ENTÉRESE DESDE SU MOVIL,
CONECTESE A INTERNET Y SOLO ESCRIBA:
http://eljejen.com

fapermex_small.jpg (1518 bytes)  band_mx.gif (16678 bytes)
 
   

INICIO          CULTURA          ENTRETENIMIENTO          OPINIÓN          VIDEOS

 

RECOMIENDE ESTE CONTENIDO 

ESTADO DEL TIEMPO

TV INTERNET

 

 

 

INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

YUNES: A VER SI LA POLICÍA MILITAR LO SALVA

* Veracruz sigue caliente * Los que apuestan a la derrota * La violencia que viene de Duarte * El general no sabe mentir * Multa al alcalde Caballero * Tribunal de lo Contencioso multa por desacato * Carlos Fuentes sigue con PRI-Verde * Eulalia Martínez, otro engaño en Movimiento Ciudadano.

10 de abril de 2017

Hierve Veracruz y Miguel Ángel Yunes toca ya la última llamada, la de la Policía Militar que lo salve del desastre, la violencia, sumada a la Policía Estatal que no hace poco era duartista y era corrupta, era bermudista y servía al crimen organizado, que levantaba y mataba y sepultaba en fosas clandestinas.

Llega la Policía Militar cuando el caos es brutal. Se incrementan las ejecuciones, el secuestro, el ajuste de cuentas, la agresión a migrantes.

Se suma, dice el gobernador de Veracruz, al trabajo “de las distintas corporaciones de seguridad pública federales, estatales y municipales que nos esforzamos por recuperar la paz y la tranquilidad para todos los veracruzanos”.

Viene con uñas y con dientes, armados con todo, con equipo de radiocomunicación, con alta tecnología. ¿Y?

Su discurso suena a más de lo mismo. Y peor: es la apuesta final.

Si falla la Policía Militar, Veracruz se vuelve territorio del crimen organizado por siempre y para siempre. Fue santuario de Los Zetas desde los tiempos de Fidel Herrera y arena de cárteles en el duartismo, disputando territorio y clientela, mercado y poder.

Tácitamente Yunes azul refleja el fracaso de la Policía Estatal, el Ejército, la Naval, la Policía Federal, rebasadas y vulneradas por la acción de la delincuencia, que cómo táctica de impacto mediático persiste en su afán de calentar a Veracruz.

Sea guerra entre cárteles, como afirma Yunes Linares, o no, la violencia no cesa. Se maten entre sicarios o no, la violencia es real. Haya ajuste de cuentas o no, la violencia no mengua.

Traída por Yunes gobernador, la Policía Militar viene a subsanar lo que el plan contra la violencia no ha logrado concretar. Dice:

“En todo caso la Policía Militar estará siempre acompañada por elementos de la Policía Estatal, que fungirán como primeros respondientes en caso de ejecución de órdenes de aprehensión o detención de delincuentes en flagrancia.

“Los elementos de la Policía Naval que tienen a su cargo la seguridad de varios municipios del Estado de Veracruz seguirán desempeñando sus tareas en las mismas zonas, sin participación de Policía Militar en las mismas.

“Se fortalecerá la presencia de la Policía Estatal y de la Fuerza Civil en las zonas de mayor actividad delictiva.

“La Fuerza Civil se reagrupará, de tal manera que opere en poblaciones específicas con un más alto número de elementos.

“La Policía Estatal será igualmente reagrupada y concentrará su actividad en las zonas de mayor incidencia delictiva.

“Los elementos de la Gendarmería que actualmente prestan sus servicios en la zona de Córdoba y Xalapa serán concentrados en su totalidad en la Capital del Estado, y en Córdoba serán sustituidos por Policía Militar”.

Y más adelante apunta:

“A finales del mes de marzo recibimos la primer parte de los recursos de los fondos federales destinados a seguridad y se empezarán a aplicar preferentemente en tecnología para el combate a la delincuencia.

“Hace 128 días tomé posesión como Gobernador del Estado y me comprometí a resolver el grave problema de inseguridad que se vive en Veracruz.

“La inseguridad es un problema que tiene raíces añejas y profundas, no surgió en mi administración, a mí me toca resolverlo y lo hago con responsabilidad y con decisión.

“Hemos logrado algunos avances que se pierden en un escenario donde la delincuencia organizada siembra terror con las ejecuciones entre quienes forman parte de estas bandas”.

Y aparece el Yunes que increpa:

“En seguridad pública como en los demás retos que los veracruzanos enfrentamos nadie canta victoria, pero si podemos señalar con toda responsabilidad que estamos trabajando intensamente para cumplir nuestros compromisos.

“Que lo hacemos corriendo todos los riesgos, enfrentado todo lo que tenemos que enfrentar, incluso la incomprensión, dedicando muchas horas, todos los días a cumplir el compromiso de rescatar a Veracruz del desastre al que lo llevaron doce años de corrupción y desorden.

“Nadie canta victoria, pero para fortuna de los veracruzanos quienes hoy cantan derrota verán frustrados sus objetivos.

“Viviremos seguros. Es mi compromiso. Lo voy a cumplir”.

Hay en Yunes Linares mea culpa y reclamo. Ya no habla de los 60 días en que habría de acabar con la inseguridad, ni de los drones volando para detectar las operaciones del crimen organizado. En el día 60 todo siguió igual. En el día 128 todo está peor.

Reconoce el paso lento ante el vertiginoso ritmo en que se mueve la delincuencia, los golpes a los malosos que se pierden entre el mar de violencia.

Dice que la inseguridad tiene “raíces añejas y profundas”. Y va más allá: “No surgió en mi administración, a mí me toca resolverlo y lo hago con responsabilidad y con decisión”.

Y luego el contraataque:

“Nadie canta victoria, pero para fortuna de los veracruzanos quienes hoy cantan derrota verán frustrados sus objetivos”.

En otros foros alude Yunes Linares a la fidelidad y al duartismo, a las complicidades de los que tuvieron en sus manos las tareas de seguridad y terminaron trabajando para los cazadores de seres humanos.

Sí, pero no los llama por su nombre ni les dice lo que son. No está en su discurso ni Fidel Herrera ni Javier Duarte, ni Arturo Bermúdez, artífices de la violencia, amigos de los Zetas y beneficiarios de la sangre de miles y miles de veracruzanos, los que permitieron con su indolencia y complicidad el levantón, el secuestro y las fosas clandestinas.

Menos mal que se matan entre malosos. Pues a medias. También hay víctimas blancas, inocentes que murieron sin saber por qué. Hay empresarios que sufren extorsión. Hay abogados y médicos que son mutilados si no pagan derecho de piso. Y no son malosos.

Llega la Policía Militar tarde. Llega cuando la esperanza se ha perdido, cuando un general de tres estrellas, Martín Cordero Luqueño, director de Seguridad Ciudadana y Tránsito de Boca del Río, es levantado junto con tres subalternos, entregado horas después, sin rasguño y sin daño. Entero pero humillado.

Y en cuanto puede hablar, sostiene el militar que no fue levantón sino un cerrón que les dio otro auto. Y ante el riesgo, que se vuelve temor, huyó en un taxi.

Qué cosas debe decir Cordero Luqueño. Para no reconocer que fue levantón se muestra como el general correlón y cobarde.

Llega la Policía Militar a salvar del desastre a Veracruz, a enfrentar la violencia, a sumarse a la Policía Estatal que no hace poco era duartista y era corrupta, era bermudista y servía al crimen organizado, que levantaba y mataba y sepultaba en fosas clandestinas.

Pesan sobre la Fuerza Civil imputaciones graves. Siendo duartista levantaba personas, agredía reporteros, torturaba. ¿A cuántos de sus elementos separó de sus filas Yunes? ¿Cuántos están siendo procesados por violar la ley?

Peor es la Policía Estatal. Si no eran halcones, informantes del crimen organizado, de plano levantaban y mataban. Su huella está en Tierra Blanca, donde desapareció a los cinco jóvenes de Playa Vicente; en el Caso Gibrán, por el que fueron hasta su departamento, lo sacaron, lo llevaron con el ex secretario de Seguridad, Arturo Bermúdez, lo confinaron en la Academia de Policía El Lencero y lo mataron a golpes.

Dos corporaciones, dos enclaves del crimen organizado en el área de seguridad de Veracruz, y a ellas se vinculará la Policía Militar.

Apuesta por ella el gobernador, por su férrea formación, por sus alcances tecnológicos, porque la violencia en Veracruz requiere un golpe mayor.

A ver si así, Yunes se puede salvar.

Archivo muerto

Una multa, la del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, le recuerda al alcalde Joaquín Caballero que la justicia tarda, pero llega. Por negarse a pagarle a la compañía Pluvial del Golfo —Pluviales— los 3 millones 185 mil 709.81 pesos por el contrato para la construcción del último tramo del malecón costero, por desacato a una sentencia judicial dentro del expediente 04/2017, fue multado el edil, la síndica Alejandra Theurel Cotero, el tesorero municipal, Alfonso Morales Bustamante, y el representante jurídico, Carlos de la Rosa López, con 100 días de salario mínimo nacional a cada uno. El acuerdo tiene fecha del 7 de abril y de no ser acatado se procederá a la destitución del tesorero municipal, Alfonso Morales. Se instruye la Oficina de Hacienda del Estado en Coatzacoalcos, a cargo de Lorrimer Álvarez Peña, para proceder al cobro de la multa. Por si faltara algo, acordó el Tribunal de lo Contencioso que el ayuntamiento de Coatzacoalcos eche mano del Fondo para la Infraestructura Social de los Municipios y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal, ejercicio 2017, que puede ser afectado para el pago de esta clase de eventos. Dice la sentencia: “No se necesita pedir autorización al Congreso del Estado para tomar esos recursos federales y hacerle frente a los requerimientos que tenga el municipio”. ¿O qué hizo Caballero con los más de 170 millones de ese fondo? ¿Ya los agotó? ¿En qué?… Nada que ver entre el joven priista Carlos Fuentes y Morena. Ningún trabajo electoral para Morena, como afirma Diego Fernández, él sí en el proyecto del pejepartido, luego de pasar por el PRI, servirle a Guadalupe Félix de Theurel, a Keren Prot, a Tony Macías, ofrecerle su base social al hoy virtual candidato panista a la alcaldía de Coatzacoalcos, Jesús Moreno Delgado. Carlos Fuentes se abrió de la fundación en el que ambos realizaban labor social y opera para el proyecto PRI-Verde. Con Morena, contrario a lo que pregona Diego Fernández entre promotoras de colonias, Carlos Fuentes nada… Rollo el de Nora Cortázar Luna, mandamás de Movimiento Ciudadano en el sur de Veracruz. Dará a conocer esta semana los nombres de quienes integrarán la planilla que contenderá por la alcaldía de Coatzacoalcos. Hay una invitación a Eulalia Martínez Pino, dirigente de taxistas, para ser candidata a síndica, lo que huele a estafa. MC ni remotamente ganaría la elección. Eulalia Martínez sólo acarrearía votos y quizá con un golpe de suerte alcanzarían una regiduría, pero ni alcalde ni síndica entrarían al próximo cabildo. Al partido de Dante no le da. Para eso la quiere la regidora Nora Cortázar. Como al Kleenex: úsese y deséchese…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

VERACRUZ: “LEVANTÓN” AL GENERAL

* Cuatro funcionarios plagiados * Y regresan con vida * De López Esquer a Cordero Luqueño * Mensaje a los Yunes azules * AMLO: ya no son maiceados * El doble discurso del Peje con la prensa * Un Amlodipino para Flavino * MC, una franquicia familiar * Regidora pretende heredar cargo a su hija.

7 de abril de 2017

Algo tienen los militares que atrae al crimen organizado. Y si son de alto rango, más. A Sergio López Esquer, naciendo el duartismo, lo emboscaron y casi le quitan la vida. A Martín Cordero Luqueño le dieron su “levantón” y lo dejaron ir.

Desafiantes, los malosos van por ellos, por los generales, sacudiendo las estructuras de la milicia, hiriendo al Ejército, minando a la Naval, tocando las puertas del círculo del poder. Y retando.

López Esquer recibió literalmente metralla, ráfagas de bala, seguido y perseguido, acosado por sicarios que en el camino fueron diezmados, cimbrando al gobierno de Javier Duarte, del que el general era secretario de Seguridad, heredado por el régimen de la fidelidad. Días después, López Esquer renunció.

Cordero Luqueño, director de Seguridad Ciudadana y Tránsito Municipal de Boca del Río, donde gobiernan los Yunes azules, dejó de tener contacto desde la madrugada del jueves 6. Iban con él un subdirector, un perito y un operador de Tránsito y Protección Civil. Fueron liberados por la mañana. ¿Es mensaje para el Clan Yunes?

Por su rango y jerarquía, las estrellas y medallas, atacar a un general es agravio a la investidura militar y al poder político, que en el gobierno duartista, tras el atentado a López Esquer y el tiradero de cadáveres en Boca del Río, 35 cuerpos en la zona turística, forzó el acuerdo que le dio al crimen organizado las condiciones para operar sin restricciones en Veracruz.

El de López Esquer fue un hecho inédito. Ocurrió el 29 de junio de 2011, en Villarín, en las cercanías del puerto de Veracruz, mientras se dirigía al aeropuerto Heriberto Jara en una camioneta Suburban blindaje nivel 5.

Así lo reseñaba Regina Martínez, corresponsal entonces de la revista Proceso, asesinada casi un año después, crimen que permanece impune.

“Un grupo de delincuentes embistió el auto en que viajaban los escoltas en la carretera y posteriormente otro grupo se dirigió a la vivienda, al parecer también del secretario”, dijo el comandante de la Tercera Zona Naval, Víctor Manuel Gamboa Carballo.

La vivienda atacada se hallaba en el fraccionamiento El Conchal, en Alvarado, municipio cercano a Boca del Río y a Veracruz. Sobre las paredes quedaron las huellas de los disparos, lanzadas con armamento pesado.

“Eso fue lo que sucedió en un domicilio, aparentemente del mismo general (López Esquer). Acudió el mismo personal y cuando llegó nuestra gente, aquellos (los delincuentes) ya habían desaparecido, huyeron.

“Hubo una intervención de la delincuencia organizada —agregaba Gamboa Carballo—, donde participó también personal de la Marina en apoyo a este ataque que sufrió personal de Seguridad Pública; y el saldo es el mismo que han reportado de las personas lastimadas, heridos o fallecidos, es exactamente lo mismo, no podemos variar porque es un parte oficial”.

Dos escoltas de López Esquer fallecieron. Tres sicarios fueron abatidos y a cinco más se les detuvo. Los que atacaron el domicilio del entonces secretario de Seguridad Pública huyeron.

“De acuerdo con las primeras versiones —puntualizaba—, la noche del miércoles los policías repelieron la agresión de los delincuentes luego de volver del aeropuerto Heriberto Jara Corona, a donde llevaron a López Esquer quien viajaría a la Ciudad de México.

“El enfrentamiento fue confirmado minutos después por el gobernador Javier Duarte a través de su cuenta de Twitter, en donde señaló. ‘Acaba de efectuarse un enfrentamiento entre personal de la SSP estatal y la delincuencia organizada en la zona de Villarín. No hay civiles afectados’ ”.

López Esquel salvó la vida por la acción de su escolta, el apoyo de la Naval y el blindaje de la camioneta Suburban en que viajaba. Su personal se movía en otros dos autos, igualmente blindados. Salvó su vida y días después se fue.

Hoy es Cordero Luqueño quien sufre la embestida del crimen organizado, un “levantón”. Con sumo hermetismo, el gobierno yunista admite el hecho, sin detalles, sin revelar el móvil y la pretensión del grupo agresor.

Cordero Luqueño, general retirado, es titular de la Dirección de Seguridad Ciudadana de Boca del Río, el feudo de los Yunes azules, donde gobierna Miguel Ángel Yunes Márquez, hijo del gobernador de Veracruz.

Con él viajaban el subdirector de Tránsito, Ramón Herrera Ramírez; un perito y un operador de la Dirección de Tránsito y Protección Civil del Ayuntamiento, quienes fueron liberados luego de haber sido “levantados”.

Viajaban sobre el carril de alta velocidad, sentido norte-sur, del bulevar turístico Presidentes. Su camioneta tenía impreso el escudo del ayuntamiento de Boca del Río. Es la unidad 216 de Protección Civil, placas XV73339.

Un grupo armado les cerró el paso y los interceptó, sin dar tiempo a que el general Cordero Luqueño y su personal pudieran evitar el “levantón”. El suceso ocurrió a la altura del puente del Infonavit El Morro. Ahí quedó abandonado el vehículo.

Poco dice el gobierno yunista del agravio al general. Oculta la intención. “Cordero Luqueño —sólo refiere el comunicado oficial— se encuentra en sus oficinas de la Dirección de Tránsito y Protección Civil del Ayuntamiento de Boca del Río, en perfectas condiciones de salud”. Y anuncia que las corporaciones de seguridad federales y estatales continúan con las “tareas de localización de los sujetos que lo privaron ilegalmente de su libertad”.

Un mes atrás, tres marinos fueron levantados en Veracruz y nada se sabe de ellos. Todo se guarda en el más secreto sigilo.

Adscritos al área de inteligencia naval, operaban vestidos de civil, infiltrados en las bandas delincuenciales, conociendo sus secretos, su capacidad de acción, los volúmenes de droga, sus contactos, la identidad de sus integrantes, a quienes habían podido corromper y el elemento clave: su estructura financiera.

Con ella se compra droga y armamento, se paga a sicarios y halcones, se rentan casas de seguridad, se sufraga el combustible o la compra de vehículos, se soborna a policías, MP, jueces, informantes en el aparato de poder.

Cordero Luqueño no es un general más. Se maneja en el entorno yunista de Boca del Río, en el círculo de confianza del alcalde Miguel Ángel Yunes Márquez.

Desafía así el crimen organizado al gobierno yunista, en el clímax de la violencia, cuando la inseguridad continúa en ascenso y la promesa de Miguel Ángel Yunes de devolver la tranquilidad en 60 días luego de asumir el poder, no se cumplió.

Así desafió al gobierno de Javier Duarte y finalmente se coludió. Primero fue el atentado a López Esquer, luego el tiradero de cadáveres en Veracruz y Boca del Río, las balaceras callejeras, el granadazo del Acuario. Siguió la negociación. Y nació el Cártel de Duarte.

Con uno y otro, López Esquer y Cordero Luqueño, generales ambos, se evidencia la beligerancia del crimen organizado, sus alcances, el reto al Estado y el desafío al gobierno de Veracruz.

A Cordero Luqueño se le daba como relevo de Jaime Téllez Marié en la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz. Y de pronto viene el levantón.

Algo tienen los militares. Algo que fascina a los malosos. Y si son de alto rango, más.

O les tiran bala o los privan de su libertad.

Archivo muerto

Le va cayendo el 20 al Peje. Llega de nuevo a Veracruz y esta vez se guarda sus epítetos de “maiceados” contra los periodistas, aquellos que en gira anterior sufrían el agravio sólo por preguntar qué llevó a Morena a ser nido de priistas y panistas que antes militaron en la mafia en el poder. “Yunes les da maíz con gorgojo”, les soltó el cuasi presidente de México en el aeropuerto de Veracruz ese día para evadir responder. Dice ahora el señor López Obrador que a la prensa hay que respetarla. Ajá. “Condeno las agresiones a los periodistas, de todos los medios y de todas las tendencias y que lo digo, tiene que ejercerse con absoluta libertad. No se debe de silenciar a los medios de información. Los periodistas tienen que tener derecho a manifestarse libremente, a expresar lo que consideren que debe de saberse sin limitación alguna”. Ajá. “Nosotros vamos a respetar en lo absoluto el derecho a la libertad de prensa, a la libertad de expresión, no va a haber persecución para los medios de información y vamos a proteger a los periodistas”. Ajá. “A veces se olvida que ejercer el periodismo es muy riesgoso, sobre todo en las regiones de México, en los pueblos de México. No es criticar a los que hacen periodismo en la capital del país, pero no es lo mismo hacer periodismo en la Ciudad de México que hacer periodismo en Cosamaloapan o en Córdoba o todo esto que ya sabemos o en Poza Rica, por eso mi respeto a los periodistas”. Creíble sólo si la amnesia fuera colectiva. Decirles “maiceados” fue una agresión que muestra no sólo intolerancia sino tendencias fascistoides, intolerancia, autoritarismo. Hoy varía el discurso. En sus adentros Andrés Manuel sigue igual… Nada grave, como ha estado fingiendo, Flavino Ríos sólo tiene una hipertensión arterial que con un Amlodipino puede controlar. Nada grave, el ex gobernador interino de Veracruz deberá volver a la celda de Pacho Viejo luego que la evaluación médica establece que no hay tal descontrol en su salud y que la versión de que no le pueden regular su presión es una falacia. Con esa argucia, Flaviruchis evade el encierro y el agravio de estar en prisión, su condición de reo del yunismo por la fuga de Javier Duarte, al que le facilitó un helicóptero del gobierno de Veracruz cuando ya no era gobernador. Apenas ingresó al penal, Flavino Ríos urdió cómo salir de él. Entonces comenzó a sentir que la presión se le iba al cielo, que requería tratamiento médico, que lo mejor era ser observado en un hospital, lo que permitió una cómoda cama y no la fría y sólida plancha en que el ex duartista tenía que dormir. Si la ley se aplica, no tarda en reingresar a Pacho Viejo… Orgullo de su nepotismo, Nora Cortázar Luna ha de imponer a su hija Carolina Dueñas Cortázar. Reserva para ella un espacio en la planilla de Movimiento Ciudadano que contenderá por la alcaldía de Coatzacoalcos. Por el orden de prelación y por la equidad de género, llevando a Jorge Yunis Manzanares como candidato a la presidencia municipal, la sindicatura sería para una mujer, la primera regiduría para un varón y la regiduría dos para Carolina Dueñas. A menos que Nora Cortázar, la dueña de MC en el sur de Veracruz, deseche a Yunis Manzanares y lo releve con una dama. Sólo podría colocar a su hija como candidata a regidora primera con la intención acceder, aunque sea por resto mayor de votos, al cabildo en el que la mentora no ha pasado de ser más que una comparsa del alcalde Joaquín Caballero Rosiñol. En lo que terminó el partido de Dante Delgado. Una franquicia familiar…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

PAN: EL LABERINTO DE MANCHA

* Sayra exhibe a su líder * Mina, en riesgo * Primero los cuates… y las novias * El regreso de Elizabeth * Las Barbies están de plácemes * Ataque a la periodista Guadalupe Fuentes * Caballero, Carranza y Madrazo * El testigo confirma * Leo Lozada espera * Chantaje al Clan Yunes * Expediente negro de un alcalde.

6 de abril de 2017

No sale indemne de su laberinto Pepe Mancha, acusado de imponer amigos, de cumplir caprichos, darle a las novias lo que le arrebata al militante, convirtiendo las planillas del PAN por las alcaldías de Veracruz en cotos de poder.

No es agricultor don José de Jesús Mancha Alarcón pero qué tino el suyo. Siembra rencores y cosecha repudio, agraviando a las bases, a los activos, a los grupos que imaginando vivir la alternancia yunista se quedan con las ganas de ganar.

Es azul el PAN —color frío— pero hoy está encendido, las alertas rojas, el fuego de sus bases. Increpan a Mancha por manchado y no hablar con la verdad.

Lo mismo en el sur que en el norte, en el puerto de Veracruz, donde queman la piñata con el rostro del dirigente estatal, el PAN se sacude por el repudio al centralazo y a la imposición de amigos… y de novias.

Uno de los reclamos más airados detona en Minatitlán. Sayra González Cruz, ex candidata a diputada federal, aspirante a figurar en la planilla panista, relegada en la lista final, exhibe el rechazo al dirigente estatal.

En una amplia carta, difundida en redes sociales el lunes 3, Sayra González retrata el hervidero en que se ha convertido el PAN:

“Sólo 24 horas ratificada. Gracias Pepe Mancha, porque con tus porquerías una decisión ratificada por el CEN la pasas por el arco del triunfo ya que tu grandioso ‘operador político’ lo cambiaron a la posición número 3, y como se enojó le diste mi posición sin saber a quién o más bien sabiéndolo muy bien. Le ofreciste la segunda posición a su esposa (Noemí Manrique Valerio) o alguna amiga y que él se mantuviera en la tres.

“Gracias porque no te importó mi trabajo, ni mis años en el partido que al final eso poco importa, sino mi trabajo y que cumplí tal como decía en la convocatoria: en el PAN se dará prioridad a las mujeres y hombres que tengan trayectoria partidista y profesional. La tengo, sin duda, y más que la esposa de Blas Ávalos, a quién sin importarte que jamás ha participado mas que como mera espectadora, la pusiste en la dos, que a él lo denunció la ex candidata a Diputada Federal que él puso, de robó del dinero de campaña, hasta irse a instancias internas del partido, pero como es tu protegido no procedió y ahí sigue impune.

“Gracias Pepe por querer ‘chingarme o chingar’ a alguien. Sólo lastimas al Partido, porque yo podré nunca ser regidora. Es sólo un cargo y sin él he trabajado y lo seguiré haciendo, pero la vergüenza que te debería dar mirar a los verdaderos militantes que hemos trabajado muy duro para que este partido tenga sus triunfos eso nadie te lo quita. Me apena decir esto porque le tengo un gran cariño a tu esposa y a tus hijos que algún día cargué, pero esto no es personal, así como para ti sí lo es y por eso no te importó hacer tus abusivos movimientos.

“Recibo un mensaje el día sábado de Blas Ávalos diciendo que le urge hablar conmigo. Le hablo y me dice que habrán cambios, que si sé algo a lo cual contesto que no. Acaba diciéndome que sí hay cambios que no es por su culpa que es por Kristian (Márquez, sobrino político del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares). Luego me entero que ese cambio a la 3, no lo quiere Blas porque la tres no llega según él. Quien presume de un gran liderazgo no debería temer estar en esa posición. Le ofrecen moverme y que ponga a su esposa o alguna amiga, así tal cual, a lo que el accede después de ya haber puesto en cuatro posiciones más abajo a sus cuñados y amigos. Grandiosa planilla, esposa, él, cuñados y amigos. Hasta abajo están unos panistas de años, pero antes habría que concederle caprichos a este tipejo.

“Zayra González? No, ella no importa, total es Panista. Ella ha aguantado ser candidata, la eterna candidata del partido, candidata a diputada federal, candidata a consejera estatal, candidata a consejera nacional, candidata a regidora. Ella es fuerte y aguanta pedradas. Ella no importa. No importa que sea Panista de hace 17 años, que se parta caminando en campaña tras campaña, casa por casa, pidiendo el apoyo para los candidatos del partido; que viaja con sus propios recursos a otros municipios del sur apoyando candidatos; que en la campaña anterior con sus propios recursos también se fue a capacitar a Jesús Carranza, Hidalgotitlán, Uxpanapa y Minatitlán en las comunidades para que hubiera un cambio. Total ella es panista, ella aguanta.

“Mi inconformidad no es porque me manden a una posición más abajo, llegue o no llegue caminaré con el candidato. Me molesta que pongan a alguien que en la lista ratificada por el CEN ni siquiera estaba como suplente; que no cumple con los requisitos de trayectoria partidista ni profesional, una arribista como su esposo.

“Gracias Pepe Mancha. Nunca llegaré a ser algo en el partido y tu volverás a ser presidente, pero yo sí podré hablar de congruencia. Tú no”.

Minatitlán es quizá el único reducto del PAN en el sur. Frente al avance de Morena, es la única plaza que tiene intención de voto favorable para el partido azul, con un candidato postulado por el PRD, Nicolás Ruiz Rosset, en el que se concentra el voto antiPRI. Y Pepe Mancha lo pone en riesgo de perder.

Sayra González es una. Otros militantes reclaman y repudian las maniobras de su líder, el pacto de los grupos y las cuotas de poder.

Ocurre igual en Veracruz, Coatzacoalcos, Martínez de la Torre, imputando al Clan Yunes, al secretario de Infraestructura, Julen Rementería, y al grupo de Enrique Cambranis y al mismo Mancha la imposición de adeptos e incondicionales.

De los más beligerantes, los Martínez de la Torre. Se llevaron los Yunes la gran tajada en 30 municipios. Los encara y reclama Agustín Andrade Murga, miembro del Movimiento Pro-Acción Nacional.

Acusa:

“Expresar nuestro rechazo a la imposición de candidaturas por miembros del Partido Revolucionario Institucional y amigos, compadres, hijos, novias de Miguel Ángel Yunes Linares, Yunes Márquez, Julen Rementería del Puerto, Pepe Mancha y Enrique Cambranis”.

Y agrega:

“Intercambiaron como barajitas las candidaturas sin importarles los derechos políticos de los integrantes del PAN. Es lo mismo en alcaldías y regidurías porque cada quien impuso como si reclamarán un derecho divino”.

Premiar a las novias es un exceso que destroza el discurso del cambio. Las novias son buenas para el baile, el viaje, el beso y el placer. No para el poder.

No sale indemne Pepe Mancha. Lo crucifican los panistas que ven a los amigos de Mancha, los Yunes, Julen y Cambranis a las puertas del poder.

Mancha es el intendente de la imposición.

Mancha excluye y agravia a las bases. No acuerda, no matiza, no hace terso el despojo, no suple la ofensa con una promesa de un futuro mejor.

Torpe y agreste, agitó el avispero y liberó la inconformidad del panismo.

Mancha se extravió en su laberinto.

Archivo muerto

De plácemes, las Barbies de Elizabeth. Llega la ex alcaldesa de Xalapa y lideresa del PRI en Veracruz, Elizabeth Morales García, a la delegación del ISSSTE estatal. Le preceden sus yerros y sus escándalos, el mote de “mapache” por el desaseo con que compra votos y alquila conciencias, registrados en videos que la muestran en la entrega de dinero a taxistas o en filtraciones del fraude electoral en la elección de 2012 cuando Enrique Peña Nieto sacó al PAN de Los Pinos. Su vida política es un escándalo, enfrentada al ex secretario de Gobierno de Fidel Herrera Beltrán, a quien se atribuye la difusión de sus mansiones en Xalapa y los viajes al extranjero con sus parejas. Vuelve Elizabeth Morales al estrellato pues no es lo mismo estar en Profeco que en una dependencia clave como el ISSSTE, con su potencial millonario en las manos… Guadalupe Fuentes Barco no está sola. Tiene el respaldo del gremio periodístico, su auditorio, sus amigos. Al amanecer del martes 4, la periodista y candidata de Morena a la alcaldía de Orizaba pudo percatarse que sobre la puerta de su casa había cinco impactos de bala. Notificó el hecho a la autoridad, a sus compañeros de gremio, a Morena. Procedió a denunciar y se establecieron medidas cautelares para salvaguardar su integridad y la de su familia. Ominoso, el hecho no es una babosada, como dice el director de Gobernación del ayuntamiento de Orizaba, Juan Ramón Herebia. Así la seriedad con que se encara un atentado de tales alcances. Hoy, decenas de periodistas condenan el ataque al hogar de Guadalupe Fuentes, puntualizando que el problema de inseguridad en Veracruz no tiene distingo… Se engalla Joaquín Caballero: “es falso”, es una cuestión “evidentemente absurda”, son “sólo chismes y rumores malintencionados”. Señala Víctor Manuel Carranza: “Yo no he entablado con él desde hace muchos años, con Joaquín, no sé de dónde sale eso. Ahora si tiene como una semana que no voy a la Bocata, sí he estado yendo, pero con amigos y gente de Morena pero nada así como lo dice (Mussio Cárdenas)”. Eso dicen el alcalde de Coatzacoalcos y el candidato de Morena a la presidencia municipal, rechazando un encuentro, la mañana del 30 de marzo. Un testigo los contradice. Marco Antonio Madrazo Carrión, doctor en derecho, confirma el hecho. Los vio a las puertas del restaurant La Bocata, a eso de las 7:45 de la mañana, Caballero quizá sin percatarse de su presencia o eludiendo el saludo que le hacía desde su auto, mientras Carranza respondió al ademán que Madrazo Carrión. Y esto apenas empieza… Secreto a voces: Leonardo Lozada Parra podría asumir la Secretaría de Gobierno del ayuntamiento de Coatzacoalcos. Leo dice que hay que esperar. Erubiel Rodríguez Vargas se mantiene como encargado de despacho. Desde el 1 de abril se hizo efectiva la renuncia del ex secretario de Gobierno, Oliver Damas de los Santos, y cinco días después el relevo no llega. Lozada Parra fue encargado del Registro Civil de Coatzacoalcos por unos meses hasta que un centralazo provocó su salida, sustituido por Nora Edith Torruco Vera, quien se la pasara más tiempo en eventos del Partido Acción Nacional en Xalapa, en compañía de su marido, el entonces aspirante a la candidatura a la alcaldía de Coatzacoalcos, Juan Manuel Rodríguez Caamaño. Conocedor de las formas políticas, Lozada acató y aguantó. En cuestión de horas se sabrá… De lo rescatable por el PRI, Matías Pacheco García, líder de los sindicatos burócratas. Su expediente yace en el escritorio del líder estatal priista, Renato Alarcón Guevara, quien le reconoce su lealtad al partido, permanecer en las buenas y en las malas, disciplina y trabajo y un liderazgo reconocido por su gremio que lo han llevado a conducir una FSTSE sin fisuras. Otros dejan al PRI, saltan al PAN, se van a Morena, soñando con atesorar poder. Matías Pacheco aspira a ser candidato a regidor propietario, pues las suplencias y nada son lo mismo… ¿Quién es ese personaje, político azul, que chantajea, tiene en sus manos, somete y maneja a un importante miembro del Clan Yunes? Lo que vio, lo que pudo documentar el 5 de junio de 2016, día de la elección de gobernador de Veracruz, mientras se desataba el jaloneo y se armaba la trifulca en torno a la camioneta del entonces senador Fernando Yunes Márquez, en el retén policíaco cercano al puente Calzadas, a la salida de Coatzacoalcos? Una pista: es neopanista y cómo le ardió que el PAN le haya botado sus propuestas para el próximo cabildo municipal… Espinoso y quemante, ese expediente que da cuenta del saqueo a las arcas, partidas federales desviadas, cuentas bancarias de origen y cuentas bancarias por donde se fugó el dinero, facturas clonadas y apócrifas, obra simulada, evidencia del blanqueo de capitales, nombres de cómplices y operadores del fraude por varios cientos de millones. No es el Caso Duarte. No es la Sedesol en tiempos de Marcelo Montiel. Es el libro negro de un alcalde que en 2018 estará en prisión…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

MORENA: EL REGRESO DE IVÁN Y MÓNICA

* El pejapartido, un trampolín * Tras la alcaldía de Coatza * Mariano, Mijangos, Azuela, todos al abordaje * Víctor Carranza, un títere * PRI: el prestigio de la Amenaza y la fama de Lu-pilla * Acuerdo para perder * Alcalde de Agua Dulce, camino a prisión * No solventó 5 millones * Sayra vapulea a Pepe Mancha.

5 de abril de 2017

Sin robar, sin mentir, sin engañar dice Morena que va por el poder aquí y en todo lugar, salvando a México y a Veracruz, pero en Coatzacoalcos traza el regreso al poder de los Hillman y de los Robles, el Clan de la Succión. Habrá, pues, que cuidar los bolsillos.

Se cumple así la sentencia fidelista de que el dueño de Diario del Istmo y jefe de la banda, José Pablo Robles Martínez, chupa aquí, chupa allá y chupa de todo, del PRI, del PAN y del PRD, según sea el score, saliendo de la miseria y construyendo fortuna, cayendo en desgracia y trepando al poder.

Hoy se sirve del Movimiento de Regeneración Nacional, el partido de Andrés Manuel López Obrador, de cuyo “gobierno legítimo”, su esposa Roselia Barajas Olea fue integrante y de las Convenciones Nacionales Democráticas fue relatora en los días en que el PRD obedecía a ciegas a los dictados y los excesos del Peje. Habría que recordarlo con la banda presidencial en el pecho y rindiendo protesta frente a palacio nacional.

Morena es franquicia de los Robles en Coatzacoalcos y arma electoral para retornar a la alcaldía, donde ya dieron cuenta, vía Iván Hillman, de espíritu depredador.

Su candidato es Víctor Manuel Carranza Rosaldo, con buena fama y desprestigio por igual. Le imputan raterías en Pemex y él responde que son infundios, que fue investigado y absuelto, sin inhabilitación y con un historial ejemplar.

Morena puntea camino a la alcaldía. Lo avala una altísima intención de voto que sólo se puso en riesgo cuando se planteó que Mónica Robles Barajas, esposa de Iván Hillman, diputada local priista-verde y duartista, fuera candidata del pejepartido. Con ella Morena perdería la presidencia municipal.

Sin candidato, Morena ganaría de calle. Su intención de voto es superior al 50 por ciento. Obedece a la asociación partido-caudillo: Morena-AMLO, Morena-Dios Peje, Morena-López Obrador.

Con Víctor Carranza impuesto en la candidatura, Morena disminuye su intención de voto hasta situarse en un 38 por ciento, según encuesta difundida en círculos allegados al senador priista José Francisco Yunes Zorrilla.

Opera en Morena otra súbdita del Clan de la Succión, la diputada federal Rocío Nahle García, coordinadora de la fracción parlamentaria del pejepartido en San Lázaro, ingeniero, especialista en petroquímica, ex asesora del PRD en el Senado, de clase pudiente y mansión que impresiona y que habla el lenguaje de la desigualdad.

Políticamente, Rocío Nahle es la hija adoptiva de Roselia Barajas sólo que con brillo y talento, necedad y capricho, una defensora del petróleo y la otra ecologista. Y fue la madre de Mónica Robles de Hillman quien la introdujo con López Obrador.

Sirve Morena para el regreso de los Robles y los Hillman a la alcaldía que detentaron por obra y gracia de Fidel Herrera Beltrán en sus días de gobernador, entre 2005 y 2007 cuando Iván Hillman Chapoy operó la presidencia municipal.

Días infaustos para Coatzacoalcos, con excesos y atropellos a la ley, desapareciendo recursos y sumiendo en el atraso al municipio, y hasta solapando a un vocero, Eugenio Hernández Velasco, adicto al polvo blanco y la yerba verde, según hallazgo en su cuenta de correo electrónico que una vez que este reportero detonara el escándalo, provocó la intervención de la PGR y la salida airosa del funcionario de la mota y los vicios caros.

Iván Hillman fue rapaz. Un día, violando la ley, en una sola sesión de cabildo acabó con una extensa franja de áreas verdes entre las colonias Petrolera y Puerto México.

Logró el aval de los ediles, a excepción de la regidora Idalia Gómez García, a quien deliberadamente había enviado a una comisión fuera de la ciudad. En cuestión de minutos cambió el uso de suelo y se acordó su venta a particulares, sin el aval del Congreso estatal.

Tuvo que reponer el procedimiento, enviando a Xalapa el acuerdo de cabildo. Una vez autorizado por el Congreso, regresó. Se inició el trámite ante la Dirección de Ordenamiento Urbano del gobierno de Veracruz y en cuanto fue aprobado se pudieron vender las tierras.

Iván Hillman cometió otro atraco en la colonia Esperanza Azcón, llevándose entre las espuelas al gobierno de Veracruz. Propuso la desincorporación de un área verde y su asignación a un grupo de colonos priístas incondicionales. Acordó en cabildo y validó el despojo.

Días después, la Dirección de Patrimonio del Estado lo exhibió. Se trataba de un predio que habría de ser donado al ayuntamiento de Coatzacoalcos, pero que en los hechos aún pertenecía al gobierno de Veracruz por trámite burocrático. Así se revirtió la donación.

Iván Hillman tuvo una cómplice a modo: Mónica Robles, su esposa.

Mónica Robles es fan de los colores cálidos y devota del arco iris. Lo ambiental la pierde. Y la ambición la extravía.

Un día el Dios Capricho la poseyó. Y así movió mar y tierra, y lo que fue el parque del DIF, por el que pasaron miles de familias, se convirtió en el parque Quetzalli, un remanso ambiental que ha resultado un jugoso negocio para la ex diputada por Coatzacoalcos.

Agandallarse el parque del DIF fue una proeza. Amagó a los ediles, sintió su rechazo, apeló a Fidel Herrera y éste lo pidió a favor de la Fundación Quetzalli, de la cual fue presidente sólo para consumar el atraco.

Decíase aquí, en INFORME ROJO, el 8 de octubre de 2013:

“Mónica Robles es una mujer que vive anestesiada por el poder: su madre, Roselia Barajas, fue diputada federal del PRD, vía plurinominal, y hoy da pena verla sin capital político; su marido Iván Hillman fue alcalde de Coatzacoalcos, el peor hasta la desastrosa llegada de Marco César Theurel Cotero, y su padre José Pablo chupa de aquí y chupa de allá, del PRI, del PAN y del PRD, ocultando noticias al mejor postor.

“Sacerdotisa de los colores cálidos, Mónica Robles de Hillman está colmada de pecados ambientales, omisiones políticas y un aroma de complicidad”.

Un cerebro tiene Iván Hillman. No es el suyo sino el de Mariano Moreno Canepa, tesorero en sus días de alcalde. Tesorero y vicealcalde, y jefe de prensa, y director de Obras Públicas, y secretario de Gobierno, y operador electoral.

Metido en todo, a Mariano Moreno nada le salía bien. Traía una inhabilitación de la Secretaría de la Función Pública por irregularidades en su desempeño como funcionario de la Secretaría de Hacienda, y cargaba con una fama peor.

De ahí el terrible fracaso, la falta de obras, el derroche, los 2 mil millones de pesos de presupuesto que nunca se tradujo en desarrollo para Coatzacoalcos.

Hoy, sin embargo, la fortuna les sonríe. Mariano Moreno es empresario gasolinero, con una fortuna producto de sus bien ahorrados salarios en la Tesorería municipal. Ajá.

Iván Hillman, también acaudalado priista, llegó al círculo duartista, encargado de agenda, y en Conagua fue gerente regional en Veracruz, con negocios y trastupijes, con obra y contratos y estimaciones infladas, y hoy lo es el estado de Tabasco.

Morena le sirve al Clan de la Succión. A falta de partidos políticos que le den cabida, repudiados en el PRI, en el PAN, en el PRD, se montan los ivanistas en el partido de López Obrador.

Con ellos van otros peones del ivanismo: Alberto Mijangos Martínez, ex director de CMAS en Coatzacoalcos, ex asesor del ex director de la Comisión de Aguas del Estado de Veracruz, Francisco Antonio Valencia García, alias Paco Grasa, reo en el penal de Pacho Viejo, y Andrés Azuela Berchelman, ex director del Carnaval y Expo Feria de Coatzacoalcos.

Apunta Mijangos, si es que no lo alcanza el efecto Valencia, a ser regidor en la planilla de Morena.

Apunta Azuela, si es que le cuadran las cuentas de los eventos que presidió, a ser funcionario en el gobierno del Clan de la Succión Morena.

Fidelistas y duartistas, priistas y perredistas, los que aglutinen Iván y Mónica, los Marianos Morenos, los Mijangos, los Azuela, las Amaranta, las Cuervo, los Espinosa, volverán a la alcaldía montados en el partido de López Obrador.

Con el voto de los incautos llegarán al poder, irán de nuevo a las arcas, manejarán más de 5 mil millones de pesos en los cuatro años de gestión y de su actuación —o raterías— dependerá si Morena suma los votos para obtener la presidencia de México en 2018.

No robar, no mentir, no engañar postula López Obrador, así sus aliados conformen una banda que ya saqueó a Coatzacoalcos.

No robar, no mentir, no engañar postula López Obrador, así sus aliados conformen una banda que ya saqueó a Coatzacoalcos.

Con Morena vuelven los Robles y los Hillman.

Que Dios padre, no el Dios Peje, nos cuide los bolsillos.

Archivo muerto

Cero más cero da cero, y con cartuchos quemados cualquier batalla está perdida. A su propio desprestigio —“fui la amenaza”; ¿fue?— suma Carlos Vasconcelos Guevara el de los impresentables con tufo a fidelidad. Va en su planilla Guadalupe Félix de Theurel, la célebre Lu-pilla, a quien le viene por dos canales la condena social: por su madre, la ex alcaldesa de Minatitlán, Guadalupe Porras David, y por su esposo, el bipolar Marco César Theurel Cotero, ex presidente municipal de Coatzacoalcos. Con ellos y su fama deplorable va Vasconcelos en pos del tesoro municipal, los más de 5 mil millones de pesos en cuatro años de gestión. Al fin que Lu-pilla tiene escuela, la de su mamá donde aún tiene viva la denuncia por malversar recursos en obras como el inexistente puente Capoacán, la represión a sus adversarios y críticos, a los que con placer apaleó, y los más de 700 millones de pesos que le observó el ORFIS y que como por arte de magia el Congreso de Veracruz dejó pasar. Y las enseñanzas de su finísimo bipolar, que sólo en 2012 incurrió en un sobreejercicio de 200 millones de pesos, en gran medida por el gasto descomunal en publicidad para exaltar la imagen de la inefable Lu-pilla con miras a resolver la sucesión en familia y que fuera la marida quien relevara en el cargo a Marcos Theurel. No se logró porque Joaquín Caballero obtuvo la bendición de Karime Macías Tubilla, y ella lo tamaleó con Javier Duarte. Qué fórmula la del PRI: la Amenaza para alcalde y Lu-pilla para síndica… Selecto, el grupo de alcaldes que enfrentarán la ley. Uno de ellos, Daniel Martínez González, de Agua Dulce, por no solventar una minucia que lo podría llevar a prisión. No acreditó apegarse a lineamientos y normas en obra pública por 5 millones 667 mil 916.93 pesos, habida cuenta que eso es lo que se pudo detectar más no en lo que el edil se habría embarrado, que se supone es más. Son sabidas las tretas del alcalde hidrómilo, las obras que ejecutó y que fueron etiquetadas para un objetivo distinto. 5 millones es nada y aún así Daniel Martínez no acreditó su buen uso. De 212 ediles de Veracruz, cinco serán objeto de denuncia, entre ellos el de Agua Dulce. Al cuadro de horror. Los otros son el de Coatepec por 10 millones de pesos; Cosamaloapan por 5 millones 457 mil 277.19; Cotaxtla por 759 mil 560, y Chinameca por un millón 120 mil 971.18 pesos. Cuánto tentó al diablo Daniel Martínez hasta que le abrieron las puertas del infierno… Hierve el PAN, socavado por la imposición de candidatos, el compadrazgo, las cuotas de grupos, la monarquía de la moronga azul, diría el PejeMesías López Obrador, y el poder de la nacha, el arma que surge de la pasión. Sayra González destroza a su líder estatal, José de Jesús Mancha Alarcón, exhibido como un traidor, por ser desplazada de la planilla panista en Minatitlán. Una extensa carta, viralizada en redes sociales, retrata que el panismo también se araña. Describe la ex candidata a diputada local que en el PAN de Mancha el trabajo no vale, ni buscar el voto en colonias, ejidos y otros municipios, ni recibir desaires; que al compadre se le cumple, y a la esposa, y al pariente, y al socio, así se relegue al militante de a pie. Villanazo Pepe Mancha, que lo mismo revienta al panismo del norte que al del sur, o a los del puerto de Veracruz, cumpliendo el capricho monárquico del clan Yunes. Se mancha Pepe Mancha en Coatzacoalcos también. Ahí sirve al PRI con disfraz, negociando la dignidad azul, concediendo la candidatura a alcalde a Jesús Moreno Delgado y otorgando espacios a grupos de poder, a cambio de regidurías que aseguren sus posiciones en el próximo cabildo. Lo dicho, la nacha manda…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

YUNES: LA VIOLENCIA LO DEVORA

* 60 días para no arreglar nada * Cuatro crímenes por día * Hondureños mutilados * Autodefensas en Las Choapas * Hierve el sur * Caballero y Carranza en La Bocata * Encuentro mañanero * Licencia temporal a Buganza * Vasconcelos y el caos * PRI, cómplice de Duarte * La candidata que sí va.

4 de abril de 2017

No fue en 60 días, ni en 120, ni será en los dos años que Miguel Ángel Yunes gobierne a Veracruz que la inseguridad cederá. Incontenible, la violencia sigue y crece, devorando al gobernador que de la ira social, el miedo y el dolor, hizo bandera política y causa electoral.

No se ha visto volar los drones ni han caído los capos. No apareció la inteligencia policial que desmembra bandas y las lleva ante la ley. No regresa la paz que demanda la sociedad.

60 días después, Veracruz siguió igual. 60 días después, la promesa del gober azul no se cumplió. 120 días después del arranque del yunismo, el saldo es letal: la violencia impacta, los malosos retan, el delito aumenta, el gobierno fracasa.

Dice Yunes que estamos mejor, que en regiones de Veracruz el delito disminuye, que en otras resurge, que a la delincuencia se le encara y la doblega. Es la visión del que no sufre el asedio ni la desaparición de un familiar, ni paga un rescate para recoger a un muerto.

Lo supera la realidad, los cárteles que disputan rutas y plazas, que dirimen con bala y muerte su conflicto por el territorio de Veracruz.

Son bandas que se enfrentan, explica Yunes azul, con las palabras que hacen recordar a Javier Duarte pues habrá de entenderse que la tesis de Agustín Acosta Lagunes —“la violencia es inevitable”— en Veracruz es real.

Ofrecía Miguel Ángel Yunes que el gobierno panista de la alternancia traería paz, que pagarían los cómplices de la delincuencia, los que por 30 denarios vendieron a Veracruz, los que los dejaron pasar, los priistas del fidelato, los Duartes y los Bermúdez, los Fisculines y los Flavinos, y todos aquellos que decidieron pactar con malos que andan fuera de la ley y los otros malos, los de casa, los que son parte de las instituciones y que están amparados en la ley.

60 días, pregonaba Yunes Azul, el gobernador del cambio, para acabar con el crimen organizado y hacer de Veracruz un oasis de tranquilidad; volver al Veracruz de otros tiempos, salir de la crisis y el caos, del escenario de muerte al que llevó la corrupción del poder con Fidel Herrera y Javier Duarte, y el uso de las corporaciones policíacas para encubrir a la delincuencia y provocar un nivel brutal de violencia.

Pues falló. Yunes no es igual que Javier Duarte, dice. Es peor. Las cifras lo apabullan. Antes eran tres hechos delictivos al día; hoy son cuatro.

Dirá Yunes que es la inercia de tantos años coludido el duartismo con la delincuencia, de permitir que la inseguridad detonara hasta niveles de escándalo y provocara un caos social, diezmando familias, sembrando dolor.

Pero Yunes ofreció que en 60 días habría revertido la inseguridad, y la inseguridad lo destrozó.

No bastaron 60 días. Han transcurrido 120 y la violencia se manifiesta en secuestro y levantón, en extorsión y trata de mujeres, en crímenes de migrantes y mutilación de sus cuerpos, en balaceras y ejecuciones.

En el día 60 del yunismo azul nada cambió. En el día 120 del gobierno panista la inseguridad aumentó.

El Veracruz de hoy es el Veracruz de ayer. Y el Veracruz de Yunes es peor que el Veracruz de Duarte.

Violencia brutal, el jueves 30. Hacia la medianoche, son hallados seis ciudadanos de nacionalidad hondureña, abandonados, malheridos, sus cuerpos sobre la carretera Transístmica, entre los poblados de medias Aguas y Achotal, zona de vías férreas en los municipios de Sayula de Alemán y San Juan Evangelista.

Mutiladas sus manos, desprendidos sus dedos, son el signo de una barbarie que agobia a este sector vulnerable, los migrantes que soñando con una esperanza, se internan en México, y en el camino a Estados Unidos terminan atrapados en una pesadilla de incertidumbre y dolor.

Recogen los despachos de prensa el nivel de violencia que domina a Veracruz. De los hondureños mutilados, dice el portal e-consulta Veracruz:

“Una célula de la delincuencia organizada secuestró y cercenó los dedos a seis migrantes hondureños que pasaban por el sur del estado de Veracruz con la finalidad de llegar a la frontera con los Estados Unidos.

“Los lesionados contaron que hace unos días caminaban por las vías del ferrocarril en la ciudad de Coatzacoalcos, tenían la intención de abordar el tren para acercarse a Tamaulipas.

“Sin embargo, delincuentes le salieron al paso y se los llevaron a una casa de seguridad en donde les obligaron a proporcionar los datos de sus familiares en Estados Unidos.

“Una vez con los teléfonos, los criminales pidieron mil dólares por liberar a cada uno de los plagiados. Como medida de presión en las negociaciones, cortaron los dedos derechos a cada uno de los migrantes”.

Otro caso, el secuestro de la esposa de un ganadero de Las Choapas que armó a decenas, que los llevó a desplazar a la policía, que generó cercos y perímetros para impedir que la víctima fuera movida del territorio choapense.

Dice La Jornada:

“Habitantes de Las Choapas, municipio ubicado en el sur de Veracruz, tomaron armas largas, palos y machetes, se pusieron capuchas e instalaron retenes en las principales calles de la demarcación, después de que fue secuestrada la esposa de un ganadero de la región.

“Eva Cadena Sandoval, diputada con licencia por el distrito de Coatzacoalcos, indicó que los vecinos armados se presentaron como autodefensas. Aún están por la carretera a Ocozocoautla, la cual conecta Veracruz y Chiapas.

“El lunes 27 de marzo, una mujer identificada como Nancy, de 30 años de edad, fue privada de su libertad en la colonia Francisco Villa de Las Choapas. La víctima es cónyuge de un ganadero”.

Finalmente, la esposa del ganadero apareció con vida, sana y salva. A par, la presencia de los autodefensas se destacó en prensa nacional e internacional, intransigente con los medios de comunicación, tajantes al impedir ser grabados, portando armas de alto calibre, sólo observados por la policía, la naval, el Ejército que los dejaban hacer y los dejaban pasar.

Cuatro hechos más, en Minatitlán:

Tres mujeres aparecen en una fosa clandestina de Minatitlán y una maestra es baleada a las puertas de una escuela mientras su hijo de seis años ve con horror el trágico final de su madre. Se sabe que el presunto autor intelectual del crimen es el esposo, de tiempo atrás protegido de Jorge Wade, hijo del líder y cacique Jorge Wade González, mandamás de la Sección 10 del sindicato petrolero.

Otro caso en Las Choapas:

Antonio Meza Rueda y su hijo Daniel Meza Gapy acudieron el domingo 2 a un partido de futbol. Luego tomaron la motocicleta en que viajaron y se dispusieron a volver al ejido Guadalupe Victoria. Un vehículo los embistió y de él descendieron varios sicarios. Tirados en el pavimento, recibieron disparos que les arrancaron la vida.

Uno más:

Entre la arena, en un predio aledaño al fraccionamiento Punta Caracol, una mano dio la pista a un hallazgo macabro: un sujeto se hallaba sepultado clandestinamente.

Lo halló en recogedor de leña, movido por fuerte y nauseabundo olor. Hizo recordar las palabras del sacerdote Alejandro Solalinde Guerra, coordinador de la Pastoral de Movilidad Social del Episcopado Mexicano en el Pacífico Sur y director del albergue Hermanos en el Camino, en Tuxtepec, Oaxaca: Veracruz es el cementerio clandestino más grande del país.

Diría también que tras ser detectados más de 250 cráneos y 17 mil restos óseos en Colinas de Santa Fe, cerca de la zona portuaria de Veracruz, y 47 cuerpos en el predio Arbolillo, en Alvarado, lo peor está en el sur, en Coatzacoalcos, en Tierra Blanca, en Minatitlán. Y que no son narcofosas, que ahí están los cuerpos de migrantes, en el “fosario” que es Veracruz.

Se recrudece la violencia. Xalapa y Córdoba son escenario de balaceras y choque entre bandas dedicadas a la delincuencia. Hay temor. Hay decepción.

En 60 días, Yunes no cumplió.

Archivo muerto

Mañana del jueves 30 de marzo. Restaurant La Bocata, situado en Nicolás Bravo y Quevedo. Horario para madrugadores, 7 de la mañana. Dialogan dos personajes clave: el alcalde que se va y el que será alcalde a partir del 1 de enero de 2018. Hay un tercer invitado, de identidad desconocida. A eso de las 7:45 abandonan el lugar. Uno, Joaquín Caballero Rosiñol, presidente municipal de Coatzacoalcos; el otro, Víctor Manuel Carranza Rosaldo, candidato del partido Movimiento de Regeneración Nacional, el pejepartido, a la alcaldía del antiguo Puerto México. Lejos de las miradas de muchos, la reunión se llevó a cabo en el privado de La Bocata, el salón ubicado a la izquierda del restaurant. Dicen los sondeos de opinión que Morena ganará la elección y con ella el club de la diputada Rocío Nahle García, madrina de Víctor Carranza, súbditos de tercera en el Clan de la Succión, que jefaturan la ex diputada federal del PRD, Roselia Barajas Olea y relatora del Gobierno Legítimo de Andrés Manuel López Obrador; su marido José Pablo Robles Martínez, dueño de Diario del Istmo, con jugoso contrato de publicidad de un millón 300 mil pesos al mes con el ayuntamiento joaquinista; la ex diputada local duartista-priista-verde, Mónica Robles Barajas, y su esposo, el ex alcalde de Coatzacoalcos, Iván Hillman Chapoy, también duartista y fidelista. Tan puro que es Morena, tan honesto su discurso —ellos los santos, enfrente los demonios— y Víctor Carranza, su candidato, se reúne en lo políticamente oscurito con Joaquín Caballero Rosiñol. Y hay testigos del encuentro en La Bocata. AMLO realizará gira por el sur de Veracruz del 8 al 10 de abril… Se va Buganza. Aquejado por un cáncer que no suelta, deja su curul en el Congreso de Veracruz el dos veces secretario de Gobierno y ex titular de Infraestructura y Obras Públicas de Javier Duarte. Su licencia va en curso y será relevado entre el 20 de abril y el 31 de mayo por su hombre de confianza José Luis Enríquez Ambell, su suplente, de fuertes raíces en el sur de Veracruz, colaborador suyo en el gobierno duartista. Gerardo Buganza, de origen panista, llegó a la Legislatura estatal como diputado plurinominal del Partido Verde Ecologista de México y luego se declaró independiente. Desde ahí hoy le aprueba lo sustancial a Miguel Ángel Yunes Linares, cuya rivalidad fue célebre desde 2004 cuando Buganza era candidato al gobierno de Veracruz y Miyuli su coordinador de campaña; creció en 2010 cuando GBS se alió con Javier Duarte y se esperaba que fuera mayor en 2016 al triunfo de Yunes Linares en la elección de gobernador. Sin embargo, tras un saludo en el Congreso, donde MAYL acudió a debatir con diputados su plan de ajuste financiero, Miyuli se acercó a Buganza de manera cordial y se zanjó el conflicto. Polémico, señalado de todo, hoy Buganza enfrenta un tema mayor: el cáncer que lo aqueja. Dos tumores en ganglios lo retiran de la actividad legislativa, presumiblemente de manera temporal. Sor Buganza, como le llaman algunos por su pregonada condición católica, enfrenta el mayor reto de su vida… Organizado, como pocas veces, el caos en el PRI. Van en un sentido los de Vasconcelos; en otro los de Lu-pilla Félix de Theurel, futura candidata a síndica por Coatzacoalcos; por su lado los de Joaquín Caballero, el alcalde, cuyo secretario de Gobierno, Oliver Damas de los Santos, dejó el cargo para asegurar su regiduría, la número uno, y así cuatro años más en el poder, cuidando a su mentor; por otro Patricia Peña Recio, que aspira a ser regidora dos en la planilla del PRI, si es que el profe Juan Nicolás Callejas Arroyo la sigue protegiendo una vez que se dé santo y seña de sus escapadas a diversos paraísos turísticos. La encomienda es sumar, pero como decía el filósofo del obrerismo charro, Fidel Velázquez, cero más cero es igual a cero. Y el PRI, marcado, sellado por el duartismo, por su complicidad, por haber aplaudido y solapado al régimen ladrón, al artífice de la quiebra financiera y a a quien detonó la violencia al asociare con el crimen organizado, está condenado a recibir el repudio de la sociedad. Por lo pronto, el caos los domina… No será Julia Francisco Julián candidata a regidora en el próximo Cabildo de Coatzacoalcos. Lo será una persona estrechamente ligada a la dirigente de la colonia Santa María y pieza clave de Antorcha Campesina, otrora grupo al servicio de Fidel Herrera Beltrán, Javier Duarte y Tony Macías, el suegro incómodo del prófugo ex gobernador de Veracruz. No va ni por el PRI, ni por el PAN-PRD, ni por Morena. Pero va. Al tiempo…


INFORME ROJO

Mussio Cárdenas Arellano

ANCHO VALENCIA: LAS ANDANZAS DE UN CÓMPLICE

* Detenido por peculado y otros delitos * 425 millones desviados * El caballo de Fidel * Pancho Colorado, Aureoles, sus amigos * Los Porkys y Tomás Mundo, la tesis plagiada * El terreno de Edel * Confirma PAN planilla para Coatza * PRI ya no quiere a mamá de Saúl * Apostar crea mala imagen.

3 de abril de 2017

Por sí solo, Pancho Valencia nada vale. Sirve, eso sí, de cómplice. Sirve en el lavado y el desvío, en el saqueo, la obra y el contrato, en lo turbio y lo sucio, el hilo conductor hacia el esquema de corrupción que nació con Fidel Herrera y tuvo su clímax con Javier Duarte.

Toda una ficha, Paco Grasa —alias de Francisco Antonio Valencia García— cohabita ya con la pandilla de Javier Duarte en Pacho Viejo, el penal que se ha vuelto VIP, calentando la celda, acusado de peculado, abuso de autoridad, tráfico de influencias, incumplimiento de un deber legal y coalición de funcionarios.

Fue aprehendido el viernes 31 de marzo en Perote, a unos 52 kilómetros de Xalapa, y de ahí trasladado a reclusorio de Pacho Viejo, en Coatepec.

Su pecado, frente al hurto a Veracruz, es peccata minuta, sólo unos 425 millones de pesos siendo director de la Comisión de Aguas del Estado de Veracruz, que son nada comparados con los 46 mil millones que le imputan al ex gobernador.

Lo suyo, sin embargo, no es la cantidad, los pesos y los billetes, sino el vínculo con personajes de nivel relevante en la estructura financiera que fueron desviando recursos a granel y en la que fue encomendada a Pancho Valencia parte de la operación del manejo sórdido de los dineros que saqueó la mafia encabezada por Javier Duarte.

Con Paco Grasa se alcanza a otras piezas del duartismo, uno en prisión, Mauricio Audirac Murillo, otro prófugo, Carlos Aguirre Morales.

De acuerdo con la denuncia en su contra, en 2013 el subsecretario de Egresos, Carlos Aguirre, remitió un oficio en el que le solicitó al entonces director de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz, Francisco Valencia, que trasladara 215 millones de pesos a la Secretaría de Finanzas.

Aguirre fundamentaba su petición en una reestructuración con una cuenta de Bancomer de programas de agua, saneamiento y alcantarillado.

En 2014, la operación fue por 220 millones de pesos. Los solicitó el entonces titular de Sefiplan, Mauricio Audirac Murillo, dinero que nunca regresó a CAEV, razón por la que varias obras quedaron inconclusas.

Partícipe del desvío, vio que el mundo se le venía encima cuando el yunismo llegó al poder, ese mismo yunismo al que en 2013 reventó cuando por instrucciones de Javier Duarte operó para frustrar la alianza PAN-PRD que pugnaba por ganar el Congreso de Veracruz y desde ahí atar de manos al ex gobernador, frenar los créditos, revisar las cuentas públicas, documentar quiénes y cómo se había construido la quiebra de Veracruz.

Paco Grasa fue clave. Dinero en mano visitó a sus amigos perredistas y armó una trama genial: a un consejo estatal a favor de la alianza con el PAN le antepondría un consejo estatal alterno, que se opuso férreamente a la alianza PAN-PRD.

Con millones a su alcance, Pancho Valencia le dio al perredismo una fortuna, sin hallar límites, aplicando la máxima fidelista que lo que en política cuesta, sale barato.

Frente a los dos consejos estatales que reclamaban ser los legítimos, el Tribunal Estatal Electoral, controlado por Javier Duarte, cerró la pinza. Y determinó que la alianza no procedía al no haber un consejo del PRD reconocido. Y ahí acabó la alianza con el PAN en 2013.

De Pancho Valencia hay mil historias, vinculadas unas al ex gobernador Fidel Herrera, otras que le atañen a Javier Duarte.

Trepador nato, su vida ha sido una rueda de la fortuna, unas veces arriba, otras a ras de piso, otras en el subsuelo, algunas marcadas por la tragedia.

Un día, siendo contratista de Pemex en Coatzacoalcos, le fue encargada la limpieza de un depósito en el área industrial. Y en esas andaba cuando un accidente le costó la vida a un trabajador. Hubo negligencia y lo pillaron.

Fue mecenas de candidatos perredistas, a menudo de alcaldes. Cubría el costo de las campañas y luego se convertía en ejecutor de obras o dispensador de contratos.

Tiempo después pasó a ser restaurantero, político, amigo de gobernadores, de empresarios y de narcoempresarios, sin olvidar sus nexos con el perredismo de medio pelo.

Fue vecino de Javier Duarte en fraccionamiento Club de Golf, en Xalapa, donde establecieron una convivencia frecuente. Sus familias se visitaban. Pasaban veladas juntos. Había cariño. Y terminó habiendo complicidad.

De ahí le surgió la idea de crear los restaurantes Vinissimo —o Carísimo—, uno en Boca del Río, otro en Xalapa, uno más en Nueva York.

Sin clientela, con un dispendio brutal, sus excesos y vida de lujos iba en aumento. Y Viníssimo en picada. ¿Qué lava el señor Valencia o para quién?, cuestionó INFORME ROJO el 17 de diciembre de 2014.

Luego vendrían sus andanzas en el gobierno de Javier Duarte. Primero fue secretario de Comunicaciones, en pago a la operación con que reventó la alianza PAN-PRD. Meses después pasó a CAEV.

“Piel gruesa, a Francisco Valencia le rebota la crítica. Aguanta golpes, señalamientos, vengan de donde vengan. Lo increpan líderes de partidos y diputados locales y él, como Salinas, ni los ve ni los oye, sabido su cinismo”, planteó INFORME ROJO.

Con Valencia están señalados Noé Rodrigo Hernández Hernández, quien lleva nueve años en CAEV y a quien en medios duartistas le calculan una fortuna de más de 300 millones de pesos; el subdirector de Infraestructura, Héctor Francisco Centeno Moctezuma, y el jefe de Departamento de Construcción, Raymundo Jiménez de La Garza.

Paco Grasa se mueve también en el círculo del gobernador de Michoacán, el perredista Silvano Aureoles Conejo, y del ex líder de la fracción parlamentaria del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, que mucho tuvieron que ver con el sabotaje a la alianza PAN-PRD en 2013 en Veracruz. Y casi la repiten en 2016.

Su mala fama llega hasta el lavado de dinero, los subcontratos, la operación electoral con recursos públicos. Y toca a gobernadores, diputados y senadores.

Pero las historias de Pancho Valencia no terminan ahí. Recuerdan los fidelistas que en la “plenitud del pinche poder” operaba en el círculo cercano a Fidel Herrera. Hablaba y acordaba. Tejía negocios reservados para los “sin escrúpulos” de la fidelidad.

Adulador nato, supo ganarse a Fidel. Pocos como él para el halago, la lisonja, la palmada en el hombro, el verbo mareador.

Un día surgió la idea de obsequiar un caballo al entonces gobernador. De una subasta entre los asiduos al Hipódromo de las Américas, hubo un corcel que llamó la atención. Era negro e imponente. Lo escogió Paco Grasa. Lo pagó Pancho Colorado, el narco empresario sentenciado a 20 años en la prisión de Bastrop, Texas, por lavarle dinero a Los Zetas vía la compra de caballos.

Cuenta Pacho Valencia entre sus allegados a otro recluso: Flavino Ríos Alvarado, ex gobernador interino de Veracruz, acusado y enjuiciado por facilitar la fuga de Javier Duarte.

Uno más es el líder cetemista, Carlos Manuel Vasconcelos Guevara, hoy candidato del PRI a la alcaldía de Coatzacoalcos. Con Flavino Ríos y Vasconcelos forman una trinca infernal.

Pancho Valencia fue coyote en una operación para compra de rancho a Vasconcelos por parte del gobierno de Veracruz. Por ello se agenció 2 millones de pesos. En realidad, quien se lo ofreció a Fidel Herrera fue su consentido, Roberto Chagra Nacif.

Su casa de Club de Golf, en Xalapa, fue un negocio superlativo. A Paco Grasa le costó 8 millones de pesos y la vendió en 15, presuntamente al diputado Jorge Carvallo. Aún debe el vitral de 2 millones de pesos al arquitecto que lo realizó.

Su suerte, hoy, lo ha dejado. Pasa sus días en Pacho Viejo, sin amparo que lo exima de culpa, todas las sentencias federales en contra, sujeto a un año de prisión preventiva y quizá más cuando concluya el juicio por el que fue aprehendido.

Nada vale Pancho Valencia. No es político de alcurnia. Es operador en los fangos. Es un capo menor.

Lo suyo sólo fue ser cómplice.

Archivo muerto

Plagiario y tramposo, Tomás Mundo Arriasa diserta sobre el caso Porkys. Anuar González Hemadi, el juez de distrito que concedió el amparo a Diego Cruz Alonso, no se equivocó, dice Mundo. Su sentencia, cuenta Mundo, está apegada a derecho. Con los elementos que observó don Anuar, reflexiona Mundo, el amparo va y debe ser confirmado. Ignorantes, pues, los de las redes y los medios que suponen que un ultraje a una menor, tocar los senos, deslizar la mano bajo la falda, introducir los dedos en la vagina, todo sin consentimiento de la mujer, indefensa al hallarse entre cuatro varones, y luego la violación en el baño de la casa de Enrique Capitaine, es tema reservado a doctos en leyes. Sí, y también para quienes tienen calidad moral. Tomás Mundo no encuadra ahí. Hay en su historial un plagio, un texto que literalmente copió y es tesis doctoral sobre la eutanasia. Y eso lo pinto como lo que es. Y eso es inmoral… Edel debiera ser rey y llamarse Midas. Lo que toca, brilla, y de la nada hace millones. Con cuatro meses al frente del Poder Judicial de Veracruz, el magistrado Edel Álvarez Peña hará realidad un sueño, el de los empleados, los que laboran en los juzgados y tribunales en Coatzacoalcos. Tendrán vivienda gracias a los buenos oficios del dueño del periódico Liberal del Sur y todo un consorcio de papel, que en su momento fue alemanista, fidelista, duartista y hoy yunista. Lo suyo es el aplauso bien cobrado. Da resultados, pues, el magistrado, que de volada ubicó el predio para que a la mayor brevedad arranque la construcción. Del terreno se sabe que no le costó un peso al Poder Judicial, lo que redundará en que las viviendas sean de muy bajo costo. De la empresa que construya el fraccionamiento se espera que no se trate de Jakarta ni Kabator para no incurrir en conflicto de interés. Ambas están señaladas de vínculos con la familia del habilidoso Edel Álvarez Peña, el magistrado del yunismo azul… Más brinco que salto y la planilla del PAN quedó igual. Confirma la cúpula del Partido Acción Nacional a sus candidatos a alcalde, síndica y regidores que contenderán por la presidencia municipal de Coatzacoalcos. Los lidera Jesús Moreno Delgado, de origen priista, quesque ex marcelista, al que en cónclave con perredistas de Coatzacoalcos, Alejandro Gutiérrez Cabrera, ex candidato a diputado local, le hizo una sola petición: ver en la cárcel a Joaquín Caballero Rosiñol, el alcalde. Sólo una mueca con aire de sonrisa, los ojos agigantados, se dibujaron en el rostro del ya seguro candidato del PAN. Del resto de los candidatos a ediles por el PAN, salvo Rosalinda Tolentino que ya dijo “ahí se ven”, pero su nombre continúa en el registro, nadie fue cambiado. O sea que serán regidores los primeros candidatos a regidores, uno o dos, Martín Juvenal Patiño y Blanca Cuevas, porque a como se muestra la intención de voto, el PAN no gana la elección y se desploma al tercer o cuarto lugar. Morena se llevará el triunfo, seguido del PRI-Verde, quizá con más votos para el partido de Roberto Chagra, que es el partido de Fidel Herrera Beltrán, que para el tricolor… ¿Algo peor que Saúl Wade? Sí, su mamá. Al terrible Saúl, alcalde real de Minatitlán, primero en la tesorería municipal y hoy desde las sombras, le atribuyen el desplome del PRI. Lucró, engañó a la Auditoría Superior de la Federación, inventó haber ejercido 117 millones de pesos de origen federal, embarcó a contratistas que se prestaron al timo, benefició a siete constructoras vinculadas a su cuñado Barraza. Así minó las posibilidades de que el PRI pudiera ganar la elección municipal. Con Norberto Luna, médico, bien querido entre la población, prestigiado, la intención de voto no levantó. Entonces hubo golpe de timón. Y de la chistera surgió Reyna León Cheluja, la madre de l’enfant terrible, el terrible Saúl. Y todo fue peor. Flota en el imaginario colectivo la imagen de una mujer adicta al juego, reina de los casinos, generosa su mano para apostar, limitada en el DIF de Minatitlán, de la que es presidenta, para enfrentar las demandas de ayuda de la población. O sea, que no sepa tu mano derecha lo que tu mano izquierda hace en el Bingo. Llevaron los Wade al PRI a una encrucijada. Abuso, atropello a la ley, engaño a la ASF y denuncias por corrupción que Morena, el partido de los santos y puros, en el Congreso de Veracruz no quiere terminar de destapar, construyen la derrota del PRI. De ahí que Reyna León sea prescindible. Y que resulte mejor candidato el doctor Norberto Luna…

 

ANTERIORES

 

 


INICIO          CULTURA          ENTRETENIMIENTO          OPINIÓN          VIDEOS

 
Páginas consultadas: contador de visitas
SERVICIOS QUE OFRECEMOS.
PROMOCIÓN DE IMAGEN
PUBLICACIÓN DE EVENTOS
IMAGEN DE GRAN DESPLIEGUE
BANNER
VIDEO
LINKS
AUDIO

¡ANÚNCIESE AQUÍ! ¡ESCRÍBANOS!

SERVICIOS QUE OFRECEMOS.
PROMOCIÓN DE IMAGEN
PUBLICACIÓN DE EVENTOS
IMAGEN DE GRAN DESPLIEGUE
BANNER
VIDEO
LINKS
AUDIO

EL JEJÉN. Nota que hincha. ¿Quiénes somos? | Contacto | Publicidad | Aviso Legal EL JEJÉN. Nota que hincha.
Copyright© 2009 a favor de El JEJÉN Microempresa, en trámite.
Todos los derechos reservados
Derechos de Autor en trámite.
Desarrollado por Zenón Ramírez García
Papantla, Veracruz, México