, y el rector de la Universidad Istmoamericana y escritor erótico, Juan Manuel Rodríguez Caamaño. Acudieron los externos, faltaron los panistas. No llegaron Alfredo Phinder Villalón y José Luis Sosa Franco. Y ahí confirma Lezek Lira su alejamiento del grupo en el poder, el joaquinismo, sin haber asumido el último cargo que se le confirió, al frente de Programas Sociales, que finalmente desempeña Genaro Ríos Montiel, sobrino del ex alcalde Marcelo Montiel Montiel…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

YUNES Y EL PEJE: DEL “CORRUPTO” AL QUE “NO PAGA IMPUESTOS”

* Tercer encontronazo entre AMLO y el gober * La mansión de Miyuli que ni Obama la tiene * Reto a debatir que rechaza Obrador * Patricia Peña: cuando traicionó al PRI * César del Ángel, de la cárcel al hospital * Emmanuel Peña desdeña al PAN * Víctor Carranza y su 2 por ciento * ¿Negocia Yunes con el suegro incómodo? * De izquierda y adictos.

10 de marzo de 2017

De arrabal y callejón, el pleito por el poder en Veracruz, tildado de “corrupto” Yunes y de imponer la “monarquía de la moronga azul”, y acusado el célebre Peje de “no pagar impuestos” y detentar mil millones de pesos por año.

Fajadores ambos, escenifican otro episodio de violencia verbal, advirtiendo por fin Andrés Manuel López Obrador que la estrategia de Miguel Ángel Yunes Linares es entrometerse en la vida del Movimiento de Regeneración Nacional.

Y así es.

Un misil golpea, a su vez, al líder de las izquierdas, exhibiendo Yunes las declaraciones fiscales del Peje, las de los últimos ejercicios, presentadas en ceros y todavía en las de 2014 y 2015 hasta exige devolución a la Secretaría de Hacienda federal.

Yunes pega y opera, sacude a Morena, no sólo atizando la hoguera de la pasiones morenistas sino encaminándolas hacia el clímax de sus rencores desde que el proceso de imposición de candidatos a las alcaldías de Veracruz gestó una revuelta inédita, la toma de instalaciones de su sede estatal y la viralización del pleito entre los que dicen seguir las normas y los que acusaron que fueron burlados.

En Morena, como en cualquier partido, también hay fraude.

Toca tierras veracruzanas y en el aeropuerto Heriberto Jara, ahí donde hará dos semanas llamó maiceados —“con maíz con gorgojo”— a los periodistas que lo cuestionaban, choreados por Yunes, según el líder de Morena, López Obrador volvió a la carga.

“Yunes es un corrupto”, expresó una vez más. Y dijo que hay pruebas, que ahí está su mansión de Boca del Río que “ni Obama la tiene”, y las denuncias por su paso en el ISSSTE.

Acusa El Peje que todo lo paró el presidente Enrique Peña Nieto, pero que las denuncias existen. Refuta vínculos con Javier Duarte, los dineros que le imputa Yunes, el financiamiento a Morena, los recursos triangulados vía la presa Yuribia, enclavada en el municipio de Tatahuicapan, en la sierra de Soteapan, al sur de Veracruz.

No trae nuevas acusaciones Andrés Manuel. Reitera lo dicho en su anterior gira por Veracruz, la imputación de “corrupto”, salvo un par de dardos con efecto letal: la candidatura del PAN en el puerto de Veracruz para Fernando Yunes Márquez y la intromisión del gobernador en la vida de los partidos políticos.

De lo primero aseguró que es la “monarquía de la moronga azul” y de lo segundo que es práctica desde que era secretario de gobierno con Patricio Chirinos Calero.

“Se metía en los asuntos de todos los partidos”, dice el Peje, “porque está acostumbrado a meterse en los asuntos de los otros partidos para desestabilizar, dividir, comprar. Es especialista en corromper”.

A ver. ¿Herminio Guerrero Rojas, Carlos Tress Ogazón, Julio César Casas, Samuel Pérez García, Rogelio Martínez, Consuelo Valentín, Yolanda Carrasco Linares, son instrumentos de Yunes Linares por exigir apego a los estatutos y algunos la destitución de Manuel Huerta Ladrón de Guevara como dirigente estatal?

Se ufana López Obrador: “Morena es el partido más fuerte en Veracruz. Está creciendo Morena como espuma en el mar”.

Horas después llegó la respuesta. Yunes hizo difundir un video en que arremete esta vez con más elementos contra Andrés Manuel López Obrador. Dice que no va a permitir que golpes a la investidura del gobernador ni a sus hijos.

Dijo Yunes:

“Por eso, por respeto a los veracruzanos, le respondo y lo reto nuevamente a debatir.

“Te reto López Obrador a que el próximo sábado por la noche debatamos.

“No voy a perder mucho tiempo contigo. Solamente te voy a dedicar un ratito para demostrarte que eres un mentiroso.

“Miren, este tipo que critica al Gobierno toda la vida recibe mil millones de pesos anuales para hacer política, para hacer campaña. Más de 3 millones de pesos diarios para hacer campaña.

“¡Esos mil millones no los tiene ni Obama!, López Obrador, solamente tú que eres un cínico puede recibirlo del gobierno y gastarlo.

“Ah, pero dice que él es un hombre limpio y que él no tiene propiedades. Miente, sí tiene propiedades y aquí están, miren.

“Tiene una casa en México, en Tlalpan; tiene un departamento en Puebla; tiene un terreno en San Andrés Cholula, Puebla; tiene otro terreno en Santa Clara Ocoyucan, en Puebla, también; se ve que le gusta Puebla. Tiene una casa en Palenque en Chiapas.

“¿Pero qué es lo que hace? para mentirle a los mexicanos y decir que él no tiene nada, pone todo a nombre de su esposa. Eso es lo que hace.

“Ah, pero también este vividor de la política, éste que recibe mil millones de pesos al año, no paga impuestos. Aquí tengo sus declaraciones fiscales, las que se deben presentar ante el SAT.

“Tengo del 2013 al 2015, falta la de 2016 que tendrá que presentarla en estos días.

“En 2013 señaló que él por concepto de Impuesto Sobre la Renta, paga cero; en 2014, no sólo dijo que pagaba cero, pidió que el gobierno le devolviera 22 mil 516 pesos y en 2015 no pagó nada y pidió que el gobierno le devolviera 779 pesos.

“Usted que me está viendo paga impuestos. Pagan impuestos los maestros, los médicos, las enfermeras, todo mundo, todos pagamos impuestos. Este tipo no paga, pide que le devuelvan, es un vividor del presupuesto, esa es la realidad, ese es el verdadero López Obrador”.

Al final remató: “Debatamos, no seas sacón, tú sabes perfectamente bien que Duarte te financiaba, tienes temor de enfrentarte conmigo porque te voy a exhibir frente a todos los mexicanos, ahí nos vemos el sábado, estaré pendiente”.

Vía la red social Twitter, AMLO respondió:

“Yunes impuso a su hijo de candidato del PAN en Veracruz y en Pánuco al que fue contralor de Duarte y el gran corrupto quiere debatir: ¡safo!”. Es zafo, con z, pero así lo redactó.

Vodevil puro, aplauden los pejistas y aplauden los yunistas, como en los debates donde todos ven ganador a su candidato.

Se trenzan Yunes Linares y López Obrador en un conflicto con rasgos de pleito de cantina, increpándose y revelando que en ningún frente cabe la pureza.

Golpe letal el de los mil millones, vía prerrogativas federales y estatales que mueve el Peje, y los impuestos en cero, y las devoluciones solicitadas a la Secretaría de Hacienda.

Marrazo seco el de AMLO exhibiendo la proclividad de Yunes Linares a hurgar en la vida de los partidos, atizar fuegos y sacudir grupos. Si sustenta sus dichos, la revuelta en Morena, amén de ser una reacción a la imposición de candidatos a las alcaldías, es la evidencia de que Yunes ya opera al interior de Morena. ¿Cómo se les coló?

Hoy fue un Yunes “corrupto” y un López Obrador que “no paga impuestos”.

Y habrá más.

Archivo muerto

Poco o nada sabe Patricia Peña Recio de lealtades. Usa al PRI para detentar poder, para ser diputada federal, funcionaria municipal y ahora virtual regidora en el ayuntamiento de Coatzacoalcos, le pese a quien le pese, así provoque el voto de castigo, la revancha del magisterio, de las corrientes en su gremio, el ejercito electoral del cacique de la Sección 32, Juan Nicolás Callejas Arroyo, su protector. Hace un año Patricia Peña era candidata a diputada local plurinominal por el Partido Verde Ecologista de México, en la posición 2 de la lista, a contrapelo del priismo que ya la veían en el Congreso de Veracruz. Obvio, el magisterio la abandonó , desoyó a su líder Callejas y Patricia Peña fracasó. Sólo el número 1 de la lista, Gerardo Buganza Salmerón, hoy diputado independiente, logró llegar a la Legislatura. Una muestra de que el voto de castigo pega, como le pegará al PRI y a su virtual candidato, Carlos Manuel Vasconcelos Guevara, cuando llegue el 4 de junio y vea perdida la alcaldía de Coatzacoalcos… Mal augurio, el internamiento de César el Ángel Fuentes al hospital de Especialidades Médicas en Xalapa. Aquejado por una infección en vías urinarias, el líder de los 400 Pueblos dejó momentáneamente, quizá, el penal de Pacho Viejo, sujeto a prisión preventiva de un año por la agresión al entonces gobernador electo, Miguel Ángel Yunes Linares; al líder nacional del PAN, Ricardo Anaya, y al senador Santiago Creel Miranda, a las puertas del Congreso de Veracruz. Enfrenta cargos que incluyen apología del delito, estragos y motín. Mal augurio pero para los suyos, sus 400 Pueblos, sus huestes, a quienes hacía despojarse de sus ropas, danzar, agredir, mostrar las carnes y rebajar su dignidad, incluidas algunas menores de edad, que constituye otro delito, confeso de ello su hijo, el ex diputado plurinominal, Marco Antonio del Ángel Arroyo, el nuevo vocero del PRI en Veracruz, que también le entró al encuere. Signo de los tiempos. Con Fidel Herrera y Javier Duarte, César del Ángel fue impune; hoy no tiene libertad y su salud merma… Pregona Emmanuel Peña que ya es hora de servir a Coatzacoalcos. Sí, pero no por el PAN. Siente el llamado, dice. Quiere ser candidato. Pero no por el PAN. Abiertamente lo expresa el constructor, que pudo ser candidato independiente, si no fuera porque los tiempos para registrarse lo rebasaron. Lo dice en una significativa entrevista en el semanario Cocktelera. A partir de ahí el panismo lo quiso insertar en el proceso interno para elegir a su candidato a la alcaldía pero Emmanuel Peña los bateó. Emmanuel Peña, quien ya fuera director de Obras Públicas con Iván Hillman Chapoy en la alcaldía de Coatzacoalcos. Si Morena se complica, y pierde intención de voto, Emmanuel Peña es el Plan B del Clan de la Succión, los Robles, los Hillman, los Nahle… Araña el cielo Morena en Coatzacoalcos pero su inminente candidato, Víctor Manuel Carranza Rosaldo, no tiene proyección mediática. Un sondeo de opinión, coordinado desde Xalapa, en un círculo que viene midiendo al Movimiento de Regeneración Nacional y sus alcances en Veracruz, le da 2 por ciento de imagen entre el electorado. Dicho de otra forma, no lo vinculan con Morena; no lo conoce la sociedad; no provoca su nombre, su rostro, su persona, ninguna reacción. Morena, en cambio, está en la mente del 70 por ciento del electorado, con una intención de voto superior a la del PRI y a la alianza PAN-PRD. Siendo una elección donde las figuras cuentan, Carranza arrastra a Morena hacia abajo, al 25 por ciento de intención de voto y eso, en una elección de tres tercios, es un volado. O Morena posiciona a Carranza en el escenario electoral o le puede ocurrir lo que a Brasil en el Maracaná… En jaque, funcionarios y ex funcionarios del gobierno de Veracruz, notarios públicos, bancos, empresarios, tiendas de autoservicio, por el caso Tony Macías, por el despojo de tierras en Coatzacoalcos, por el Parque Tecnológico Puerto México y por Frutas y Verduras de Veracruz, la simulación con el precio del metro cuadrado. Un dato: hubo uso de recursos de procedencia ilícita. Otro dato: ¿cómo se le hace para tener ingresos de 150 millones y pagar 800 millones de pesos? Le quema las manos el caso Tony Macías a Miguel Ángel Yunes y no lo termina de soltar, no lo lleva a los tribunales, como ofreció en su toma de posesión. ¿Acaso ya negoció con el suegro incómodo de Javier Duarte? Si lo hizo con Janeiro, con “Culín”, con Mansur, con Ortega, por qué no lo habría de hacer con Tony Macías. Todo sea por un bien mayor… ¿Quién son esos dos políticos de izquierda, reventados sin remedio, adictos a cuanta droga tuvieran a su alcance, pachecos todo el tiempo, dentro y fuera de su actividad política, célebres en los años 80 y 90 por su vinculación con el movimiento cuauhtemista en Veracruz? Uno ya falleció, el otro sigue en las mismas…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

PATRICIA PEÑA: EL AGANDALLE DE UNA REGIDURÍA

* La favorita de Callejas irrita al magisterio * Menos votos para Vasconcelos * Y el PRI se cae * AMLO de nuevo en Veracruz * Y Morena que se incendia * Tere King ya no levantó * Desencanta a Yunes * Cheng y la joven muerta * Lucrando con un crimen * Juanelo y su libro * Frases y pasajes eróticos.

9 de marzo de 2017

Como ácido en el agua, Patricia Peña corroe al sindicato magisterial, arrebatando espacios de poder, una diputación federal, la secretaría general del PRI, hostigando empleadas, desdeñando migrantes. Y ahora con el agandalle de una regiduría.

Acumula rencores la favorita de Juan Nicolás Callejas Arroyo, líder de la Sección 32 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, el mayor cacique del magisterio en Veracruz, denostada en un gremio que no le ve mérito ni carisma y detestada en los círculos priistas.

Agravia, pues, a un sector que es pilar del PRI, que opera y genera votos, que es leal y es factor entre ganar o perder. Los agravia con su ambición y su afán de ser todo.

Reina sin corona en el callejismo, tolerada pero no tragada, Patricia Peña Recio no sabe de límites ni de sensatez, decidida a ser regidora en el ayuntamiento de Coatzacoalcos aunque le reste votos al PRI.

Sábese que tiene dos ingresos, los que le provee la Secretaría de Educación en Veracruz, sin dar golpe, incrustada en la estructura sindical, adscrita al Sector 28, bajo las órdenes del profesor José Luis Montoya Pumarino, ex regidor municipal, que manda y gobierna en su feudo pero nada de autoridad tiene sobre la maestra Peña Recio.

Su otro canal de recursos proviene de la Zona 193, a las órdenes del profesor Wilber de Jesús Castillo, con una plaza de maestra que no desempeña, sin dejar de percibir quincena y otros beneficios, con una profesora “tapadera”, que realiza sus tareas.

¿Es aviadora Patricia Peña Recio? Técnicamente sí. Cobra y se evade, refugiada en la formalidad de un espacio sindical y una plaza de maestra de primaria cuyos alumnos nunca ven.

La cubre su influencia innegable sobre Juan Nicolás Callejas Arroyo, su padrino, protector y admirador, al que cautiva y embruja, al que marea con rollo, las virtudes de la juventud dominando a la tercera edad, algo así como 40 y 100.

Patricia Peña fue directora de Educación en el ayuntamiento presidido por Marco César Theurel Cotero, y ahí dio de qué hablar: hostigaba a las empleadas con su forma de ser y carecía de capacidad hasta para organizar el desfile de la primavera.

No tardaron en llegar las quejas al alcalde. Obsesiva, suponía que el personal debía rendirse a sus caprichos, a lo absurdo, a los disparates que distinguían su actuación. Y Theurel optó por acotar a la protegida de Callejas.

Luego le llegó la suerte. Un pacto entre Marcelo Montiel Montiel y Juan Nicolás Callejas Arroyo le abrió la puerta a la diputación federal.

Con tal de no dejar pasar a Guadalupe Félix Porras, esposa de Marcos Theurel, que ya se veía diputada suplente de Joaquín Caballero Rosiñol, Marcelo acordó que esa posición fuera para Patricia Peña.

“Sólo por si se muere Joaquín”, pregonaba la pupila de Callejas. Sólo por eso había aceptado ir en fórmula, enfrentar la más difícil y complicada elección del marcelismo, en 2012, cuando Enrique Peña Nieto era candidato presidencial del PRI y el Efecto Peje permeaba en el distrito de Coatzacoalcos, bastión histórico de la izquierda.

Pues ganó Caballero Rosiñol, y con él Patricia Peña Recio se coló al Congreso federal.

No murió Joaquín Caballero sino que dejó de ser diputado meses después para contender por la alcaldía de Coatzacoalcos. Así, la protegida de Callejas aplicó. Y comenzó el show.

Protagonizó un sainete demencial al exhibir desdén a los migrantes, al extranjero indocumentado, tildados de delincuentes, que “son un peligro” y que deben irse.

Odiar, decíase aquí, en INFORME ROJO, es lo de menos. Lo malo es expresarlo. Discriminar es inaceptable. Nadie, menos un legislador, y de Coatzacoalcos, donde los migrantes llegan, pasan o se quedan, tiene derecho a criminalizar al que viene huyendo de la pobreza, buscando un alivio a su dolor, una esperanza, calidad de vida.

Tildada de “insensible” por el sacerdote Alejandro Solalinde, ícono en la defensa de migrantes, Patricia Peña viralizó las redes sociales y se acribilló a sí misma.

Diría de los indocumentados que son “asaltantes”, que “se prostituyen”, que se andan matando entre ellos. Y que los vecinos donde se concentran en una colonia de Coatzacoalcos, pedían acciones para inhibir su presencia.

Pero no con actitud xenófoba, racista, criminalizando. Como si fuera Trump región cuatro.

Peña Recio los secundó. Y cuando el escándalo llegó a San Lázaro y la abordaron los medios de comunicación, negó la disculpa. No matizó. No aminoró la presión. Exhibió soberbia, necedad.

“Además salían, asaltaban —dijo la Barbie de Callejas—. El paso de ellos es un peligro porque son personas que llegan sin dinero y asaltan, hacen cosas indebidas en la vía pública y, bueno, es que no es nuestra responsabilidad las personas que vienen de otros lugares, la responsabilidad que tenemos es con los nuestros, los mexicanos que nos dieron su confianza”.

Y siguió:

“Los gobernantes se deben y tienen la responsabilidad sólo con los mexicanos, más no con los indocumentados”.

Decía Patricia Peña que deben cerrarse los albergues, las casas que sirven para dar cobijo, un lugar para pasar la noche, atención médica, alimentos dignos, varios de los cuales operan en Coatzacoalcos, su distrito.

“(En Coatzacoalcos) cerramos una casa en donde se les daba atención a los migrantes porque nosotros podemos tenerlos de paso, pero con los problemas que le ocasionan a los habitantes que viven cerca de estos sitios, se convierten en foco de asaltos y de prostitución”.

Y algo más:

“Queremos que estén circulando, que no se queden ni en el municipio, ni en el estado, ni en el país”, sentencia. Sostiene que hubo un acuerdo con los sacerdotes encargados de la pastoral de movilidad humana para que los migrantes sólo permanezcan un día en los albergues y “que al paso del tren se vayan”.

“Sus garantías —agregó—, no los maltratamos, se les respeta, que van de paso, se les atiende, pero que circulen, no se permite que se queden ni un día ni otro, que estén avanzando”.

Irrita a todos y al priismo en general. Fue secretaria general del PRI en Coatzacoalcos, de la mano de Juan Nicolás Callejas, sin pena ni gloria, al amparo del marcelismo que la ve como un lastre y la detesta.

Contendió por la secretaría general de la Sección 32, alarmando a los maestros, advirtiendo en el gremio que en un descuido su padrino, el profe Callejas, la habría trepado a la cúspide del poder sindical.

No lo logró. Ganó la contienda Lázaro Medina Barragán, sin que a los maestros les disipara el temor de que en un descuido, mareado y embrujado Callejas, la favorita del cacique habría llegado a ser la jefa de todos.

Quiere hoy ser regidora municipal. Al SNTE le corresponde la regiduría 2 en la planilla que contiende por la alcaldía de Coatzacoalcos, por el PRI. Y es Patricia Peña la carta del líder Callejas, así no sume ni convoque, así reste intención de voto, así provoque el repudio de los maestros y el voto de castigo, así lleve a la derrota al candidato priista, Carlos Manuel Vasconcelos Guevara.

Obsesiva como es, Patricia Peña Recio ya se ve en la regiduría. Si el PRI pierde, con una mínima votación habrá asegurado su espacio en el próximo cabildo municipal.

Ella gana. Y a Vasconcelos lo hace perder.

Archivo muerto

“Yunes es un corrupto”, dirá por enésima vez Andrés Manuel López Obrador. “Corrupto y cínico”, le responderá el gobernador. “Loco, estúpido y farsante”, terciará Miguel Ángel Yunes Márquez. Y se armará el tira-tira entre los pejezombies y yunesbots. Tercera gira de AMLO por Veracruz, del 9 al 12, por 12 municipios en el centro y en la zona serrana. Llega cuando Morena, su partido, hierve. Se alebrestan los militantes y quienes simpatizan por la imposición de candidatos a las alcaldías, por no transparentar el proceso interno, por desconocer bajo qué criterios se eligió el perfil, si hubo encuesta que indicara la popularidad de los aspirantes, si garantizan ganar la contienda. Llega AMLO cuando a su líder estatal, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, le llueve piña, acusado de vender candidaturas, de la mano de la excelsa diputada Norma Rocío Nahle García y el ex candidato al gobierno de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez. Llega López Obrador cuando la sede de Morena fue escenario del reclamo y terminó siendo tomada por militantes y simpatizantes que se sintieron burlados, de 80 municipios, sostienen. Llega AMLO a un Veracruz en que el “Tigre” Huerta careció de la destreza, del verbo, la habilidad para dialogar y enfriar el conflicto, atizado por el yunismo azul que golpea en todos los frentes, que aprovecha la inconformidad, que exhibe la fragilidad del pejepartido, la pugna por el poder, el atropello a los estatutos, el desprecio a las voces que venían acusando que la desaparición de comités municipales violenta sus normas internas y que los candidatos que no emanan de una asamblea municipal carecen de legitimidad. Ese tema todavía irá al tribunal electoral. Lo que es el karma: tanto usaron el término espurio para despellejar a Felipe Calderón, además de llamarle pelele, que ahora los 212 candidatos de Morena a las alcaldías de Veracruz tendrán esa calidad. Por ejemplo, “el candidato espurio de Morena a la presidencia municipal de Coatzacoalcos”. Genial. Y el Peje vuelve. Y volverá con lo mismo, lo de Yunes corrupto, lo de PRIAN son lo mismo. Y Yunes con su canción: AMLO es cínico y corrupto. Ah, y también hablador. Sigue siendo Veracruz el laboratorio electoral y de violencia verbal y violencia política que habrá de marcar la ruta a la elección presidencial de 2018… Sólo un milagro salva a Tere King. Y quizá ni eso. Semanas van y semanas vienen y la señora de sociedad, diputada por casualidad, su manita aprobando el crédito de 10 mil millones de pesos con el que Fidel Herrera se despidió, y del que no sabe cómo se aplicó —si es que se aplicó—, simple y llanamente no levantó, no motivó, no caló ni anidó en las filas del PAN, importada del PRI para ser candidata a la alcaldía de Coatzacoalcos. Decepciona Arbedina Tere King Cancino a Miguel Ángel Yunes, el gober azul. La ve pasmada. La ve adormilada. Registra la indiferencia de los electores, el desdén, la burla. Ni su rostro se conoce, menos su trabajo por Coatzacoalcos. Quienes cargaron el cañón no se percataron que la bala era de salva. Sólo por un milagro Tere King sería candidata. Si en política los milagros fueran reales… Rapaz, TítereCheng, alcalde irreal de Minatitlán, lucra con la muerte de Giovanna, la menor hallada en una fosa clandestina, el 28 de febrero. Convoca a la protesta un grupo de periodistas, damas todas, se muestra el dolor, se reclama justicia, se exige acción del gobierno, solidaria la sociedad con la familia agraviada, y Héctor Damián Cheng Barragán irrumpe en el evento y lo vuelve show. Habla como Dios le da a entender. Habla con sus limitaciones, con sus entrecortados, hilando palabras y apenas una que otra frase. Y habla de buscar que se haga justicia y que Seguridad Pública garantice la tranquilidad de la sociedad. Y luego la fotografía con la corona mortuoria detrás de él y sus ediles y súbditos. Y le acercan la manta con que se protesta por el crimen brutal de Giovanna, colocada en el suelo primero y levantada para que la gráfica sea mejor. Qué falsamente humano resultó Cheng. Ya después, el video circula por Facebook, como si esa muerte le sirviera a títereCheng —títere de los Wade, Jorge, el líder petrolero, y su terrible hijo Saúl— para evadir la responsabilidad. Cheng es parte del problema, no la solución. Cheng ve los levantones, los secuestros, las mujeres muertas y halladas en fosas clandestinas, y no exige la Alerta de Género para Minatitlán. Y todavía hay quien le agradece que haya ido al acto de repudio a este feminicidio y se haya puesto a actuar. Qué agravio… De la autoría de Juan Manuel Rodríguez Caamaño el libro “Psicoaffaire, del amor y la muerte, su paso breve”. Una novela que escudriña en el ser, sus pasiones y reflexiones, el suicidio y sus divagaciones, el secuestro del personaje idealizado, la narración del que vive en la obsesión, en sus alcances eróticos, el sexo y sus devaneos, la mano que se desliza entre la falda, el placer colmado en un antro a media luz, el “profanado cuerpo”, el “orgasmo final”, los “labios vaginales”, el “perceptible gemido que externó segundos antes que yo terminara”, los “curvos glúteos”, Los Piquitos, Chilis, Applebees, Italianis. Ópera prima de Juanelo Rodríguez, rector de la Universidad Istmoamericana y hoy precandidato del PAN a la alcaldía de Coatzacoalcos. Las ventas de “Psicoaffaire” serían destinadas a las instituciones que atienden a los niños con cáncer, dice el libro…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

PRI: NAUFRAGIO INMINENTE

* Cómplice de Javier Duarte, del robo, de la violencia * El vocero priista, un payaso encuerado * Pepe Yunes divaga * Fidel, callado * Héctor, congelado * Encaran morenistas al “Tigre” Huerta * Panistas de Coatza amenazan con renunciar * Diego Fernández, infiltrado por Tony en Morena * El magistrado y su doctorado.

8 de marzo de 2017

Arrastra el PRI los lastres del duartismo y la fidelidad, la complicidad en la quiebra de Veracruz y el reinado de los cárteles, el narco-estado que lo sometió al repudio social y lo llevó hacia el naufragio político-electoral que se ve venir.

Desplomado, el priismo carga las culpas del saqueo descomunal y de encubrir a Javier Duarte en el robo a las finanzas del gobierno de Veracruz, o atracando con él, o dejándolo hacer, hasta provocar la mayor crisis social en la historia de la entidad.

Pagan hoy, políticamente, por el silencio y la omisión, por el aval dado a la deuda, por el perdón a las cuentas públicas que falseaban la verdad, por la sumisión del Congreso de Veracruz que le permitió a Javier Duarte consumar el agravio y evadir la ley.

Viendo la violencia, la muerte, el dolor, el miedo, a la sociedad sometida a Los Zetas y los Golfos, a los de Cártel de Jalisco Nueva Generación, el priismo decidió callar, solapar la desaparición de personas, el levantón de inocentes y también de culpables, de los que sin delito alguno fueron llevados para no volver y de los que pagaron porque algo tenían que ver.

Perdida la gubernatura de Veracruz, huyendo Javier Duarte, y con él Karime Macías Tubilla, su esposa, pactando los operadores del atraco para ser inmunes y los prestanombres que sirvieron para esconder los dineros hurtados, el PRI se encamina a un naufragio total.

Y no saben, no tienen cómo evitarlo.

Dicen las encuestas oficiales y no oficiales, que la tragedia del PRI es peor de lo calculado. Que Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador les lleva 20 puntos en Veracruz, que el PAN les aventaja con 10. Y tiende a abrirse la brecha.

Terrible lectura para el priismo. El naufragio es inminente, marcado por el repudio social. por la complicidad del que calla y no alerta, del que actúa en el robo de los dineros de Veracruz o sabe de él, del que aplaudía y gozaba en el show del gordobés, permitiendo que la crisis financiera haya socavado cada rincón de la entidad, que tenga a Veracruz a un paso de la parálisis, de desatar una crisis nacional.

De ahí el repudio al PRI, a sus figuras y a su imagen, a lo que representa, el poder que corrompe y roba; el rechazo y el escarnio a sus promesas de cambio, a su oferta de gobernar con apego a la ley.

Hay nuevo presidente del comité estatal, Renato Alarcón, y el PRI va de mal en peor, designando impresentables en sus áreas de operación, personajes sin moral, sin talla política, sin respeto por los demás.

Un granuja destaca entre la pléyade priista: Marco Antonio del Ángel Arroyo, diputado local en el duartismo, por la vía plurinominal pues si hubiera contendido por su distrito sólo las huestes de su padre, los 400 Pueblos, habrían votado por él.

Llegó sin mérito, por un pacto de rufianes: los 400 Pueblos fueron el ariete de Fidel Herrera y Javier Duarte en las campañas de 2010 y 2016 contra Miguel Ángel Yunes Linares, candidato del PAN, lo denostaron y lo provocaron con sus reclamos e imputaciones, con sus cuerpos desnudos y acusaciones de represor, y a cambio se les dio el reino y se les prometió el poder.

Es ahora el hijo de César del Ángel Fuentes el nuevo vocero del PRI en Veracruz, con sus limitaciones, con sus balbuceos, con sus aires de inteligente y la soberbia del que en su ignorancia cree saber más que los demás.

Sí hay una menor de edad, admitió un día Marco Antonio del Ángel, rodeado de periodistas. Sí, entre las que se desnudan y danzan, las pupilas de los 400 Pueblos, hay una menor de edad. Pero —se justificó— es madre soltera, madre de dos niños.

¿Sabrá que eso es corrupción de menores? ¿Sabrán en el PRI que su vocero en Veracruz confesó que entre a las que los Del Ángel encueran hay una menor de edad?

Recuérdense las entrevistas del legislador de los 400 Pueblos, sus desplantes, la respuesta airada ante el tema que incomoda, el reto a los reporteros conminándolos a que fueran ellos los que le dijeran qué harían en su lugar.

Payaso encuerado, Marco Antonio del Ángel será la voz del PRI, y su imagen, y el recuerdo de los días en que despojado de sus ropas, sólo con el calzón, y los genitales cubierto con una fotografía de Patricio Chirinos, Miguel Ángel Yunes, Dante Delgado, solía acompañar a sus porros en el baile, o eso que le llaman baile, y que escandaliza a las sociedades, pues las mujeres de los 400 Pueblos ellas sí mostraban sus pieles y sus partes.

Si con Alberto Silva, alias El Pato de Tuxpan o El Cisne, también vocero, el PRI fue un caos por su diarrea mental incontrolable y su ausencia de talento, lo del junior Del Ángel apunta a ser un circo de tres pistas y la debacle total.

No se sabe bien de donde viene el cargo de vocero del PRI. Algunos suponen que se lo deben los Del Ángel a su nuevo padrino, Pepe Yunes Zorrilla, el senador por Veracruz, luego de su presencia en el acto de conmemoración de la promulgación de la ley agraria en Álamo, su feudo.

Zigzaguea Pepe Yunes. Lo mismo se involucra con los 400 Pueblos, como si fuera Erick Lagos, el hijo político de Fidel Herrera Beltrán, o como si buscara ser otro Reynaldo Escobar, el secretario de gobierno fidelista y efímero procurador duartista, asesor y protector de César del Ángel y su organización. ¿Qué clase de cómplice es Pepe Yunes ahí?

Zigzaguea el senador y también en el tema de la deuda de Veracruz, increpando al gobernador Yunes Linares, cuestionando las vías de solución y provocando que el panismo lo enfrente, que le exija una propuesta de solución, que no les da, que los veracruzanos siguen esperando escuchar.

El otro senador, Héctor Yunes Landa, calla. Y cuando toma la palabra, no ayuda a la reivindicación de PRI. Por más que esgrima su lucha anticorrupción desde el Senado, y la use para permanecer en el escenario de la próxima sucesión, en 2018, evidencia su alejamiento del PRI nacional, de su dirigente Enrique Ochoa Reza, del círculo de poder.

Frío, congelado, Héctor Yunes deja constancia en la red social Twitter que el líder nacional priista no lo fuma, lo ignora, no responde a sus llamados, no conversa ni en privado ni le envía señales de humo. Y así quiere volver a ser candidato a gobernador, tras intentarlo en la contienda de 2016.

Qué farsa la de Héctor Yunes. Preconiza su tarea por constituir la cruzada anticorrupción y no termina de explicar los temas quemantes que lo reventaron en campaña: su padre y sus hermanos, inscritos en la nómina de la Policía Auxiliar para detentar permisos de portación de arma de fuego, los Poliyunes; su vínculo con el narcoempresario Francisco Colorado Cessa, alias Pancho Colorado, quien purga una condena de 20 años en una prisión de Estados Unidos por lavado de dinero de Los Zetas; su hija duartista, incrustada en la Dirección de Notarías del gobierno de Javier Duarte; su defensa de Fidel Herrera, siendo líder del Congreso de Veracruz, avalando cuentas públicas y créditos que sirvieron para hundir financieramente a la entidad; su frase demoledora “Javier Duarte es mi jefe político” y la promesa de que por su sapiencia sacaría adelante a Veracruz.

Calla Fidel Herrera Beltrán, que renunció al consulado de México en Barcelona, España, por venir a defenderse de las acusaciones de corrupción en sus días de gobernador de Veracruz, por la compra de medicamentos apócrifos, aplicables a enfermos de cáncer.

Nunca llegó a su tierra. Permanece en la ciudad de México, agazapado, temeroso de llegar y ser confinado a una cárcel, silenciado, sin el sueño de volver a través del Partido Verde Ecologista de México, que es un desastre, y más al saber que su oferta para la gubernatura de Veracruz en 2018, es Javier Herrera Borunda, su hijo.

Mientras, el PRI cae en las encuestas, lo rebasa Morena, el pejepartido que encabeza las preferencias electorales y la intención de voto.

Lo supera el PAN-PRD, que apenas si podrá retener una parte del voto que lo llevó a ganar la gubernatura de Veracruz, en 2016.

Para el PRI no hay nada, acaso municipios de baja proyección. Los de mayor potencial económico, lo de mayor inversión pública y privada, serán para Morena y la alianza PAN-PRD: Xalapa, Veracruz, Coatzacoalcos, Córdoba, Orizaba, Boca del Río, Poza Rica, Martínez de la Torre, Minatitlán.

Es el costo de ser cómplice, de callar el saqueo o ser parte de él, de encubrir a Javier Duarte, de sostenerlo en el poder, de consentir la violencia, de implicarse con los cárteles, de ser indiferente al dolor de los que lloran a sus muertos y buscan a sus desaparecidos, de ver la extorsión y cobro de piso y no replicar, de ser beneficiario de la corrupción.

Sin el PRI, Javier Duarte no sería lo que es: un ladrón y un prófugo de la ley.

Sin el PRI, Veracruz no habría caído en la quiebra financiera y en la espiral de violencia con rasgos de tragedia social.

Su precio va más allá del repudio de las masas. Su factura tendrá un costo electoral.

El naufragio es inminente.

Archivo muerto

A tiro por viaje, suma Manuel Huerta una jornada más de repudio y descalificación. Quitado de la pena, informando a la prensa del proceso interno de Morena, estaba el líder en Xalapa cuando irrumpió un grupo de morenistas que le robaron el show. Refiere Noé Zavaleta, corresponsal de la revista Proceso en Veracruz, que se escuchaban los gritos y se sentía el repudio: “Renuncia Huerta, renuncia Huerta, renuncia ya” y “no somos panistas, ni priistas, somos de Morena”. Lo increpaban por la imposición de candidatos del partido Movimiento de Regeneración Nacional a las 212 alcaldías. Una semana antes, el líder de Morena acusaba que los inconformes eran infiltrados, movidos por el gobernador panista Miguel Ángel Yunes Linares, su obsesión. Ayer mismo, morenistas de 80 municipios interpusieron una demanda ante el Tribunal Electoral de Veracruz por la imposición de candidatos. Tienen tomadas las oficinas de Morena y las desalojarán hasta que su pejedios, Andrés Manuel López Obrador, venga a Veracruz (este jueves 9) y revise y modifique la elección de candidatos. Ajá. Repudian el dedazo y acusan a Manuel Huerta Ladrón de Guevara de “negociar en lo oscuro”, junto con Cuitláhuac García y Rocío Nahle, ambos diputados federales, las candidaturas, algunas entregadas a gente del sistema y otros provenientes del PRI, PAN y PRD, los partidos paleros, según el Pejelagarto, la mafia en el poder. Ellos cuando menos no le dijeron “cabrón Ladrón”, como lo adjetivara Herminio Rojas, de Nogales. Huerta insiste en que es Yunes gobernador el que agita a Morena. Y el Tigre de Santa Julia se sigue defendiendo como gato boca arriba… Más, dirían los bíblicos, se perdió en el diluvio. Amaga un sector del PAN, los panistas doctrinarios, con dejar su militancia si persiste el afán de imponer un candidato de origen priista para contender por la alcaldía de Coatzacoalcos. Alertan con que se irán unos 100 miembros del PAN. Y exigen que sean desechados los cascajos del PRI y una que ni a eso llega, que se disputan la candidatura como si la alianza de la falsa transparencia, la del PAN-PRD, tuviera la mínima posibilidad de ganar la elección. Repudian a Jesús Moreno Delgado por su marcelismo y por ser parte del priismo que detenta el poder desde hace 17 años y otros tantos en los años 80 y 90; a Juan Manuel Rodríguez Caamaño, ex presidente de la Fundación Colosio del PRI y ex secretario del ayuntamiento joaquinista, y a Arbedina Teresa King Cancino, quien por accidente llegó a ser diputada local, y los únicos espacios donde se le ve son los desayunos postineros y las comilonas reseñadas en las páginas de sociales de los diarios. Tienen su razón los doctrinarios pues el agandalle priista con la venia del gobernador Miguel Ángel Yunes prende cualquier fuego, pero en sus feudos la cosa está peor. Un panista, el doctor Alfredo Phinder Villalón, al que ellos impulsan, trae no más del 8 por ciento de intención de voto, según encuesta realizada por alumnos del Itesco a mediados de febrero, y el otro prospecto, José Luis Sosa Franco, ni quien lo conozca y es más priista que los priistas impugnados, cercanísimo a Víctor Rodríguez Gallegos, el brazo derecho y conciencia estelar del fallido cacique, Marcelo Montiel Montiel. Bien por los doctrinarios que reclaman su derecho a no permitir que el priismo se los coma, pero mal que en años hayan mantenido al PAN en el fondo del abismo, sin una sola figura para enfrentar y competir en una contienda electoral. ¿Que ya se van? Pues adiós… Como hijo político de Tony Macías llega Diego Fernández Olivares a Morena. Amén de la fotografía en que el ex director del DIF en tiempos de Lu-pilla Félix de Theurel, aparece junto al virtual candidato del pejepartido a la alcaldía de Coatzacoalcos, Víctor Manuel Carranza Rosaldo, ahora sus ligas con el suegro incómodo se ventilan y se ventean en la prensa estatal. Habla de Diego Fernández el periodista Carlos Jesús Rodríguez, en su columna “Por si acaso”, en el portal gobernantes.com. Y dice: “Más recientemente, Carranza Rosaldo —que va de tumbo en tumbo en su aspiración de gobernar Puerto México— aceptó como su aliado —imagínese— al infumable Diego Fernández Olivares, otro priista formado en el establo de Marcelo Montiel y, posteriormente, sabedor del poder que ejercía Antonio Macías Yasegey, encontró acomodo en su equipo y fue tanto el ‘cariño’ que le tomó al ‘suegro cómodo’ que ya casi en la etapa conclusiva del aciago gobierno duartista le propuso escribirle el libro: ‘La Memoria del Águila’ ”. Más adelante revela: “FUE A mediados de febrero cuando Fernández Olivares, en un acto desesperado, buscó a su jefe Tony Macías en Tuxtla Gutiérrez para actualizarlo y recibir ‘línea’, y este no dudó en ordenarle a su súbdito incrustarse en el equipo de Carranza Rosaldo en el entendido que todo aquél que huela a duartismo en Veracruz, ya tiene un espacio seguro en el Movimiento de Regeneración Nacional, y vaya que es cierto, ya que por lo menos en Coatzacoalcos los ex colaboradores de Iván Hillman —alfil de Javier Duarte— y Antonio Macías ya están en la cancha lopezobradorista. Ya solo falta —en el colmo de la degradación— que la dirigencia de MoReNa haga publicar un anuncio clasificado: ‘Se recibe cascajo. Interesados, reportarse en nuestras bodegas de Coatzacoalcos’ ”. De nada… Más tarde, más temprano, Leonardo Cruz Casas tendrá que aplicar la ley, así sea obligado el ilustre magistrado por el Poder Judicial Federal. Dilata el trámite de inhabilitación de los regidores de Coatzacoalcos, que desacataron la sentencia con la que el ayuntamiento debe pagar casi 4 millones de pesos a la constructora Pluviales, a la que el ex alcalde Marcos Theurel le arrebató la realización del último tramo del malecón sin cancelar el contrato. Arguyen los empleados del presidente del Tribunal de lo Contencioso Administrativo que no pueden aplicar la sanción a los ediles porque aún se ha realizado la notificación. Falso. De la notificación al área jurídica del ayuntamiento hay constancia y ya fue certificada. Inverosímil la treta del magistrado Leonardo Cruz Casas, como aquella que lo hicieron célebre en los días en que quiso ser doctor en derecho y fracasó. Una decena de veces presentó la tesina, y falló. Así ocurre cuando la tesina no es suya, cuando la elaboran otros, cuando estando aprobada, alguien no la estudió. Y el día del examen el rollo no logra sustituir al conocimiento.Vaya con lo que tiene en su pasado el fraudulento magistrado. Pluviales va, pues, por el cumplimiento de la sentencia aunque tenga que mover al Poder Judicial de la Federación…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

PAN-COATZA: A LA GREÑA POR UNA ALCALDÍA PERDIDA

* Panistas doctrinarios se alebrestan * Los externos no funcionan, dicen * Pero colgados del PRI, ganan * “Cabrón Ladrón”, tildan morenistas a su líder * Que Yunes saque las manos de Morena: Huerta * Nadie pela a Héctor Yunes en el PRI * PAN-Coatza: recomendando regidores * Agravia Pulgoso Lagunes a regidora.

7 de marzo de 2017

Por una alcaldía inalcanzable, y una derrota anunciada, riñe y se enfrenta el panismo de Coatzacoalcos, los doctrinarios y los neopanistas, contaminados por la candidatura para un militante del PRI.

Aduce la vieja guardia que no requieren externos para ganar la contienda electoral, si es que pudieran ganar, pues dicen los números que cuando importan priistas van a la baja y cuando son postulados militantes del PAN sus posibilidades crecen.

Reviran los neopanistas con argumentos duros: la modorra de los doctrinarios, sus debates de café, cero estructuras en colonias, cero base social, sin invertir un peso en campañas y un mundo de resultados adversos. Las últimas regidurías en el ayuntamiento se las deben a la votación que generaron los candidatos importados del PRI.

Así, en la búsqueda del “bien común”, van construyendo un fracaso, la inminente derrota en la próxima elección del 4 de junio, rebasados por el PRI y a años luz del Movimiento de Regeneración Nacional.

Todo le falta al PAN: estructura, operación electoral, imagen, perfil de candidato, militancia, causas sociales, contacto con su entorno, conciencia de su realidad política, saber si en el imaginario colectivo tienen acaso un lugar.

Son un membrete, una etiqueta, una marca que se usa en tiempos de elección y se guarda para la siguiente ocasión.

Alebrestados, los doctrinarios que se mueven en corrientes que marcan el rumbo en el PAN, con referentes estatales y nacionales, ex presidentes de comité, delegados y ex regidores, se pronuncian contra el candidato externo, de filiación priista. Sostienen que basta con un militante de origen panista—100 por ciento panista— para ganar la alcaldía de Coatzacoalcos.

Tomaron posición el viernes 3, con su repudio a entregar la candidatura de Acción Nacional a militantes o ex militantes del PRI.

Usan la estadística para convencer. Con los externos pierden, con los militantes el PAN es mejor. Es su argumento.

Se remontan los doctrinarios a 2010, cuando el candidato del PAN a diputado local fue el hoy regidor José Uribe Pozos. Su votación fue de 38 mil 45 sufragios, pero perdió la elección ante el priista José Murad Loutfe Hetty.

En 2013, Alejandro Wong Ramos, perredista, registró 25 mil 357 votos, sólo por el PAN.

Hablan los doctrinarios del fracaso en 2016. Sin candidato ganador, igual que ahora, postuló el PAN a María Inés Núñez Monreal, recomendada por el ex alcalde Edel Álvarez Peña, hoy presidente del Tribunal Superior de Justicia de Veracruz, quien apenas horas antes había renunciado al PRI.

Sus cifras son dramáticas: María Inés Núñez obtuvo 8 mil 960 votos, que sumados a los que registró el PRD, llegó a la vergonzosa cantidad de 10 mil sufragios.

Tres elecciones para diputado local y la caída ha sido estrepitosa: perdieron 29 mil 85 votos en seis años.

No hablan, sin embargo, del repunte en votos aunque sin triunfo de Gonzalo Guízar Valladares en 2010 y 2013 en elecciones por la alcaldía.

Citan, por ejemplo, que el hoy líder estatal del Partido Encuentro Social obtuvo 45 mil 964 votos en la elección de 2010, pero en la 2013 (cuando contendió contra Joaquín Caballero Rosiñol) sólo alcanzó 31 mil 713 sufragios. En tres años su votación decreció 14 mil 251 votos, según refiere Presencia.

“Un tercer ejemplo fue el comparativo entre el panista Jesús Serrano Carrillo y la candidata externa Gloria Santos Navarro, quienes compitieron por la diputación federal en el 2012 y el 2015, respectivamente”.

Serrano enfrentó a Joaquín Caballero y a Rocío Nahle, de Morena. Venció el priísta pese a la altísima votación de la morenista. Serrano registró 21 mil 975 votos.

Gloria Santos compitió ante Rocío Nahle y el priista-panista-priista, Rafael García Bringas. Obtuvo 11 mil 653 votos, relegada al tercer lugar de la contienda. Ganó Rocío Nahle.

De 2013 a 2015, entre lo obtenido por un militante panista y un externo, la caída fue de 10 mil 322 sufragios.

Su visión es parcial, en algo real, en algo no. No toma en cuenta el contexto de cada elección, los adversarios, la operación política del marcelismo, unas veces a favor del PRI, cuando son sus candidatos, o en contra, cuando se trata de debilitar a grupos rivales.

Partido enano, sin un sólo alcalde panista en su haber, con un diputado federal de origen priista (García Bringas, en 2009), el PAN conforma su historia a través del fracaso electoral.

Sus tiempos de gloria son intermitentes, destellos en la oscuridad de la vida pública, colgados a los candidatos que les envían los grupos priistas, que con sus estructuras le han allegado una diputación federal y nueve regidurías. Nada más.

Cada trienio —o en el cuatrienio 2001-2004— los regidores asignados al PAN no pasaban de uno o dos.

En 2009, la crispación contra el PRI por la candidatura del ex alcalde Iván Hillman Chapoy provocó una ruptura sorda con el marcelismo, cuyo líder, Marcelo Montiel Montiel, operó la derrota de su partido y la consiguiente victoria de García Bringas aunque éste fuera su adversario potencial.

De labios hacia afuera, Marcelo Montiel había pactado un acuerdo para reforzar a su acérrimo rival, Iván Hillman, el que lo había tildado de “fantasma verde”, el que dejó caer su obra pública, el que lo exilió de Coatzacoalcos con el apoyo de Fidel Herrera Beltrán.

A trasmano, Marcelo Montiel fraguó la derrota que tácitamente acabó con la carrera política de Iván Hillman. Ofreció operar y lo engañó. García Bringas se convirtió en el único diputado federal que ha tenido el PAN en el distrito de Coatzacoalcos, gracias al voto de castigo con Iván Hillman.

En 2010, Gonzalo Guízar no ganó la elección pero con su votación aseguró cinco regidurías en el ayuntamiento, para militantes y para externos.

Tres años después, en 2013, nuevamente Gonzalo Guízar contendió. Perdió pero logró cuatro regidurías, también para militantes y para externos.

Hoy acude el PAN al priismo una vez más para salvar la nave, si es que puede; para evitar el naufragio como en la elección de 2016, remitido al tercer sitio en la disputa por la diputación local con poco más de 10 mil votos. Casi al nivel del promedio de votación del PRD en sus mejores tiempos.

Importa, atrae a priistas con trayectoria y a priistas de temporal. De un Jesús Moreno Delgado y Juan Manuel Rodríguez Caamaño, del clan marcelista, a Arbedina Teresa King Cancino, cuya operación política se desarrolla de su casa al restaurant La Bocata y del restaurant La Bocata a su casa, unos 20 metros de distancia, y en las páginas de sociales.

De los tres, Jesús Moreno es el único con estructura política, la que armó y fortaleció en los días en que era parte del marcelismo, cuando saltaba de un cargo a otro, en el ayuntamiento, en el Congreso, en el gobierno de Veracruz o en el gobierno federal, disfrutando la “plenitud del pinche poder”.

Pasó por el DIF, la Secretaría de Gobierno, junto a Marcelo Montiel en la delegación de la Sedesol federal en Veracruz y su última función fue de nuevo en el DIF con Joaquín Caballero.

Juanelo Rodríguez, rector de la Universidad Istmoamericana, sólo tiene en su haber una carta, la de su apoyo a la educación universitaria, los postgrados, la especialización del profesional, a través de un sistema de becas —que a veces cancela sin decir agua va— que ofrece acceso a quienes carecen de recursos para continuar su educación superior.

Su último cargo fue la Fundación Colosio del PRI y la secretaría del Ayuntamiento de Coatzacoalcos.

Tere King, candidata de los amigos del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, de Rogelio Lemarroy, ligada vía su esposo Álvaro Ruiz, al constructor Oscar Fosado Montalvo, ni pinta en la política local, ni tiene roce partidista, ni los panistas la ubican, ni puede borrar su incursión en el Congreso de Veracruz, cuya mayor gesta fue aprobar el último crédito de Fidel Herrera Beltrán por 10 mil millones de pesos, cuyo destino es un misterio.

Sin mucho que ofrecer, el panismo doctrinario de Coatzacoalcos los rechaza. Reclama su derecho a que sean militantes los que contiendan contra Morena y el PRI.

Doctrinarios y neopanistas disputan una candidatura que presagia derrota, que no prende entre el electorado, que los remitirá al tercer lugar en la contienda.

Se percibe la masacre del 4 de junio, Morena crecido por los desatinos del yunismo, por la dispensa de justicia al duartismo, la banda de Javier Duarte que saqueó los dineros de los veracruzanos y que provocó el caos financiero; el encubrimiento a los cómplices del ex gobernador de Veracruz, hoy prófugo; por la candidatura del PAN al ex contralor Ricardo García Guzmán, otro cómplice del gordobés, para contender por la alcaldía de Tuxpan; por la violencia que no cesa y derrama más sangre; por el ofrecimiento de captura del ex gobernador Javier Duarte, que no llega; por la amenaza de la quiebra financiera total por la renuencia del PRI y Morena a aprobar la reestructuración de la deuda en el Congreso estatal.

Y mientras, doctrinarios y neopanistas se embroncan por una candidatura condenada al fracaso, por la derrota que se ve venir en Coatzacoalcos, por el repudio de la vieja guardia a que el priismo los suplante y las puertas que los neopanistas le abren al PRI.

A la greña por una alcaldía perdida.

Archivo muerto

Arrecia el vendaval en Morena, increpado su líder en Veracruz, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, por aspirantes y militantes, aquellos que acusan que la elección de candidatos a alcaldías y sindicaturas en realidad fue imposición, venta de espacios, agandalle del dirigente y de los diputados Norma Rocío Nahle García y Cuitláhuac García Jiménez que colocaron recomendados e incondicionales sin respetar a las bases del partido de Andrés Manuel López Obrador. Revira Manuel Huerta —“El tigre de Santa Julia”— que la revuelta está orquestada por Miguel Ángel Yunes Linares, que el gobernador de Veracruz atiza el fuego, que saque las manos de Morena. “Así o más clarito”, puntualiza Huerta Ladrón de Guevara. Y los morenistas tercian, replican, se enfadan. Hay agitación en 70 de los 212 municipios de Veracruz, pero hay mucho menos denuncias en los tribunales electorales o en la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena. Se defiende Manuel Huerta no como tigre de Santa Julia sino como gato boca arriba, imputando que los que protestan no son militantes y traen el sello yunista. No todos. Herminio Rojas, de Nogales, al norte de Veracruz, es fundador de Morena y sostiene que el líder del pejepartido hace honor a su apellido: “es un cabrón Ladrón que está vendiendo el movimiento al sistema corrupto que impera en el Estado, PAN-PRI, imponiendo candidatos que no tienen la fuerza ni el perfil para ganar”. Y agrega: “Consideramos esto es un acto de traición al partido. Manuel Huerta engañó a ojos abiertos. No permitiremos que con estas acciones se vaya abajo el trabajo que se ha llevado a cabo. Si dejamos que impongan a sus candidatos, sabemos de antemano que estamos perdidos. En el caso específico de Nogales no es posible que vayamos a tener como candidata a una persona que no sólo no tiene conocimiento político, tampoco tiene estudios y en lugar de unir, se ha peleado con la militancia que tiene más méritos que ella”. Agrega Herminio Rojas: “156 representantes municipales solicitaron la destitución del presidente del Comité Directivo Estatal, Manuel Huerta Ladrón de Guevara”. La entrevista aparece en el portal de Al Calor Político… Nadie fuma, nadie pela a Héctor Yunes. Denigrante para él, exhibirse en redes sociales llamando la atención del líder nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, y ser ignorado. Monta el show en Twitter. Dice ahí el senador, fallido candidato priista al gobierno estatal: “Veracruz no es prioridad para ti. (…) No son 3, somos 4 estados en elecciones, olvidaste mencionar #EleccionesVeracruz en el último Consejo Político. Algo no menor. (..) Hay 3 elecciones de gobernador y en Veracruz 212 Ayuntamientos, pero somos el único estado en oposición”. En otro apunta: “Enrique Ochoa, si desconoces la relevancia política de Veracruz, recuerda: somos el 4to. estado con mayor padrón electoral”. Hubo más, todos sin respuesta. “@EnriqueOchoaR te he buscado con propósito fijar posición como priista sobre tu poca atención a #EleccionesVeracruz”. Y el que alcanzó el clímax: “Enrique Ochoa, si tu apretada agenda no permite llamada, contesta mensajes o acusa recibo en el Aniv PRI de #EleccionesVeracruz”. Reducido a nada, Héctor Yunes pierde el juicio. Se colapsan las neuronas. Razona sin tino, sin mesura, exhibiendo que para la cúpula del PRI no existe, que lo repelen, que lo ignoran. Lo desaira Enrique Ochoa Reza. Desdeña sus llamadas. Ignora su provocación. ¿Es ese el Héctor Yunes que alardea que en 2018 será candidato del PRI al gobierno de Veracruz, si ni un tuit le contesta su líder nacional? Frío del bueno es el que experimentan los que están congelados… Perdiendo, ganan. Cuatro de los cinco aspirantes a ser candidato del PAN a la alcaldía de Coatzacoalcos podrán colocar a sus recomendados en la planilla que irá a la contienda. Cuatro de ellos, los que no logren la candidatura, impulsan a sus protegidos. Tere King Cancino al constructor y ex líder de la CANACO local, José Antonio Wilburn González; Jesús Moreno Delgado a la priista Ángela Crisanto Pérez, ex diputada local suplente; Juan Manuel Rodríguez Caamaño, también egresado del PRI, a Luis Suárez Castellanos, ex director del periódico El Heraldo; Alfredo Phinder Villalón a Fernando Nieto Ramón, consejero nacional panista, y José Luis Sosa Franco a José Ángel Torres. Uno de ellos será candidato del PAN a la alcaldía de Coatzacoalcos y su recomendado se quedará con las ganas de ser edil; los otros cuatro pujarán por insertarlos en la planilla. Encarnizada la lucha contra los grupos panistas que ya tienen sus prospectos y que al interior del PAN pesan más que cualquier aspirante… Golpe bajo a Geny Yep, regidora municipal, una dama, que si algo tiene es respeto por la crítica y la diversidad de opinión. Bajo, como es, Federico Lagunes la tilda en su portal Municipiossur de “muñeca fea”, en una fotografía en que se ve a otros dos ediles de Coatzacoalcos, la profesora Mirna Ávalos y Felipe Hernández Pulido, junto al virtual candidato del PRI a la alcaldía, Carlos Manuel Vasconcelos Guevara. Obvio, replica Geny Yep. Y lo hace ante el fiscal regional Ricardo Morales Carrasco —de la cuadra de Jorge Winckler— a quien le exhibe el caso y a quien le expresa que peleará por sus derechos como mujer, por haber sido violentados y por el desprecio con se le trató. No habrá denuncia penal pero la regidora espera una disculpa pública. Algo así como pedirle decencia a Pulgoso Lagunes. Remóntese la memoria a los días en que Federico Canino se autonombraba rottweiler, y en sus tiempos de regidor fue denunciado por acoso sexual, usar su cubículo para concretar sus citas con prostitutas, desviar recursos públicos por emplear el equipo de cómputo para subir notas a su portal y la insinuación del ex alcalde Marco César Theurel Cotero de evadir la prueba antidoping y presentarse días después con un frasquito con orina de quién sabe quién. Con esa calidad moral, ahora agravia a la regidora Geny Yep. Y suponía que ella lo dejaría pasar…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

MORENA: SÍ ROBAR, SÍ MENTIR, SÍ TRAICIONAR

* Morenistas exigen la renuncia de Manuel Huerta * Lo acusan de manosear candidaturas * La revuelta y el escándalo * Janeiro, protegido por la PGR * Robe hoy, delate después * PAN: nacidos para perder * 13 externos quieren ser ediles en Coatza * Gaby Opazo, estratega de Juanelo * Nexo con Víctor Rodríguez.

6 de marzo de 2017

A los tumbos va Manuel Huerta Ladrón de Guevara, acusado de imponer candidatos, y manosear espacios, por vender a Morena al mejor postor, de imponer a lo suyos y dar la espalda a la militancia en que basa su fuerza el partido de Andrés Manuel López Obrador.

Vilipendiado, denostado, recibe fuego y metralla, airados los morenistas que irrumpen en la sede de la dirigencia estatal, exigiendo la reposición del proceso de elección de candidatos a las 212 alcaldías de Veracruz, y reclaman la destitución de su líder estatal por violentar los principios democráticos de su organización.

Arde Morena en Veracruz y sus principios igual. “No robar, no mentir, no engañar al pueblo”, postula el Peje, ufano y hasta engreído —nosotros los santos, ustedes los corruptos—, pero en suelo jarocho la imposición de candidatos a las alcaldías generó una lectura al revés: “Sí robar, sí mentir, sí engañar”.

Sobre Manuel Huerta se vacía la ira de los excluidos y los burlados, los que se apuntaron para contender por una candidatura y no vieron ni supieron cómo y por qué perdieron, bajo qué criterios se estableció el perfil de quienes habrán de contender por las presidencias municipales de Veracruz. Los usaron y los desecharon y eso los indignó.

Mal empezó la semana para el vetusto ex perredista, ex petista, que el martes 28 soportó la primera andanada de los morenistas inconformes. A las puertas de un baño, el de la sede de Morena en Xalapa, los escuchó y los bateó. Que presenten su reclamo, que las instancias competentes resuelvan y a fregar a otra parte.

Si la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia va a actuar como la Comisión de Nacional de Elecciones de Morena, su caso está perdido. Si una instancia impone, la otra confirma la imposición.

AMLO y Huerta, y con ellos la diputada Rocío Nahle y el ex candidato al gobierno de Veracruz, Cuitláhuac García, sabían que sólo así, mancillando la democracia, podrían sacar las candidaturas de sus allegados. La asamblea municipal da voz y voto a las bases y ata las manos de los dirigentes.

De ahí que las candidaturas de alcaldes y síndicos se decidieran en el seno de la Comisión Nacional de Elecciones, donde manda el Peje, y no a través de una asamblea, como sí se hará para elegir a los candidatos a regidores.

“Sí robar, sí mentir, sí engañar”.

Protestaron en Xalapa, en Coatepec, en Totutla, en Poza Rica, Teocelo, Medellín, Fortín de las Flores, Coatzacoalcos, Nanchital, Perote, Papantla, Agua Dulce, Playa Vicente, Cosoleacaque, Misantla, Ixhuatlán del Sureste, entre otros.

Es la crónica de una tormenta anunciada. Meses atrás, ante la desaparición de comités municipales de Morena, la militancia advertía signos de imposición en cuando arrancara el proceso electoral y llegara el momento de elegir candidatos a las alcaldías. Sus artífices, Rocío Nahle, Manuel Huerta y Cuitláhuac García.

Y no erraron.

Leonel Ordaz Hernández, catedrático de la Universidad Veracruzana en Coatzacoalcos, fundador de Morena, reclamaba el 24 de diciembre de 2016 a López Obrador:

“Qué dices a esto Andrés Manuel López Obrador. Te estas distrayendo y engolosinando con los medios que antes te atacaban y ahora te abren las puertas no sé con que fines, pero si eres inteligente debes pensar que puedes caer en una trampa que hasta la vida te puede costar y ellos dirán que no fueron ellos ya que siempre te apoyaron. Tú eres enemigo de esa oligarquía y sus vendepatria que hoy te adulan y que en su momento intentarán destruirte y que nunca te aceptarán porque siempre has ido en contra de sus intereses. Por otro lado, has traicionado a los militantes de base de Morena que siempre te han apoyado y que hoy le das la espalda llevando como punta de lanza a Norma Rocío Nahle García y a Manuel Huerta Ladrón de Guevara”.

El 2 de enero, sobre la transparencia en la designación de candidatos, volvió a la carga:

“Es una magnifica noticia porque da la impresión que la democracia en MORENA va en serio, pero eso lo creería si por ejemplo en mi ciudad dejaran los diputados Norma Rocío Nahle García, Cuitláhuac García y Huerta Ladrón de Guevara de meter mano en las decisiones que sólo competen al comité municipal, de acuerdo a los estatutos de MORENA que ellos están violando flagrantemente y permanentemente, inclusive se rumora que dichos comités ya los van a desaparecer para volverlos formar a modo con gente manejable a sus arbitrios y antojos”.

Otro militante que advertía los aires que imposición que soplaban en Morena, fue Samuel Perez García, escritor, ex integrante del PRD. El 16 de noviembre de 2016, bajo el título “La crisis de Morena”, retomó un texto difundido un año atrás:

“Don Andrés Manuel no está fungiendo como presidente del Partido, y no está interviniendo para resolver los problemas cotidianos que suceden en cada estado y municipio, sino que al andar de gira política por todo el país, se ha olvidado de los pequeños problemas caseros. Así, en lugar de resolver directamente los conflictos, le ha dado manga ancha, por ejemplo, aquí en el sur de Veracruz, al Presidente del Comité Ejecutivo Estatal, Manuel Huerta y a Rocío Nahle García, quienes con poca sensibilidad y ambición de por medio, han operado casi clandestinamente para decidir en solitario, quienes serán los próximos candidatos a las municipales, como de igual modo operaron para los candidatos a diputados locales. Frente a esos acontecimientos, la militancia en sus municipios respectivos ha enviado oficios tras oficios denunciando los casos, pero no hay intervención. A lo sumo lo que se recoge son regaños de Andrés Manuel al decir que Morena no es de unos cuantos, sino del pueblo, que no hay caciquismo en Morena, pero lo que es cierto es que sí hay caciquismo, o por lo menos eso se evidencia por el modo de obrar de los ya citados dirigentes”.

Otra alerta fue enviada a través de la cuenta Morena Cosoleacaque, en la red social Facebook, en la que se difundió el “Manifiesto de la Esperanza”, cuyo destinatario fue López Obrador, suscrito por integrantes de los comités municipales de Cosoleacaque, Agua Dulce, Coatzacoalcos, Minatitlán y Nanchital.

Exhibían a Rocío Nahle y Manuel Huerta. Los acusaban de envilecer a Morena:

“La imposición de candidatos en los municipios del sur de Veracruz por parte de Rocío Nahle y Manuel Huerta, envilece la política en Morena, pues recoge la práctica más repudiada por el pueblo de México: el clásico dedazo que antes era la forma más natural de actuación del PRI. Esa vieja práctica es la que se está imponiendo en Morena”.

Y sí que lo envilecieron.

Hoy es la Declaración de Alvarado, suscrita por militantes de Morena de 20 municipios, cuyo vértice es el rol jugado por Manuel Huerta, el papel de los integrantes de la Comisión Nacional de Elecciones, la violación a la convocatoria, la exigencia de que los diputados federales saquen las manos del proceso interno, que sean suspendidas las asambleas electivas para designar regidores, programas entre el 14 y 19 de marzo.

Responde Manuel Huerta que “mienten” quienes sostienen que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenó a Morena reponer el procedimiento. Y así es, pero su tono es áspero. Increpa a los suyos, a los morenistas, militantes o simpatizantes, que dice representar.

Sostiene que los que protestan no son de Morena. Falso. Son externos y son militantes. Y algunos lo advirtieron a tiempo. Es Rogelio Martínez, es Samuel Pérez García, es Leonel Ordaz, son decenas de miembros del pejepartido que reiteran lo que venían denunciando meses atrás: la desaparición de comités municipales tenía como fin imponer candidatos. Y así fue.

Satirizado, Manuel Huerta es criticado, atacado, hecho trizas, tildado de ladrón de a de veras —“el único que está recibiendo dinero eres tú Huerta traidor, bueno también Rocío Nahle”—, entre reclamos por la llegada de priistas, panistas y perredistas a Morena.

Hoy, Morena se sacude. Se suponía que era la panacea de la democracia, el ideal de partido, la opción para gobernar y salvar a México. Y al final, con la imposición candidatos en Veracruz, pinta al revés.

Morena: sí robar, sí mentir, sí traicionar.

Archivo muerto

Robe hoy, delate después; hay recompensa: la impunidad. De plácemes, pues, José Juan Janeiro Rodríguez, cerebro financiero de Javier Duarte en el desvío de recursos públicos, en el saqueo a Veracruz. Un pacto con la Procuraduría General de la República bastó para que el rufián, ladrón de cuello blanco, se volviera intocable. A cambio de revelar la ruta del dinero, las empresas de papel, el destino de lo robado de las arcas del gobierno de Veracruz, al cómplice del gordobés le fue retirada la orden de aprehensión. Los primeros síntomas de esta burla se percibieron cuando Miguel Ángel Yunes Linares era gobernador electo y asumiendo funciones de investigador privado establecía contacto con la pandilla duartista. Uno de ellos, Moisés Mansur Cysneiros; otro Alfonso Ortega; uno más, José Juan Janeiro Rodríguez. Del diálogo con Mansur hubo video, difundido luego por Carlos Loret de Mola en su segmento noticioso Al Despertar, en Televisa. Ortega cantó y luego fue a confesarse a la PGR, el 12 de octubre. Janeiro Rodríguez es quizá la pieza clave para dar con el paradero de Javier Duarte y la recuperación del dinero saqueado. A cambio de hablar, se convierte en testigo protegido. O pillo encubierto. O ladrón feliz. Y Miyuli se congratula, imaginando que así se logrará la captura de Javier Duarte. Si esa es la ruta para pisotear la ley, que desfilen por la pasarela de los delatores Gabriel Deantes, Edgar Spinoso, María Gina o María Georgina o como se llame Domínguez Colío, o Alberto Silva, el Pato de Tuxpan, o “Culín” Bravo Contreras. Ah, no. El ex fiscal ya es sátrapa protegido del yunismo desde antes de que Yunes azul llegara al gobierno de Veracruz, agraviando a los colectivos que buscan a sus desaparecidos; a Maryjose Gamboa, a quien mantuvo ilegalmente ocho meses en el penal de Tuxpan; a Daphne, mancillada por Los Porkys, a quienes les facilitó la huida; a los padres de los cinco jóvenes levantados en Tierra Blanca, de quienes no se volvió a saber; a Moisés Sánchez Cerezo, Rubén Espinosa Becerril, Armando Saldaña, Pedro Tamayo y otros periodistas que aún permanecen esperando justicia y el mentado “Culín” ya se fue. Basta cantar, delatar, entregar bienes, regresar dinero y pregonar que con eso se logrará la captura de Javier Duarte y los pillos podrán cubrirse con el manto encubridor de la PGR y el yunismo… Cierra el PAN su registro de aspirantes a integrar la planilla que contenderá por la alcaldía de Coatzacoalcos. De 42 solicitudes, 13 corresponden a externos, algunos simpatizantes del albiazul, otros de origen priista, unos simplemente ligados a quienes ven al ayuntamiento como máquina de hacer negocios. Aspiran a la candidatura a la presidencia municipal Alfredo Phinder Villalón y José Luis Sosa Franco, militantes, y los externos Juan Manuel Rodríguez Caamaño, Arbedina Teresa King Cancino y Jesús Moreno Delgado; para síndico, los militantes Maritza Ambrosio Fernández, Amado Nivón Velásquez y Ana Patricia Santiago Santos, y el externo Jesús Moreno Delgado, y para las regidurías, los militantes Blanca Hilda Cuevas Rosado, Aldo Liberato De Jacobis Buil, Jesus Cuan Gómez, Lilia Cruz Jácome, Alejandro Rafael Luna Erazo, Fernando Nieto Ramón, Miguel Angel Brito Molina, Rosa María Guzmán Sol, Desamparados Buil Ríos, Norma Nolasco, José de Jesús Reyes Ortiz, Martín Juvenal Patiño Zamora, Angel Torea Ovando, Enriqueta Franco Aguilar, Fabiola del Carmen Hernández Sosa, Sergio Alfonso Treviño Vázquez, Víctor Eliut Nazariega Rueda, Areli Morales Carrillo, Jose Luis Sosa Alonso, Jose Angel Torres Reyes, Rosalinda Tolentino Escayola, Aura Esther Estrada Hernandez y Miguel Laguna Cordoba, así como los externos Wendy Carolina Reyes Flores, Guiselo Daniel González Chong, Norberto Aarón Pacheco Espinoza, Alejandra Patricia Ávila Garfias, José Antonio Wilburn González, Luis Enrique Suárez Castellanos, Jhony Antonio González Vázquez, Ricardo de Jesús Cabrera Férez, Fidel Fernández Galicia y Angela Crisanto Pérez. Todos creyendo en un sueño sin sustento, creyendo que la alianza PAN-PRD puede ganar la elección del 4 de junio. Tanto manosearon la candidatura, tantos trapos le salieron a Tere King, su fidelismo, sus ligas con Oscar Fosado, cuyas constructoras van de inhabilitación en inhabilitación, usando a las instituciones como fábrica de hacer fortuna, el signo de la traición de los King en los genes, que el PRI y su candidato, Carlos Manuel Vasconcelos Guevara, sin mayor esfuerzo los rebasarán. En un descuido, el panismo de la falsa transición es confinado a la cuarta posición y ni una regiduría en el ayuntamiento de Coatzacoalcos le tocará… Atado al PRI, así haya renunciado al tricolor, Juan Manuel Rodríguez Caamaño trae equipo priista y, sobre todo, marcelista a su lado. Su operadora y estratega es Gaby Opazo, de la corriente que encabeza el ex secretario de Gobierno, Víctor Rodríguez Gallegos, líder del Movimiento Territorial del PRI en Veracruz, brazo derecho y conciencia del ex alcalde Marcelo Montiel. Se refuerza, pues, el argumento del panismo doctrinario de que a la infiltración priista hay que pararla así se convierta esto en una batalla campal con saldos rojos y daños colaterales. Otras versiones de fuentes priistas sostienen que Humberto Opazo, hermano de Gaby, opera ahí, en el equipo de Juanelo Rodríguez Caamaño, pero para Alfonso Morales Bustamante, tesorero municipal en el ayuntamiento que preside Joaquín Caballero Rosiñol, y quien fuera el número uno en el círculo más influyente de Marcelo Montiel. Vivillo Juanelo. Tiene la bendición del presidente del Poder Judicial en Veracruz, Edel Álvarez Peña, cuñado de su hermana Rosa María Rodríguez Caamaño, y la operación de Marcelo Montiel, vía los Opazo. Sirva el PAN de trampolín para disputar la alcaldía de Coatzacoalcos Al fin que a los panistas cualquiera los marea…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

MORENA: CUANDO LA DEMOCRACIA INTERNA ES ENGAÑO

* Acusan imposición de candidatos * Tunden a Manuel Huerta * Xalapa, Nanchital y Cosoleacaque, un hervidero * Cónclave en la mansión Wade * Saúl y su mamá estallan * Diego y Morena * Desdeña a Chagra * Nora Cortázar le hace la chamba al alcalde * El fallido desmentido * De la Rosa se enreda.

3 de marzo de 2017

Irritados y burlados, acusan los morenistas de Veracruz que el engaño y la imposición los devoró, que hubo maniobra y centralazo, candidatos sin respaldo social, candidatos-capricho, cuotas de poder a las cúpulas y Morena convertido en lo que tanto repudió: una caricatura del PRD.

Accidentado, el proceso de selección de candidatos en el partido de López Obrador se enlodó con la sospecha de un engaño mayor. Arroja saldos adversos, el desgaste de sus íconos, las figuras y los caudillos movidos por la ambición, erosionado el camino hacia la contienda municipal, que se presumía sería terso.

Semana convulsa en el Movimiento de Regeneración Nacional, desde la difusión de sus listas de candidatos a las 212 alcaldías de Veracruz —las fórmulas de presidente municipal y síndico—, el sábado 25, provocando una sacudida insólita entre sus bases y el cuestionamiento a quienes los conducen al poder.

Reclaman falta de transparencia, imposición y nula claridad en los criterios aplicados para determinar quiénes habrán de ir a la contienda municipal.

Morena es más de lo mismo. Su democracia es cosmética. Su militancia, por dócil e ingenua, salvo destellos, es manejable. Sus líderes abrevaron en lo peor del PRD. O fueron lo peor del PRD.

Tragicómica es, por ejemplo, la comedia de Manuel Huerta Ladrón de Guevara, su líder estatal, cuestionado y denostado, tildado de ser el artífice del engaño, de la imposición de candidatos.

Enardecidos, lo increparon morenistas de Xalapa y municipios cercanos, cuestionando las trampas de la convocatoria y exigiendo respeto al estatuto interno.

Pancartas en mano, el martes 28 de febrero arribaban a las oficinas de Morena en la colonia José Cardel, con su demanda de asamblea municipal para trasparentar el proceso de selección.

Refieren las crónicas periodísticas que Manuel Huerta fue hallado en el baño, o a las puertas de él, evadiendo a sus huestes.

Dice el reporte de Plumas Libres:

“Por estas situaciones consideran que él debe renunciar al cargo, pues en los reclamos le enlistaron municipios con imposición como Teocelo, Perote, Agua Dulce ‘ya están vendidos al PRI’, donde postularon a candidatos de muy bajo perfil para que el PRI gane.

“Durante las protestas, les pidieron las pruebas de lo que denuncian, situación que generó aún más el descontento de los ciudadanos ‘Fuera Huerta, fuera Huerta, no podemos permitir que él continúe’.

“Recalcaron que Morena se convirtió en un partido similar al PRD que se maneja a la conveniencia del PRI y del PAN, por lo que creen que podría perder fuerza en algunos municipios”.

Más hiriente el reporte de Libertad Bajo palabra, evocando que a Manuel Huerta como al Tigre de Santa Julia, los apañaron en el baño:

“Este martes 28 de febrero el dirigente estatal de Morena se dio un frentazo más con la realidad, pues la militancia morenista, esa que fundó el partido, o la gente que se adhirió porque cree en el proyecto de López Obrador, fue y le reclamó su comportamiento como dirigente. Se le acusó de estar vendiendo candidaturas, de imponer candidatos y de negarse a la democracia en el partido. El reclamo fue grande pues le tomaron las oficinas y lo fueron a sacar del sanitario, como quien dice lo agarraron como al ‘tigre de Santa Julia’.

“Al final los manifestantes pidieron la renuncia del dirigente de Morena, el expetista Manuel Huerta, quien de inmediato minimizó las protestas arguyendo que eran orquestadas por provocadores”.

Diría un día después el líder de Morena en Veracruz que ni se escondió en el baño ni lo pescó el reclamo en plena faena. “Ni fui al baño ni me sacaron de ahí —dijo Manuel Huerta—. no soy Peña”.

En El Sur, se cita:

“Desde el sábado que se dio a conocer los 212 palomeados por Manuel Huerta, empezaron a salir las inconformidades en redes sociales, después en medios de comunicación y hoy con la toma de las oficinas del Comité Estatal.

“A Manuel Huerta lo sacaron del baño, donde estaba escondido como vil cobarde y rata, que después de hacer su fechoría, quiso huir”.

Hierve Xalapa y también el sur. Confluyen en Coatzacoalcos los integrantes de 12 comités municipales de Morena que acusan falta de certeza en el proceso democrático, y exigen saber bajo qué criterios se determinó quiénes serán los candidatos a las alcaldías.

Acusan a sus líderes nacionales y estatales del manejo tortuoso, de actuar al estilo de los partidos que dicen combatir.

El portal de la periodista Juanita Guzmán resume:

“La Vocera de Morena en Coatzacoalcos, Consuelo Valentín Jiménez, reveló que desde el 2012 han participado en la conformación de ese partido de izquierda creyendo que estarían libres de los vicios de otros institutos políticos pero que en la práctica han visto lo contrario al grado que ahora les han impuesto por dedazo a quienes primero fueron ungidos como Delegados Municipales desplazando de facto a los comités locales.

“Explicó que la Comisión Nacional de Candidaturas de Morena violentó sus propios estatutos de la convocatoria para la selección de candidatos a presidentes municipales, toda vez que en municipios como Agua Dulce, Cosoleacaque, Catemaco, Nanchital y Coatzacoalcos tendría que haberse realizado la elección interna a través de una Asamblea al haberse registrado 5 o más aspirantes.

“Asimismo señaló que la convocatoria señalaba la realización de una encuesta o sondeo entre la población, situación que no ocurrió porque jamás enteraron a los participantes sobre la metodología, ni siquiera se conocen los porcentajes que supuestamente habrían arrojado en caso de haberse realizado.

“La profesora Consuelo Valentín señaló que simplemente la base de Morena fue sorprendida con la publicación de un dictamen en donde se determinan las candidaturas a presidentes municipales y síndicos en los 212 Ayuntamientos de Veracruz, ‘lo que revela que el dictamen fue unilateral y antidemocrático ya que no hubo asambleas ni encuestas que determine el lugar de los aspirantes’.

“Asimismo militantes de Cosoleacaque dieron a conocer que no se respetó el principio de respetar el ‘mejor perfil’, toda vez que en la sindicatura excluyeron a una morenista con amplia formación académica y profesional para darle ese lugar ‘a una señora que vende tamales, no tenemos nada en contra de su ocupación pero evidentemente no cubre el perfil que exige la convocatoria’, dijo Samuel Pérez García representante de Morena en esa localidad.

“Indicaron que en el caso Coatzacoalcos el candidato impuesto se encuentra impugnado con antelación por actos anticipados de campaña dentro del propio partido además de en su contra pesa una inhabilitación de la Secretaría de la Función Pública por presuntos malos manejos dentro de Petróleos Mexicanos donde ocupaba cargos de alto nivel”.

Víctor Manuel Carranza Rosaldo, candidato de Rocío Nahle, refutó el miércoles 1 que haya sido inhabilitado por la SFP. Estuvo sujeto a investigación y fue exonerado. y exhibió el reporte de su caso, sin sanción alguna.

“En la rueda informativa los fundadores de Morena en esta región dijeron que en primera instancia llevarán su queja para democratizar el proceso interno ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de ese instituto político y que en caso de no tener resultados por la vía legal acudirán ante los tribunales electorales para que emitan una resolución al respecto”.

Nanchital también se sacude. Su candidata es Esmeralda Mora Zamudio, suplente de la diputada Norma Rocío Nahle García. Las preferencias no son suyas. Yolanda Carrasco Linares es la pieza de los morenistas nanchitecos, los que la veían candidata, los que la conminaron a participar.

Amagan hoy con dejar a Morena o no participar en la contienda, en un municipio donde la intención de voto se comienza a perder, donde crece el PAN-PRD y se reposiciona el PRI.

Nada peor que ser como el PRD. Y lo es. Reedita Morena los vicios del partido que le dio origen. O dicho de otra forma, la tribu de López Obrador era un vicio en el PRD, enlodando los procesos internos, la designación de candidatos, la imposición de los incondicionales, la exclusión de las mayorías, la democracia del engaño.

Morena, una caricatura del PRD.

Archivo muerto

Sainetazo en la mansión Wade. Una noche, sin avizorar el desenlace, el cacique de la Sección 10 del sindicato petrolero, Jorge Wade González, convocó a sus más allegados: José Luis Sáenz Soto, Noé Hernández, Daniel Primo Chiñas, su esposa Reyna León Cheluja y su hijo Saúl Wade León. Invitó a Norberto Luna, el prestigiado médico. Ahí reclamó Jorge Wade el apoyo de su gremio y de su grupo político para quien será candidato del PRI a la alcaldía de Minatitlán. Citó el nombre de Norberto Luna y el ánimo se crispó. Era hasta entonces, el tapado. Explotó Saúl Wade, quien no se sacia de ejercer el poder desde las sombras, primero en la tesorería municipal y hoy a trasmano. “No papá, no papá, qué no estabas jugando”, repetía el vástago del líder sindical. Y se retiró. Lo siguió su mamá, doña Reyna León, la “reina de los casinos”. Esgrimió Jorge Wade que en la más reciente encuesta Saúl El Terrible había reventado. De cada 10 minatitlecos, sólo dos votarían por él. Osó Daniel Primo Chiñas cuestionar la decisión del cacique sindical, a riesgo de no volver a ser regidor. Al final, Norberto Luna sólo se quedó con la duda de quién le va a poner en la mano los 15 millones de pesos que cuesta la campaña a la presidencia municipal. Seguro que no será Héctor Yunes landa, su gurú y fallido candidato del PRI al gobierno de Veracruz. Seguro que con este quiebre y los rencores internos, la alcaldía se reduce al choque entre PAN-PRD y Morena. El PRI está tronado… No va por el Partido Verde, ni por el PAN-PRD, ni por donde se acomode Lu-pilla Félix de Theurel. Diego Fernández Olivares tiene un pie en Morena. Este jueves dialogó con el virtual candidato del pejepartido, Victor Manuel Carranza Rosaldo, y su staff. Mostró sus cartas-credenciales, su labor altruista, el reparto de pan a la gente de abajo. Exhibió Diego que la fundación “Tiempos Mejores” camina sin la sombra de Tony Macías. De Víctor Carranza escuchó la invitación a sumarse a Morena, a un nuevo proyecto de nación, a ocupar espacios en el nuevo gobierno municipal. Días atrás, Diego Fernández dialogó con el líder municipal del PVEM, Roberto Chagra Nacif, y todo indicaba que su estructura y sus 5 mil votos serían para el ahijado de Fidel Herrera, que apunta a ser regidor en el próximo ayuntamiento de Coatzacoalcos. Se vendió bien con Morena y Morena lo cachó… Precisión de Luis Antonio Pérez Saito: en el salón Kokoro, de su propiedad, no se realizó la reunión en que los empresarios, como aquí se afirmó ayer, que impulsan a Tere King Cancino para candidata del PAN-PRD a la alcaldía de Coatzacoalcos —Lemarroy, Oscar Fosado, Alvaro Ruiz— y bajaron a Jesús Moreno Delgado de su aspiración a ser presidente municipal y le ofrecieron ser, si acaso, síndico. El cónclave donde se fraguó la imposición de Tere King, tuvo lugar en un domicilio del poniente de Coatzacoalcos, usando el nombre de Miguel Ángel Yunes Linares, expresando que el gobernador ya decidió. O sea, El gobernador de Veracruz mete la mano en el PAN e incurre en delito electoral. Si lo sabe el OPLE, seguro Yunes azul se las va a cobrar… Servicial —y algo peor— le resultó Nora Cortázar al alcalde Joaquín Caballero Rosiñol. Afirma que “es falso” que haya trámite inhabilitación de los regidores de Coatzacoalcos por desacato a una resolución del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, que obliga al pago a la constructora Pluviales. Sostiene que “es falso” que tras la sentencia los ediles vayan a ser retirados del cargo. O Nora Cortazar no sabe, o la usan, o miente con dolo. El trámite de inhabilitación inició a las 9:07 del miércoles 1 de marzo, como INFORME ROJO refirió en su entrega de ayer. Prueba de ello es el acuse de recibo emitido por la Oficialía de Partes del Tribunal de lo Contencioso. Nada se puede esperar de una regidora que arribó al ayuntamiento sin méritos ni virtudes, empujada por los votos que Armando Rotter Maldonado le dio al partido Movimiento Ciudadano como candidato a la alcaldía. Partido cascarón es Movimiento Ciudadano en Coatzacoalcos. Carece de militancia, de cuadros, de trabajo y de presencia. No hay elección en que no postule a su familia: a su nuera, a su sobrina, a su hijo. Otro que miente es Carlos de la Rosa, director Jurídico del ayuntamiento. Dice que no hay trámite de inhabilitación y que en todo caso podría haber un apercibimiento de multa. Ya la hubo. El Tribunal de lo Contencioso instó a los ediles a pagarla pero De la Rosa le ocultó la gravedad del caso al cuerpo edilicio, haciéndolos caer en desacato. De ahí que iniciara el trámite de inhabilitación. El único que admite que tienen el agua al cuello es el alcalde Joaquín Caballero. Sostiene que ya se solicitó al Congreso de Veracruz una “partida adicional para hacer frente a estos compromisos” o la venta de predios municipales como dación en pago. O sea, la demanda está perdida. Y si no pagan, los ediles serán inhabilitados. Y en eso la regidora Nora Cortázar sale a hacer la chamba sucia…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

OSORIO CHONG: UN BAÑO DE SANGRE PARA EL SECRETARIO

* Los 11 muertos de Boca del Río * Guerra entre cárteles * Y reto al Estado * Así arrinconaron a Jesús Moreno * En el nombre de Yunes * Barbosa le aprobó el Pacto por México a EPN * Ahora lo cacha el Peje * Yunes Linares, el espía: Pollo Enríquez * Pluviales: inició inhabilitación de regidores.

2 de marzo de 2017

Sin control, se enfrentan los cárteles, sembrando muerte y regando sangre, en el yunismo como en los días en que Javier Duarte gobernaba a Veracruz y la violencia retaba al Estado y sumía en el miedo a la sociedad. Así reciben a Osorio Chong.

Once muertos, dispersos sus cuerpos, unos al interior de un vehículo, otros sobre el pavimento, semidesnudos todos, en una colonia de Boca del Río, describen la brutalidad que mueve a las bandas criminales, el caos de seguridad y la guerra del narco en su máxima expresión.

Y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong promete sólo por prometer: ir tras los criminales, someterlos, vencerlos, hacerlos pagar.

Viene a Veracruz, al municipio de Córdoba, el martes 28, y con él llega la Gendarmería Nacional. O mejor dicho, viene una ínfima fracción de la Gendarmería Nacional, sólo 2 mil 500 elementos para combatir a los cárteles que en los días del duartismo lograron cogobernar la entidad.

“Vamos tras los criminales que han venido actuando aquí —dice el célebre Osorio Chong—. Tenemos claros los objetivos, quiénes son ellos… iremos por ellos, iremos por todo lo que representan”.

Pero cuando Osorio apenas va, los malosos ya vienen de regreso.

Y horas después hallan 11 ejecutados en Boca del Río.

Habrá quien no le crea. Habrán más que lamenten el circo demagógico del secretario de Gobernación, que arriba a Veracruz una vez más a destiempo, con sus frases huecas y su rollo institucional.

Meses atrás, el 17 de octubre de 2016, Osorio Chong fue igual de falaz. Llegó a Coatzacoalcos, reunió a los poderes, a los civiles y militares. Realizó el diagnóstico. Halló una verdad: el crimen organizado estaba fuera de control. ¿Serio?

Una frase:

“La inseguridad que se vive en el estado de Veracruz debe revertirse de manera inmediata a través de una estrategia que abarque y atienda las necesidades específicas de cada zona y región de la entidad y que involucre a los tres niveles de gobierno”.

Otra:

“Es necesario erradicar las inercias arraigadas que le han arrebatado el bienestar a los habitantes de esta zona sur del estado”.

Ordenó, pues, acabar con los delincuentes. Al Ejército le encargó unas células, a la Marina otras, a la Policía Federal unas más. Y al final todo quedó igual.

Vivía el sur de Veracruz días de intensa violencia, secuestros de empresarios y profesionistas, ejecuciones en las calles y en el campo.

Del levantón se saltaba al hallazgo de las víctimas, torturadas, asesinadas, mutiladas, en ellas la huella del odio y la sangre fría, el que mata con saña y por placer.

Fuera de dos o tres golpes al crimen organizado, los líderes de las bandas delictivas permanecieron inmunes. Agazapados, siguieron operando. En las sombras, y otros ni tanto, continuaron el cobro de cuota, la venta de droga, la extorsión y el secuestro, o el tráfico de migrantes, o la trata de personas.

Amainó la tormenta pero sólo por tres meses.

Hoy, la violencia va en aumento, el baño de sangre intimida y escandaliza.

Niega el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares que la violencia, los ejecutados, las amenazas, la sangre, sean un reto al Estado. Es un conflicto entre ellos, las bandas del crimen organizado, nada más. Es la percepción del gobernador.

Dice en cambio, el obispo de Córdoba, Eduardo Patiño Leal, que la guerra entre los cárteles no comenzó la noche del martes 28 de febrero.

“Veracruz ya estaba en guerra, lo de anoche no es nuevo. Se necesita de un esfuerzo más eficiente de los tres niveles de gobierno”, afirmó.

Luego apuntó:

“Se debe de devolver la paz a las víctimas, y sólo se logrará enfrentando y deteniendo a los criminales”.

Sí, pero ¿cómo, con qué policía, la misma que no aprueba exámenes de control de confianza, la misma que está implicada en levantones y tortura, asesinato y desaparición forzada?

Once muertos en Boca del Río, en la colonia Graciano Sánchez, evocan al macabro espectáculo de los 35 cadáveres arrojados a los pies del Monumento a los Voladores de Papantla, frente a Plaza Américas, en 2011, en el municipio boqueño.

Así arrancó el baño de sangre del duartismo y no se le pudo frenar.

En la Graciano Sánchez el hallazgo sacude a los vecinos. Y luego a Veracruz entero. Sacude al gobierno yunista porque la ola de sangre no cesa y va en aumento.

Así fue el hallazgo:

“Se trató de una camioneta Nissan Urban, color blanco, en su interior una mujer y seis hombres, uno de ellos envuelto en bolsas negras y cinta canela, mientras que sobre el pavimento se alcanzaban a ver tres hombres y una mujer.

“Las víctimas vestían ropa interior, estaban amarrados de pies y manos, además tenían huellas de violencia e impactos de bala.

“También se veía en la parte trasera de la unidad y en el parabrisas dos cartulinas color naranja con mensajes que decían textualmente: ‘Desde este momento empieza la guerra, guerra quieren guerra tendrán, quieren tener todo el poder para meter a su jente pero aki nos morimos todos’.

“Más tarde autoridades ministeriales acudieron para realizar las diligencias correspondientes y levantamiento de los restos humanos, siendo llevados en calidad de desconocidos al SEMEFO para la necropsia de ley.

“Cabe mencionar que durante el traslado, se notó un fuerte operativo para custodiar los cadáveres”.

Sin una policía confiable, Veracruz está en manos del crimen organizado, inerme, desprotegido, aterrado al ver que la ola de sangre avanza, que los cárteles se enfrascan en su guerra y de un momento a otro trasladarán los saldos a las infanterías de la sociedad.

Y en eso arriba el secretario de Gobernación con una fórmula mágica: la solución ideal es la que se platica, el verbo y el choro.

Sólo Osorio Chong cree en sus promesas de paz, en recuperar la tranquilidad para los veracruzanos, en someter a los cárteles de la droga.

Tardíamente llega el secretario de Gobernación a Veracruz y tardíamente llega la Gendarmería Nacional, exigida desde los tiempos en que Javier Duarte gobernaba Veracruz y permitía que el crimen organizado dispusiera de la vida de los malos y de los inocentes.

Así llega Osorio Chong a Veracruz, a destiempo, y el crimen organizado lo recibe con una masacre.

Un brindis de sangre por el secretario de Gobernación.

Archivo muerto

Tenebra y engaño en el neopanismo, o priismo disfrazado, o empresarios azules de Coatzacoalcos. Hubo un cónclave, el viernes 24 de febrero, en discreto salón de eventos llamado Kokoro, en la colonia Petroquímica. Acudieron el ex alcalde Rogelio Lemarroy González; el socio del constructor Oscar Fosado Monsalvo, Álvaro Ruiz, y su esposa, Arbedina Teresa King Cancino, dama del jet-set que ahora pretende ser alcaldesa por el PAN; el director o jefe de CAEV o CMAS Coatzacoalcos, Rafael Abreu Ponce, y los ex regidores panistas Pedro Hernández y Martín Juvenal Patiño. Y con ellos Jesús Moreno Delgado, ex priista y marcelista, el único con estructura para contender por la alcaldía. Tácitamente le piden que decline, que deje pasar a Tere King, con un embuste: es la candidata del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. Y Miyuli ya decidió. Cede en el primer contacto Jesús Moreno, sin constatar las preferencias del gober azul. Cede y acepta ir por la candidatura a síndico. Dos días después, el domingo 26, en Xalapa, en el PAN, se placeaba con su nueva lideresa, Tere King, que de política sabe un rábano. Acudieron al registro de sus candidaturas, ella para alcaldesa, él para síndico, engañado pues Miyuli ni enterado estaba de los enjuagues y tretas, de las maromas de Lemarroy para imponer en una candidatura a la fidelista Tere King, gonzalista y de la cuadra del ex presidente municipal, Iván Hillman, del Clan de la Succión. Un día después, el lunes 27, ocurrió el segundo registro de Jesús Moreno, esta vez candidato a la alcaldía. En el PRI se bajaba cuando se le ordenaba; en el PAN se baja por gusto. Todo en el nombre de Yunes… Sigue importando cascajo, viruta, escoria Andrés Manuel López Obrador. Abre las puertas de Morena a lo que sea, así provenga de la mafia en el poder. Se deslumbra El Peje con las lisonjas de Miguel Barbosa, senador del Partido de la Revolución Democrática, que hoy lo ve enfilado a la Presidencia de México, que pide secundar al tabasqueño. Lengua larga, memoria corta, AMLO extravió la prudencia y le aqueja el descaro. Que llegue a Morena, su partido, lo que sea. Que llegue la mafia en el poder. Miguel Barbosa es el mismo que suscribió el Pacto por México con Enrique Peña Nieto. Miguel Barbosa es el mismo que pretendió descarrilar la alianza PAN-PRD en Veracruz, haciendo ganar al PRI, a Héctor Yunes, salvando a Javier Duarte, evitando que se convirtiera en el prófugo de la ley que hoy es. Miguel Barbosa sólo pidió a cambio de suscribir el Pacto por México un favor presidencial: ser gobernador de Michoacán. Y nada logró. Ni descarriló la alianza PAN-PRD ni llegó a gobernador de su entidad natal, hoy en manos de Silvano Aureoles Conejo. Y como la mafia en el poder, a la que le suscribió el Pacto por México, no hizo su parte, ahora es descaradamente lopezobradorista. Y El Peje lo cacha. Así haya sido cómplice de Peña Nieto en la aprobación de las reformas estructurales que el dueño de Morena dice que son la perdición de México y un agravio a la soberanía nacional, Miguel Barbosa cae bien en la otra mafia, la de Morena, que está por llegar al poder… Así que el gobernador Yunes es un espía. Léase la versión del colega Gerardo Enríquez Aburto, a propósito del apapacho yunista al cacique sindical Jorge Wade, padre del inefable Saúl Wade León, acusado de malversar 117 millones de pesos de origen federal, favorecer a las empresas su cuñado y detentar el poder desde su condición de tesorero en el ayuntamiento de Minatitlán. Llegó Miguel Ángel Yunes Linares, llamó amigo al cacique de la Sección 10 del sindicato petrolero y provocó el repudio de media sociedad y el desencanto de la otra mitad. Para El Pollo Enríquez, en su columna Miscelánea Política, el cariño a Wade contrasta con la frialdad a los panistas que no lo son y que se entienden y se reportan, según él, con el ex gobernador Fidel Herrera Beltrán. Y Yunes, apunta, lo sabe. Y lo sabe, según Enríquez, porque los espía. Yunes Linares, agrega el “Chicken”, como le llama cariñosamente el gobernador de Veracruz, es un “experto en espionaje y seguridad”. Aquí sus palabras: “EL TRATO CORDIAL y la deferencia del mandatario estatal con el líder petrolero decimal, provocó los celos políticos de otros personajes de la política minatitleca, quienes fueron tratados con frialdad y desdén por YUNES LINARES, que experto en cuestiones de espionaje y seguridad como lo es el choleño, los tiene perfectamente ‘colgados’ ”. O sea que Veracruz no tiene un gobernador; tiene un espía. Y si lo dice el “Chicken”, así es… A las 9:07 del miércoles 1 de marzo, entró a trámite en Xalapa la inhabilitación del cabildo de Coatzacoalcos por desacato al Tribunal de lo Contencioso Administrativo. No paga a la empresa Pluviales, que en juicio acreditó que le fue violentado su contrato para la construcción del último tramo del malecón costero. De acuerdo con la sentencia de la Sala Superior del Tribunal de lo Contencioso, debe pagársele el monto pactado, casi 4 millones de pesos. Así dice pero al ayuntamiento joaquinista le vale lo que diga el tribunal. En el documento dice Pluviales: “No dio cumplimiento al oficio N°0898 (cuaderno de ejecución de Sentencia N°04/2017), haciendo caso omiso a tal requerimiento”. Invoca el artículo 332 del Código de Procedimientos Administrativos para el Estado de Veracruz, que señala: “Si no obstante los requerimientos anteriores, no se da cumplimiento a la resolución, la Sala Superior podrá decretar la destitución del servidor público responsable, excepto que goce de fuero. En este último caso, la Sala Superior dará vista al Ministerio Público, para los efectos a que haya lugar”. Sólo el alcalde Joaquín Caballero Rosiñol y la síndica, Alejandra Theurel Cotero, se salvan. El resto de los ediles, como en INFORME ROJO se ha venido apuntando, se quedarán fuera del ayuntamiento e impedidos de ocupar cargo alguno por una buena temporada…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

TERE KING: EL CRÉDITO DE 10 MIL MILLONES DE FIDEL

* Y ahora quiere ser alcaldesa del yunismo * Su paso por el Congreso * Morena arrasaría hoy * Coatza, Las Choapas, Jáltipan para el pejepartido * PAN-PRD: Agua Dulce, Nanchital * PRI: Acayucan * Que se preparen los regidores suplentes * Rendón no da una * El libro erótico del candidato.

1 de marzo de 2017

Hay un hilo conductor entre Tere King y Fidel Herrera: 10 mil millones de pesos, el crédito que en sus últimos días de poder suscribió el ex gobernador, con la venia del Congreso de Veracruz, bajo sospecha de soborno y un destino que nadie supo explicar.

Vegetaba la empresaria priista, hoy aspirante a ser alcaldesa de Coatzacoalcos, en su curul y sólo se sacudió para aprobar la última deuda del sultán de Nopaltepec, el dinero para enfrentar —supuestamente— el efecto del huracán Karl y la tormenta Mateo.

Avaló ese crédito del que no se supo en qué cuenta paró, en qué lo aplicó Fidel, si tuvo un final lícito o no, usado presuntamente por el entonces gobernador en la compra de despensas, colchonetas, enseres de casa, o en caminos que aún permanecen sin reparar, en puentes que tardaron años en ser edificados de nuevo.

Con otros 46 legisladores, Arbedina Teresa King Cancino entró a la historia de Veracruz, cómplice silenciosa, sumisa, de las trapacerías del iniciador de la quiebra y el caos, del desastre financiero y la superlativa corrupción.

Mathew y Karl fueron devastadores pero ni remotamente tan letales como el mismo Fidel Herrera Beltrán, de ambición sin límite y capacidad para actuar sin escrúpulo alguno si trata de llevarse lo último que le queda a Veracruz.

Era el último año de Fidel, 2010, cuando ya había asegurado la sucesión, impuesto Javier Duarte en el gobierno de Veracruz.

Decía entonces el columnista Manuel Rosete Chávez, autor de Apuntes, en torno al crédito de 10 mil millones y la complicidad de los diputados:

“El problema es que avalar el endeudamiento en nuestro tiempo es solo un trámite, porque no tenemos registrado en la historia un solo caso de un congreso local que se haya opuesto a una petición del titular del Ejecutivo de esta —préstamo— o cualquier otra naturaleza; dinero y caprichos son aprobados por los levantadedos mal llamados representantes populares, son traidores al pueblo.

“Por ejemplo, los miembros de la LXI Legislatura del Estado que le autorizaron al ex gobernador Fidel Herrera Beltrán el último préstamo por ¡DIEZ MIL MILLONES DE PESOS! para ser utilizados en la reconstrucción de las comunidades afectadas por los meteoros Mathew y Karl, dinero que por cierto no se sabe ‘oficialmente’ hasta el momento dónde fue a parar aunque todos lo imaginamos o lo sabemos, son:

“Fernando González Arroyo, Héctor Yunes Landa, Acela Servín Murrieta, Angela María Perera Gutiérrez, Balfrén González Montalvo, Arbedina Teresa King Cancino, Carlos Nolasco Velázquez, Cecilio Viveros Huesca, Dalia Edith Pérez Castañeda, Clara Cecilia Medina Sagahón, Dalos Ulises Rodríguez Vargas, Elvia Ruiz Cesáreo, Erick Alejandro Lagos Hernández, Hugo Alberto Vázquez Zárate, Jorge Morales Trinidad, José Juárez Ambrosio, José Luis Almanza Katz, José Ricardo Ruiz Carmona, Lorenzo Velázquez Reyes, Manuel Rosendo Pelayo, María Bernardina Tequiliquihua Ajactle, Marilda Elsa Rodríguez Aguirre, Martín Becerra González, Martín Cristóbal Cruz, Pedro Angel Andrade López, Raúl Pazzi Sequera, Raúl Zarrabal Ferat y Tomás Rubio Martínez, son los nombres de los 28 diputados priistas que a la voz de levanten la mano, quienes estén de acuerdo en autorizar el préstamo, la levantaron ni tardos ni perezosos, para pasar de esta manera a la historia de la ignominia política, de quienes han traicionado a los veracruzanos desde un cargo de elección popular al que fueron para defender los intereses ciudadanos.

“De los diputados de otras fracciones partidistas que votaron a favor de aprobar la multimillonaria deuda, esos son basura, bazofia, auténtica escoria que sale de las alcantarillas de la sede del Congreso a medrar y se retira a engullir su borona.

“Por eso decimos que los diputados locales son corresponsables, cómplices de los atracos que cometen nuestros gobernantes mediante este (los préstamos a la banca) y otros instrumentos que emplean para robar”.

Tere King, diputada por Coatzacoalcos, suplente de Gonzalo Guízar Valladares, hoy líder estatal del Partido Encuentro Social y diputado federal, estaba ahí. Y aprobó la última trastada de Fidel.

Días después, uno de los tres diputados panistas que votaron en contra, Serio Vaca Betancourt, acusó que hubo soborno, que los que aprobaron suscribir el crédito habrían recibido millón y medio de pesos.

Lo negó Tere King. Lo reseñó Imagen del Golfo:

“La Diputada local por el Distrito de Coatzacoalcos Teresa King Cancino negó que hubiera habido ‘cañonazos’ —sobornos en efectivo— para los diputados del Congreso de Veracruz que recientemente acaban de aprobar que el gobernador Fidel Herrera Beltrán contrate una línea de crédito hasta por 10 mil millones de pesos, cuando está a menos de dos meses de entregar la gubernatura.

“—Nooo, que nos diga él donde, pero no para nada— contestó la diputada local cuando se le dijo que su compañero diputado local Sergio Vaca Betancourt había denunciado los sobornos que presuntamente se dieron a los Diputados del Congreso local para que aceptaran que el Gobernador contratara un nuevo préstamo que dejará endeudados a los veracruzanos por los próximos diez años.

“ ‘Fue un asunto que se analizó con mucha responsabilidad. Los que tuvimos la oportunidad de estar en las zonas afectadas nos dimos cuenta que los daños del huracán Karl y la tormenta tropical Mateo fueron incalculables. Los municipios quedaron destrozados. La situación en Veracruz es severa, por lo que consideramos que se debía de tomar una determinación y por eso apoyamos la propuesta del Ejecutivo para contratar una línea de crédito con una institución bancaria’, señaló la Diputada local.

“Indicó que en su comparecencia en la Cámara el pasado domingo, el Gobernador Fidel Herrera les explicó los rubros y las cantidades a destinar para que le autorizaran la línea de créditos.

“—Se autorizó la cantidad a contratar y se determinaron los rubros más apremiantes después de los desastres como son viviendas, vías de comunicación como carreteras, empleo temporal, becas a estudiantes, reconstrucción de planteles educativos e infraestructura— finalizó la diputada por el Distrito de Coatzacoalcos.

“De los 50 diputados que conforman el Congreso local, 47 de ellos votaron a favor de que el Gobernador Fidel Herrera Beltrán contratara una nueva línea de crédito que dejará al estado endeudado por los próximos 20 años y sólo tres de ellos votaron en contra, siendo Víctor Alejandro Vázquez Cuevas, Federico Salomón Molina y Sergio Vaca Betancour, los tres de extracción panista.

“Incluso este último denunció que lo quisieron sobornar con un millón 500 mil pesos para que votara a favor y autorizar el préstamo o bien para que no se presentara el día de la votación”.

Meses después, ya en el gobierno duartista, el entonces líder de la bancada priista en el Congreso de Veracruz, Jorge Carvallo Delfín, lo explicaba “a fondo”.

Y dijo que sería distribuido en siete sectores: comunicaciones y desarrollo urbano, salud, educación, vivienda, agropecuario, forestal y pesquero, desarrollo económico, agua potable y saneamiento, no para despensas.

“Tuvimos la doble contingencia ¿no? Ojo, la doble contingencia nos sirvió en muchos de los casos para comprar despensas, para generar condiciones para salir del conflicto”.

Así de insólito: para comprar despensas.

Meses, años, tardó la reconstrucción caminos en la sierra de Soteapan, los puentes caídos, la ira de los tatahuis desatada, el argumento para apretar al gobierno duartista.

Y así entre Xalapa y el sur. Mateo y Karl destrozaron carreteras, provocaron que Veracruz se viera incomunicado, que hubiera parálisis, que el transporte de personas y productos entrara en crisis. Y el crédito, los 10 mil millones, sería un bálsamo. Pero no lo fue.

Tere King estuvo ahí. No vio el show, lo protagonizó. Alzó la mano. Aprobó. Fue cómplice, como define Manuel Rosete.

Al grupo legislativo que consumó el último atraco de Fidel Herrera a Veracruz, perteneció Tere King. Hoy se afana por ser alcaldesa, por ser la pieza del yunismo para contender por la presidencia municipal de Coatzacoalcos, por simular, como en 1973 lo hizo su padre, Pancho King, que sale del PRI y es digna representante de la oposición. Y luego volverá al redil. Así opera el clan de la doble traición.

Mueve a Tere King el poder económico, el contratismo que vive de las instituciones, los Lemarroy, los Fosado, que la impulsan atropellando al panismo, imaginando que si el gobernador Yunes cacha al contralor “tapadera”, Ricardo García Guzmán, fácilmente se traga un falso diamante.

Nada más hizo Tere King en el Congreso. Nada se le recuerda. Sólo aprobar el último atraco de Fidel Herrera: el crédito de 10 mil millones.

Para pulverizar al PAN.

Archivo muerto

Si hoy fuera la elección municipal, Morena estaría de plácemes. Pinta color Peje el sur de Veracruz en número de alcaldías y en su importancia económica. Un análisis de quienes le toman el pulso al proceso electoral le da al partido de Andrés Manuel López Obrador el triunfo en Coatzacoalcos, Las Choapas, Moloacán, Oteapan, Zaragoza, Jáltipan, Tatahuicapan y Oluta. Se quedaría el PAN-PRD con Minatitlán, Agua Dulce, Nanchital, Uxpanapa, Hidalgotitlán, Pajapan, Mecayapan, Chinameca y Soconusco. Para el PRI sería Soteapan, Jesús Carranza, Sayula y Acayucan. De ahí que las alarmas prendan en la cúpula del PAN y en el cuartel de mando del priismo. Visto de otra forma, con esa intención de voto, Morena arrasara nuevamente en los cuatro distritos federales del sur de Veracruz: Acayucan, Cosoleacaque, Minatitlán y Coatzacoalcos. O sea, todo para que El Peje sea presidente… Que se preparen los regidores suplentes de Coatzacoalcos para asumir funciones. No acató el ayuntamiento joaquinista la sentencia del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, que obligaba a pagarle casi 4 millones de pesos a la constructora Pluviales, a la que en los días de poder de Marco César Theurel Cotero le fue arrebatada la construcción del último tramo del malecón costero, y este miércoles inicia el procedimiento para que sean inhabilitados los ediles. Se salvan el alcalde Joaquín Caballero Rosiñol y la síndica, Alejandra Theurel Cotero, por tener fuero. Pero el resto se tiene que ir. Y todo porque el titular del Departamento Jurídico, Carlos de la Rosa, dejó caer el caso y no advertirles que ante la falta de pago, obvio el desacato a una resolución judicial, los cesarían y quedarían impedidos de ocupar un cargo público en equis tiempo, lo que determine el tribunal. De rabieta en rabieta, Joaquín Caballero no resuelve el conflicto; lo agrava. De nada sirve la amenaza. Actívese la memoria: año 2003, compañía Perconsa, fraude a Compañía Gonzal, incumplimiento a ayuntamiento de Minatitlán, la mano sucia de Guillermo Ibarra, accionista y recientemente mandamás de Obras Públicas municipales. También entonces hubo rabieta, terquedad, y amo de prisión. Inminente hoy la inhabilitación a los regidores por desacato. Y los suplentes que no imaginaron que podrían concluir el período, pasarían a despachar en palacio. Ellos son: David Arreola Sam, regidor primero; Marisela Michel Pelayo, segunda; Raúl Madrazo Lemarroy, tercero (actualmente es secretario de Desarrollo Económico municipal); Moisés Carrillo de la Cruz, cuarto (el que encabezó los ataques contra el senador Fernando Yunes Márquez, hoy con licencia, el día de la elección de gobernador); Ángela Crisanto Pérez, quinta; Roberto Solís Ortiz, sexto. (El séptimo es Efraín Martínez Cruz, suplente de Víctor Esparza, quien dejó el cargo para despachar en la Comisión de Agua del Estado de Veracruz. Quedaría acéfala la regiduría séptima). Fernando Oscar Sandoval, octavo; María del Rosario Solís Castilla, novena; José Emilio León Villa, décimo; Silvia Zúrita Pascual, undécima; Hugo Bolívar Velasco Uscanga, doceavo, y Camelia Viveros Rivera, treceava. Enredo grande el que armó el jurídico municipal, Carlos de la Rosa, cuya hija Berenice de la Rosa Aguilar es actuaria de la sala regional zona sur del Tribunal de lo Contencioso Administrativo. ¿Conflicto de interés? Sí. Mala consejera la estulticia, la necedad a ultranza. Lo que no resuelvan los tribunales estatales lo hará un juez federal. Y la sanción será mayor… A todo le tira Luis Rendón y a poco le pega. Hilvana pifias, fallas, desaciertos el regidor panista. Su suplente, Emilio León Villa, no será edil en Coatzacoalcos en el próximo cuatrienio pues no renunció en tiempo a la CAEV Nanchital; pretendió sostener a Leonardo Lozada Parra al frente del Registro Civil de Coatzacoalcos, y falló; quiso insertar a su novia Flor González en la plantilla de reporteros de Radio Televisión de Veracruz, zona sur, y los batearon a ambos dos. Y si pudieran publicarse qué epítetos se escuchan en la familia Yunes sobre El Coqueto Rendón, y más sobre su padrino, Víctor Manuel Esparza Pérez, el que está donde está, en CAEV estatal, por todo lo que le sabe a Abel Cuevas Melo, oficial mayor de la Secretaría de Educación de Veracruz… Erotismo puro, sueños de amor y obsesión, rasgos de lujuria —la “húmeda contracción”, “fornicando en plena disco”, “sus senos eran poesía”, “sus caderas moviéndose estrepitosamente”—, el suicidio como tema central. Son elementos de una pieza literaria. Es la proyección intelectual de un aspirante a alcalde en el sur de Veracruz…

 

ANTERIORES

 

 


INICIO          CULTURA          ENTRETENIMIENTO          OPINIÓN          VIDEOS

 
Páginas consultadas: contador de visitas
SERVICIOS QUE OFRECEMOS.
PROMOCIÓN DE IMAGEN
PUBLICACIÓN DE EVENTOS
IMAGEN DE GRAN DESPLIEGUE
BANNER
VIDEO
LINKS
AUDIO

¡ANÚNCIESE AQUÍ! ¡ESCRÍBANOS!

SERVICIOS QUE OFRECEMOS.
PROMOCIÓN DE IMAGEN
PUBLICACIÓN DE EVENTOS
IMAGEN DE GRAN DESPLIEGUE
BANNER
VIDEO
LINKS
AUDIO

EL JEJÉN. Nota que hincha. ¿Quiénes somos? | Contacto | Publicidad | Aviso Legal EL JEJÉN. Nota que hincha.
Copyright© 2009 a favor de El JEJÉN Microempresa, en trámite.
Todos los derechos reservados
Derechos de Autor en trámite.
Desarrollado por Zenón Ramírez García
Papantla, Veracruz, México